Uso de cookies

La Silla Vacía usa Cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Al continuar navegando acepta nuestra política.

listo

Por Tatiana Velásquez Archibold · 19 de Mayo de 2015

6345

0

Los liberales que tienen la Gobernación de San Andrés Islas rompieron el trapo rojo y están a punto de llevar dos candidatos en las locales de octubre: uno con el aval oficial liberal y otro que, sin partido que lo avale, podría terminar en brazos del viejo PIN y del cuestionado exrepresentante sucreño Yahir Acuña, quien visitó la isla para reunirse con ese aspirante.

Las fuerzas rojas en disputa son las del actual representante liberal por San Andrés Jack Housni, quien llevará a su hermano Ronald y ya consiguió el aval del liberalismo; y la de un grupo de disidentes que está en desacuerdo con el aval para los Housni y apoyarían al exsecretario de Hacienda Everth Hawkins. Aunque con la entrada en escena de Yahir, La Silla conoció que algunos de ellos, como el exgobernador Álvaro Archbold, tienen dudas de apoyarlo si a su campaña se une el polémico Acuña.

Lo que La Silla supo es que Hawkins, el aspirante que podrían llevar los disidentes liberales, se reunió hace dos semanas en el Club Náutico de la isla con Acuña. Hawkins nos dijo que Acuña lo quería conocer, que la reunión no duró más de dos horas y que no entiende el “miedo que ha despertado ese encuentro”, aunque nos confirmó que está esperando el aval de Opción Ciudadana (el viejo PIN).

El aspirante también nos contó que le había pedido el aval a ese partido antes de conocer a Yahir Acuña y que contactó a la senadora Doris Vega (esposa del parapolítico Luis Alberto 'el Tuerto' Gil, fundador de la colectividad) porque no encontró las puertas abiertas en el liberalismo ni en el uribismo.

Una fuente conocedora en el viejo PIN nos confirmó que Yahir y el Tuerto, quienes ahora son aliados políticos, están interesados en poner candidatos en San Andrés y en el departamento de Córdoba, y que precisamente por eso visitaron la isla. 

A Everth Hawkins (de pie y con camiseta amarilla) Opción Ciudadana lo avalará por la Gobernación de San Andrés e irá en coalición, dice el aspirante, con otros grupos pequeños a los que los grandes partidos les han hecho matoneo. Fotografía del diario El Isleño.
Con el encuentro entre Yahir Acuña y Everth Hawkins, en San Andrés comienzan a decir que Yahir ahora extiende su poder apuntándole a la isla.

Con 3.292 votos al Senado en las pasadas legislativas, el Partido Liberal es la fuerza más grande hoy en San Andrés, pero no la única. Hay otro clan fuerte, pues tiene al segundo representante al que tiene derecho la isla en el Congreso: se trata de la casa Gallardo con el representante Julio Gallardo Archbold, del Movimiento de Integración Regional, y que jugará con la exgobernadora Susanie Davis Bryan. Esta fuerza es opositora a los liberales y de hecho, con la misma Susanie, perdió hace cuatro años la Gobernación frente a los rojos.

Para avalar su aspiración a la Gobernación, Susanie recoge desde el fin de semana 20 mil firmas -necesita al menos 10 mil- después de que en 2006 el IR perdió su personería jurídica.

Entre los adeptos a la gestión de Susanie como gobernadora hay quienes le destacan "haber encauzado el saneamiento fiscal del departamento, que lo recibió en Ley 550". Mientras que sus detractores le cuestionan el manejo que su administración le dio a la concesión del muelle de la isla al entregárselo, por 20 años, a la compañía Howard & CIA.

Susanie también es recordada por haber tenido que renunciar a la dirección administrativa de la Cámara de Representantes en 2006 por un contrato de 1.940 millones de pesos -más los 60 millones de interventoría- para la compra de computadores portátiles para los miembros de esa corporación. Cada equipo, sumándole las licencias y la impresora, terminaría costando unos 10 millones de pesos. El escándalo también salpicó al representante Julio Gallardo, quien la nombró en ese puesto. El entonces vicepresidente Francisco Santos aseguró que se trataba de un “regalo envenenado”.

La cuarta fuerza en la pelea por la Gobernación es el diputado de Cambio Radical Jorge Méndez, quien está a la espera del aval por esa colectividad. Un miembro del partido en Bogotá dijo que lo que faltaba para darle el aval eran trámites de rutina, pero confirmó que han recibido la propuesta del representante Housni de no llevar candidato propio sino entrar en coalición con La U y los liberales por su hermano Ronald.

San Andrés, con unos 75 mil habitantes y un censo cercano a los 47 mil votantes potenciales, tendrá al menos dos billones de pesos en sus arcas durante los próximos cuatro años, es decir, el dinero que en un año maneja un Distrito como Barranquilla. A esos recursos del presupuesto se sumarán por primera vez los 70 millones de dólares provenientes del Banco Interamericano de Desarrollo que la isla recibirá dentro del Plan Archipiélago, y que serán administrados por Findeter y ejecutados con gestión departamental.

Con este plan, el gobierno de Juan Manuel Santos buscó calmar los ánimos entre los isleños y mitigar los efectos que sobre la economía nativa produjo el fallo de La Haya el 19 de noviembre de 2012, cuando la Corte Internacional de Justicia despojó a Colombia de unos 75 mil kilómetros cuadrados de Mar Caribe.

La pelea con los Housni
Conocido en San Andrés el aval rojo a Ronald Housni, un grupo de liberales isleños armó disidencia para rechazar la decisión. Algunos como el exgobernador Álvaro Archbold (el segundo de izq. a der.) ya habían manifestado su inconformidad desde 2010 con las decisiones del Partido Liberal.
Ronald Housni, hermano del representante liberal Jack Housni, irá por la Gobernación de San Andrés con el respaldo de La U y el Partido Liberal.

Con el aval anticipado que el Partido Liberal le dio en abril a Ronald Housni, exgerente de la Sociedad Productora de Energía de San Andrés (Sopesa), los ánimos entre un sector de la isla se caldearon porque señalaron que ese respaldo fue dado a dedo y desconociendo a los raizales. Además acusaron a los hermanos Housni de querer capturar el Estado en el departamento. 

Ronald cuenta también con el apoyo del Partido de La U. Las aspiraciones políticas de él y su hermano, el representante Jack, han sido rechazadas por el grupo de los hoy disidentes. "No está bien que el hermano del representante Housni sea ahora aspirante a la Gobernación",  nos dijo uno de los isleños consultados.

En una carta que enviaron el 23 de abril a la Dirección Nacional Liberal y en rueda de prensa, estos isleños (el exdiputado Leroy Bent, el exsecretario Everth Hawkins y el exgobernador Álvaro Archbold, entre ellos) aseguraron que el aval fue impuesto desde Bogotá “de manera unilateral y sin tener en cuenta las diferentes bases y dirigentes del Partido en San Andrés, Providencia y Santa Catalina”. Además, invitaron a los liberales de la isla a desconocer “un proceso irregular, oculto y encubierto en la fría capital del país”.

El descontento por el aval rojo se remonta a marzo pasado, cuando Christian Harvey Corpus, gerente regional del Banco Popular de San Andrés, el hoy aspirante Everth Hawkings y el exdiputado Arlington Lee Howard comenzaron a reunirse para acordar quién de ellos sería el contendor con el que buscarían frenar en Bogotá el aval que desde febrero se rumoraba obtendría Ronald Housni. A esas reuniones también comenzó a asistir el exdiputado Bent Archbold.

“Leroy se les pegó al final porque se le metió que quería ser gobernador de San Andrés”, le dijo a La Silla una fuente conocedora de la política sanandresana.

Como parte de ese bloque de fuerzas en contra de los Housni, ese grupo viajó a Bogotá para reunirse con la Dirección Nacional. En la misma reunión también estuvieron el pastor Raymond Howard, líder de un movimiento raizal, y Lyle Newball, liberal y oftalmólogo.

Uno de los asistentes a la reunión comentó que antes del encuentro una senadora liberal (cuyo nombre prefirió no precisar la fuente) les había manifestado que el aval ya estaba definido para los Housni, pero que debían seguir adelante con la agenda porque “la peor diligencia es la que no se hace”. En la mesa estuvieron el senador Horacio Serpa, el secretario general del partido Héctor Olimpo Espinosa, el representante a la Cámara por Antioquia Jhon Jairo Roldán y la senadora Sofía Gaviria.

Consultado sobre las reacciones que ha producido el aval a su hermano, el representante Jack Housni aseguró que el liberalismo en la isla sí está unido porque hay consenso entre él, los diputados liberales y la gobernadora Aury Guerrero Bowie (quien es de las entrañas de Leroy Bent Archbold) sobre la candidatura de Ronald.

Housni también manifestó que a él y a su hermano no los pueden desconocer como nativos de San Andrés porque sus padres están en la isla desde 1957 (Los hermanos Housni son hijos de padre sirio, nacionalizado colombiano, y viven hace años en la isla). “Nacimos en Barranquilla porque no había hospital, pero a los cinco días ya estábamos de vuelta”, comentó.

A Ronald le critican también no tener la suficiente formación en administración pública para aspirar a gobernar el departamento. Ante ello Jack dijo que si bien eso es cierto a él no se le puede desconocer su “criterio gerencial inmejorable”.

Ronald Housni fue contactado por La Silla, pero no respondió nuestros mensajes.

La pelea entre esas dos fuerzas rojas le abrió la puerta al viejo PIN, que escasamente sacó allí 234 votos a Senado en las pasadas legislativas, para que posiblemente juegue con candidato propio.

Mientras las piezas de este rompecabezas electoral terminan de acomodarse, en los foros en Facebook los sanandresanos piden que su isla recupere la seguridad que algún día tuvo y que su mar de siete colores deje de ser ensuciado con la droga que transportan los grupos al margen de la ley.

CONTEXTO

Las historias más vistas en La Silla Vacia