Uso de cookies

La Silla Vacía usa Cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Al continuar navegando acepta nuestra política.

listo

Por Juanita Vélez · 21 de Junio de 2017

5212

1

El cacique político caqueteño Arnulfo Gasca, famoso por protagonizar hace seis años un video de un narcocorrido dedicado a él en el que lo llamaban ‘el patrón de patrones’ y que causó revuelo a nivel nacional porque mostraba a un candidato a una gobernación con gente armada, está de regreso en la política. 

 Así se lo confirmó él mismo a La Silla, luego de que otras cuatro fuentes nos contaran que Gasca quería ser candidato a la circunscripción especial por la paz.

 “Yo tengo un proyecto de vida que es la gobernación de Caquetá, aspiro otra vez al aval conservador y voy a apoyar a un candidato a la cámara especial y a otro a la ordinaria”, nos dijo Gasca.

 Con este, ya es su tercer intento por llegar a la Gobernación.

Después de que en 2011 el Partido Conservador le quitó el aval a raíz del famoso video, lo intentó recogiendo firmas;  lo volvió a intentar en 2015 ahí sí con el aval azul (decisión que fue polémica dentro del directorio nacional del partido) y lo quiere volver a intentar ahora, otra vez con los conservadores.

Eso sin contar que también ha intentado ser congresista tres veces y en todos esos intentos se quemó.

Pero ahora cree que va ser distinto porque fuera de los 37 mil votos que sacó hace dos años para la Gobernación (apenas cinco mil votos menos que los que sacó el hoy gobernador liberal Álvaro Pacheco) ya está cuadrando alianzas para llegar al primer cargo del departamento con otros pesos pesados de Caquetá. 

La alianza de los excandidatos

En el Caquetá político se está cocinando una alianza que La Silla confirmó con tres políticos de la región y un periodista local.

 

Se trata de la alianza entre Gasca y el también excandidato a la gobernación Luis Antonio Ruiz Cicery ‘Coco’, de Alianza Verde, que quedó de terceras en 2015 con 36.915 votos.

Según supimos la idea es que Gasca apoye a Cicery para quedarse con una curul a la Cámara y a cambio, Cicery lo apoya para llegar a la gobernación.

 “Ese tema sí lo hemos venido analizando con él (Gasca) y con otros sectores del partido Liberal, del Polo y del conservatismo, porque aquí creemos que el departamento necesita un liderazgo distinto en el Congreso y a mí me interesaría en ese sentido llegar a la Cámara”, nos dijo Cicery cuando lo llamamos.

 Para ampliar esa alianza también se le están acercando a la U.

 Así nos lo confirmó el exgobernador, exrepresentante y presidente de ese partido en el departamento, Antonio Serrano.

 Nos contó que ha charlado con Cicery tres veces por teléfono sobre la posibilidad de hacer alianzas y que también se han sentado con James Villanueva, el exsecretario de gobierno de Florencia que renunció hace tres meses al cargo y quiere ser el candidato del Centro Democrático a la Cámara.

“Estamos escuchando para tomar una decisión”, dijo Serrano a La Silla Sur.

 En todo caso, la alianza entre Gasca y Cicery se da en un contexto particular porque en Caquetá el conservatismo está dividido.

Los azules partidos

Por un lado están los que apoyan al representante a la Cámara Luis Fernando Urrego, que le recuperó a ese partido uno de los dos escaños, con el apoyo del excongresista azul Luis Fernando Almario (que estuvo preso por tener nexos con paramilitares) y del expresidente Uribe, que dos semanas antes de la elección dijo en una cuña radial que era su candidato en Caquetá.

Por otro, están los que rodean a Gasca, que desde que perdió la gobernación ha seguido juntando a parte de la dirigencia conservadora del departamento.

En ese contexto, que Gasca haga alianzas más allá de los conservadores,  “le quita votos al conservatismo tradicional de Urrego y también a nosotros porque nuestro plan también es acercarnos a otros partidos y ellos están en lo mismo”, dijo a La Silla un político liberal.

Además, fuera de la curul ordinaria, esa nueva alianza entre los excandidatos a la gobernación también quiere poner candidato a la circunscripción especial de paz.

Esas circunscripciones, como contamos, son para 16 zonas donde los habitantes podrán votar dos veces: por un representante a la Cámara en las elecciones ordinarias y por un segundo candidato de listas de organizaciones sociales, movimientos significativos de ciudadanos, resguardos indígenas o consejos comunitarios afro para las elecciones del 2018 y del 2022.  Fueron creadas por el Acuerdo de Paz para darle representación política a zonas azotadas por el conflicto.

Como los 16 municipios que tiene Caquetá quedaron incluidos en una circunscripción (más el municipio de Algeciras en Huila), en Caquetá los políticos tradicionales como Gasca y Cicery tienen los ojos puestos en esa curul porque así no puedan promover candidatos a nombre del partido, sí lo pueden hacer con organizaciones sociales afines.

Cicery dijo a La Silla que con Gasca ya están tanteando qué organización puede ser y nos nombró una que se llama Asocampo.

Asocampo es la Asociación de Campo Hermoso, una agrupación de campesinos lecheros de esa vereda al sur de San Vicente del Caguán.

Asocampo, a su vez, hace parte de la Unión de Organizaciones Sociales de San Vicente, Uniós.

Y Uniós está dentro de la Coordinadora Departamental de Organizaciones Sociales, Ambientales y Campesinas de Caquetá, Coordosac, qué como contamos es una asociación que agrupa a 85 juntas de acción comunal del departamento y que, según dos fuentes consultadas para esa historia, tiene cercanía con el movimiento político Marcha Patriótica, afín ideológicamente a las Farc.

Pero por ahora ni Asocampo, ni Unios ni Coordosac han entrado a una alianza con éstos políticos. 

Así que si Cicery llega a la Cámara y entre él y Gasca le suman votos al que pongan para la circunscripción especial, probablemente le quedará más fácil al ‘patrón de patrones’ lograr que la tercera sí sea de verdad la vencida. 

Comentarios (1)

CONTEXTO

Las historias más vistas en La Silla Vacia