Confirmado: Humberto Sierra Porto pide hundir el referendo

Imagen

La Silla Vacía confirmó que la ponencia del magistrado Humberto Sierra Porto es a favor de la inexequibilidad del referendo. Verificamos la información con dos fuentes diferentes y confiables, que por obvias razones no quieren ser identificadas.
 

Magistrado Humberto Sierra Porto.
Foto: Miguel José Torres.

La Silla Vacía confirmó que la ponencia del magistrado Humberto Sierra Porto es a favor de la inexequibilidad del referendo. Verificamos la información con dos fuentes diferentes y confiables, que por obvias razones no quieren ser identificadas.

Aunque La Silla Vacía no conoció el texto de la ponencia ni tampoco los argumentos específicos del ponente, confirmó que las razones para la inexequibilidad son vicios de trámite y no de competencia.

Humberto Sierra Porto no cree en la teoría de la sustitución de la Constitución (que sería un vicio de competencia), avalada por la mayoría de la Corte en una sentencia reciente sobre la carrera administrativa. Y que seguro formará parte del debate en Sala Plena (ver artículo).

Todo parece indicar que el vicio más protuberante es la violación de los topes de financiación de la campaña (ver artículo). También el trámite irregular del llamamiento a sesiones extras en el Congreso en diciembre de 2008 y el cambio de la pregunta, aunque el dato sobre estos argumentos solo lo pudimos verificar con una sola fuente que no había leído la ponencia y que por lo tanto no es totalmente confiable.

La ponencia es sólo el comienzo del debate y si bien enmarca toda la discusión de la Sala Plena no es determinante para la decisión final. La Silla Vacía publicará más información al respecto cuando la obtenga y verifique.

Con la ponencia radicada, los magistrados cuentan con 60 días hábiles para discutir en Sala Plena la ponencia y aprobarla, modificarla o negarla. Las sesiones plenas sobre este tema comenzarán en cinco días hábiles. Y el primer tema que los ocupará es si permiten la convocatoria de audiencias para que intervengan ciudadanos.

Los antecedentes de Sierra Porto

Aunque La Silla Vacía no pudo conocer de primera mano los argumentos del magistrado, el sentido de su ponencia es consistente con su formación académica en la la escuela jurídica española y su trayectoria como asesor de parlamentarios.

Como ya lo había dicho este medio en un artículo anterior, Sierra Porto estudió derecho en la Universidad Externado de Colombia y se especializó en derecho constitucional y ciencia política en el Centro de Estudios Políticos y Constitucionales de Madrid. También en Madrid, en la Universidad Autónoma, completó su doctorado en derecho público, ciencia política y filosofía jurídica. Es decir que toda su concepción del derecho y del papel que juega un juez en la sociedad está permeada por esta visión conservadora del derecho constitucional.

Si una cosa caracteriza la escuela jurídica española es la gran atención que le presta al tema procedimental. Y en general, si se miran sentencias anteriores de Sierra Porto, a él le importan los vicios de procedimiento.

Hay varias aclaraciones de voto en las que él rechaza la teoría de la instrumentalidad de las formas usada por la Corte anterior. Según esa tesis, si existió una irregularidad en la forma como aprobaron una ley pero esta no afecta de manera sustancial un valor democrático, entonces la Corte debe ignorar el vicio porque al fin y al cabo, el procedimiento es sólo un instrumento para realizar un fin.

Para los no abogados, un ejemplo: la ley dice que se deben anunciar las sesiones parlamentarias con antelación a la votación. No lo hacen, pero sin embargo, todos los congresistas llegan. La mayoría de la Corte anterior decía que dado que se había conseguido el fin, no importaba que no hubiera habido anuncio. Era una irregularidad subsanable.

En sus fallos anteriores, Sierra Porto pensaba que no. Que siendo un requisito de la Constitución, había que valorar el procedimiento porque eso protegía valores democráticos. Por ejemplo, él votó por tumbar toda la Ley de Justicia y Paz porque consideraba que debía ser una ley estatutaria.

Seguramente consecuente con esta línea jurisprudencial de sus anteriores fallos, Sierra Porto le prestó especial atención a los vicios de procedimiento a la hora de determinar la inexequibilidad de la iniciativa reeleccionista.

Lo otro es que Sierra Porto tiende a valorar profundamente al Congreso. Él no sólo fue asesor del Congreso sino que ha enseñado derecho parlamentario. Él cree en la democracia representativa más que en la ‘voz del pueblo’ como tal y por eso, las irregularidades en el procedimiento -como el llamado irregular a extras, la votación de los tránsfugas de Cambio Radical, el cambio de la pregunta- seguramente jugaron un papel importante en su decisión de pedir la inexequibilidad del referendo que le permitiría al presidente Uribe someter su nombre en los comicios del 2010.

Nota de la editora: Esta historia fue actualizada.

 

Compartir
0
Preloader
  • Amigo
  • Lector
  • Usuario

Cargando...

Preloader
  • Los periodistas están prendiendo sus computadores
  • Micrófonos encendidos
  • Estamos cargando últimas noticias