Uso de cookies

La Silla Vacía usa Cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Al continuar navegando acepta nuestra política.

listo

Por Laura Ardila Arrieta · 23 de Noviembre de 2015

3097

1

El gobernador electo del Atlántico, Eduardo Verano, es un liberal de trapo rojo que en buena parte se eligió con los votos del vargasllerista clan Char, después de haberse convertido en la fórmula del alcalde barranquillero entrante Álex Char. Esa situación lo ubica en un sándwich en la pelea por el poder en 2018 que se comienza a dar entre liberales y Cambio Radical, con episodios ocurridos justamente en el Caribe o alrededor de mandatarios costeños. Algunos creen que quiere ponerles velas a todos y que pronto tendrá que decidir su orilla en la puja.

El más reciente episodio de la anticipada pelea entre las dos colectividades ocurrió el martes pasado, poco antes del partido que la Selección Colombia jugó contra Argentina en Barranquilla. Ese día la Federación Nacional de Departamentos, en cabeza del exministro liberal Amylkar Acosta, había convocado a un encuentro de mandatarios entrantes y salientes del Caribe en la Universidad Autónoma.?

El anuncio oficial señalaba que la reunión era para hablar de los retos de los departamentos, de la crisis energética y del aumento en las tarifas de gas, entre otros asuntos. Sin embargo, algunos alfiles de Cambio Radical de la región interpretaron que lo que querían en realidad los liberales (representados en la figura de Amylkar Acosta) era tomarle una foto a los gobernantes caribe con la cúpula del partido rojo, para demostrarle al vicepresidente Germán Vargas Lleras -el jefe de Cambio- que los mandatarios costeños no son suyos.

Un militante importante de Cambio Radical en la Costa, que nos habló con la condición de no ser citado para no meterse en líos, nos dijo que pensaron eso porque supuestamente al evento en la Autónoma llegarían el ministro Juan Fernando Cristo y el director de Planeación Simón Gaviria, ambos líderes del liberalismo en el país. Eso no sucedió y La Silla tampoco consiguió evidencia de que hubiese estado dentro de las posibilidades.

En cualquier caso, para más o menos la misma hora del encuentro de mandatarios, el Alcalde Char invitó a su casa a varios de los gobernantes de la región. Les ofreció compartir un rato en su residencia y luego irse al estadio Metropolitano para ver el partido de la Selección Colombia. La Silla supo que a algunos los llamó sobre el tiempo, lo que evidencia que fue una movida de último minuto.

 

La convocatoria charista, que no sólo estuvo dirigida a mandatarios de Cambio Radical, sino que incluyó a dirigentes de La U, del viejo PIN y liberales, se convirtió en la ‘competencia’ del evento de la Federación de Departamentos. Mejor dicho, en una suerte de mini pulso entre rojos y vargaslleristas por quién lograba convocar a más dirigentes.

El episodio es muy parecido a otro ocurrido hace unos 10 días en Villavicencio, durante una cumbre nacional de gobernadores entrantes y salientes, que también organizó la Federación de Departamentos. En esa ocasión, varios mandatarios vargaslleristas resintieron que no hubiesen invitado ni al Vicepresidente ni a sus dos ministros al encuentro, pero en cambio sí aparecieran en el programa ministros de otras colectividades.

Por ello, liderados por el gobernador del Magdalena, Luis Miguel ‘el Mello’ Cotes, esos gobernadores le ofrecieron una cena a Vargas por fuera de la agenda oficial, al tiempo en que se iba a realizar una comida en la que estarían Amylkar Acosta y el Ministro Cristo. Ese día, la cena más concurrida fue la del Vice.

El día del partido de Colombia también les fue mejor a los vargaslleristas. En el encuentro de la Federación estuvieron los gobernadores actuales y electos del Atlántico, Córdoba y San Andrés y además el gobernador electo de Bolívar. La Gobernadora electa de La Guajira estuvo pero unos 20 minutos, según nos dijo un político que asistió.

Mientras, a donde Char llegaron los gobernadores entrantes y salientes del Magdalena y de La Guajira, el gobernador actual de Córdoba, el electo de Sucre y -curiosamente- los actuales mandatarios de Boyacá y Villavicencio. Una fuente que estuvo allí nos dijo que estos dos últimos si bien no son del Caribe sí “están en la causa” vargasllerista que busca llevar en 2018 a Germán Vargas Lleras a la Presidencia.

Eduardo Verano, del Atlántico, estuvo aquí y allá, tal y como ocurrió en la ‘competencia’ de comidas en Villavicencio. Permaneció durante todo el evento de la Autónoma -convocado por Amylkar Acosta, un militante con figuración en su partido- y después departió con los vargaslleristas.

Su actitud generó críticas en voz baja entre algunos de los políticos que fueron a la reunión de Char, que creen que el Gobernador atlanticense demuestra con esos detalles, aparentemente menores e inofensivos electoralmente hablando, que aún no escoge esquina en la pelea que se viene por la Presidencia de 2018 y que debería hacerlo desde ya.

“La percepción que existe sobre él (Verano) es que siempre le pone una vela a todo el mundo... ¡Que tome partido!... Un rato en la reunión (de la Federación) y luego donde Álex (Char). ¡Que se decida!”, nos dijo informalmente un líder vargasllerista

De manera menos crítica, en el liberalismo también ven la disyuntiva de Verano. “Él está en un gran dilema. Le debe su elección a Char, tendrá que responderle y en el partido saben que es así”, comentó un mandatario liberal. “Eduardo no se nos va a voltear. Creo que eso se va a profundizar y él se hará el de las gafas per saecula saeculorum (por los siglos de los siglos) porque él no interviene en política electoral de manera activa, sólo en sus campañas. Tampoco ejerce jefatura sobre diputados ni concejales. Pero eso sí, se queda con nosotros”, afirmó por aparte un dirigente nacional de los liberales.

El reelegido Gobernador es uno de los mandatarios locales del Partido Liberal con más peso y trayectoria dentro de la colectividad (fue ministro y secretario general del partido), pero tiene una alianza con la poderosa y vargasllerista familia Char, que puso toda su aceitada maquinaria al servicio de la campaña Verano.

Resulta que en estas regionales que acaban de pasar, los Char no sólo iban por la Alcaldía de Barranquilla. Ese grupo, en cabeza de Álex Char, quería también la Gobernación y por ello comenzó a impulsar como su candidato a ese cargo dentro del liberalismo al exfuncionario del Distrito Jaime Pumarejo.

Char se movió en Bogotá para que el aval rojo fuera para su carta y no para Verano, que también lo estaba pidiendo. Al final, y luego de la intervención del senador Horacio Serpa a favor del exgobernador, el respaldo de la colectividad lo obtuvo el segundo. Apenas Eduardo Verano fue avalado, los Char se acercaron a su candidatura y concretaron una unión. De esa manera, también pusieron al Gobernador de su departamento.

Aunque casi en todas las encuestas apareció punteando, la ayuda de la estructura de los Char a la campaña de Verano fue definitiva porque su principal competencia por la silla del Gobernador (el exconcejal Alfredo Varela, avalado por La U y los verdes) siempre estuvo pisándole los talones. Así quedó evidenciado con los apretados resultados del día de las elecciones.

Siendo el de Verano otro triunfo del clan Char, es apenas lógico pensar que su Gobernación también entrará a engordar la estructura del proyecto presidencial vargasllerista. Sin embargo, por otro lado, el Partido Liberal que avaló y ha sido la casa del Gobernador electo anunció con tres años de anticipación que no piensa apoyar a Vargas en 2018 sino llevar un candidato propio. ¿Para dónde va a coger en esa circunstancia la fuerza de la Administración veranista?

“Cuando él (Verano) está en el círculo de Cambio Radical, manifiesta agradecimiento eterno con Char y dice estar identificado con el jefe natural del partido (Vargas Lleras). Pero claro que surge al interior de Cambio el interrogante frente a la realidad de lo que está pensando Verano”, nos dijo uno de los líderes vargaslleristas con los que hablamos.

Consultado, el Gobernador dice que no se siente en ningún sándwich y que, más bien, está en un lugar privilegiado que le podría permitir ser un factor de unidad entre las dos colectividades: “Estoy dispuesto a jugar el papel que corresponda para que ojalá todos podamos remar hacia el mismo lado… tenemos las mismas raíces”, en clara referencia a que el origen de Cambio Radical es liberal.

Eso sí, Verano dejó en claro que su partido ha sido y será el rojo y esa unidad de la que habla no podría llevar otro apellido: “Desde 1948 distintas ramas del Partido Liberal se han expresado y han logrado convivir, ojalá se pueda pensar en una gran consulta que impulse al liberalismo como una gran fuerza”.

En una entrevista después de su elección, el mandatario atlanticense ya le había dicho a La Caribe que creía que, después de su alianza con Char, se iniciaba un proceso de unión del Partido Liberal con Cambio Radical.

Se trata de la llamada “reunificación liberal” que se movió hace cuatro años, pero fue descartada precisamente por Álex Char siendo director del partido de Vargas Lleras, y hoy no está en la agenda de nadie en esos dos partidos.

Por lo anterior, es posible que Verano esté más cerca de efectivamente enfrentar un dilema que de ser una bisagra entre dos movimientos rivales. En su horizonte están el partido en el que ha militado, pero el cual casi le niega el aval esta vez, y el clan que lo acogió para asegurarse de tener un Gobernador aliado para sus propósitos.

Comentarios (1)

alejandro alegre

25 de Noviembre

0 Seguidores

Creo sinceramente que Eduardo Verano es un Costeño de talla nacional y creo q...+ ver más

Creo sinceramente que Eduardo Verano es un Costeño de talla nacional y creo que no necesitaba de esa mangualas con los señores del partiducho ese de Cambio Radical que todo lo ha logrado es gracias al erario nacional del cual sobran los méritos de sus dirigentes ofreciendo casas gratis para recojer incautos y veo a un Eduardo Verano como presidenciable por allá en el 2022

CONTEXTO

Las historias más vistas en La Silla Vacia