Estos son los contratistas que desaparecieron con la plata del invierno

#invierno

El director de Colombia Humanitaria, Everardo Murillo, envió a la Fiscalía la lista de los contratistas que no han cumplido los contratos que firmaron y que ya recibieron el 40 por ciento del anticipo.

Este fin de semana comenzó lo más fuerte de la temporada invernal que tendrá el triple de lluvias de lo habitual. Y el Gobierno no sólo se tendrá que preocupar por los 200 municipios que han tenido emergencias en lo corrido del año y los más de 63 mil damnificados, que se suman a los que aún no se recuperan de la emergencia del año pasado, sino también por unos contratistas que recibieron los anticipos de las obras y se desaparecieron.

El Gobierno, a través de Colombia Humanitaria, ha invertido 1,6 billones de pesos en la construcción de más de cuatro mil obras, de las cuales un poco más de la mitad ya están terminadas. El resto -según Everardo Murillo, director de Colombia Humanitaria- estarán completadas en un 90 por ciento para junio. Sin embargo, el Gobierno tiene embolatados 10 mil millones de pesos que les entregó el año pasado a 74 contratistas para que hicieran obras de mitigación y prevención y éstos no sólo no han comenzado las obras, sino que se quedaron con el 40 por ciento de los anticipos de los contratos adjudicados por las gobernaciones y alcaldías, y ahora no hay quién los encuentre.

Murillo le dijo a La Silla Vacía que su oficina les pidió explicaciones a quienes contrataron y les exigió recuperar esa plata, pero como hasta ahora no ha obtenido ninguna respuesta, envió los nombres de estos contratistas a la Fiscalía para que adelante un proceso penal.

El invierno causó más de veinte mil emergencias durante 2011. 
En Magdalena donde las consecuencias del invierno fueron muy graves, está la mayor cantidad de contratistas incumplidos. 

“Que los metan a la cárcel porque el daño que hacen es muy grave", dijo Murillo. "Puede ser que no haya un riesgo inminente, pero se trata de las obras con un impacto más profundo porque no están en las capitales sino en lo más lejano del país, en las zonas más necesitadas”.

En 19 departamentos hay contratistas que desaparecieron después de recibir los anticipos.

El departamento donde mayor número de obras están en ceros es Magdalena. Allí no han comenzado 11 de las obras programadas y de esas, cuatro son en el municipio de Santa Ana, que en 2010 quedó completamente incomunicado por el invierno.

En Boyacá, uno de los departamentos más afectados por las lluvias este año, hay ocho obras sin comenzar y en Cundinamarca son seis las obras que están pendientes. Todas fueron contratadas con la misma firma: el Consorcio Trisan, cuyo representante legal es Otoniel Sarmiento Melo, quien firmó contratos por más de 375 millones de pesos.

La mayor parte de las obras son menores (construcción de puentes, reforzamiento de jarillones, arreglo de bancadas), con costos de 250 millones de pesos en promedio, pero también hay algunas de mayor envergadura que están en su mayoría en la Costa Atlántica donde más fuerte pegó el fenómeno de La Niña.

En San Luis de Sincé, en Sucre, fue contratada la construcción de un puente en concreto con un costo de 594 millones con el Consorcio Puente Valencia, del señor César Almario Salazar. Y en Tenerife, en Magdalena, no ha cumplido la firma Inprolec Ltda., que se comprometió a hacer las obras de rehabilitación de la vía Tenerife-Real del Obispo por 414 millones de pesos. Esa misma firma estaba contratada en el Magdalena para rehabilitar la vía El Piñón-Cantagallar-Tiogollo-Sabanas, con un costo de 433 millones de pesos. En ninguna ha cumplido, como tampoco lo ha hecho Silvio Zuluaga, en Ariguaní, donde fue contratado para rehabilitar la vía Buena Vista-Pringamoza, por 414 millones de pesos.

Algunos de estos contratistas firmaron simultáneamente contratos en dos departamentos. Por ejemplo, Harold Bohórquez tiene un contrato en Togui, Boyacá, por 250 millones de pesos y otro por un valor similar en Aguazul, Casanare. Igual es el caso de Leonardo Bermúdez, quien firmó dos contratos en Boyacá, para los municipios de La Capilla y Pachavita, cada uno por 250 millones de pesos y otro en Aguazul, por el mismo valor. Este caso es similar al de Camilo Josué Castro y Julián Rivera, ambos tienen contratos firmados e incumplidos en Atrato por 250 millones de pesos y por el mismo valor cada uno firmó contratos en San Miguel de Sema, en Boyacá.

Los Contratistas Inc Ump Lidos

Los alcaldes incumplidos

Además del problema de los contratos, está el de los alcaldes y gobernadores, que por no hacer una vuelta sencilla han puesto a sus municipios en riesgo ante una eventual emergencia.

De la plata para la ola invernal, a los alcaldes y gobernadores les correpondieron 1,6 billones de pesos destinados a obras (un billón más se tradujo en ayuda humanitaria). Sin embargo, por un detalle logístico, en muchas poblaciones Colombia Humanitaria no puede adelantar ningún trabajo. Resulta que con el cambio de alcaldes en enero, también debían cambiar las pólizas de garantías, que son un requisito previo para poder sacar la plata de la fiducia y garantizar así que realizaron los contratos y pagar de paso la interventoría.

Para ello, todos los alcaldes y gobernadores debían ir hasta la sede de la Fiduciaria La Previsora tan pronto se posesionaran. Hoy los gobernadores del Amazonas y Casanare y 80 alcaldes no han hecho la vuelta. Algunos no han enviado sus cédulas, o sus actas de posesión y otros tampoco han aparecido para llevar ningún papel. Entonces, si uno de estos pueblos sufre una emergencia por esta ola invernal, el Gobierno no podrá hacer nada al respecto.

A esto se suma el control de advertencia que hizo hace ocho días la contralora Sandra Morellli a 786 mandatarios locales entre gobernadores y alcaldes porque, según sus informes, han registrado omisiones o ineficiencia en la gestión de los recursos para atender la emergencia.

En el Acuerdo para la Prosperidad del sábado, el presidente Juan Manuel Santos pidió a los alcaldes y gobernadores que estén listos para reaccionar frente a cualquier alerta por las lluvias y les dijo que aunque es imposible evitar los desastres, el país está mejor preparado que hace un año y por eso es necesario prevenir. Y lo primero para prevenir es continuar con las obras. Pero debido a la falta de diligencia de ciertos mandatarios y a los contratistas 'fantasma', en esta temporada invernal volverá a haber muchos damnificados que no tendrían que sufrir con este invierno.

Los Alcaldes Incumplidos

Compartir
0
Preloader
  • Amigo
  • Lector
  • Usuario

Cargando...

Preloader
  • Los periodistas están prendiendo sus computadores
  • Micrófonos encendidos
  • Estamos cargando últimas noticias