Los insultos sexistas en Twitter deben cesar

Html

OLU (1).jpg

A las mujeres políticas les lanzan ofensas por dos lados, como políticas y como mujeres. Pero, a diferencia de los hombres, sólo a ellas se les rebaja e insulta por su condición de sexo.

Cuando empezó Twitter, hacia 2008, muchos creyeron que sería un espacio de deliberación interesante, como habían sido los blogs. Se suponía que iba a ser un espacio aun más horizontal de discusión, y que el nivel político aumentaría en calidad. En realidad, y como lo demuestra la experiencia Trump, Twitter es también un arma digital que les sirve a los explotadores del odio, empobrece el debate y tiene consecuencias en el mundo real.

Quien se asome al Twitter político colombiano se impresionará con el grado y cantidad de injurias que “animan” el debate político. Van y vienen madrazos, enfermedades venéreas, insultos y los infaltables adjetivos para calificar al bando rival (los más usuales: “paraco”, “mamerto”, “guerrillero”, “narco”, “terrorista” y combinaciones entre estos). Twitter es uno de los espacios virtuales donde más se agitan las pasiones tristes de que hablaba Spinoza, donde la violencia y el odio hacen carrera y dan popularidad. Los buenos trinos se pierden en ese fango que nadie parece muy animado a limpiar.

En esta columna me quiero referir exclusivamente a las injurias sexistas, es decir, a los insultos por razón del género. Estos insultos se suman a los agravios “políticos”. La particularidad de los insultos sexistas es que son dirigidos exclusivamente a las mujeres, mientras que los agravios “políticos” se dirigen por igual a hombres y mujeres. Es decir que a las mujeres políticas les lanzan ofensas por dos lados, como políticas y como mujeres. Pero a diferencia de los hombres, sólo a ellas se les rebaja e insulta por su condición de sexo.

El repertorio de las injurias sexistas es conocido: se ataca a las mujeres por su edad o por su aspecto físico. Se les ataca por su supuesta debilidad mental. Se les ataca por su sexualidad (real o atribuida, eso no importa). Si son homosexuales, se les ataca aun más violentamente por su orientación sexual.

Las injurias sexistas explotan en intensidad y número a partir del momento en que hay una figuración política. Cuando una mujer tiene cierta posición, por ejemplo cuando es candidata a la presidencia o cuando tiene un papel importante en la vida política, se expone ya no a matoneo ocasional, sino a una artillería de ataques sexistas. Anteriormente, cuando no había redes, “sólo” recibía los ataques de la prensa. Hoy recibe en su celular, a cualquier hora, centenares de insultos que no tienen nada que ver con su actuar político, sino con su aspecto físico, su edad, su orientación sexual, etc.

Estos ataques en forma operan también como advertencia: es evidente que otras mujeres que quieran participar en el debate político ven a qué se exponen si buscan algún tipo de protagonismo. La lección es sencilla: es preferible tener bajo perfil. Por eso, no es tan sorprendente que la jerarquía de la vida política siga estando dominada por hombres. El costo psíquico y emocional de involucrarse de manera visible en la política es mucho más elevado para las mujeres que para los hombres.

A continuación presento una selección de estos trinos infames. Como se verá, vienen de todos los campos (no se limita a las antípodas ideológicas) y medios sociales (no se limita a la gente de menor educación). Algunas de las cuentas que escriben estos trinos son de personas cubiertas por el anonimato, gente que nunca se atrevería a dar su nombre ni poner su cara para escribir lo que escriben; esos son los insultos más abyectos. Pero muchas otros son escritos por personas que se consideran ciudadanos virtuosos. ¿Lo hacen adrede, o no saben que son misóginos? Lo cierto es que este tipo de injurias pululan en todas las “conversaciones”: como si este "topos", el insulto sexista, garantizara visitantes y animación.

Por razones sociológicas evidentes, los más preocupantes son los insultos dichos o impulsados en cuentas muy seguidas. Pienso en los “influenciadores”, en periodistas o humoristas, en escritores y en políticos. A continuación, pego varios de estos insultos, a sabiendas de que los hay mucho peores. Al final del este recorrido, el lector podrá leer una conclusión, que es una invitación a cambiar de prácticas. Debo también decir que hacer esta recopilación me generó malestar y desazón: creo que muchas mujeres hemos padecido algún insulto machista, y lo que menos queremos es que nos lo recuerden. Me disculpo con las mujeres injuriadas por reproducir estos trinos. Creo, sin embargo, que es importante hacerlo, para que se tome conciencia del problema.

Es sabido que insultar a las mujeres por su edad es una típica injuria machista. Sin embargo, es un método común:

olu1

olu2

A los hombres políticos de la misma generación no se les ataca sistemáticamente por su edad, ni se mencionan las condiciones de su próstata: 

olu3

 olu4

Maltratar por el aspecto físico es algo muy frecuente en Colombia. Es un tipo de matoneo infantil y fácil. Y aunque mucho se ha hablado sobre la belleza como criterio de valoración machista, sigue siendo una variable muy arraigada. Estos trinos corren por cuenta del editor de un centro de información periodística, de un famoso periodista y de un docente universitario:

olu5

olu6

olu7

olu8

Insultar a una mujer por su supuesta conducta sexual es una ofensa misógina recurrente. Se ha hecho mucho con Piedad Córdoba (primer trino), se sigue haciendo hoy con otras mujeres de figuración política, como en la cuenta de un señor que afirma ser periodista, escritor, fotógrafo y consultor de medios (segundo trino):

Olu9

olu10

He observado una mayor frecuencia de ultrajes sexistas en cuentas de hombres que en cuentas de mujeres. Pero también he notado cómo los insultos proferidos por mujeres se refieren muy a menudo a la moral sexual, como lo ilustra esta mujer que, por lo demás, exhibe sus valores religiosos en otros trinos:

olu11

El sexismo no es exclusivo de las generaciones mayores, como se ve en el trino de esta joven:

olu12

La “explicación” machista según la cual las opiniones o conductas de las mujeres no son fruto de su cabeza sino de sus hormonas es muy frecuente:

olu13

A las mujeres que hablan se les manda callar; se considera que no tienen argumentos sino “berrinches”; sus consideraciones confirman su “debilidad mental” o su “locura”.

olu14

olu15

  olu16

En el mismo registro, un insulto frecuente es acusar a las mujeres en la política de “gritonas” o de una serie sinónimos. Este tipo de trinos son muy frecuentes:

olu17

olu18

Un registro más abyecto de insultos sexistas son los que se dan en contra de Claudia López y de Angélica Lozano. La suma de misoginia y lesbofobia da lugar a un feo récord en materia de ignominia. La serie es larga, esto es apenas una pequeña muestra, como el trino de este señor, que se presenta como un "popayanejo, abogado y civilista":

olu19

Se ha comentado en redes que el ex director del periódico institucional titulado "Humanidad" durante la alcaldía de Petro confunde a Claudia López con un hombre:

olu20

Esta atribución de masculinidad a Claudia López se ha vuelto un “motivo” en redes:

olu21

olu22

Los autores de estos trinos se presentan como grandes humanistas. Este señor, por ejemplo, afirma que es un escritor, pensador, creador, etc.:

olu23

Incluso la escritora Carolina Sanín cae en la ofensa homófoba:

olu24

Otro tema exclusivamente lesbófobo, muy frecuente en Twitter, es hablar de la “lengua” de Angélica Lozano. Esto ha trascendido las redes de Twitter y ocupa también a youtuberos y otros influenciadores: 

olu25

O este señor, columnista del portal de opinión de derecha “Parche del capuchino”:

olu26

El sustantivo "lesbiana" se usa a menudo como un insulto, como en la frase de un ingeniero y naturista, o en la popular cuenta de un uribista bogotano :

olu27

olu28

Claudia López es un objeto de matoneo constante por su supuesta apariencia física “masculina”. Muchos twitteros que se presentan como personas “decentes” usan término ofensivos:

olu29

La animalización de las mujeres es frecuente. Además del “burra”, aparecen otros términos:

olu30

olu31

olu32

Las ofensas machistas no tienen un color político exclusivo. Como se ve, no son tampoco exclusividad de gente con poca educación. En todo el espectro político y social hay insultos misóginos y homófobos. 

Esto escribe un defensor de las fuerzas militares: 

olu33

El que acá firma, “Fidel Castaño”, es un petrista:

olu34

Este señor es un católico que, cuando no está reenviando trinos del Papa, escribe:

olu35

Esta es una cuenta anónima que se identifica con el pueblo oprimido:

olu36

Esta es una cuenta uribista:

 olu37

Twitter no es utilizado en Colombia por la mayoría de los colombianos, pero sí es utilizado por toda la clase política y por el conjunto de los periodistas colombianos. El Twitter político colombiano constituye un “campo”, en el sentido del sociólogo francés Pierre Bourdieu: se circunscribe la acción de los individuos en determinada actividad (la disputa política), con reglas de juego propias y según intereses específicos. En ese sentido, Twitter sí es representativo del nivel de deliberación política y del repertorio de argumentos. En ese “campo”, hoy en día, la injuria sexista tiene vía libre, como se ve en estos trinos y como lo podrían confirmar muchas mujeres involucradas en la vida política.

Es posible que muchos de quienes escriben estos trinos se consideren feministas, o defensores de las mujeres. Pero como lo muestran la transversalidad de las injurias, su alta recurrencia y su nivel ofensivo, el machismo es una estructura social y mental muy arraigada. Es difícil tomar conciencia si el grupo en su conjunto repite y celebra esos mecanismos. Son necesarias acciones fuertes, campañas mediáticas y una reflexión crítica por parte de los “influenciadores” para acabar con el insulto sexista en Twitter. Sería un primer paso.

Temas destacados

Este espacio es posible gracias a

También puedes leer

*Este es un espacio de opinión y debate. Los contenidos reflejan únicamente la opinión personal de sus autores y no compromete el de La Silla Vacía ni a sus patrocinadores.

Compartir
0
Preloader
  • Amigo
  • Lector
  • Usuario

Cargando...

Preloader
  • Los periodistas están prendiendo sus computadores
  • Micrófonos encendidos
  • Estamos cargando últimas noticias