El fenómeno Rodolfo Hernández en Bucaramanga

Silla Santandereana

El alcalde electo Juan Carlos Cárdenas junto a su padrino político, el exalcalde Rodolfo Hernández.

El exalcalde ganó la Alcaldía y su movimiento fue el más votado a Asamblea y Concejo en la ciudad. 

Tras la arrolladora victoria de Juan Carlos Cárdenas a la Alcaldía de Bucaramanga y el triunfo de su movimiento, la Liga de Gobernantes Anticorrupción, con las listas más votadas a la Asamblea y al Concejo en la capital santandereana, el exalcalde Rodolfo Hernández consolidó el voto de opinión y se convirtió en el elector más poderoso de la región. 

Del más popular al más votado

Cómo contamos en La Silla, ayer Rodolfo Hernández, quien renunció a la Alcaldía luego de que lo suspendieran por presunta participación en política, se jugaba su capacidad electoral.

No solo porque llevaba candidatos a concejos, asamblea, alcaldías y Gobernación y se había metido de frente a hacerles campañas, sino porque era la primera vez que iba a medir en las urnas la aceptación que registraba en encuestas y redes sociales.

Si bien en 2015 Hernández llegó a la Alcaldía como candidato independiente, lo hizo por una pequeña diferencia con el segundo (4.470 votos) y luego de que el voto de maquinaria se dividiera en dos candidatos y le abrieran camino como tercería.

En ese entonces ni Hernández tenía dentro de sus cuentas ganar la Alcaldía e incluso recibió la noticia mientras esperaba abordar un vuelo para salir del país.

De ese entonces para acá, su semblante político cambió completamente, y pasó de ser un outsider que solo quería estar un periodo en lo público, a decir que quería buscar la Presidencia en 2022.

Por eso, lo que resultara de sus apuestas este domingo era clave para él y para su proyecto.

Al cierre de las urnas quedó claro que tenía de dónde arrancar.

Por un lado, su candidato a la Alcaldía, Juan Carlos Cárdenas, avalado por firmas y con el respaldo de Alianza Verde, sacó 141 mil votos, casi el doble de los que sumó Hernández (77 mil) en 2015 y 20 mil más que los que sacó el exalcalde liberal Luis Francisco Bohórquez en 2011. 

El triunfo fue tan contundente que ni siquiera la votación sumada de los otros seis candidatos (134.795), queda muy cerca de la que obtuvo Cárdenas en las urnas. 

Por otro lado, el movimiento de Hernández, la Liga de Gobernantes Anticorrupción, fue el más votado en Bucaramanga y las listas cerradas a Asamblea y Concejo, pusieron 80.180 y 37.982 votos, respectivamente. 

Mientras que la de la Asamblea quedó de cuarta en votaciones en el departamento, en Bucaramanga fue la más votada, igual que la del Concejo. 

Además, en otros municipios cerró con victorias que lo dejaron con qué mostrar. 

De los 10 candidatos a la Alcaldía que apoyó en Santander, dos salieron electos: en El Playón con Wilmer Barrios, avalado por La U (es cercano al grupo de los Tamayo que lideran ese partido en Santander); y en Concepción con José Alberto Calderón, quien iba por firmas. 

Y de las tres Alcaldías que apoyó fuera de Santander, coronó una que se convirtió en uno de los palos electorales de país. 

En Cúcuta ganó Jairo Yáñez, un empresario que empezó como precandidato del Centro Democrático y terminó avalado por los verdes, y que contra todo pronóstico venció las maquinarias locales.

Con eso, Hernández demostró que tiene capacidad de endosar votos, y que más allá de un proyecto político unipersonal puede apostarle a una plataforma colectiva. 

El gran triunfo, Bucaramanga

La campaña de Juan Carlos Cárdenas en Bucaramanga, fue desde el inicio una fotocopia de la que hizo Rodolfo Hernández hace cuatro años 

En el arranque del año empezó a moverse como el candidato del entonces Alcalde y aunque desde entonces mantuvo ese mensaje, por su cuenta no logró que calara.

Solo fue hasta mediados de septiembre, cuando Hernández renunció a la Alcaldía luego de que la Procuraduría lo suspendiera por tres meses por participar abiertamente en política, que Cárdenas despegó.

A pesar de que Cárdenas nunca logró parecerse a Hernández, pues su tono es conciliador y el del exalcalde irreverente, el hecho de aparecer en toda su publicidad y en cualquier plaza pública junto a él, le metieron turbo en la contienda. 

Tanto, que se volvió el sujeto a vencer en los debates; y más allá de él como candidato, empezó a figurar a través de Rodolfo. 

Los jingles enviaban el mensaje que era el del exalcalde, y hasta en los puestos de votación ayer el mensaje era “vote por el de Rodolfo”, “vote por Rodolfo Cárdenas” o “vote por el anticorrupción”. 

El efecto también se sintió una vez se conoció el preconteo que lo daba por ganador y en su sede de campaña corearon varias veces el nombre de Rodolfo Hernández. 

Incluso sus electores le pidieron a Cárdenas que en el discurso le agradeciera a Hernández. 

“Rodolfo es un fenómeno”, nos dijo uno de los miembros de la campaña de Cárdenas. 

“Rodolfo le dejó la vara muy alta, vamos a ver si cumple las expectativas”, nos dijo un político tradicional tras los resultados. 

Con todo y eso, aún falta ver qué tanto sello de Hernández habrá en la administración de Cárdenas.

Lucha anticorrupción pero de otra forma

El Alcalde electo de Bucaramanga dio un discurso de 15 minutos en el que, además de los agradecimientos, marcó distancia con el tono del exalcalde. 

Aunque en línea con el discurso anticorrupción que catapultó a Rodolfo Hernández, Cárdenas dijo que su elección era un mensaje contra las maquinarias, lejos de incitar a la confrontación con la clase política tradicional, como suele hacer Hernández, Cárdenas invitó a una “reconciliación”. 

“Ya es momento de pensar en ciudad…y para ello tenemos que entrar en un proceso de reconciliación. Necesitamos dejar esas ideas extremistas que nos polarizan, que nos hacen un daño porque tenemos una brecha social que cerrar…”, aseguró.

Y aunque esa posición le valió un par de abucheos cuando los mencionó uno por uno, el Alcalde electo hizo “un reconocimiento” a los demás candidatos. 

“...Porque ellos también tienen que ser capaces de entender que Bucaramanga se tiene que gobernar por encima de los egos, de partidos e ideologías que no nos permiten avanzar”, dijo.

Aún así, mantuvo a Hernández como su referente. 

No solo dijo que él había inspirado su candidatura, sino que le agradeció tanto a él como a cada uno de los miembros de su familia: su esposa Socorro y sus hijos Luis Carlos, Mauricio y Rodolfo José. 

(Aún cuando Luis Carlos está siendo investigado por haber notariado una coima en el fallido contrato para la tecnología de las basuras durante la administración de Hernández).

Y pese a que no lo mencionó en su plan de gobierno, se comprometió con una de las banderas que catapultó a su padrino: la defensa del páramo de Santurbán. 

Finalmente dijo que su Alcaldía se guiará por tres principios: ética, ecología y economía (el primero coincide con los planteamientos de su Hernández), y remató diciendo que le apostará a que el Atlético Bucaramanga no solo mueva intereses privados. 

Así que con matices con respecto Hernández, Cárdenas hizo su primera salida oficial como Alcalde electo. En el camino se sabrá si se acerca, se mantiene o se distancia más de su padrino. 

También puedes leer

Compartir
0
Preloader
  • Amigo
  • Lector
  • Usuario

Cargando...

Preloader
  • Los periodistas están prendiendo sus computadores
  • Micrófonos encendidos
  • Estamos cargando últimas noticias