Uso de cookies

La Silla Vacía usa Cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Al continuar navegando acepta nuestra política.

listo

Por Héctor Riveros · 21 de Mayo de 2016

2115

7

Cuando aparentemente estamos cerca de la firma del acuerdo final para dar por terminado el conflicto con las Farc y es público casi el 80% de lo que sería su contenido, surge como gran triunfadora la Constitución de 1991, que contrario a lo que cualquiera hubiese podido imaginar que pasaría va a salir prácticamente incólume. En la práctica, 25 años después, a ese “tratado de paz” que construyeron todas las fuerzas políticas y sociales del país se le están sumando los actores armados que aún no lo habían hecho.

Lo natural hubiese sido que en un proceso como el que llevan el Gobierno colombiano y la guerrilla de las Farc lo que se pactara fuese una profunda reforma constitucional. Así ha ocurrido en prácticamente todos los acuerdos para terminar conflictos de la dimensión del nuestro. Incluso en Colombia, aunque ese resultado no se pactó con las guerrillas, de alguna manera la negociación que se hizo con el M 19, el EPL y otras organizaciones derivó en la expedición de una constitución completamente nueva.

 

El Frente Nacional que es el acuerdo de paz más profundo que hemos hecho los colombianos terminó con una reforma constitucional que cerró el sistema político a cambio de que liberales y conservadores dejaran de matarse. Los centenares de miles de víctimas nunca se repararon y los delitos quedaron todos en la impunidad, pero se cambió la Constitución para compartir el poder entre los contendientes durante una fase de transición.

Resulta muy llamativo que lo que se acuerde para terminar un conflicto de más de 50 años, en el que el delito base consiste en levantarse en armas para suprimir o modificar el régimen constitucional o legal vigente lo que se acuerde no sea modificar al menos una de las líneas de construcción de ese orden constitucional.

La constatación es más interesante en medio de un agrio debate en el que los opositores del proceso lo califican de “golpe de estado” e incluso algunos de quienes lo han defendido se rasgan las vestiduras por el procedimiento que se escogió para formalizar jurídicamente el acuerdo que lo califican de asalto a la Constitución. Ya Álvaro Gómez, que después presidió la Asamblea Constituyente, había calificado el documento en el que se plasmaba el procedimiento propuesto para modificar entonces la Constitución, como el plan para asaltar una joyería.

Para cumplir lo que se ha acordado en La Habana se necesitan hacer dos o tres adiciones constitucionales, todas ellas transitorias y que no cambian sustancialmente ni el sistema político, ni el régimen territorial, ni el sistema de controles o de separación de poderes, o el capítulo de los derechos y sus mecanismos de protección. Hay que autorizar la adopción de una jurisdicción especial para investigar y juzgar los delitos que se hayan cometido en el marco del conflicto y permitir que se creen unas curules adicionales en la Cámara de Representantes para dar representación a los territorios especialmente afectados por el conflicto.

El cambio más significativo será el de la organización electoral. Habrá que eliminar el Consejo Electoral y crear un organismo independiente de los partidos, pero eso ya será por iniciativa de los actores políticos y no como consecuencia necesaria del acuerdo de La Habana.

Lo demás son modificaciones legales o la adopción de políticas públicas dirigidas a hacer efectivos los principios constitucionales adoptados en el 91. No hay mayor prueba de la solidez de una constitución que la de superar la negociación de las condiciones para que un grupo que pretendía suprimir o modificar el régimen constitucional cese en su pretensión.

Las FARC y el uribismo han coincidido en que quieren una Constituyente pero ninguno de los dos ha atinado a decir que cambios propondrían a la Constitución. La guerrilla dice que no quiere la Constituyente para modificar la Carta sino para “ratificar” los acuerdos y el uribismo la propone, como diríamos coloquialmente, por joder, para ver que sale de ahí y claro dirán que es muy importante modificar el tema de la justicia o cualquiera, otro, pero están –como casi siempre- “cañando”, no porque crean sinceramente que alguno de los problemas colombianos del presente se resuelva con cambios constitucionales.

"Las Farc y el uribismo han coincidido en que quieren una Constituyente pero ninguno de los dos ha atinado a decir que cambios propondrían a la Constitución.”

Héctor Riveros

Hace 25 años, en cambio, era claro que había que cambiar el pacto del Frente Nacional y abrir la sociedad y la política al reconocimiento y respeto a la diferencia, que había que promover nuevas fuerzas políticas, que había que reformar el diseño del equilibrio de poderes porque se había concentrado mucho poder en el Presidente y etc, etc, pero especialmente había que legitimar un nuevo pacto. Ahí se metieron todos, faltaban las Farc y eso fue lo que aceptaron hacer con el acuerdo para “blindar” los acuerdos dado a conocer el fin de la semana pasada.

No habrá mejor celebración de los 25 años de la Constitución que la firma del acuerdo con la guerrilla de las Farc.

Se completará el círculo de lo que, en ese momento, invocando a Bobbio, la Corte Suprema de Justicia llamó un “tratado de paz”.

Los opositores al proceso de paz dirán, contra toda evidencia, que al contrario se violentó el pacto y los detractores de la Constitución recordarán que se han aprobado decenas de actos legislativos en estos años para demostrar que de la Carta de entonces queda poco. Falso, ni lo uno, ni lo otro, lo único cierto es que si alguien hace un escrito explicando los elementos esenciales de la Constitución colombiana tendrá que consignar los mismos que hubiera tenido que escribir hace 25 años.

Comentarios (7)

DIDUNDI

21 de Mayo

3 Seguidores


Desde q tengo uso d razón oigo hablar d los “retazos d la constituci...+ ver más


Desde q tengo uso d razón oigo hablar d los “retazos d la constitución dl 91” y en la q Furibe metió su dosis para reelegirse.
Riveros dice q nada ha pasado con ella, x lo q invito a los q “MAS SABEN”….,o x lo menos al más hablador d todos(3 en 1, para los q recién entran a la audiencia léase Gato, Lechatnoir, Aristizabal), una explicación dl xq’ se oye siempre hablar d “los retazos”. Eso, si logra ser un poco objetivo.
Cuáles son los puntos d inflexión donde se supone hay el quiebre a la carta magna.
Coda: Riveros tiene una cana mal parqueada.

Desde q tengo uso d razón oigo hablar d los “retazos d la constitución dl 91” y en la q Furibe metió su dosis para reelegirse.
Riveros dice q nada ha pasado con ella, x lo q invito a los q “MAS SABEN”….,o x lo menos al más hablador d todos(3 en 1, para los q recién entran a la audiencia léase Gato, Lechatnoir, Aristizabal), una explicación dl xq’ se oye siempre hablar d “los retazos”. Eso, si logra ser un poco objetivo.
Cuáles son los puntos d inflexión donde se supone hay el quiebre a la carta magna.
Coda: Riveros tiene una cana mal parqueada.

Desde q tengo uso d razón oigo hablar d los “retazos d la constitución dl 91” y en la q Furibe metió su dosis para reelegirse.
Riveros dice q nada ha pasado con ella, x lo q invito a los q “MAS SABEN”….,o x lo menos al más hablador d todos(3 en 1, para los q recién entran a la audiencia léase Gato, Lechatnoir, Aristizabal), una explicación dl xq’ se oye siempre hablar d “los retazos”. Eso, si logra ser un poco objetivo.
Cuáles son los puntos d inflexión donde se supone hay el quiebre a la carta magna.
Coda: Riveros tiene una cana mal parqueada.

Dianacrush

23 de Mayo

0 Seguidores

Amigo, tengo poco tiempo leyendo este espacio a profundidad, (quizás 1 mes o ...+ ver más

Amigo, tengo poco tiempo leyendo este espacio a profundidad, (quizás 1 mes o un poco más, en el que dedico unas horas detenidas de lectura diaria y religiosa), añado que conozco hace unos 4 años por recomendación de la U la pagina, y que insisto, no quisiera de forma alguna hacer alarde de lo que no sé, sobre todo respetando su opinión, aceptando que no soy literata ni funcionaria de la RAE, creo que estaremos de acuerdo en que podríamos hacerle un favor a este espacio "sui generis" que tanto nos aporta, con algo simple :
intentando darle un mejor uso a las palabras, puntos y comas, le vendrían fenomenalmente porque a veces se me dificulta leerlo por ese caudal de "x q .... mayúsculas" y le restan seriedad a sus planteamientos. Espero no le parezca impertinente.

Elizabeth Prado

21 de Mayo

7 Seguidores

Wow, qué desinformación! La propuesta de incorporar los acuerdos a la Consti...+ ver más

Wow, qué desinformación! La propuesta de incorporar los acuerdos a la Constitución implica agregarle cientos de páginas, redactadas a manera de ensayo. ¿Quién interpreta eso? Carece de toda técnica jurídica. Durante miles de años las sociedades han tratado de codificar normas de conducta y después de toda esa experiencia, se redactaron normas como las que conocemos hoy en día. Por favor, algo de sensatez. No es formalismo. Con la Constitución no se juega, porque se desorganiza la sociedad. Si nadie sabe cuáles son las reglas del juego de su Estado, ¿qué derecho puede exigir?

juan manuel rodríguez. c.

22 de Mayo

1 Seguidores

El tema no es de poca monta. Se trata de esclarecer las relaciones que caben e...+ ver más

El tema no es de poca monta. Se trata de esclarecer las relaciones que caben entre el marco jurídico constitucional y los hechos que han creado y van a seguir creando las distintas negociaciones que el Estado colombiano ha tenido con los grupos armados insurgentes a lo largo de más de 50 años.

HÉCTOR RIVEROS, ex-Secretario de Gobierno de la primera administración PEÑALOSA aboga porque se haga al igual que en 1991 una profunda reforma constitucional. Como ello no es lo que va de la mano del Acuerdo de paz próximo a firmarse entre la Administración SANTOS y las FARC, el autor del escrito dice que la Constitución sigue ahí, dejando entrever que de por sí ella como que tiene una fortaleza. O simplemente las partes en conflicto no toman atenta nota de lo que han sido los hechos históricos referidos a la firma de acuerdos entre guerrilleros y el Estado colombiano.

La de  HÉCTOR RIVEROS es una ligereza, tanta como la de afirmar que el Uribismo desea la Constituyente "...por joder, para ver que sale de ahí...". Ni lo uno ni lo otro. En el caso del uribismo son claros sus fundamentos derechistas contrarios a la conciliación con la oposición armada, es decir con  la guerrilla a quien reduce a la connotación significativa que encierra el concepto de delincuencia. Pero siendo benévolo con el paramilitarismo del que pretende sustraerse ante las críticas que se le han hecho con la explicación de haber sido ÁLVARO URIBE VÉLEZ el Presidente que extraditó hacia EE.UU. a representantes de los mayores criminales habidos en Colombia y que aún siguen vivitos y coleando a través de las bandas criminales, llámense Úsugas, Rastrojos, Aguilas negras o grupos armados con estrechos e indisolubles vínculos con el narcotráfico con esa o con otra denominación.

En el caso de la paz que entre sí firmaron en 1957 en Sitges y Benidorm (España) las dirigencias de los Partidos Liberal y Conservador de Colombia, el carácter de tal Pacto es de naturaleza completamente distinta a la que tuvieron los acuerdos con el M-19 y con el EPL, PRT, Quintín Lame y la Corriente de Renovación Socialista del ELN entre 1989 y 1994 bajo los auspicios de los Gobiernos de VIRGILIO BARCO VARGAS y CÉSAR GAVIRIA TRUJILLO. Los acuerdos para crear el Frente Nacional fueron entre élites que atendieron a suprimir las banderas partidistas expresadas en confrontaciones armadas adheridas a militancias partidistas entre el pueblo que agitaba y se mataba por la defensa de tales banderas sin sellos de clase y sin comprender lo que significaban esas pugnas. La oligarquía conservadora había excluida a la oligarquía liberal. Reflexionaron tales oligarquías en torno de sus intereses sociales, económicos y de linaje y llegaron a la conclusión de que era necesario compartir el Poder político entre ellos, excluyendo a los demás, claro está. Tanta fue la exclusión que ALFONSO LÓPEZ MICHELSEN perteneciente al Clan de los LÓPEZ  creó el MRL. También ocho(8) años más tarde hizo la misma reflexión.

Los grupos que negociaron la paz a finales de la década de los años 80s y principio de la de los 90s nacieron, fueron producto de la antidemocracia burguesa del Frente Nacional. Excepto el M-19, los demás crearon su arsenal ideológico de los  esbozos teóricos o de las teorías emergidas de los procesos revolucionarios chino y cubano. Sin embargo estos grupos convirtieron el marxismo en dogma y fracasaron Fue sobre la base del fracaso que se negoció con ellos, resultando ganancioso el establecimiento como se dice, no la sociedad, ni la imperiosa necesidad de los cambios que aún sigue vigente. Lo mismo ocurre con las FARC. El fracaso de su proyecto político los ha llevado a negociar.

La Constitución Política de 1991 era una necesidad de la sociedad capitalista y del régimen político imperante en Colombia. Los derechos fundamentales con la tutela para su protección jurídica,  la supresión del Estado de Sitio permanente y crónico, lo mismo que otros temas fueron  cambiados y de hecho constituyen un avance, porque la Constitución de 1886 ya no resistía más reformas. Habían ocurrido las de 1910, 1945, 1957, 1968, pero había fracasado la de 1979. Sobre la letra de la Constitución Política de 1991 se hizo la reforma a la salud más mercantilista; los derechos laborales ganados por los trabajadores formales han sido negados por las reformas ocurridas durante los últimos 25 años; es mentira que el sistema político se haya abierto. Todo lo contrario, el sistema de umbrales, cifra repartidora y la permisión de convertir las campañas electorales en ferias comerciales del voto donde quien no tenga dinero rara vez resulta elegido testimonian la continuación de la falsa democracia. La corrupción de la justicia torna fallidas la mayoría de las tutelas que se interponen; hay personas inocentes en las cárceles y reinan delincuentes sin que ningún órgano judicial se atreva a desafiar su poder real.

 

LIBELULA

23 de Mayo

0 Seguidores

una verdadera cátedra de imparcialidad, algo de lo que esta bastante alejado...+ ver más

una verdadera cátedra de imparcialidad, algo de lo que esta bastante alejado hector riveros, la impunidad ha nublado su brillante cerebro

DIDUNDI

23 de Mayo

3 Seguidores

Sigo esperando a los sabiondos:
La Constitución ahí..!?, O
La Cons...+ ver más

Sigo esperando a los sabiondos:
La Constitución ahí..!?, O
La Constitución...hay.!.?.o
La Constitución auuchh..!!?

MaracachafaLegal

15 de Junio

0 Seguidores

Escribir más sobre Peñalosa amigo Rivera, y menos sobre temas varios, porque...+ ver más

Escribir más sobre Peñalosa amigo Rivera, y menos sobre temas varios, porque el hombre va en caída libre.

CONTEXTO

Las historias más vistas en La Silla Vacia