El detrás de cámaras en la pelea Restrepo vs. Vargas Lleras

Imagen

En las buenas épocas. Los ministros del Interior y de Justicia, Germán Vargas Lleras, y de Agricultura, Juan Camilo Restrepo, acompañaron al presidente Juan Manuel Santos y el secretario General de la ONU, Ban Ki-moon, durante la sanción de la Ley de Víctimas y de Restitución de Tierras.

Foto: Presidencia de la República

 

Ayer en la tarde se ventiló públicamente una pelea entre el ministro de Agricultura Juan Camilo Restrepo y el del Interior Germán Vargas Lleras. Cada uno por su lado, Restrepo y Vargas Lleras se mostraron como defensores de las comunidades étnicas del país, pero detrás de todo está -más que los pueblos indígenas y afros- uno de los proyectos bandera de Santos: la Ley de Desarrollo Rural.

 

En sus respectivas páginas institucionales ambos ministros colgaron comunicados criticando la gestión del otro frente a la consulta previa con comunidades indígenas y afrocolombianas, un derecho constitucional que tienen  estas comunidades para que el Gobierno les consulte todo proyecto de ley (o megaproyecto) que pueda afectar su territorio ancestral. Por ejemplo, la Ley de Desarrollo Rural, que entre otras cosas, crea el marco jurídico para formalizar el 47 por ciento de las tierras del país.

El Ministro de Agricultura está tratando de curarse en salud para que su proyecto de Ley no se caiga en la Corte Constitucional por falta de consulta previa, como le sucedió a Andrés Felipe Arias en 2009 (el proyecto todavía no ha sido presentado ante el Congreso a la espera la consulta).

El problema es que la consulta no está en manos del Ministerio del Interior. Y por eso Restrepo le pide a Vargas Lleras que haga un cambio extremo en la forma en la que viene realizando la consulta previa con comunidades afrocolombianas y que ha sido muy cuestionada en el último año y medio. 

Pero lo curioso es que el ministro Restrepo tampoco ha sido el mejor ejemplo frente a la consulta previa. Aunque ha liderado la defensa de la consulta entre las comunidades afro, los indígenas tienen serios reparos frente a su posición. 

Éste es el detrás de cámaras de la pelea entre Restrepo y Vargas Lleras.

 

El error afro de Vargas Lleras

 

Mesa Concertación Gobierno-Comunidades Indígenas. Foto: Juan Pablo Pino
En las mesas de concertación Gobierno-Comunidades Afro, la buena parte la lleva el Ministerio de Agricultura que ha defendido la convocatoria de elecciones para una nueva Consultiva Mayor.

“La radicación de la iniciativa muy seguramente se verá postergada a pesar de estar lista hace varios meses”, dice en su comunicado el ministro de Agricultura Juan Camilo Restrepo, refiriéndose al proyecto de la Ley de Desarrollo Rural. Es una fuerte crítica a la forma como el Ministerio del Interior asumió la consulta previa con comunidades afrocolombianas.

Como lo contó La Silla Vacía, las comunidades negras han venido denunciando que las consultas previas (de proyectos claves como la Ley de Víctimas y Restitución de Tierras) que ha hecho hasta hoy el Ministerio del Interior con los pueblos afros están viciadas y que, por esto, podrían ser declaradas inexequibles en la revisión de la Corte Constitucional.

La razón es que, en agosto del 2010, el Consejo de Estado emitió una sentencia según la cual la Consultiva de Alto Nivel elegida en 2009 -órgano de representación afro a nivel nacional, elegido por organizaciones afros y consejos comunitarios- estaría viciada por la forma como está integrada.

Por ende, el Consejo de Estado ordenó convocar a una nueva elección, cosa que Vargas Lleras no ha hecho todavía, pues es un proceso complejo, largo y políticamente complicado.

Por la demora que implica convocar a todos los consejos comunitarios del país para una nueva elección, y por el afán del Gobierno para presentar la ambiciosa agenda legislativa de Santos ante el Congeso, el Ministerio del Interior se hizo el de la vista gorda con el fallo del Consejo de Estado y hasta finales del año pasado siguió consultando con la Alta Consultiva. Para la oficina jurídica del Ministerio del Interior, la nueva consultiva sólo debía convocarse a partir de noviembre del año pasado, cuando acababa el período de la cuestionada por el órgano judicial. 

Aunque inicialmente en el Mininterior consideraron la posibilidad de expedir un decreto que alargara el período  de la Consultiva de Alto Nivel, la presión de los medios y una carta que firmaron académicos como el sociólogo Alfredo Molano, Jaime Arocha y otros expertos internacionales pidiendo al Ministro que dejara de consultar los proyectos de ley con una Consultiva viciada (ver carta), hicieron que Vargas Lleras finalmente cediera y convocara a elecciones. Pero el remedio ahora, podría ser peor que la enfermedad.

El 30 de enero de este año, el Ministerio del Interior expidió una resolución en la que convoca a elección a una Consultiva Transitoria, en la que pueden participar los consejos comunitarios que cuenten con un título colectivo adjudicado por el Incoder.

La resolución no fue bien recibida por las comunidades afro, porque muchas de ellas -aunque son reconocidas como consejos comunitarios en las alcaldías y gobernaciones donde están asentadas- no han culminado el proceso de titulación colectiva con el Incoder.  Y por falta del título, quedaron excluidas de la elección que convocó el Ministerio del Interior.

La elección “sesga la participación y excluye al mayor número de consejos comunitarios legalmente reconocidos”, dice un comunicado de Consejos Comunitarios en Timbiquí y Guapi en el Cauca dirigido al Ministerio del Interior (ver documento). De acuerdo con estos líderes afros, seis consejos comunitarios de Timbiquí y dos de Guapi se quedaron sin voz y sin voto en la elección.

En Buenaventura, seis Consejos Comunitarios presentes en la elección se retiraron como forma de protesta (ver documento), porque muchos de sus líderes quedaron excluidos. Esto deja mal parada la convocatoria del Ministerio del Interior.

Los afros, insatisfechos

La decisión unilateral del Mininterior generó problemas inmediatos. Desde que se promulgó esa resolución, según dijo a La Silla Vacía un funcionario del Incoder, ya se han presentado tutelas de varias comunidades quejándose en todo el país. Un líder afro nos confirmó que organizaciones de Chocó y Caribe ya demandaron.

“Desde agosto de 2010 sabíamos que había que reemplazar la consultiva", dijo a La Silla un funcionario del Ministerio de Agricultura muy cercano a Restrepo, quien ha estado atento a las movidas de Vargas Lleras frente a la alta consultiva.

Este descontento y la sospecha que tienen en el Ministerio de Agricultura de que el método de elección elegido por el Mininterior para elegir la Consultiva encargada de la consulta previa viciará la Ley de Desarrollo Rural, provocó el comunicado de Restrepo.

Pero en el Mininterior no admitieron la culpa. La respuesta a la crítica de Restrepo la firmó el Viceministro de Participación e Igualdad de Derechos Luis Felipe Henao en nombre de Vargas Lleras y en ella le dice al Ministro de Agricultura que fueron sus funcionarios quienes no se movieron para presentar a tiempo el proyecto de Ley de Desarrollo Rural antes de noviembre, cuando venció la consultiva. Lo cual también es cierto.

La Silla Vacía supo que, en efecto, en diciembre Restrepo no quiso presentar el proyecto porque no quería correr el riesgo de consultar su proyecto más preciado con una Consultiva tan cuestionada. Y así se lo reclamó a los encargados en el Ministerio del Interior. Pero lo que era una pelea privada, ahora fue titular de varios medios de comunicación.

 

El rabo de paja de Restrepo

Si bien Vargas Lleras ha sido muy críticado por las comunidades afro y hay razones de peso para que su metodología termine cuestionada ante la Corte Constitucional, Restrepo tampoco ha dado ejemplo frente a la consulta previa. Y testigo de esto, son las comunidades indígenas.

"La Mesa Indígena apoya el comunicado de Vargas Lleras”, dijo a La Silla Vacía Luis Fernando Arias, consejero de la Organización Nacional Indígena Onic, quien contó que ese pronunciamiento recoge muchas de las quejas que ellos tenían contra el Ministro de Agricultura y que le contaron al del Interior esta semana. En el mismo sentido lo ratificó un abogado que ha acompañado a los indígenas en todo este proceso de consulta previa. “Los indígenas se han sentido insultados por la posición del Ministro de Agricultura”, dijo.

Hay dos razones para este descontento.

La primera es que la Mesa Amplia de Organizaciones Indígenas estableció una ruta y una metodología para que el Ministro de Agricultura pudiera consultar -junto con el del Interior- el proyecto de Ley de Desarrollo Rural desde junio del año pasado. Pero, como bien dice el comunicado de Vargas Lleras, el Ministro de Agricultura presentó cuatro versiones distintas a la Mesa Indígena el año pasado, que pocas semanas después fue recogiendo y cambiando. Por eso para la Mesa nunca fue posible estudiar el proyecto a pesar de que supuestamente cada versión estaba lista.

“El 2 de febrero presentaron el último borrador del proyecto, pero ya volvieron a decir que ese no es, se supone que hoy presentan el definitivo”, dijo a La Silla una abogada que acompaña a los indígenas en el proceso de consulta previa. “Es muy incómodo para la Mesa entonces que le digan ahora que ellos tienen la culpa”. Es más, gran parte de la molestia es que el comunicado del Ministerio de Agricultura habla de la consulta previa como un proceso costoso, “laberíntico, dispendioso y desgastador”.

Pero el segundo punto es quizás más sensible. En enero, la Mesa de Concertación Indígena pidió al Gobierno que presentara los avances que había hecho frente a los compromisos que tenía con las comunidades indígenas plasmadas en el Plan Nacional de Desarrollo. El Departamento Nacional de Planeación entregó a la Mesa el informe en la segunda semana de febrero y ayer arracaron las discusiones con el Gobierno sobre las conclusiones entregadas. Arrancaron evaluando lo hecho por dos Ministerios: Agricultura y Ambiente.

De acuerdo con un documento de las comunidades indígenas que conoció La Silla Vacía, en el informe que entregó el DNP a la Mesa Indígena el Ministerio de Agricultura no reportó información sobre 13 compromisos acordados en el tema del agro con los indígenas, como el de saneamiento y ampliación de resguardos, o la protección de sitios sagrados en los territorios indígenas.

Y aunque el Ministerio de Agricultura no es el único que se raja en esta evaluación -también lo hacen el Ministerio de Ambiente, o la Cancillería, por ejemplo- sí cayó muy mal que Restrepo saliera a criticar la consulta previa justo cuando su cartera no está brillando por sus actos en la Mesa de Concertación Indígena. 

Lo que está en juego

Aunque en el país el tema de la representación afro o indígena no es el centro de los titulares de los medios de comunicación, este problema puede tener duras repercusiones para la agenda del Presidente Santos, porque la Ley de Desarrollo Rural que tanto preocupa a Restrepo sin lugar a dudas será estudiada con lupa en la Corte Constitucional.

Esta ley no sólo facilitará proyectos agroindustriales de gran magnitud en el campo como los que planea el Ministro Restrepo en la Orinoquía (ver historia), sino porque ya se cayó una vez por falta de consulta previa, en la época de Andrés Felipe Arias. Y si mantienen su jurisprudencia, los magistrados de esta Corte Constitucional han demostrado que no van a ceder ante el cumplimiento exacto de la Ley en lo que se refiere a las consultas de las comunidades vulnerables.

Así que el Ministro de Agricultura tiene razón en querer blindar su proyecto antes de que este sea presentado formalmente ante el Congreso. Lo que no puede hacer es mostrarse ahora como el adalid de la consulta previa, cuando su Ministerio ha quedado tan mal parado frente a las comunidades indígenas. 

Ni Vargas Lleras está bien parado con las comunidades afro ni Restrepo lo está con las indígenas. Si ambos no corrigen sus respectivas fallas, los proyectos bandera del Presidente tambalearán en la Corte.

Compartir
0