Imagen

La telenovela sobre si el ex vicepresidente Angelino Garzón puede o no puede aspirar a la Alcaldía de Cali está a punto de terminar y todo apunta a que -después de todo- lo hará por el partido al que había renunciado hace un año y al que está legalmente atado. Aunque La U oficialmente niega haber tomado esa decisión, una seguidilla de reuniones entre Angelino y los dos barones electorales de ese partido en el Valle muestran que hay buenas migas entre quien lidera las encuestas y quienes tienen la llave de su aval.

La telenovela sobre si el ex vicepresidente Angelino Garzón puede o no puede aspirar a la Alcaldía de Cali está a punto de terminar y todo apunta a que -después de todo- lo hará por el partido al que había renunciado hace un año y al que está legalmente atado.

 

Aunque La U oficialmente niega haber tomado esa decisión, una seguidilla de reuniones entre Angelino y los dos barones electorales de ese partido en el Valle muestran que hay buenas migas entre quien lidera las encuestas y quienes tienen la llave de su aval.

Mesas y manteles con La U

Hasta el miércoles de la semana pasada las cosas pintaban oscuras para Angelino, quien puntea todas las encuestas en Cali pero está amarrado a lo que decida su antiguo partido.

Ese día su 'plan A' falló, cuando el Tribunal Superior de Bogotá negó la tutela que había presentado el ex vice para poder inscribirse por firmas, alegando que se le estaba vulnerando el derecho a ser elegido. El Tribunal dijo, en una primera instancia que Angelino puede apelar, que la tutela no era el mecanismo adecuado para resolver esa encrucijada y que nadie le ha vulnerado sus derechos ya que ni siquiera se ha inscrito formalmente.

Ahí comenzó una ronda de acercamientos con los grandes barones de La U: el senador Roy Barreras y la ex senadora Dilian Francisca Toro.

El viernes Barreras desayunó en la casa del ex vicepresidente con Angelino, su esposa Montserrat -la primera consejera política de Garzón- y el senador verde Jorge Iván Ospina -muy cercano al ex vicepresidente-.

Esa reunión fue clave porque, como uno de los tres copresidentes de La U, Barreras es una de las tres llaves para cualquier aval del partido. Y se dio a pesar de que el Senador se había declarado impedido en el 'tema Angelino' ya que su hijo, el concejal Roy Alejandro Barreras, también está de precandidato a la Alcaldía.

Con ese encuentro quedó ratificado el acercamiento que se fue cocinando en tres reuniones previas (una comida en el apartamento de Roy en Bogotá en febrero, otra en marzo en donde Angelino en Cali y una más donde el cercano amigo de Angelino, Javier Parga) y que probó que, si en el pasado los dos políticos habían sido rivales, esa animadversión desapareció.

Según una persona cercana a Angelino, en el desayuno del viernes Barreras se mostró favorable a su candidatura y le dijo que era necesario consensuar esa decisión con el grupo político de Toro, quien tiene la mayor fuerza electoral en el departamento y está aspirando a recibir el aval de La U para la Gobernación. Desde allí mismo llamaron a la ex senadora y, según una persona cercana a ella, Barreras “le pidió escuchar a Angelino”.

En esa llamada acordaron una cita a tres bandas para el sábado, que no se concretó. El domingo, sin embargo, se dio por partida doble.

Ayer Angelino se reunió con Dilian Francisca Toro y su grupo político 'Nueva Generación' en la casa de Javier Parga, que es su médico personal y fue su Secretario de Salud en la Gobernación vallecaucana.

Allí estaba la bancada de cuatro congresistas de Toro (el senador Roosevelt Rodríguez -que sacó la tercera mayor votación de La U hace un año- y los representantes Elbert Díaz, Jorge Tamayo y Rafael Palau) y los tres concejales que tiene en Cali (José Fernando Gil, Norma Hurtado y su prima Audry María Toro).

La gran ausente fue Clara Luz Roldán, hasta ese momento aspirante a la Alcaldía de Cali. Roldán renunció públicamente a esa aspiración horas más tarde y lo hizo dando un portazo. “Estoy muy dolida (...) Siento que se me están vulnerando mis derechos y no tengo nada que hacer ahí. Angelino Garzón no ha cumplido con las reglas del partido y ahora se le quiere incluir en la encuesta que se va  a hacer para dar el aval. No estoy de acuerdo y me aíslo de esto”, le dijo a El País de Cali.

Unas horas más tarde, Angelino -vestido en la misma pantaloneta y camisa y luciendo la barba que, según una persona cercana, no se va a afeitar hasta que el América no ascienda a la primera división del fútbol colombiano- se reunió con Roy y su grupo político. Es decir, con Roy Alejandro, varios candidatos de su grupo a la Asamblea y el Concejo de Cali y  dos concejales que están en proceso de salirse de sus partidos y acercarse a La U: el conservador Jhon Jairo Hoyos (que también se lanzó hace un mes a la Alcaldía) y Danis Antonio Rentería del MIO (el partido que fundó en 2011 el parapolítico Juan Carlos Martínez).

Los rumores de que La U le había dado el aval a Angelino comenzaron a correr y rápidamente todos los protagonistas salieron a bajarle el tono a la reunión.

Dilian trinó que

Barreras también aclaró que

Aunque el partido tomará la decisión sobre a quién avalar en una cumbre que hará el 7 de mayo en el Hotel Intercontinental de Cali, cuatro fuentes -una persona cercana al ex vice, una cercana a Dilian y dos periodistas que conocen la movida política- le dijeron a La Silla en que el acuerdo está prácticamente cocinado.

Y eso no solo por las fotos sino porque llegarán a la cumbre con una encuesta que ayudaría a tomar la decisión y en la que, a juzgar por todos los sondeos que se han publicado recientemente, Garzón no tendría competencia.

“Ya hay consensos dentro de La U”, dice un viejo aliado político del ex vicepresidente. “Yo siento que eso está en un 80 o 90 por ciento”, comenta un político vallecaucano.

A cambio, Angelino se comprometió -tanto el viernes como en las dos reuniones del domingo- a darle, en palabras de un político cercano a él, “un respaldo pleno al proceso de paz y a Santos”.

Angelino mueve el tablero caleño

Garzón llegaría a la carrera electoral en Cali como claro favorito. Según la última encuesta Polimétrica de Cifras & Conceptos, arranca doblando en intención de voto al segundo -el ex representante Roberto ‘Chontico’ Ortiz (quien es además cercano a él)- y triplicando a los demás candidatos.

Además, su imagen positiva casi duplica a la negativa (en medio de la imagen predominantemente negativa de sus rivales) y tiene poca oposición, pues solo el 4 por ciento dice que nunca votaría por él.

Aunque Garzón no tiene una maquinaria política propia, tiene buena aceptación entre la izquierda (por la que ya fue gobernador hace una década), el Centro Democrático (que le expresó su respaldo hace dos semanas en una carta firmada por el ex presidente Álvaro Uribe y el jefe uribista Óscar Iván Zuluaga), y arrancaría con el apoyo de los tres senadores más votados en Cali: Barreras, Roosevelt Rodríguez y Jorge Iván Ospina.

Con Angelino, La U también se anotaría un fichaje de lujo ya que el ex vicepresidente es -hasta ahora- su única carta fuerte en una alcaldía de una ciudad principal. Si se le suma la fuerte candidatura de Dilian a la Gobernación, podría hacer moñona y posiblemente causar recelos en sus aliados de la Unidad Nacional que no ven con buenos ojos esa concentración de poder, pero que tampoco tienen rivales de peso para atravesárseles a cualquiera de ellos.

El otro gran ganador con este acuerdo es Barreras, quien se anota un aliado clave.

Un político vallecaucano de otro partido le dijo a La Silla que el acuerdo es que Roy Alejandro Barreras dejaría a un lado su aspiración a la Alcaldía y se convertiría en jefe de debate de Angelino, para luego probablemente llegar a su gabinete.

Dos personas al tanto del acuerdo dicen que no es cierto, pero -como dice otro político vallecaucano- “es una propuesta que [Roy Alejandro] forme parte de los cuadros que van a liderar la campaña”. Esa idea se extendería a los otros precandidatos de La U (Guillermo Parra y Roldán), para quienes -según dijo Dilian en la reunión del domingo- se les debería “buscar una salida digna” como vincularlos a la campaña.

Con ese efecto demoledor, el nombre de Garzón ya está generando algunas resistencias.

El mismo viernes pasado en que Angelino y Roy desayunaron, varios conocidos empresarios caleños le enviaron mensajes al presidente Juan Manuel Santos expresándole su preocupación porque el ex vicepresidente llegara a la Alcaldía.

Según supo La Silla, básicamente le insistieron en tres puntos: que Garzón no tiene un perfil gerencial, que -al deber su aval a La U- no pueda mantenerse independiente de los grupos políticos tradicionales y que pueda tener todavía un débil estado de salud de Garzón (tras el infarto al miocardio que sufrió en 2010).

Pero, sobre todo, el acercamiento de Angelino a La U le dará un arranque oficial a la carrera electoral en Cali, cuyo partidor llegó a sumar casi 30 nombres y que ha estado paralizado esperando que se resolviera la situación política del candidato más opcionado.

Falta aún el aval oficial de La U que metería definitivamente a Angelino en la carrera en Cali y que lo sacaría de la presidencial del 2018, en la que él mismo se ha matriculado y en la que -por tener relaciones fluidas con todos los sectores políticos, desde la izquierda hasta la derecha- podría ser un rival de peso para eventuales aspirantes como Germán Vargas Lleras o un candidato del uribismo.

También puedes leer

Compartir
0
Preloader
  • Amigo
  • Lector
  • Usuario

Cargando...

Preloader
  • Los periodistas están prendiendo sus computadores
  • Micrófonos encendidos
  • Estamos cargando últimas noticias