Arranca la campaña sucia

Imagen

La contienda electoral está cada vez más reñida, y por lo tanto, cada vez más sucia.  Es de esperarse que los rumores crezcan, y que los seguidores hagan campaña a su manera. Los fanáticos de Mockus demonizan a Santos, los Santistas ridiculizan a Mockus, las cadenas de email son imparables y la creatividad para desprestigiar al contendor se agudiza. Un periodista de la Silla Vacía oyó a un taxista convencido de que Antanas Mockus acabará con el ejército, y a polistas que aseguran que eliminará las pensiones. Del otro lado, hemos escuchado gente que asegura que a Santos le gusta vestirse de mujer o que él ordenó los falsos positivos. Todo eso es normal en época de campaña.


Foto cortesía de José Luis Urrea, usuario de La Silla Vacía      

 

La contienda electoral está cada vez más reñida, y por lo tanto, cada vez más sucia.  Es de esperarse que los rumores crezcan, y que los seguidores hagan campaña a su manera. Los fanáticos de Mockus demonizan a Santos, los Santistas ridiculizan a Mockus, las cadenas de email son imparables y la creatividad para desprestigiar al contendor se agudiza. Un periodista de la Silla Vacía oyó a un taxista convencido de que Antanas Mockus acabará con el ejército, y a polistas que aseguran que eliminará las pensiones. Del otro lado, hemos escuchado gente que asegura que a Santos le gusta vestirse de mujer o que él ordenó los falsos positivos. Todo eso es normal en época de campaña.

Lo que no es normal es que campañas caras y organizadas de desprestigio e intimidación se estén organizando en diferentes partes del país contra la imágen o los seguidores de algunos candidatos. Los objetivos principales son los Verdes, que en la última encuesta de Datexco le saca 12 puntos a Santos y en la del Centro Nacional de Consultoría cinco puntos, y el Polo que a pesar de tener entre el 3 y el 5% de intención de voto sigue siendo hostigado. 

Mockus pidió hoy a sus seguidores "no dejarse provocar ni responder con la misma moneda". Petro, por su parte, vinculó esos actos con los abusos del DAS que él ha venido denunciando. La Silla Vacía llamó a la campaña de Santos para saber si habían sido víctimas de campaña sucia o si sabían quién estaba detrás de estos episodios pero no obtuvo respuesta.

Estos son algunos de los ejemplos más sucios que se han visto hasta ahora en la campaña:

 

 

  Pasacalles impostores en Cali En la mañana del 30 de abril amanecieron en la ciudad de Cali pasacalles que parecían propaganda oficial de la campaña de Mockus, con el girasol y el fondo verde que los representa con letreros que dicen "yo extraditaría a Uribe" y "yo no creo en Dios". Los letreros, que obviamente no fueron financiados por la campaña y que buscan hacerle daño a Mockus, reflejan las críticas que Santos ha estado haciendo a su mayor contrincante en público en la última semana.

En el debate del 27 de abril en City TV, Santos dijo que le parecía "muy grave" que Mockus había declarado en una entrevista con Ernesto Yamhure en Radio Z que extraditaría al Presidente Uribe. Realmente en la entrevista, Mockus dijo: "yo esperaría no encontrarme en esa situación, y si lo hago lo hago cumpliendo con la Constitución colombiana con la mejor interpretación posible en ese momento". Cuando el entrevistador le aclaró que según la Constitución esa sería una decisión facultativa del Presidente, Mockus declaró: "en la medida en que sea una facultad mía, y yo no tengo ninguna pendencia con el Presidente Uribe por ningún lado, tiengo a admirar su obra, yo esperaría que sea la justicia colombiana la que eventualmente juzgue ese tipo de acusaciones y preferiría no extraditarlo." (Oiga la entrevista aquí)

En varias otras entrevistas, Santos ha insistido que una de sus mayores diferencias con el candidato verde es que él sí cree en Dios.
  El Polo, 'hackeado' Hace varias semanas ha habido intentos de sabotaje contra la página web de Gustavo Petro. El sábado 17 la página entera había sido borrada y reemplazada por una imágen de Juan Manuel Santos. La campaña reportó el hecho a la división de crímenes informáticos de la Dijin, pero los ataques continúan, a tal punto que se vieron forzados a contratar a analistas de seguridad web para proteger la página del candidato del Polo.
 
  Vallas vetadas en Villavo Un día antes de la visita de Antanas Mockus a Villavicencio, aparecieron en la ciudad varias vallas en su contra que el alcalde consideró suficientemente "indecentes" para mandarlas a quitar. Las vallas aparecieron en dos sitios de mucho tráfico de la ciudad, en la avenida 40, en el cruce de La Estrella, y frente al monumento al coleo. En gran formato, mostraban a una caricatura de Mockus con los pantalones abajo, junto a los presidentes de Ecuador y Venezuela y 'Alfonso Cano', el comandante de las FARC. El letrero decía: "Nos bajamos los pantalones... nos dan pu' el Q... Vote Santos". Según reportó El Tiempo, fue Camilo Manrique, un empresario de la ciudad, que pagó cinco millones de pesos por los avisos y dijo que no estaba ofendiendo a nadie pero explicó que los avisos "tenían las imágenes de las tres personas más odiadas por los colombianos". El director de la campaña de Mockus en la zona dijo que además había recibido llamadas amenazantes, y un sobre de manila con una camiseta con el mismo diseño que la valla.
 
  Llamadas de mal gusto Parece que las bases de datos del Polo en la Costa cayeron en malas manos, pues hace un mes personas en Santa Marta, Valledupar, Barranquilla y Montería han estado recibiendo llamadas en las cuales les insisten en no votar por Gustavo Petro para la presidencia pues es un "terrorista y guerrillero" que "le va a entregar el país a Chávez". Incluso amenazan con hacerle daño a los que voten por él. Para la campaña, es evidente que es una estrategia organizada, posiblemente llevada a cabo desde un call center, por la cantidad de llamadas que han sido reportadas, la consistencia del mensaje que se está transmitiendo, y la amplia distribución geográfica de las amenazas.
 
  Florencia, cubierta en graffiti. Hace una semana, la capital del Caquetá amaneció cubierta de graffitis. Escrito en los muros de la ciudad, aparecieron letreros con eslógans como "Polo y guerrilla, la misma pesadilla". A diferencia de los graffitis con temas políticos que suelen 'decorar' las paredes en muchas ciudades del país, estos aparecieron todos el mismo día, con los mismos lemas. Parece haber sido una estrategia organizada.

 
Compartir
0
Preloader
  • Amigo
  • Lector
  • Usuario

Cargando...

Preloader
  • Los periodistas están prendiendo sus computadores
  • Micrófonos encendidos
  • Estamos cargando últimas noticias