Con los nuevos secretarios, Petro no cambia de rumbo ni pasa a la ejecución

Imagen

Después de casi una semana de incertidumbre, ayer se conocieron los cambios que le hizo Gustavo Petro a su gabinete. Con la llegada de cuatro nuevos secretarios cercanos a él y sin mayor experiencia gerencial, el Alcalde incumple su promesa de conformar un equipo con mayor capacidad de pasar de la planeación a la ejecución y refuerza su apuesta para la ciudad.

Los cambios: más de lo mismo

De los cuatro secretarios que La Silla Vacía señaló como posibles bajas, salieron tres: Consuelo Ahumada, de Integración Social, Jorge Pulecio, de Desarrollo Económico, Margarita Flórez, de Ambiente. También salió María Valencia, de Hábitat, a pesar de la cercanía de su esposo, Daniel García-Peña, con Petro. Además, María Mercedes Maldonado pasó de Planeación, donde coordinó la preparación del Plan de Desarrollo, a Hábitat, donde estará encargada de la construcción de vivienda.

La politóloga Susana Muhamad es le nueva Secretaria de Ambiente, una cartera clave en el Plan de Desarrollo de Petro.
Teresa Muñoz tiene una larga trayectoria como líder social en el Valle de Aburrá. Lleva unos meses en Bogotá y ahora queda a cargo de la Secretaria de Integración Social.
El nuevo Secretario de Planeación será Gerardo Ardila, quien ha sido uno de los consejeros más cercanos al alcalde en este primer semestre.
Carlos Simancas, muy cercano a Petro, quen lo llevó al Polo Democrático, será el nuevo Secretario de Desarrollo Económico.
Foto tomada de carlosvicentederoux.org

En su reemplazo llegaron tres personas que acompañaron a Petro en su empalme. Los cuatro nuevos secretarios comparten varias cosas: tienen conocimiento en sus campos, son de izquierda, pero tienen poca experiencia de administración pública, a pesar de que Petro dijo que el cambio era para pasar de la planeación a la ejecución.

Susana Muhamad, la nueva Secretaria de Ambiente, fue la encargada del empalme en los asuntos de Bogotá Región; en la campaña era quien coordinaba los temas ambientalistas, y en estos meses siguió siendo cercana a Petro. Politóloga de Los Andes especializada en administración y planeación pública en Suráfrica, ha estado vinculada al centro de investigación Iepri de la Universidad Nacional y ha trabajado como consultora en varios países europeos. Aunque conoce bien su tema, tiene un perfil más de académico y consultor que de gerente público.

El nuevo Secretario de Planeación es Gerardo Ardila, quien en la campaña fue uno de los asesores clave de Petro en temas urbanísticos. Es un antropólogo con doctorado en ecología humana, que tiene una larga trayectoria como académico de la Universidad Nacional, donde trabaja desde 1986, y de otras universidades; es experto en temas urbanos y era director del Instituto de Estudios Urbanos de la Nacional desde 2008.

Es muy cercano a María Mercedes Maldonado, a quien reemplaza: comparten la visión de ciudad, eran casi compañeros de oficina y desarrollaron muchos proyectos académicos juntos. En estos meses Ardila trabajó como consejero de Petro, y es uno de los hombres más cercanos al Alcalde. Como Maldonado es defensor de la ciudad compacta, de no urbanizar la Sabana y dejar libre el borde norte, y es un académico de tiempo completo. No tiene experiencia alguna en gerencia pública.

Carlos Simancas, Secretario de Desarrollo Económico, quien antes había sido el gerente de la campaña de Petro  , en el empalme fue uno de los coordinadores generales. En abril fue el candidato de Petro a la gerencia de Corabastos, pero perdió el pulso frente a Mauricio Parra, la ficha del gobernador de Cundinamarca Álvaro Cruz; también sonó  para reemplazar a Antonio Navarro Wollf en la Secretaría de Gobierno y luego a Guillermo Asprilla en la Uaesp.

Es ingeniero eléctrico de la Nacional  y por muchos años fue la cabeza de Confecampo, una agremiación de productores agropecuarios, lo que le da alguna experiencia gerencial. Es un hombre que conoce el campo, como presidente ejecutivo de la Central de Cooperativas de la Reforma Agraria (Cecora). Pero no tiene trayectoria en la administración pública, aparte de su asesoría al entonces Ministro de Agricultura Gabriel Rosas Vega entre 1988 y 1990, y su elección como concejal de Bogotá por el Partido Liberal en 1994.

La cuarta, la nueva secretaria de Integración Social Teresa Muñoz, es una paisa que viene del Polo Democrático, por el que fue cabeza de lista a la Cámara por Antioquia en 2006 ; en 2007 se lanzó a la Asamblea de Antioquia y no logró una curul, pero fue objeto de amenazas e incluso resultó protegida por la Corte Interamericana, junto con otros miembros del Polo y de una organización social. Como parte de la corriente petrista del Polo, se salió del partido a fines de 2009 y en 2010 intentó de nuevo llegar a la Cámara, pero esta vez en la ASI, cuando en vez de apoyar a Petro impulsó la candidatura presidencial de Sergio Fajardo.

Fracasó una vez más, pero entró a trabajar a la alcaldía de Alonso Salazar como subsecretaria de Integración Social. En 2011 renunció y se lanzó a la alcaldía de Bello, de nuevo con el aval de la ASI y tras las elecciones en las que ganó el voto en blanco. Un mes antes de las elecciones, declinó su candidatura. A principios de este año llegó a Bogotá y hasta ayer era Directora Territorial de la Secretaría de Integración Social  el enlace entre la Secretaría que ahora pasa a dirigir y sus coordinadores locales.

Es socióloga con dos maestrías en Educación y en Ciencias Sociales, ha trabajado en el sector social durante varios años, liderando proyectos de inversión social y participación ciudadana. De los cuatro, es quizás la única que tiene algo de experiencia en el sector público, pero conoce poco a Bogotá.

Petro se mantiene en su apuesta

Los nuevos nombramientos ratifican que Petro quiere mantener el enfoque de su gobierno. Y también lo hacen sus dos decisiones más sonadas de esta semana. Ayer mismo anunció que definitivamente le va a terminar el contrato de la Plaza de Toros a la Corporación Taurina, alegando que ésta se negó a eliminar la muerte del toro, como le había solicitado el alcalde. Más allá del debate jurídico sobre el punto, con esa decisión Petro confirma su compromiso de campaña con grupos animalistas.

Con el debatido cambio al pico y placa ocurre algo parecido. Cuando, hace unos días, se supo que la Secretaría de Movilidad contemplaba la posibilidad de implementar la medida los sábados, le cayeron críticas por posiblemente incumplir la promesa de campaña de no hacerlo y de reconsiderar la restricción. Pero con la decisión del lunes, Petro se confirmó en su intención de dejar su huella en la movilidad de la ciudad. Además, ratificó a la Secretaria de Movilidad Ana Luisa Flechas, que aunque ha sido objeto de fuertes críticas e incluso suena como candidata para una moción de censura en el Concejo, comparte la idea de ciudad de Ardila y Maldonado que está en el corazón del proyecto de Petro.

El hecho político que creó Petro la semana pasada con la renuncia protocolaria de todo el gabinete se salda con una semana de incertidumbre en muchas entidades del Distrito, una reiteración de sus ideas y un refuerzo de su gobierno de académicos. No entregó cuotas burocráticas, como algunas voces críticas habían señalado. Pero tampoco escogió expertos ejecutores ni experimentados administradores públicos, pese a que cuando anunció la renuncia protocolaria de su gabinete afirmó que era para pasar “de la planeación a la ejecución”. Ese anuncio se quedó en eso: un anuncio.

Compartir
0