Uso de cookies

La Silla Vacía usa Cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Al continuar navegando acepta nuestra política.

listo

Por Juanita León · 06 de Febrero de 2017

1880

7

 

El presidente Juan Manuel Santos instaló el sábado el “Gabinete para el Posconflicto” anunciado el día anterior con bombos y platillos. En realidad es casi el mismo Consejo Interinstitucional para el Posconflicto creado en 2015, con la diferencia de que ahora lo coordinará Santos personalmente. La gran diferencia, entonces, es que el Presidente decidió apersonarse finalmente del posconflicto y eso puede hacer toda la diferencia.

Cambio de nombre

Hace menos de un año, el 25 de abril de 2016, cuando Santos hizo un remezón de sus ministros dijo que el nuevo sería “el gabinete del posconflicto”.

A la postre fue, más bien y como lo anticipó La Silla a raíz de ese anuncio, el “gabinete para ganar el plebiscito” con ministros de orígen más político y con arraigo en diferentes regiones, donde Santos esperaba que ayudaran a conseguir votos para que ganara el Sí.

Quizás porque ese era el objetivo real, el gabinete de Santos ha tenido serias dificultades para alinearse detrás del alistamiento institucional para la implementación de los acuerdos de paz.

Para eso, desde noviembre de 2015, el general Óscar Naranjo, entonces ministro del Posconflicto, redactó un decreto que creó el Consejo Interinstitucional del Posconflicto con ese objetivo de facilitar “la toma de decisiones” para prepararse para la implementación del Acuerdo. El decreto lo firmó Santos el día que posesionó a Rafael Pardo como reemplazo de Naranjo, ese mismo mes.

Ese Consejo está integrado por Pardo, el Alto Consejero del Posconflicto, que lo dirige; el director del Departamento Nacional de Planeación; el del Departamento de Prosperidad Social; el Alto Comisionado de Paz; el Secretario General de Presidencia y los ministros de Hacienda, Interior y Defensa.

La lógica -según le explicó Pardo a La Silla- era reunir a los funcionarios que tenían a cargo la implementación socioeconómica de los acuerdos y que tenían manejo de temas de presupuesto.

Santos retoma ahora ese mismo Consejo que viene operando desde hace año y medio. Y le agrega a los ministros de Relaciones Exteriores, Trabajo y Agricultura y al Alto Consejero para las Regiones, la Secretaría Jurídica de Presidencia y al Director de la Agencia de Reintegración.

A Clara López y a María Ángela Holguín las invita de manera permanente más que por el cargo que ostentan por su vinculación con el proceso de paz. A la primera porque es miembro de la Comisión de Reincorporación y a la Canciller porque fue negociadora del Acuerdo de Paz y alguien en quien Santos confía mucho.

A otros ministros, como el de Transporte y Minas a quienes convocó a la primera reunión porque iban a discutir vías terciarias y la interconexión eléctrica, los invitarán según el tema y las necesidades.

La gran diferencia con lo que existía hasta ahora es que este “kitchen cabinet” -el gabinete de cocina para temas prioritarios que tienen los gobiernos ingleses y que tuvo Winston Churchill, a quien que tanto admira Santos- lo coordinará el Presidente. Y si en realidad no lo termina delegando -como suele hacer con casi todo- puede hacer la diferencia para evitar que fracase el posconflicto.

Sin una cabeza

Hasta ahora -según cinco fuentes consultadas por La Silla de diferentes sectores del gobierno- el alistamiento para los acuerdos ha sido muy difícil por varias razones.

La primera fue que durante mucho tiempo muy pocos en el Gobierno creían que algún día se fuera a firmar un Acuerdo de Paz. Cuando finalmente se firmó, esperaban el resultado del plebiscito. Y luego fue el triunfo del No lo que retrasó aún más el alistamiento para los acuerdos.

Lo segundo es que muchos de equipos de los ministerios no han leído el acuerdo de paz ni lo entienden del todo. Quizás por el secretismo con el que se manejó la negociación de paz o por la complejidad del Acuerdo, el nivel de desconocimiento es grande.

Por ejemplo, en el Ministerio de Hacienda expresaron molestia porque la Fiscalía no había hecho una provisión presupuestal para la creación de la Justicia Especial de Paz (JEP), desconociendo que la Justicia Transicional no dependerá del Fiscal General.

Tercero, las tareas se repiten y se superponen. Un ejemplo concreto que ocurrió durante el plebiscito, pero que ahora en la fase de implementación se repite, fue el de la pedagogía para la paz.

A cargo de esa tarea estaban Camilo Granada, el Alto Consejero para las Comunicaciones de Palacio; Maria Alejandra Villamizar, la directora de pedagogía de paz de Presidencia;y la Oficina del Alto Comisionado Sergio Jaramillo.

Los tres trabajaron en el tema, con presupuestos muy disímiles y sin una claridad sobre las competencias de cada uno.

“Cada uno trata de hacerlo lo mejor que puede y de pronto descubre que hay otras cinco personas haciéndolo. Y entonces se terminan peleando por el espacio y el reconocimiento”, dice una persona que estuvo en el gobierno.

Pero lo más difícil es que nadie tiene una absoluta claridad sobre quién manda.

“El mayor lío es que hay mucho cacique en esto del posconflicto y uno no sabe a quién seguirle instrucciones”, dijo otra fuente consultada por La Silla.

Además, dijo, la relación entre Pardo y Jaramillo “no es muy buena, entonces entre la gente de ellos no hay buena comunicación tampoco”.

Eso se traduce en que hay demoras, según esa fuente, hasta para definir cuáles municipios entran en un plan y cuáles no. “Igual eso también depende de lo que se negocie con las Farc, pero en todo caso es demorado”.

Entre el Alto Comisionado y el Alto Consejero de Paz hay poca química personal e intensidades muy diferentes.

Pero lo más importante es que sus concepciones sobre el posconflicto no son necesariamente las mismas ni tampoco su visión sobre lo que toca hacer y cómo hacerlo, como es normal entre funcionarios del mismo nivel.

A eso se le agrega que Planeación Nacional está a cargo del Plan Marco de Implementación que debe presentar en marzo, para lo cual ha creado varias mesas temáticas, que terminan convocando a los mismos y pidiendo información similar a la que ya habían entregado en el Consejo Institucional del Posconflicto.

Y como el Presidente hasta ahora no había tirado línea sobre esto para los funcionarios que tienen que ejecutar las órdenes no es claro quién es la cabeza de los temas.

Santos ha convocado con bombos y platillos otras instancias para dejarlas morir muy pronto, como pasó, para citar solo un caso, con el Consejo Nacional de Seguridad (que no ha convocado ni cinco veces en el segundo período). Eso sí puede cambiar si Santos realmente convoca su gabinete de cocina todas las semanas.

Porque la mayor dificultad en el fondo es cultural y es que en Colombia a la gente le cuesta mucho trabajo seguir la línea de personas que considera de su misma jerarquía. Una muestra de ello fue la incapacidad para que le siguieran la línea que tuvo el entonces Súperministro Néstor Humberto Martínez en su fugaz y algo frustrado paso por Casa de Nariño.

“La prueba de la importancia de que Santos esté ahí es que ese mismo día el ministro Cárdenas llegó con plata para el posconflicto, cuando antes había dicho que no había nada”, dijo a La Silla un observador. “Nadie se deja coordinar si no es por el jefe”.

Con el nuevo esquema se solucionaría ese problema porque ahí el Presidente Santos puede tomar decisiones en cosas muy especializadas y que requieren del concurso de varios funcionarios para funcionar. Por ejemplo, el sábado se presentó todo el plan de vías terciarias y durante dos horas hablaron de esos proyectos, y de dónde saldría la plata.

Porque en realidad ningún tema del posconflicto es fácil. El solo montaje de las zonas de concentración exigió un esfuerzo gubernamental gigante para montar acueductos, luz, hacer carreteras para llevar los materiales para construir los albergues de los guerrilleros y verificadores, etc. Y tan pronto estuvieron listos (los que ya están), la gente de las veredas de las zonas donde está ubicada la zona ha comenzado a reclamar los mismos servicios que tienen los guerrilleros. Lo que obliga al Gobierno a acelerar los proyectos para las comunidades.

En fin, el desafío es inmenso y es lo que definirá la agenda de trabajo de este gobierno hasta que haya cambio de mando. Ayuda mucho, entonces, que el Presidente se haya puesto a la cabeza del Estado para sacarlo adelante.

Comentarios (7)

jdimate

07 de Febrero

0 Seguidores

Sería bueno que LSV indagara porque los ministerios de Medio Ambiente, E...+ ver más

Sería bueno que LSV indagara porque los ministerios de Medio Ambiente, Educación y Cultura no están incluídos (Sergio Fajardo y Manuel Rodriguez hicieron la "denuncia" en twitter).

jdimate

07 de Febrero

0 Seguidores

El Ministerio de Medio Ambiente tiene un papel fundamental, se conoce que en e...+ ver más

El Ministerio de Medio Ambiente tiene un papel fundamental, se conoce que en el fondo tierras están incluídas zonas de reserva forestal. Así mismo proyectos de ecoturismo, sistemas agricolas y minería sostenibles, reforestación, etc. El SENA va a liderar las capacitaciones a comunidades y guerrilleros, me pregunto si tienen incluidos ese tipo de temas. Gracias

José Saramago

07 de Febrero

1 Seguidores

El nobel de paz no quiere que la Procuraduría, ni la Fiscalía, ni las Altas ...+ ver más

El nobel de paz no quiere que la Procuraduría, ni la Fiscalía, ni las Altas Cortes se metan con la Jurisdicción especial para la Paz (JEP), pues quiere dejar quieto ese mico (ORANGUTÁN). Lo dijo en ayer en declaraciones el mismo Santos: “es una imposición de las FARC (SIP)” .  

DIDUNDI

07 de Febrero

3 Seguidores

Sugiero a LSV crear una sección d opinión d tema libre y q actúe como desah...+ ver más

Sugiero a LSV crear una sección d opinión d tema libre y q actúe como desahogo d los q nos consideramos indignados. X ejemplo:

1_ faltan los delfines d Santos en la política, xq los d furibe ya se dedicaron a OTROS negocios.

2_Reto a los escritores y libretistas nacionales, q ya q no se pueden desligar el tema delincuencial q tanto "BIEN" hace al país

 

DIDUNDI

07 de Febrero

3 Seguidores

2__cont..

Y se atrevan a escribir un dramatizado exclusivamente d l...+ ver más

2__cont..

Y se atrevan a escribir un dramatizado exclusivamente d los políticos y personajes públicos y privados q delinquen. Es más, les doy un posible título:

".......  d cuello blanco".

3_ A propósito los dueños dl pais hacen patria con estos dramatizados o simplemente hacen dinero.

Y X DIOS ..NO + ADMIRACIÓN AL DELINCUENTE.

 

Felipe

07 de Febrero

0 Seguidores

Desde el principio lo que no ha sido claro es de donde salen tantos recursos p...+ ver más

Desde el principio lo que no ha sido claro es de donde salen tantos recursos para afrontar estos retos tan grandes y con tanta burocracia, aun asi lo que si esta muy bien, es que las personas de las veredas exijan una presencia del Gobierno, no solo para afrontar el posconflicto si no para buscar soluciones de fondo para la población.

DIDUNDI

07 de Febrero

3 Seguidores

3_ Dios-dia

 

 3_ La Dávila hace esfuerzo x n...+ ver más

3_ Dios-dia

 

 3_ La Dávila hace esfuerzo x no sacarse la espinita con Santos, pero No lo logra.

4_ Dios-diablo

Si estos dos personajes son sujetos d creer o no creer, pero igual d famosos, solo q en extremos diferentes, xq? LSV en el  titular más reciente d Vargas Lleras, se refiere a Dios con mayúscula y al diablo en minúsculas?.

CONTEXTO

Las historias más vistas en La Silla Vacia