En Bogotá, Petro mostró los límites de su bandera de democratizar

Silla Cachaca

El exalcalde mantiene para la Presidencia la idea de "democratizar" muchos servicios y derechos. Tres ejemplos de su gobierno, donde tuvo la misma prioridad, son muestra de que puede alcanzar logros, pero limitados.

Gustavo Petro ha vuelto a poner la idea de la "democratización" como un eje de su programa de gobierno para la Presidencia, tal como lo hizo en su campaña a la Alcaldía de Bogotá. Promete democratizar el saber, la salud, la tierra, el agua, las energías no contaminantes, el crédito, la justicia y la contratación pública, lo que significa que pretende que más gente, sobre todo de bajos recursos, acceda a esos derechos gracias a las facilidades que le brinde el Estado.

Dado que democratizar es una bandera que no se limita a un tema (distinto a las banderas de Vargas Lleras y Fajardo que están claramente delimitadas: infraestructura y educación, respectivamente), La Silla Cachaca escogió tres políticas en las que en su programa de gobierno para Bogotá Petro habló expresamente de democratizar: el derecho al agua, el transporte público y el crédito para analizar sus logros en este campo, como lo hemos hecho con otros candidatos respecto a su principal bandera.

A la hora de ejecutar propuestas que pretendían lograr cambios radicales, Petro, como Alcalde, tuvo resultados muy irregulares: en el caso de la ampliación del mínimo vital de agua los resultados han sido reconocidos y la política se mantiene, pero en los otros dos quedó preso de promesas muy ambiciosas que finalmente no pudo cumplir; tuvo dificultades de gerencia y tomó decisiones sin sustento técnico, que al final dificultaron el cumplimiento de sus objetivos.

(Haga clic en cada pestaña para desplegar el contenido de cada decisión)

La propuesta: Para "democratizar el crédito" Petro propuso que el Distrito adquiriera total o parcialmente un banco o una entidad financiera que les prestara en condiciones favorables a comerciantes informales que no tuvieran posibilidades de acceder a créditos con la banca comercial (propiedades de respaldo, codeudores solventes) y por lo tanto se les dificultara impulsar sus negocios o recurrieran a préstamos usureros tipo “gota a gota”.

Lo que hizo: Petro le tenía nombre desde la campaña, Banco Muisca, y logró que el Concejo le aprobara la propuesta, condicionado a presentar estudios técnicos antes de comprar el banco. Sin embargo, nunca lo logró. Para finales de 2012 estaba en negociaciones para adquirir una entidad financiera, pero eso no cuajó.

El problema es que, presumiendo que sí compraría el banco, se había propuesto en el Plan de Desarrollo la ambiciosa meta de darle créditos a 100 mil personas o empresas, y tan sólo cumplió con otorgar 2.457, un número muy bajo no sólo frente a esa meta, sino frente a lo que había logrado su antecesor, Samuel Moreno: 23.500.

Lo que hizo fue contratar a la Corporación Minuto de Dios y la Cooperativa Financiera Confiar como intermediarios financieros: el Distrito les daba la plata y esas organizaciones se la daban a los beneficiarios y cobraban.

La propia Alcaldía, en su balance sobre ese punto admitió que hubo problemas de planeación en tanto el programa de créditos que finalmente ejecutaron intentó aplicar instrumentos que reemplazaran la consulta en Datacrédito como requisito para otorgar los préstamos, pero finalmente tuvieron que hacerlo debido a que la morosidad aumentó mucho.

Para cuando terminó su periodo, 3 de cada 5 créditos estaban en mora, y por eso la administración Peñalosa consideró que se trataba de una apuesta muy riesgosa para los recursos públicos, y reformó el programa, además porque la Contraloría también lo había cuestionado.

La impronta de Petro (y la razón por la que su gobierno defiende ese programa) está en que la mayoría de los beneficiados fueron vendedores ambulantes, mujeres, discapacitados y comerciantes de Corabastos.

Compartir
0
Preloader
  • Amigo
  • Lector
  • Usuario

Cargando...

Preloader
  • Los periodistas están prendiendo sus computadores
  • Micrófonos encendidos
  • Estamos cargando últimas noticias