Anglogold Ashanti, abriéndose campo en el Tolima

Imagen

La multinacional Anglogold Ashanti vino a Colombia para quedarse y está moviéndose estratégicamente para que así sea. Uno de sus principales propósitos en Colombia, además de sacar oro a largo plazo, es invertir en sus programas de responsabilidad social corporativa, dirigidos a las comunidades, medios, y sector de gobierno con el objetivo de cambiar la percepción que se tiene sobre la minería en Colombia y dejar su reputación empresarial en alto. Sin embargo, los críticos de esta empresa en Colombia han señalado que bajo sus políticas, más que 'gobernabilidad', se está promoviendo una 'compra de conciencias'.

La multinacional Anglogold Ashanti vino a Colombia para quedarse y está moviéndose estratégicamente para que así sea. Uno de sus principales propósitos en Colombia, además de sacar oro a largo plazo, es invertir en sus programas de responsabilidad social corporativa, dirigidos a las comunidades, medios, y sector de gobierno con el objetivo de cambiar la percepción que se tiene sobre la minería en Colombia y dejar su reputación empresarial en alto. Sin embargo, los críticos de esta empresa en Colombia han señalado que bajo sus políticas, más que 'gobernabilidad', se está promoviendo una 'compra de conciencias'.

Dentro de sus programas de responsabilidad social corporativa, el rubro más importante de sus gastos va para las comunidades que se verían afectadas por sus proyectos de minería y sobre las cuales Anglogold busca la 'licencia social' del proyecto. En este caso, para la aceptación del proyecto de minería de oro en La Colosa, en Cajamarca Tolima, la multinacional sudafricana se está sudando la camiseta. En total, esta empresa ha invertido cerca de 250 millones de dolares en Colombia.

Actualmente tienen 24 proyectos en curso que incluyen la financiación para pintar las escuelas del municipio de Cajamarca, arreglar sus vías, e inclusive financiaron parte de la compra de la primera ambulancia de Cajamarca. Están promoviendo diferentes proyectos agropecuarios, patrocinan al equipo de fútbol Deportes Tolima y el Festival Folclórico del departamento. Y ahora, también están haciendo viajes pedagógicos.

Desde finales de 2009, esta multinacional comenzó una campaña intensiva de relaciones públicas parar mostrar casos de minería responsable en el mundo. Anglogold, con el apoyo del Instituto Brasilero de Minería (Ibram) ha invitado a ambientalistas, periodistas, directores de medios, empresarios, políticos y gobernantes a sus minas de oro en Brasil. El objetivo del viaje es conocer cómo funciona la empresa e informarles a sus invitados el tipo de proyecto que quieren realizar en la mina de La Colosa.

Por cuenta de la empresa y el Ibram, el alcalde de Cajamarca, y varios concejales y diputados de la región han viajado al estado Minas Gerais a charlas informativas y tours sobre Anglogold en sus minas en Brasil. Además de periodistas locales como Rubén Darío Correa, de la emisora La Cariñosa de RCN, también han comenzado a invitar a periodistas de medios nacionales tanto a Brasil como ahora a Sudáfrica, donde de paso podrán gozar del Mundial. Silverio Gómez, el director de revista Poder, quien no pudo viajar anteriormente, irá en el próximo viaje de la Anglogold con varios colombianos más a Brasil. Y periodistas de Semana, La República y El Tiempo también fueron invitados.

“La minería moderna representa no sólo una oportunidad económica a través de regalías, impuestos, compras locales, desarrollo de servicios e infraestructura, sino que hoy por hoy, debe dentro de su responsabilidad empresarial, asegurar su complementariedad con las actividades existentes en la zona de influencia”, dijo Ramiro Santa, vicepresidente de asuntos corporativos de Anglogold.

Estas invitaciones, a pesar de ser públicas, poco se publicitan. En los medios poco se habla de ello aunque para los empresarios estos tours no tienen nada de malo. Pero los antecedentes de Anglogold en la zona y los temores ambientales que genera la explotación de oro a cielo abierto, son elementos que juegan en contra de Anglogold para algunas personas. (ver artículo relacionado)

"Colombia es un país con minerales, pero no es un país minero, tiene que aprender a ser minero en una forma sostenible, de tal forma que le agregue valor a todo el mundo", Ramiro Santa, vicepresidente de asuntos corporativos de Anglogold Ashanti.
La mina de La Colosa en Cajamarca, Tolima, uno de los proyectos mineros más grandes e importantes para Colombia en los próximos años, está quieta en su fase exploratoria mientras pasa el Fenómeno del Niño. 

 

"Ellos están llevando a la gente a Minas Gerais y les muestran una mina pequeña que sólo tiene 10 hectáreas de exploración, y no el tipo de explotación que ellos quieren hacer en Cajamarca”, dijo el senador del Polo Guillermo Alfonso Jaramillo, uno de varios que se ha opuesto al proyecto desde el Congreso.

“Allá les dicen que manejan bien el medio ambiente y les muestran cómo reforestan. Pero los casos de minería en Argentina, Perú, Guatemala o México muestran lo contrario”, dijo el senador Jaramillo a La Silla Vacía.

"A nosotros nos va a tocar movilizarnos porque el gobierno es negligente y no los sanciona", dijo el senador del Polo, quien ya tiene previstos otros debates en el Congreso sobre este tema.  

Sin embargo, no todos le ven algo malo a esto. "Yo creo que están acostumbrados a hacer acercamientos y acompañamientos sociales a la comunidad", dijo Marcela Meñaca, presidenta de la Asociación para el Desarrollo del Tolima, quien viajó a Brasil en enero de este año y dijo a La Silla que el viaje fue bueno para desmitificar el daño ambiental que produce este tipo de minería. "Fuimos al a mina, visitamos la planta, oimos todo y vimos todo".

El permiso ambiental y la división en la región

Anglogold tiene en sus manos uno de los nueve proyectos de explotación minera más importantes para el futuro cercano de Colombia. Las reservas de oro de La Colosa se calculan en más de 12 millones de onzas, con capacidad de producción de 700.000 onzas de oro anuales.

Y desde mayo del año pasado Anglogold tiene un permiso ambiental exclusivo para hacer exploraciones de oro en 6.39 hectáreas de la Reserva Forestal Central, en el municipio de Cajamarca.

Este permiso otorgado en 2009 por el Ministerio de Ambiente, Vivienda y Desarrollo Territorial ha generado mucha polémica, a pesar de que en su resolución la autoridad ambiental expresa que una vez terminen los estudios de exploración, las hectáreas recuperarían su condición de reserva forestal. (Ver artículo del senador Jorge Enrique Robledo sobre el tema)

El Ministerio también dijo que a través de esa resolución no estaba obligado a otorgar la licencia ambiental para la futura explotación de La Colosa. Pero todos sospechan que la explotación será inevitable.

Cortolima, la autoridad ambiental de la región, impugnó la resolución del Ministerio de Ambiente y pidió su revocatoria para evitar que continúe la fase exploratoria. Sus razones son principalmente ambientales.

El desafío ambiental

Desde que llegó la Anglogold al Tolima en 2006, todo el mundo teme o añora el boom del oro. Y esto ha generado una división en la región. Por un lado, están los grandes defensores del agua y por el otro, los que creen que Anglogold traerá empleo y desarrollo.

“Sólo Cajamarca tiene 15 títulos mineros aprobados por el Ministerio de Minas de Colombia. Pero el Tolima no es sólo un departamento minero, sino que se precia de ser la “despensa agrícola de Colombia”, dijo el alcalde de Cajamarca (ver video).

El gremio de los arroceros se ha opuesto a La Colosa porque temen que Anglogold se chupe toda el agua y afecte sus cultivos.

"En un día se necesitan entre 50 mil y 70 mil metros cúbicos de agua para explorar 70 mil toneladas de piedra, según se quiere hacer en La Colosa”, dijo el senador del Polo Guillermo Alfonso Jaramillo a La Silla.  Y como Cajamarca es un nacedero de ríos que surte al Tolima, todos temen, adicionalmente, que el agua sea envenenada por cianuro. En mayo de este año este tipo de minería a cielo abierto fue prohibida en la Comunidad Europea. 

Además, el problema ambiental podría ser aún peor porque Cajamarca, como pocos sitios en el mundo, tiene nacederos de agua en sus páramos, zonas que la legislación ambiental protege especialmente.

“La Colosa no impactaría la zona agrícola de la meseta del este de Ibagué, ni el acueducto alterno que se tiene previsto para la ciudad”, dijo Ramiro Santa. “Las cantidades de agua de las que se está hablando son tan pequeñas que serían fácilmente mitigables y compensables. Tampoco habría impacto en términos de calidad”.

La decisión final sobre el destino de esta zona la tomará el Ministerio de Ambiente dentro de varios años, cuando termine la fase exploratoria de Anglogold. Y para entonces, dependiendo de cómo se le mire, la gente con capacidad de influir sobre el futuro de la región tendrá -gracias a las actividades de 'gobernabilidad' de la minera sudafricana- más elementos para respaldar o rechazar el proyecto.

*Estuvimos llamando durante una semana a Anglogold para entrevistarlos para esta nota, pero la oficina de prensa de esta empresa, aunque parecía interesada en esta publicación, no logró ponernos en contacto con Ramiro Santa, vicepresidente de asuntos corporativos de Anglogold.

 

 

Compartir
0
Preloader
  • Amigo
  • Lector
  • Usuario

Cargando...

Preloader
  • Los periodistas están prendiendo sus computadores
  • Micrófonos encendidos
  • Estamos cargando últimas noticias