Aún falta la mitad de las UCI para el primer pico de Covid

Imagen

Dos meses después del inicio de la cuarentena, el Gobierno compró los ventiladores, pero aún no han llegado, y apenas se ha girado una parte de la plata a hospitales en las regiones. El cálculo es que el primer pico sería el 26 de junio.

Esta noche, en su programa de televisión diario sobre la gestión para enfrentar la pandemia del coronavirus, el presidente Iván Duque hará un balance en el que probablemente anuncie las nuevas medidas de la cuarentena nacional, cuyo decreto va hasta este 25 de mayo.

Cuando se cumplen dos meses de ese aislamiento preventivo obligatorio, investigamos y el balance de La Silla es que, aunque hay más camas de cuidados intensivos disponibles, se están haciendo más pruebas y la Nación ya comenzó a girarles plata a los hospitales, todavía falta un trecho grande para estar listos para el primer pico de contagios, que el Gobierno calcula será a finales de junio.

Por ejemplo, en cuanto a las Unidades de Cuidado Intensivo (UCI), vitales para atender a los pacientes críticos, todavía falta la mitad de las que las autoridades han proyectado se necesitarían en ese momento. Los ventiladores que compró el Gobierno aún no llegan al país y la plata de los hospitales todavía no ha sido terminada de girar a las regiones.

Continuando con nuestra serie ‘Coronavirus: del dicho al hecho’, presentamos las promesas que desde marzo hicieron el Gobierno y gobernantes locales para atender la pandemia en 15 regiones que cubrimos, en aumento de UCI y número de pruebas y en la plata que la Nación dijo que les girará a las regiones.

El dicho

1.Unidades de Cuidados Intensivos

Cuando arrancó la pandemia, Colombia tenía 5.346 Unidades de Cuidados Intensivo (UCI). El panorama pintaba muy difícil porque el 80 por ciento estaban ocupadas. Es decir: el país arrancó con 1.070 UCI libres para atender a pacientes críticos de coronavirus.

El ministro de Salud, Fernando Ruiz, presentó un plan de cuatro fases para aumentar esa capacidad y llegar a 9.826 UCI sólo para atender a infectados en el momento más duro de la emergencia.

Ese plan quedó así:

Como contamos hace más de un mes, los cálculos de los gobernadores era que necesitarían más UCI de las que proyectaba tener el Gobierno para atender pacientes críticos de coronavirus.

Sin embargo, hoy las proyecciones están más acotadas, a juzgar por lo que encontramos en Bogotá y 13 de los 14 departamentos en donde conseguimos información para esta historia (en Atlántico no nos dieron proyección), cuyas proyecciones sumadas son de 6.480 UCI necesarias para coronavirus (a comienzos de abril eran de 8.566).

Eso se debe, sobre todo, a que Bogotá bajó sus proyecciones de 5.482 a 2.000 UCI para pacientes infectados. De acuerdo con la Secretaría de Salud de la ciudad, el primer cálculo se hizo en marzo bajo un escenario mucho más duro, y a medida que ha transcurrido la cuarentena y se han mejorado otros indicadores en salud, se ha reducido la necesidad.

También bajaron sus proyecciones Bolívar y Cauca, aunque las subieron Cundinamarca, Huila, Norte de Santander, Santander y San Andrés. Esto lo que refleja, según conocimos en varias de esas regiones, es que en un comienzo no tenían claro ni el panorama de sus camas ni efectivamente a cuánto le iban a apuntar, y eso se ha ido corrigiendo sobre la marcha.

Pero más allá de eso, a lo largo de estos días gobernadores y alcaldes han hecho anuncios de adquisición de UCI, con plata propia pero también contando con la ayuda del Gobierno Nacional.

Para ver todas las fotos, si está en celular, desplace las imágenes con el dedo; si está en computador, haga clic en los puntos de abajo.

 

El alistamiento en salud también depende de los respiradores y en ese caso, como con buena parte de los materiales de bioseguridad, hay escasez mundial. Colombia tiene 5.400 respiradores, de los cuales 2.650 están disponibles para covid. 

A comienzos de abril, el Ministro de Salud anunció la compra de 2.100.

2.Pruebas

A finales de marzo, cuando apenas arrancaba la cuarentena, el Ministerio de Salud anunció que el país llegaría a hacer 17.974 pruebas diarias una vez habilitara 63 laboratorios para eso. El plazo que se había dado el Gobierno era abril.

Fue un anuncio clave porque eso hacía prever la estrategia de descentralización del procesamiento de pruebas, al tiempo que reiteraba la obligación de que los mandatarios locales se encargaran de la vigilancia epidemiológica.

3.Plata

De la plata del Fondo de Mitigación de Emergencias (Fome), que es la bolsa que creó el Gobierno para atender la pandemia y que tiene 6,8 billones de pesos, 1,1 billones están dispuestos para ampliar la oferta hospitalaria regional. Es decir, para mandarla a las regiones y que, con eso, los gobernadores y alcaldes completen el alistamiento que están liderando descentralizadamente.

Puntualmente, esa plata debe invertirse en respiradores, monitores, camas, fortalecimiento de laboratorios, gastos de personal en las clínicas y obligaciones pendientes de pago con las clínicas públicas.

Aunque desde la semana pasada le solicitamos al Ministerio de Salud la discriminación de cómo esa plata se iría para las regiones, al cierre de esta historia no nos habían respondido.

El resto de la plata del Fome (5,7 billones) va para el sector salud y será manejada a nivel nacional.

El hecho

1.Unidades de Cuidados Intensivos

Colombia ya pasó de 5.346 a 6.275 UCI. De éstas, casi la mitad, 3.652, están destinadas para pacientes con coronavirus (el resto se deja para la gente que necesita UCI, pero no tienen Covid).

Como la base con la que arrancó para atender a los infectados críticos era de 1.070 UCI, quiere decir que esa capacidad ha aumentado cerca de tres veces.

Eso se debe no tanto a que se hayan comprado nuevas UCI, sino a la descongestión de las que antes estaban ocupadas, le explicó a La Silla Vacía el gerente del Gobierno para la emergencia, Luis Guillermo Plata. 

Dado que el MInistro de Salud había dicho que la meta son 9.826 UCI para estos pacientes, hasta ahora el avance es de poco más de la tercera parte.

Visto individualmente en algunas regiones, ese balance nacional es aún más negativo, como se ve en este gráfico:

 

 

Amazonas, que se convirtió en un caso crítico, ni siquiera tiene UCI. Sus dos hospitales (uno público y otro privado) son de segundo nivel y por lo tanto no tienen capacidad para atender casos complejos. Con sus unidades de cuidados intermedios estabilizan a los pacientes con fallas respiratorias, pero cuando alguno está grave y necesita atención especializada, lo deben remitir en avión a Bogotá. El lío es que depende de las autorizaciones de las EPS, que suelen demorarse hasta tres días.

Caquetá, Cauca y Chocó sí tienen UCI, pero hasta ahora no han asegurado ninguna nueva; y Santander y San Andrés van muy quedados con respecto a las metas que se pusieron; incluso Bogotá, que aunque bajó su meta aún está lejos de lo que se propuso.

Un matiz de esto es que, por ahora, las UCI no están tan llenas. En la gran mayoría de regiones que analizamos su ocupación (sumando pacientes infectados y sospechosos de coronavirus) está muy por debajo de la capacidad que tienen hoy.

En cuanto a los respiradores, Plata, el gerente para la emergencia, nos contó que, de los 2.100 que el Gobierno anunció inicialmente, finalmente compró 2.767, que costaron 229 mil millones de pesos

Es decir, el Gobierno en compra de respiradores sobrepasó su propia meta. El problema es que aún no llegan al país, y en todo caso los recibirá por tandas. Cuentan con que de a finales de mayo hayan recibido 192.

2.Pruebas

La promesa de llegar a las 17.978 pruebas diarias en 63 laboratorios aún está en el aire porque, aunque el país ha aumentado su capacidad para hacerlas, la semana pasada apenas llegó a 6 mil en un día (ayer fueron 5.700).

Hoy hay 53 laboratorios con capacidad para hacer pruebas y otros cuatro que ya fueron aprobados en sus protocolos por el Instituto Nacional de Salud, pero les faltan máquinas o no les ha llegado el material genético para procesarlas.

De los 15 departamentos que cubrimos, tres (Caquetá, Chocó y San Andrés) no tienen laboratorio, y a los demás, aunque han aumentado su capacidad de hacer pruebas frente a cuando escribimos esta historia a comienzos de abril, aún les falta para alcanzar sus propias metas.

A excepción de los de Bogotá y Nariño, que en promedio procesan todas las pruebas para las que tienen capacidad, el resto trabaja entre el 27 y el 80 por ciento de su capacidad.

Plata nos explicó que el Gobierno compró en Hong Kong 501.120 mil kits de extracción del ácido nucleico, que es la sustancia que se necesita para evaluar cada prueba. La semana pasada comenzaron a enviarlos a 22 departamentos.

Los que más han recibido son Antioquia (76.032 kits), Valle (53.568), Atlántico (29.376) y Santander con 24.192.

3.Plata

De los 1,1 billones de pesos para mejorar la prestación del servicio en los hospitales, La Silla confirmó que el Ministerio de Hacienda ya le giró al Ministerio de Salud 549.950 millones de pesos. Es decir, la mitad.

Esa es la plata que ya tiene para mandarles a las alcaldías y gobernaciones. Adicional a eso, el Gobierno comenzó a hacerles giros directamente a los hospitales, de esa misma bolsa de recursos. 

Hasta ahora son de dos tipos: unos son para pagar salarios atrasados y los ordenó el MinSalud en una resolución del jueves pasado, por 213 mil millones de pesos. Son giros asignados a hospitales de 27 departamentos, que deben comenzar a llegar por estos días. En la resolución no aparecen Amazonas, Guainía, San Andrés, Vaupés y Vichada, y aunque no pudimos constatar por qué están por fuera, el Ministerio aclara en la resolución que hubo hospitales que reportaron que no tenían esas deudas, otras no presentaron información, otras tienen deudas pero no de ese tipo, y finalmente excluyeron a las que tienen deudas de estas por 3 millones de pesos o menos.

Los otros giros los hace la Administradora de los Recursos del Sistema (Adres), una entidad que depende del MinSalud y les transferirá a los hospitales plata para comprarles cartera (deudas) que tenían las EPS con ellas, con el fin de que tengan liquidez para invertir en lo necesario para enfrentar la crisis.

El 4 de mayo, la Adres publicó una resolución para hacer giros por 407 mil millones, aunque el presupuesto total para eso es de 700 mil millones, así que aún faltan 293 mil millones de lo prometido.

Y en todo caso, aunque la plata ya está asignada a cada hospital, comenzó a llegar a unos pero aún falta a otros, según constatamos en las regiones.

El criterio para determinar a qué hospitales va la plata depende de una metodología que estableció el Gobierno, según la cual las EPS interesadas en esa compra de cartera le presentan la solicitud, previo acuerdo con los hospitales a los que les deben plata.

Aunque es una oportunidad para los hospitales, no es claro que alcance para resolver todas esas deudas porque ya el Gobierno ha dicho que evalúa la posibilidad de asignar más presupuesto.

A pesar de ese avance, al menos en las 15 regiones que cubrimos para esta historia las gobernaciones consideran que les falta plata, en su mayoría, para completar la expansión hospitalaria, aunque de los departamentos que nos pasaron información, en Valle, La Guajira y Cundinamarca nos dijeron que no tenían un cálculo preciso de lo que esperaban de la Nación.

El caso es que hasta ahora la atención de la pandemia ha dependido sobre todo de que los mandatarios locales se metan la mano al bolsillo tanto para ampliar la capacidad de UCI como para brindar atención humanitaria (mercados y albergues, por ejemplo).

Una inversión que, en todo caso, es desigual y desde el principio ha dependido, como ya contamos, tanto de la plata que tenga cada gobierno local como de la voluntad que tenga cada gobernador para quitarles plata a sus proyectos propios para metérsela a la pandemia..

 

 

 

El trecho

1.Unidades de Cuidados Intensivos

El modelo del Gobierno, de acuerdo con el ministro de Salud, Fernando Ruiz, indica que un primer pico de pacientes en UCI está proyectado para el 26 de junio. Para entonces calculan que, de las 9.826 UCI que proyectan tener para pacientes con Covid-19, necesitarán 7.202..

 

 

Es decir, en poco más de un mes, cuando en teoría viene el peor momento, el país tendrá casi que duplicar las 3.652 UCI que hoy tiene destinadas para pacientes infectados graves.

Eso depende en buena medida de tener los ventiladores, pero aparte de los 192 que esperan que lleguen este mes, para junio esperan otros 306, según el cronograma de entrega de la compra. 

Es decir: para el pico de pacientes de coronavirus en UCI que el mismo Gobierno espera que haya en junio, habría 498 ventiladores nuevos a pesar de que para ese momento necesitará 3.350 UCI adicionales a las que tiene hoy (cada UCI debe tener un ventilador).

Lo que más le convendría al Gobierno sería que ese pico se aplace, algo que ya logró una vez con la cuarentena, si se tiene en cuenta que, de acuerdo con el modelo inicial, el primer pico se esperaba esta semana.

El cálculo del pico de junio está hecho incluyendo las aperturas graduales que se han hecho hasta ahora.

El resto de respiradores los esperan así: en julio, 1.570; en agosto, 587; en septiembre, 60, y en octubre, 52. La dificultad para conseguirlos todos de una vez tiene que ver con la escasez que hay en todo el mundo para conseguir estos y otros elementos de bioseguridad como batas, zapatos quirúrgicos o tapabocas.

Colombia está comprándoles respiradores a China y a Corea. Inicialmente el Gobierno lo intentó con Alemania y Estados Unidos, pero ambos, a pesar de ser grandes fabricantes, le están dando prelación a sus demandas internas.

 

2.Pruebas

La dificultad para hacer todas las pruebas prometidas ha radicado, primero, en la dificultad para importar los insumos, que han estado escasos por la alta demanda en el mercado mundial.

Y también en que al principio no había una descentralización de ese proceso y, por lo tanto, el laboratorio del Instituto Nacional de Salud se congestionó. Eso ha ido mejorando con la habilitación de los laboratorios de las secretarías de salud en las regiones y otras instituciones como universidades.

Sin embargo, como aún no se llega a la meta queda un interrogante grande ante la posibilidad de que el Gobierno siga flexibilizando la cuarentena, permitiendo que más sectores de la industria y el comercio sigan abriendo al tiempo que mantiene restricciones para los ciudadanos (es algo que Duque podría anunciar hoy).

Como hemos contado varias veces, un mayor número de pruebas es crucial para tener datos confiables sobre cómo se comporta el virus: desde las regiones en las que está más propagado hasta las muertes que está generando. Así que muchos expertos coinciden en que salir o flexibilizar una cuarentena debe ser una decisión que parte de tener una alta capacidad de testear a la gente.

Sin embargo, eso no pasará en Colombia, a pesar de que, en todo caso, el número de pruebas ha venido aumentando.

La razón es que el Gobierno ve unos indicadores positivos para seguir flexibilizando, siempre bajo la premisa de que si la cosa empeora vuelve a poner restricciones.

Por ejemplo, que la tasa de contagio ha bajado (antes una persona infectada podía infectar a otras dos o tres; ahora infecta a una o dos), que la tasa de mortalidad es más baja que en otros países de la región (está por el 4 por ciento y en los demás supera el 7 por ciento) y que, con altibajos, pasan cerca de 20 días para que se dupliquen los casos, lo que da una idea de la ralentización de la propagación.

(Claro que, como en el caso de las UCI, hay situaciones individuales complicadas en regiones, como por ejemplo Cartagena, en donde se triplicaron los casos en 10 días).

El epidemiólogo Carlos Álvarez, asesor del Gobierno y Coordinador para Colombia de estudios sobre Covid-19 de la Organización Mundial de la Salud, le dijo a La Silla que consideran que esas son evidencias que permiten tomar decisiones para ser más flexibles o para pensar que se puede actuar sin necesariamente llegar a toda la capacidad instalada de pruebas.

Así las cosas, la apuesta seguirá siendo testear a quien presente síntomas y, al tiempo, hacerles pruebas a grupos específicos vulnerables, como los reclusos de la cárcel de Villavicencio, la población del Amazonas, personal de Corabastos y sus barrios aledaños, y el personal de la salud.

“Si hacer muchas pruebas es la única condición para abrir, no lo vamos a hacer nunca por la restricción en su suministro. Además, con esta enfermedad no se trata tanto de hacer pruebas y aislar a los que den positivo, sino de encontrar a los contactos de esas personas y poder aislarlos también. Por eso, lo más importante es fortalecer la vigilancia epidemiológica”, le dijo a La Silla Vacía Andrés Vecino, de la Universidad de Johns Hopkins.

De hecho, es un criterio que plantea la OMS para suspender una cuarentena.

Eso pone un reto adicional porque los gobiernos locales son los encargados de coordinar el seguimiento a los casos confirmados y a sus contactos, y así como no todos han tenido la misma capacidad de respuesta para ampliar la capacidad de UCI, tampoco todos tienen los mismos recursos para hacer el seguimiento.

En la Gobernación del Cauca, por ejemplo, nos dijeron que parte de la plata que esperan que la Nación les gire necesitan invertirla en eso.

Mientras tanto, la Alcaldía de Bogotá no sólo compró 200 mil pruebas sino que dividió la ciudad en 3.229 cuadrantes a cada uno de los cuales les hace vigilancia diaria de la evolución de la enfermedad, lo que les permite hacer testeos donde más casos se están presentando.

Controlar la propagación del virus a través de la vigilancia es clave en caso de flexibilizar más la cuarentena porque, como lo prevé el mismo Gobierno y lo ratificaron los dos epidemiólogos que consultamos para esta historia, entre más gente salga a la calle el número de contactos aumentará, lo que a su vez empezará a presionar más al sistema de salud..

3.Plata

Mientras los gobernadores le piden más recursos al Gobierno Nacional, aún falta que el Ministerio de Hacienda termine de girarle al de Salud la mitad de los recursos que éste pretende destinar para las regiones.

Y todo indica que mientras la plata de la Nación no llegue a los departamentos, no estará garantizado el cumplimiento de los planes de alistamiento hospitalario, teniendo en cuenta que prácticamente todos los departamentos dependen de esos recursos para completarlos.

Compartir
0