El secretario del consejo de ministros a seguirle la pista a la plata de Odebrecht

Imagen

Ayer se posesionó, como director en la Unidad de Lavado de Activos, Juan Francisco Espinosa: un abogado sin experiencia en el tema y que estará encargado de, entre otras cosas, investigar el caso Odebrecht.

En el momento en el que la Unidad de Lavado de Activos, Uiaf, atraviesa su momento más crítico, entre otras porque podría investigar dónde quedó la plata de los sobornos de Odebrecht, se posesionó ayer Juan Francisco Espinosa, un abogado sin experiencia en el tema.

Nombrar personas sin experiencia en inteligencia financiera y económica en el organismo encargado de hacer la inteligencia financiera para combatir el lavado de activos ha sido más la norma que la excepción. De hecho, de los seis directores que ha tenido esta Unidad en sus 20 años de existencia, solo uno tenía conocimiento previo sobre el tema.

El anterior director, Luis Edmundo Suárez, terminó renunciando después de darle un dato al respecto a un periodista internacional sin tener cómo sostenerlo.

En este momento la Uiaf atraviesa por un momento muy particular, por lo que varia gente cercana al sector estaba esperando ansiosamente el nuevo nombramiento o la ratificación de la directora encargada, Carmen Maritza González , que sí sabía del tema.

El nuevo director enfrentará por lo menos tres grandes desafíos.

El primero, el más difícil políticamente, es ser el contrapeso o aliado de la Fiscalía para investigar si llegó y de dónde la plata a la campaña de Odebrecht a la campaña reeleccionista de Juan Manuel Santos, siguiendo la confesión que hizo Otto Bula. También es la encargada de conseguir la información sobre a dónde fue a parar esa plata, igual que la demás que haya pagado la multinacional en sobornos o debajo de la mesa (como aparentemente ocurrió con la campaña de Óscar Iván Zuluaga)

Para este punto en específico, el nombramiento de Espinosa, que viene de trabajar durante el último año en Presidencia como asesor del Secretario General de Santos Luis Guillermo Vélez y de ser el Secretario del Consejo de Ministros, no es percibido necesariamente como una garantía de imparcialidad aunque también la investidura del cargo muchas veces se impone sobre otras consideraciones.

El segundo desafío es que el Grupo de Acción Financiera de Latinoamérica (Gafilat) del Fondo Monetario Internacional va a evaluar a colombia en lavado de activos este año, como parte del proceso de ingreso a la Ocde. Ese fue el examen que perdió Panamá para quedar catalogada como paraíso fiscal y, según dos expertos consultados por La Silla, Colombia no está tan bien en ese aspecto.

Y el tercero es buscar la plata que supuestamente tendrían las Farc escondida y que tanto temor genera de que vaya a ser usada para financiar su actividad política.

Espinosa estudió derecho en la Universidad del Rosario y está especializado en contratos y finanzas, fue asociado senior de la firma de abogados Holland & Knight LLP y antes había trabajado durante casi año y medio como Secretario Jurídico del Ministerio de Hacienda, bajo la batuta de Mauricio Cárdenas, quien lo escogió y de quien dependerá. En ese cargo, fue miembro de la junta de la Fiduprevisora y antes lo había sido de la junta de Findeter.

“Busqué un abogado y con experiencia en el sector de Hacienda”, dijo a La Silla Vacía el ministro Cárdenas.

Encontrar alguien de confianza que esté dispuesto a asumir una tarea tan difícil y de alto riesgo en el Estado como son las labores de inteligencia y más financiera, no es fácil y ese requisito lo cumplía Espinosa, a quien tanto el ministro como el presidente conocen bien.

Compartir
0