Duque concreta la tributaria, y es su proyecto más ambicioso

Html

Recaudaría el doble de la última tributaria más grande, más personas declararían renta, todos pagarían más IVA y ampliaría el subsidio Ingreso Solidario a 4,7 millones de hogares.

 

Finalmente, el Gobierno destapó sus cartas de la que será la reforma tributaria que presentará en los próximos días al Congreso, bajo el nombre de “proyecto de ley de solidaridad sostenible”. Se trata de la apuesta inicial, de un proyecto que seguramente tendrá muchas modificaciones en el transcurso de la socialización y el debate legislativo.

Más allá de que sea por ahora una declaración de intenciones, es la reforma que más recaudaría dinero en la historia reciente. Además, dejaría una huella profunda en el sistema de gasto social, al hacer permanente, por primera vez en la historia, un programa de transferencias no condicionadas que abarca al 38 por ciento de la población.

Aunque todavía no ha mostrado el texto del proyecto de ley, el ministro de Hacienda, Alberto Carrasquilla, su viceministro general, Juan Alberto Londoño, y el vice técnico, Juan Pablo Zárate, empezaron desde el fin de semana a mostrar los puntos claves de lo que presentarán.

Hoy en la mañana arrancaron con empresarios del Consejo Gremial Nacional, que reúne a 29 gremios de diferentes sectores económicos. Y hoy en la tarde se reunirá con voceros de Cambio Radical (incluido Germán Vargas Lleras y su asesor en temas tributarios Santiago Pardo), y voceros de los partidos de coalición: el Conservador y el Centro Democrático.

La Silla conoció apartes de la presentación que ha hecho el Ministerio en estas reuniones. Y estos son los puntos claves que tiene, al inicio, la propuesta de reforma del Gobierno.

 
1

Va a ser grande

En pasadas presentaciones y entrevistas  el ministro de Hacienda había dicho que el país necesitaba aumentar el recaudo de impuestos en, al menos, 1,5 puntos del PIB, mal contados, unos 15 billones de pesos.

La reforma tributaria que quieren presentar propone aumentar el recaudo hasta 30,3 billones de pesos adicionales, de los cuales tendrá que distribuir entre municipios y departamentos cerca de 5,1 billones de pesos a través del Sistema General de Participaciones. Es decir, si se aprueba la reforma, terminaría dejándole al Gobierno Nacional un valor adicional del orden de los 25 billones de pesos, más de un 60 por ciento adicional de lo que había dicho Hacienda que se necesitaba.

En parte, el recaudo será mayor de lo esperado porque el Gobierno tendrá nuevos gastos (ver punto 3) pero también porque la plata para cubrir el hueco fiscal que abrió la pandemia será mayor de la calculada: 15,9 billones de pesos, y no los 15 que habían estimado.

 
2

Tocará temas estructurales

La reforma tocará algunos puntos estructurales del estatuto tributario, siguiendo las recomendaciones que, como contamos, hizo una comisión de expertos. Algunos de ellos serán huesos duros de roer.

Por ejemplo, eliminará las exenciones del IVA, que son las que permiten pedir a la Dian la devolución de lo que pagaron por ese impuesto para fabricar los productos exentos. Por ejemplo, los productores de huevo (un producto exento) pueden pedirle a la Dian que les devuelva lo que pagaron en IVA por el concentrado, los empaques que pagaron para producirlos.

Ya el presidente de la Sociedad de Agricultores de Colombia, Jorge Bedoya, dejó ver su descontento con esta medida, pues dice que en la práctica aumentaría el precio de productos de la canasta familiar.

En el impuesto de renta para las empresas también habrá un cambio estructural. Ya no tendrá una tarifa general, sino que se calculará como una tarifa marginal. Es decir, que va aumentando proporcionalmente en la medida que aumenten las utilidades.

 
3

Tendrá un foco social que lo acercará a la renta básica

La propuesta del Gobierno de mantener de manera permanente el programa Ingreso Solidario, que se creó en la pandemia, se acerca a la idea de renta básica que ha planteado la oposición.

El Gobierno propone llegar con Ingreso Solidario a 4,7 millones de hogares (unas 18,8 millones de personas). Significa un salto importante de las 3 millones de familias que se benefician hoy de este programa. En términos de los montos, las transferencias directas irán desde los 80 mil hasta 80 por ciento de un salario mínimo, que a valor de hoy serían 726.820 pesos.

El cálculo de cuánto y a quiénes se les girará esta plata dependerá de su clasificación en el nuevo Sisbén IV. 

Esto se acerca a la propuesta de renta básica de la oposición, que propone un subsidio de entre 320.000 a 470.000 pesos para 7,4 millones de hogares, cerca de 30 millones de personas.

Además, la propuesta del Gobierno incluye un subsidio de hasta el 100 por ciento de la matrícula de estudiantes pobres. Y otro a los aportes de seguridad social, durante cinco años, para jóvenes que tienen su primer trabajo, personas con discapacidad, aprendices del Sena, mujeres mayores a 40 años sin empleo y adultos mayores que no se han pensionado. En el documento aún no es claro el detalle de estos programas.

Pero según las cuentas del Gobierno la reforma podría reducir la pobreza extrema en 7,9 puntos (en 2019 fue del 9,6 por ciento, según el Dane) , la pobreza en 4,2 puntos y la desigualdad en 3,2 puntos. De esta manera, y como contamos, esta reforma podría presentarse como una iniciativa que pondría a Colombia cerca de eliminar la pobreza extrema. 

Para lograr esta meta, además, mantendrá los subsidios de Familias en Acción (que beneficia a 2,2 millones de familias) y Colombia Mayor (que subsidia a 1,7 millones de adultos mayores) y el subsidio o compensación al IVA. 

Este último pasaría de 37.500 pesos mensuales a 1 millón de hogares, a 45.000 pesos mensuales a 4,7 millones de personas. Pero el aumento de su valor viene atado a un aumento en el IVA.

 
 
4

Aún sin alimentos, el IVA será un hueso duro de roer

La propuesta que más polémica ha causado, desde antes de que el gobierno empezara a socializar el proyecto, es la de unificar las tarifas del IVA. 

En la presentación que hizo el Gobierno aún hacen falta detalles, pero es claro que algunos productos de consumo masivo aumentarán la tarifa del IVA, aunque el Gobierno mantiene el compromiso de dejar igual la tarifa para los alimentos.

En parte, por este aumento se incrementará el valor que girarán como subsidio o compensación al IVA, como mencionamos en el punto anterior. Pero este solo le llegará a hogares con ingresos que no superen la línea de pobreza, que para una familia de cuatro personas está en 1,3 millones de pesos al mes. Quienes ganen más de eso no podrán tener subsidio y probablemente tendrán que pagar más IVA, por lo que seguirá siendo una propuesta difícil de pasar en el Congreso.

La eliminación de las exenciones al IVA será otro punto de debate. Al eliminarlas, a los empresarios les costará más producir estos bienes exentos y, por tanto, los precios podrían subir. De acuerdo con Gonzalo Moreno, presidente de Fenavi falta ver el texto final para ver si esto terminará afectándolos, pues el impacto real depende de los detalles.

Sin embargo, el Gobierno cuenta con el respaldo de la Comisión de Expertos para hacer este cambio. Justamente, esta comisión sugirió eliminar tantas exenciones que hacen enredado el estatuto tributario, y que le quitan al Estado la posibilidad de recaudar más plata.

Los únicos productos que podrán seguir teniendo exenciones de IVA son los que se exportan y los bienes de capital, como maquinarias y equipos que compran las empresas para fabricar sus productos. Para estos últimos no habrá devolución de IVA, sino que la Dian les permitirá a las empresas descontar del impuesto de renta lo que pagan por el IVA.

 
 
5

La mayoría de las empresas tendrán zanahoria

Como la mayoría de las empresas del país son micro, pequeñas y medianas, y el nuevo esquema del impuesto de renta pone a pagar este gravamen en proporción a sus utilidades, la mayoría de ellas pagarán menos impuesto de renta.

Las empresas que ganen hasta 500 millones al año, tendrán un impuesto de renta del 24 por ciento sobre su utilidad, y las que ganen más tendrán un impuesto con una tarifa que podrá llegar hasta 31 por ciento para los que más ganen, un tope que bajará a 30 por ciento en 2023. 

La reforma también mantendrá las tarifas especiales de impuesto de renta para las megainversiones (aquellas mayores a 1 billón de pesos que generen más de 400 empleos) y a las zonas francas. Esto no beneficia a las empresas pequeñas y micro, sino a las grandes, que tienen músculo financiero para invertir estos montos.

El Gobierno, además, mantendrá el descuento del 50 por ciento al impuesto de industria y comercio que pagan las empresas a los municipios ciudades donde están, de acuerdo con sus ingresos, y que el Gobierno Nacional les gira a las alcaldías.

También alargarán el subsidio sobre las nóminas hasta junio, el Paef (Programa de Apoyo a la Empresa Formal), que financia el 40 por ciento de un salario mínimo a los trabajadores de empresas cuyas ventas se vieron afectadas por la pandemia, y que hoy está hasta este mes.

 
6

La reforma borra beneficios aprobados recientemente

El proyecto eliminará algunas exenciones que creó en la tributaria pasada para los sectores turísticos y la economía naranja (que incluye empresas de tecnologías, confección, gastronomía actividades artísticas y culturales, entre otros). 

Las empresas de la economía naranja que cumplieran con ciertos requisitos iban a estar exentas de renta hasta 2027. Ahora solo lo estarán hasta 2022. Además, algunos servicios hoteleros que tenían una tarifa especial de renta también pagarán la tarifa completa a partir de 2022, y las inversiones en hoteles que también tenían una tarifa especial de renta de 9 por ciento por diez años, solo tendrán este beneficio hasta 2025.

 
 
7

Para las personas el golpe va a ser duro 

La mayor parte de la plata que se recaudará vendrá de las personas naturales, porque  aumentará el número de las que tienen que declarar y pagar renta, y la tarifa al que la pagan los más ricos. Esta es una de las propuestas recurrentes de expertos tributarios para mejorar el sistema de recaudo colombiano.  

Al ser un impuesto directo, según la renta de cada persona, es un impuesto más progresivo. Los que más ganan, pagan más. Según la Ocde, Colombia recauda apenas el 1,2 por ciento del PIB en impuesto de renta de personas naturales, mientras que el promedio de los países de la Ocde es de 8,1 por ciento. Esto se logra con impuestos altos a los de mayores ingresos, pero también con una base amplia de personas, incluso de ingresos medios, que declaran y pagan impuesto de renta.  

En esa dirección, y de acuerdo con una fuente que estuvo en las reuniones de hoy y que nos habló off the récord, la idea del Gobierno es que las personas que ganen más de 2,2 millones de pesos paguen renta, según la simulación que les presentaron con ese ingreso una persona debería pagar unos 29 mil pesos de renta.

Hoy declaran quienes ganan alrededor de 3,6 millones de pesos mensuales. 

Sobre el impuesto a los más ricos, se mantendrán el impuesto al patrimonio, que pagan las personas que tienen bienes por más de 5.000 millones de pesos y que tendrá una tarifa de 3 por ciento, no de 1, y la tarifa al impuesto a los dividendos subirá de 10 al 15 por ciento.

Estos impuestos a personas naturales suman la mayor parte del recaudo, 16,8 billones de pesos, que espera recoger la reforma tributaria.

 
 
8

Tres impuestos verdes nuevos y uno reencauchado

La tributaria incluirá tres nuevos impuestos verdes. Uno a los plásticos de un solo uso, con una tarifa de dos pesos por gramo. Un nuevo impuesto a los vehículos, que se pagará de acuerdo a su nivel de contaminación. Y, la adición de los plaguicidas no orgánicos a la lista de productos que tienen impuesto al consumo, con una tarifa de 8 por ciento.

Además, el impuesto al carbono con el que se gravan las emisiones de dióxido de carbono hechas con gas natural, gasolina y diésel, se le pondrá también a las emisiones de carbón. Esto lo que gravará principalmente a las plantas térmicas de electricidad que usan este combustible.

En total, en estos impuestos verdes se recaudarían 2,9 billones de pesos.

La plata de los nuevos impuestos (menos la de los carros, que recogerá 1,7 billones) se irá  a un fondo que manejará el ministerio de Hacienda, con la secretaría técnica del ministerio de Ambiente, el Departamento de Prosperidad Social y el Departamento Nacional de Planeación. Este fondo financiará proyectos que ayuden al país a adaptarse al cambio climático y a promover el desarrollo sostenible. 

 
 
Compartir
0
Preloader
  • Amigo
  • Lector
  • Usuario

Cargando...

Preloader
  • Los periodistas están prendiendo sus computadores
  • Micrófonos encendidos
  • Estamos cargando últimas noticias