Cinco preguntas que deja el caso de los “bonos Carrasquilla”

Silla Caribe

La resurrección de la polémica sobre los negocios del Ministro de Hacienda alrededor de los "bonos del agua" trae de fondo un cuestionamiento ético sobre su actuar.

Desde que se anunció su posesión como ministro de Hacienda, Alberto Carrasquilla ha recibido críticas por varias de las decisiones que tomó durante su anterior paso por esta cartera (2003-2007).

Una de las más sonadas tiene que ver con su participación en la creación de los "bonos del agua", también recordados como “bonos Carrasquilla”, que se inventó el gobierno Uribe para que los municipios que quisieran consiguieran plata para construir acueductos y alcantarillados.

La polémica, resucitada este fin de semana por una de Daniel Coronell, se da porque, al salir del Ministerio, Carrasquilla fundó una empresa que asesoró y estructuró ese negocio para la empresa que vendía los bonos.

Este tema no es nuevo. Desde el día en que el presidente Iván Duque anunció que Carrasquilla sería su Ministro de Hacienda el asunto resurgió, y el senador Jorge Enrique Robledo anunció un debate contra el funcionario, una vez se posesionara, entre otras cosas por su participación en los bonos.

Cinco puntos ayudan a entender el trasfondo muy técnico de la polémica.

 

1

¿Qué tienen que ver Carrasquilla y los bonos?

Como Ministro, Carrasquilla impulsó la base jurídica para que, tras su salida del Gobierno, éste sacara adelante una Ley y armara el programa de bonos, que tenía como finalidad que los municipios pudieran conseguir recursos para hacer obras necesarias.

La base que sacó adelante Carrasquilla fue una reforma a la Constitución, el acto legislativo 4 de 2007, para permitir que los municipios usaran la plata que recibirán en el futuro del Sistema General de Participaciones (el dinero que le gira la nación a estos para pagar salud, educación e infraestructura de agua) para garantizar deudas en esas áreas.

Como girarles esa plata es una obligación de la Nación, esa reforma hacía posible que los alcaldes salieran a buscar inversionistas del sector privado que les prestaran, con la facilidad de no tener que convencerles de que sus municipios eran buenas paga, sino diciendo que la Nación lo es.

Aunque Carrasquilla salió del gobierno meses antes de que el Congreso aprobara la ley 1176 que modificó el Sistema General de Participaciones luego asesoró a un privado que ayudó a los alcaldes a estructurar la oferta y venta de los bonos en el mercado.

 
2

¿Utilizó el ministerio para enriquecerse?

Tras la publicación de la columna de Coronell, Carrasquilla emitió un comunicado en el que dijo que no se había enriquecido a través de los bonos agua, pues solo asesoró la emisión de los títulos. Agregó que su empresa, Konfigura Capital, ni compró ni vendió bonos.

 

Efectivamente, quien compró y vendió los bonos fue el Grupo Financiero de Inversiones (GFI). Esa es una empresa que creó el fondo neoyorquino Panamerican Capital, encabezado por el empresario caleño Christian Mürrle, para que todos los municipios interesados sumaran esfuerzos, no compitieran entre ellos y se hiciera una gran oferta de bonos sumando sus necesidades, relativamente modestas para Wall Street.

Quien manejó la plata fue Alianza Fiduciaria.

Sin embargo, eso no significa que Carrasquilla no se haya enriquecido.

Primero, porque el negocio de asesoría no fue gratis, lo que le dio algún tipo de ingresos, y posiblemente de enriquecimiento a Carrasquilla. No conocemos sus declaraciones de renta, ni el valor del contrato entre Konfigura y GFI.

Segundo, porque si bien la relación entre GFI, sus accionistas y Konfigura no se conoce exactamente, porque en los dos casos las acciones estaban mayoritariamente en cabeza de empresas que a su vez eran de otras empresas, cuyos dueños no son fáciles de conocer, hay señas de que era una relación estrecha.

La más clara es que uno de los socios de Carrasquilla en Konfigura, Andrés Flórez, era representante legal de GFI. El Ministro, en su respuesta a Robledo, explica que Konfigura asesoró financieramente a Panamerican.

 

3

¿Evadió impuestos mediante empresas en Panamá?

Carrasquilla creó en Panamá, con Andrés Flórez y Lía Heenan, la empresa Navemby Investments, como reveló la investigación de los Panamá Papers. Navemby es la principal accionista de Konfigura desde su creación y hasta 2011, como explicó Daniel Coronell.

Sin embargo, no hay ninguna información de que Carrasquilla y sus socios hayan usado Navemby para capar impuestos.

Cuando estalló el escándalo de los Panamá Papers, el hoy Ministro dijo que la crearon en ese país para traer dinero extranjero a Colombia, que Navemby le transferiría a Konfigura. La lógica, según Carrasquilla, se dio porque buena parte de las inversiones eran en dólares, y que cuando trajeron a Colombia esa plata, lo hicieron respetando las normas cambiaria y tributarias. También aclaró que los honorarios de Konfigura se facturaron y pagaron en Colombia, y por eso no capó impuestos en el país.

Además de esa función, Navemby compraba barata deuda difícil de cobrar de otras empresas, y hacer plata logrando que se las pagaran.

 
4

¿Metió a los municipios en un mal negocio?

Los bonos han sido muy criticados por dos motivos y la duda es si se deben a la labor de Carrasquilla. La primera razón es que las obras no salieron como se esperaba, algo que tiene más que ver con fallas en la ejecución de las obras, que queda en cabeza de los municipios.

En 2014 el Ministerio de Vivienda, en cabeza de Luis Felipe Henao, encontró que las obras de solo 30 de los 117 municipios que se embarcaron en el negocio tenían obras funcionales, 41 las tenían terminadas pero no servían, y 46 más no las habían acabado.

Aunque se ha dicho que eso se debe a que los alcaldes se robaron la plata, había un problema desde el inicio y es que para que los municipios vendieran bonos no se exigía que tuvieran proyectos estructurados sino que bastaba con que estuvieran incluidos sus planes de desarrollo, lo que hacía más fácil endeudarse que ejecutar. Esto quedó registrado en un concepto que pidió el  Ministerio de Vivienda a una firma de abogados consultores que se llama Suárez Beltrán & Asociados.

La segunda gran crítica es que el costo financiero para los municipios fue elevado porque pagaron tasas de interés altas frente a otras del mercado y era una deuda a 19 años que no podían prepagar, algo que sí tiene que ver con la estructuración que asesoró Carrasquilla.

De hecho Bello, Antioquia, comprometió hasta el 80 por ciento de sus ingresos del SGP para pagar la deuda, algo que se solucionó en 2014 cuando Findeter le prestó cerca de 500.000 millones de pesos a seis bancos para que compraran los bonos y renegociaran la deuda con los municipios. Según Mauricio Cárdenas, en ese entonces Ministro, esto redujo los intereses en 40 por ciento y permitió que los municipios prepagaran la deuda.

En una columna publicada en El Espectador, en 2014, el hoy Ministro argumentó que los altos intereses se debieron a problemas ajenos a su trabajo como estructurador, incluyendo cartas de a los alcaldes y concejales advirtiendo que no se endeudaran con los bonos y amenazas de la Contraloría a empresas calificadoras de riesgo para que no evaluara bien los bonos.

 
5

¿Carrasquilla cometió algo ilegal o antiético?

No se conoce ninguna investigación legal o disciplinaria en contra de Carrasquilla por los bonos del agua.

El cuestionamiento principal, como ha dicho el senador Robledo, es si es ético hacer negocios y lucrarse de una herramienta que ayudó a construir como funcionario público, una crítica que seguramente será el centro del debate de control político que tiene agendado para el martes 18 el mismo Robledo, y al que Carrasquilla dijo que asistirá.

 

Compartir
0