Confirmado: Alfonso Cano fue dado de baja (historia rectificada)

Imagen

La Silla Vacía confirmó que Alfonso Cano está muerto. El Ejército lo dio de baja en el Cañón de las Hermosas. Esa zona es llamada ahora por el Ejército como el nuevo Casa Verde de las Farc. Es un zona ubicada al suroeste del departamento del Tolima de muy difícil acceso y por ello durante más de una década fue el primer sitio donde se escondió “Tirofijo” después de la formación de las Farc.

 

 

La Silla Vacía confirmó que Alfonso Cano está muerto. El Ejército lo dio de baja en el Cañón de las Hermosas. Esa zona es llamada ahora por el Ejército como el nuevo Casa Verde de las Farc. Es un zona ubicada al suroeste del departamento del Tolima de muy difícil acceso y por ello durante más de una década fue el primer sitio donde se escondió “Tirofijo” después de la formación de las Farc.
 

La Silla Vacía confirmó que Cano fue dado de baja hace dos días, pero hasta hoy fue identificado su cádaver. Al parecer estaba con un político que también fue dado de baja.

Cano, cuyo nombre real es Guillermo León Sáenz, asumió la comandancia de las Farc después de la muerte de Tirofijo en 2008. Fue miembro del Secretariado desde principios de los 80 y ha ocupado varios puestos en la organización.

Antes de convertirse en el comandante, era el Jefe Político del Bloque Occidental y era considerado el “ideólogo” de las Farc. Aunque los medios siempre lo han pintado como el ‘intelectual’ de la guerrilla, lo cierto es que era tan línea dura como Jojoy. La diferencia es que no había nacido en el monte como varios de los otros jefes guerrilleros sino que era un universitario de la ciudad cuando entró a la guerrilla.

Nació el 22 de julio de 1948 en Bogotá, hijo de una profesora y un agrónomo, que junto a sus seis hermanos se crió en un ambiente de una familia clase media. Su familia era cercana al conservadurismo y, en particular, al laureanismo.

Cano entró, en 1968, a la Universidad Nacional a estudiar antropología, donde también estudió derecho y se destacó por ser un estudiante aplicado. Se unió a las Juventudes Comunistas, JUCO, y pronto se convirtió en un líder de la organización. Fue detenido después de manifestaciones de ese grupo y llegó a estar hasta seis meses en la cárcel.

Luego pasó a ser comisario del Partido Comunista y desde mediados de los años 70 abandonó la universidad y las Farc lo comenzaron a invitar al Huila y al Sumapaz para que dictara talleres de marxismo a frentes guerrilleros.
Por estas actividades, en 1981, su apartamento fue allanado y él fue capturado y encarcelado en la cárcel Modelo de Bogotá. Allí fundó una biblioteca para los presos y se dedicó a leer hasta que salió en 1982 con la amnistía del gobierno de Belisario Betancur.

Los miembros de la JUCO quisieron enviarlo a Moscú, entonces capital de la Unión Soviética, para protegerlo y seguirlo formando en la doctrina comunista, pero él prefirió irse a vivir a las montañas y fue acogido, sin tener que luchar en el frente, en Casa Verde, la sede de los comandantes de las Farc, gracias a su cercanía con Jacobo Arenas.

Durante el proceso de paz con Betancur, Cano era de los pocos guerrilleros instruidos en la academia que quedaban, por lo que comenzó a ganar posiciones y poco tiempo después fue instaurado como miembro del secretariado.

Según informes de gente que lo conoció, Cano había hecho votos de pobreza y de obediencia y no tenía más privilegios que los de los guerrilleros rasos. Junto a Arenas, Cano intentó sacar adelante la Coordinadora Guerrillera Simón Bolívar, que intentaba reunir a todas las guerrillas del país que fracasó con la desmovilización del M-19 y el EPL, el PRT y Quintín Lame.

Cano se convirtió en mediador entre la ideología de Arenas y la estrategia militar de Manuel Marulanda y comenzó a diseñar con el primero el proyecto de la Unión Patriótica, pero también fue el artífice de la expansión de la guerrilla durante la tregua pactada con Betancur, logrando la instauraciónescuelas de formación de cuadros militares y políticos, que instruyeron y dotaron a las guerrilla de mandos medios.

Cuando se rompieron los diálogos con Betancur, Cano comenzó a tener más responsabilidades militares, pues le fue designada la la dirección del bloque noroeste en la región bananera de Urabá.

Después de la caída del comunismo a finales de los 80 en Europa, Cano buscó que las Farc adaptaran un modelo propio diferente al soviético y se inclinó por crear un ideario basado en la figura de Bolívar. Arenas lo apoyó, puesto que era experto en la vida de Bolívar.

Cuando murió Arenas en 1990, Cano quedó como segundo al mando, detrás de Marulanda, y estuvo presente en varias negociaciones con el gobierno, no por iniciativa propia, sino porque las Farc habían tomado la decisión colectiva. Cano encabezó las delegaciones en los diálogos de Caracas en 1991 y en Tlaxcala en 1992 y fue el negociador político del grupo. Su visibilidad en las negociaciones y su poca experiencia en el campo de batalla, hicieron que fuera visto como un líder inclinado al diálogo y no un hombre de armas, pero en la realidad no era así. Era tan radical como Jojoy.

El Gobierno de César Gaviria pensó en invitar a las Farc a la Asamblea Constituyente de 1991, pero la guerrilla, según el gobierno, exigía la mitad de las curules y no tener que atenerse al desarme. Cano creía que era lo más justo, pues no quería una negociación como la del M-19, “de entregar las armas a cambio de un taxi”, así que se quedaron por fuera.
En 1993 las Farc realizaron su octava reunión para redefinir su estrategia.

Cano comenzó a pensar en su estrategia de movimiento bolivariano y partido clandestino. Pero también sabía que para ganar el respeto de la tropa, tenía que hacer méritos militares. Por lo que se concentró en esfuerzos bélicos.

Cano se fue a la región entre el Valle y el Tolima y se dedicó a reunir hombres para acrecentar las filas de la guerrilla. Se ubicó en el Cañón de las Hermosas que es como el triángulo de las Bermúdas para el Ejército por su configuración geográfica. Han muerto decenas de soldados allí. El Ejército le ha lanzado por lo menos tres operaciones de gran envergadura que no han dado grandes resultados en Valle, Cauca, y ahora en el Cañón de las Hermosas, Tolima.

Durante las negociaciones del Caguán, entre 1998 y 2001, Cano tuvo un bajo perfil en las conversaciones, por una parte porque no confiaba en el resultado de las negociaciones y, por otra, porque seguía ocupado reclutando nuevos miembros para el Movimiento Bolivariano.

Después de las negociaciones del Caguán, la guerrilla secuestro a 12 diputados del Valle, una acción planeada por Cano y Pablo Catatumbo, uno de los golpes urbanos más fuertes de las Farc .Cano siguió ampliando su influencia en la frontera entre el Valle y el Tolima y la amplió a zonas del Putumayo y del Cauca.

Cano al interior de las Farc es reconocido por su línea comunista y por haberse mantenido al margen del narcotráfico y demás negocios de la guerrilla. “Yo considero que ese hombre es lo rescatable de las Farc, porque me constan las peleas y los debates ideológicos que él planteaba al interior del Secretariado”, dijo en alguna oportunidad el desmovilizado de las Farc Olivo Saldaña.

"Alfonso Cano" murió con 47 órdenes de captura en su contra y una "circular roja" de la Organización Internacional de la Policía Criminal (Interpol) bajo cargos de rebelión, terrorismo, homicidio y secuestro.
Lo sobreviven otros jefes de las Farc en la línea de mando como alias "Iván Márquez"; "Timochenko"; "Joaquín Gómez" y “Catatumbo”.

Lo que implica

Militarmente, significa que las Farc no han logrado consolidar un liderazgo, después de la muerte de Manuel Marulanda y de la baja de Raúl Reyes. También que no lograron contrarrestar la asimetría aérea que le ha dado al Ejército una ventaja militar significativa sobre la guerrilla. Y que no son capaces de proteger a sus hombres más ‘valiosos’.

Esto último posiblemente significaría una gran desmoralización para el Bloque de Cano en la zona del Cauca, del sur de Tolima y de Nariño, donde la guerrilla había logrado fortalecerse y dar los golpes más fuertes contra el Ejército, y por lo tanto, posiblemente las desmovilizaciones en ese sector aumentarán.

Sin embargo, expertos consultados por La Silla Vacía que conocen a fondo la guerrilla dicen que si bien esto agudizaría la derrota estratégica de las Farc no significará necesariamente su fin. La guerrilla opera bajo la dirección no de un jefe sino del Secretariado, compuesto por siete miembros.

Y el Secretariado se renueva y continúa como lo ha hecho en los últimos cuarenta años.

Sobre todo porque si bien Cano significa mucho para los simpatizantes urbanos, para los seguidores extranjeros y para los círculos universitarios que todavía creen en las Farc, internamente Alfonso Cano no goza del carisma ni del liderazgo que tenía por ejemplo Jojoy. Y la muerte del jefe del Bloque Oriental, uno de los guerrilleros más admirados por los combatientes rasos, no propició el derrumbamiento de la guerrilla que varios medios anticiparon.

Políticamente, la noticia es una bomba.

La seguridad sigue dominando la agenda política y curiosamente, a pesar de éxitos militares como la baja de Jojoy, ha sido el flanco más débil del gobierno de Santos. Como lo evidenció el Congreso Conservador de ayer y la reciente reunión del Consejo Gremial, existe la percepción de que Santos no tiene el total control del manejo de la seguridad en el país.

El crimen contra los estudiantes universitarios Mateo Matamala y Margarita Gómez puso en evidencia que las bandas emergentes son una realidad inocultable y un problema de seguridad serio que se le salió de las manos a la Policía y al Gobierno. La Fundación País Libre publicó su reciente informe mostrando que el secuestro por primer vez en ocho años aumentó el año pasado. Y el expresidente Uribe y sus más allegados cada vez insisten más en las falencias de la conducción de seguridad de Santos aunque el Ministerio a cargo lo maneja el ministro más uribista.

Con esta victoria militar, Juan Manuel Santos volverá a disipar los temores sobre su capacidad de conducir la seguridad del país y de alguna manera, la debilidad que demostró en la negociación del paro camionero se vuelve cosa del pasado. Es decir, nuevamente, la noticia le llega en el mejor momento y su popularidad romperá nuevos récords.

Nota de la editora: Después de publicada la historia pudimos comprobar que no era cierta la información aquí publicada. Cano no fue dado de baja. Ver la explicación. Ofrecemos disculpas a nuestros lectores.

Compartir
0
Preloader
  • Amigo
  • Lector
  • Usuario

Cargando...

Preloader
  • Los periodistas están prendiendo sus computadores
  • Micrófonos encendidos
  • Estamos cargando últimas noticias