Uso de cookies

La Silla Vacía usa Cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Al continuar navegando acepta nuestra política.

listo

Por Andrés Bermúdez Liévano · 08 de Julio de 2013

6446

9

Un mes después de que los trabajadores afiliados a 700 sindicatos votaran por el nuevo comité ejecutivo de la CUT, la mayor central obrera del país se dispone a elegir a su presidente por los próximos cuatro años. 

Después de un mes de incertidumbre, la central sindical más grande del país -que reúne a 500 mil trabajadores y a 700 sindicatos- ya está a punto de elegir a su nueva cúpula directiva. La dirección de la Central Unitaria de Trabajadores (CUT), que en los últimos años había sido un pulso entre los sectores sindicales más afines al Polo y a Progresistas, ahora se ha convertido en una disputa a tres bandas con la aparición de Marcha Patriótica. Y todo parece indicar que cualquier acuerdo pasa por el sector afín a Progresistas.

Hace una semana quedaron en firme los nombres de los 21 integrantes del comité ejecutivo de la CUT. Ningún sector tiene una mayoría y todos están negociando con todos para elegir al sucesor de Domingo Tovar al frente de la central, una decisión que podría ocurrir tan pronto como este miércoles.

Hasta el momento hay un preacuerdo entre los 'democráticos' (el sector cercano a Progresistas) y Marcha, pero La Silla supo que los 'clasistas' (afines al Polo) le están insistiendo a los democráticos en que conversen. Cualquier de estas combinaciones aseguraría la mayoría.

Los pulsos al interior del sindicalismo
Domingo Tovar, que lleva quince meses en la presidencia de la CUT tras haber surgido como una opción tras la salida forzada de Tarsicio Mora, es de nuevo una carta del sector 'clasista'.
Luis Alejandro Pedraza, de Sintrainagro y cercano al Moir, es otro que suena en el bloque 'clasista'. 
?Tarsicio Mora, que fue elegido presidente de la CUT hace cuatro años, tuvo que dejar cargo en 2012 después de que los sectores clasista y democrático se pusieran de acuerdo -algo raro en los últimos años- en retirarle su apoyo.

Entre los 21 miembros del comité ejecutivo de la CUT hay varias caras nuevas, pero el mayor cambio es que el equilibrio de poderes que había antes entre los dos sectores del sindicalismo parece haberse acabado.

Al sector clasista y el democrático los distancia apenas un voto, por lo que Marcha Patriótica, que tiene la mitad de los votos que éstos, se convirtió en un actor igual de desequilibrante.

Ninguno llega al número mágico de 11 necesario para decidir quién ocupa la presidencia, la secretaría general y los otros cargos directivos claves, y así liderar a la mayor de las tres centrales sindicales del país, cuyos grandes retos incluyen negociar el salario mínimo, hacer presión durante la reforma a las pensiones y aumentar la presencia sindical en sectores como el comercio y la industria.

Seleccionar a esta nueva cúpula de la central sindical no ha sido un proceso fácil. El conteo de los 267 mil votos, una de las pocas votaciones directas en el sector sindical en el mundo, tomó tres semanas. El descontento de muchos afiliados quedó demostrado con los 31 mil votos en blanco, el 12 por ciento del total.

A eso se sumó la impugnación de Ómar Romero, un dirigente del sindicato de trabajadores de materiales de construcción que buscaba ocupar el último de los 21 escaños en el comité ejecutivo y aportarle el quinto a Marcha Patriótica.

Hoy el tribunal de garantías electorales de la central sindical mantuvo los escaños del independiente Rafael Molano, cercano al PIN, y del 'clasista' Gilberto Luis Martínez, que le aventajaban por 12 y 30 votos respectivamente.

Con esta decisión, entró en la recta final el intenso proceso de negociación entre las cuatro facciones. En principio hay un preacuerdo entre el bloque democrático y Marcha Patriótica, que se ha visto facilitado por el apoyo manifiesto de ambos al proceso de paz. Al contar un sector con siete integrantes y el otro con cuatro, lograrían la mayoría justa para dirigir la CUT.

El antecedente podría ser el de Fecode, donde la semana pasada se eligió a Luis Alberto Grubert como presidente con una alianza entre el sector democrático y Marcha.

Sin embargo, nada está decidido aún y los clasistas todavía están buscando acercamientos con los democráticos. Esta combinación sumaría 15 votos y aseguraría una mayor gobernabilidad, siempre y cuando los dos grupos limaran las asperezas de los últimos años.

Esta es, en el fondo, la única alternativa que tienen los clasistas. La razón es que una alianza entre éstos y los sectores ahora afines a Marcha, como la que aupó a Tarcisio Mora a la presidencia en 2010, es improbable hoy, tras la expulsión del Partido Comunista del Polo Democrático y la posición del Moir frente a Marcha.

En todo caso, cada bloque está impulsando sus candidatos a la presidencia de la CUT. Por los lados del clasismo, hay tres nombres fuertes: el último presidente Domingo Tovar, Senén Niño (cercano al ex senador del Polo Jaime Dussán) y Luis Alejandro Pedraza, de Sintrainagro y quien estuvo muy cerca de ser el presidente hace un año cuando se decidió la salida forzada de Tarcisio Mora. Por los democráticos suena el actual fiscal Fabio Arias y por Marcha, el educador caucano Tarcisio Rivera.

Los retos de la CUT
Varios de los sectores al interior de la CUT quieren buscar una presidencia más unida y conciliadora, como las de Luis Eduardo Garzón (foto) y de Carlos Rodríguez Díaz.
Senén Niño, que viene de ser el presidente de Fecode y pertenece al ala dussanista, es uno de los candidatos más opcionados por el sector clasista para liderar la CUT.

En una cosa están de acuerdo varios de los sectores. La mayor de las tres centrales sindicales del país ha perdido mucho protagonismo en los últimos años, en momentos en que se debe dialogar con un Gobierno al que varios ven como más abierto al diálogo con el sindicalismo.

“El problema es que después del liderazgo mediático y político de Lucho Garzón y el liderazgo interno de Carlos Rodríguez Díaz, en los últimos cinco años la CUT no ha tenido un liderazgo eficaz, visible ni útil”, le dijo a La Silla una persona del sindicato que prefirió -como los demás consultados- omitir su nombre porque se relaciona con todos los sectores.

“Sí ha ganado más afiliados, pero le falta una vocería unificada y que conecte con la opinión pública. Y por supuesto que interlocute con el Gobierno, que no ha hecho cosas impresionantes pero que sí ha abierto un espacio para la organización sindical, ha promovido el diálogo social y no nos ha estigmatizado”, añadió.

Y es que, al final del día, las diferencias entre los sectores son más ideológicas que sindicales. Es decir, tienen que ver más con política partidista que con una agenda laboral en la que casi todos coinciden.

Las únicas diferencias significativas son que el sector democrático cree, por ejemplo, que la CUT debe estar más cerca del Comando Nacional Unitario, una instancia de coordinación y encuentro con las otras dos grandes centrales obreras, la Confederación de Trabajadores Colombianos y la Confederación General del Trabajo.

Y también difieren en el tema de la afiliación internacional. Mientras los democráticos creen que debe fortalecerse su vínculo con la Confederación Sindical Internacional y su filial para la Américas, los clasistas y los de Marcha preferirían retirarse de ella para ir a la Federación Sindical Mundial, a donde ellos han afiliado varios sindicatos.

Pero en el fondo, muchos están de acuerdo en que es más lo que los ha perjudicado la división interna que lo que han ganado.

“Seguimos teniendo acercamientos con todos los sectores y estamos buscando un acuerdo lo más amplio posible”, le dijo a La Silla uno de los democráticos elegidos. “Lo que necesitamos es gobernabilidad, porque con las disputas políticas no hemos llegado sino a debates estériles”.

Comentarios (9)

Julián Darío Bonilla Montenegro

09 de Julio

0 Seguidores

En primer lugar, considero que hay un poco de descontextualización cuando se menciona en el primer párrafo: "que en los últimos años había sido un pulso entre los sectores sindicales más afines al Polo y a Progresistas", en el sentido que hablar de últimos años es como mencionar un periodo de, a mí entender, cinco o más años. Y Progresistas, como movimiento, debería entenderse desde, o bien la salida de Petro del PDA, en octubre de 2010, o cuando inició como tal la configuración del movimiento progresista, en marzo - abril del 2011.

Y como están las cosas, también lo creo, es muy probable que la alianza sea entre progresistas y Marcha, pues bien es sabido que el PDA además de expulsarlos expresa o tácitamente, se ha dedicado desde los liderazgos y las bases a desacreditar ambos proyectos políticos. Pero, ¿no sería acaso algo paradójico que mientras se busca una alianza entre el progresismo y marcha, aquellos quieran irse en coalición con partidos como el Verde, más derechoso?

En primer lugar, considero que hay un poco de descontextualización cuando se menciona en el primer párrafo: "que en los últimos años había sido un pulso entre los sectores sindicales más afines al Polo y a Progresistas", en el sentido que hablar de últimos años es como mencionar un periodo de, a mí entender, cinco o más años. Y Progresistas, como movimiento, debería entenderse desde, o bien la salida de Petro del PDA, en octubre de 2010, o cuando inició como tal la configuración del movimiento progresista, en marzo - abril del 2011.

Y como están las cosas, también lo creo, es muy probable que la alianza sea entre progresistas y Marcha, pues bien es sabido que el PDA además de expulsarlos expresa o tácitamente, se ha dedicado desde los liderazgos y las bases a desacreditar ambos proyectos políticos. Pero, ¿no sería acaso algo paradójico que mientras se busca una alianza entre el progresismo y marcha, aquellos quieran irse en coalición con partidos como el Verde, más derechoso?

Andrés Bermúdez Liévano

09 de Julio

456 Seguidores

Julián, tienes razón en qu estamos hablando de cinco. Pero acuérdate que aq...+ ver más

Julián, tienes razón en qu estamos hablando de cinco. Pero acuérdate que aquí estamos hablando de los sectores sindicales afines a, no de los propios partidos. Así que aunque hay dinámicas de partido que influyen, no es la misma mecánica de alianzas que habría en otros contextos.

Julián Darío Bonilla Montenegro

09 de Julio

0 Seguidores

En ese caso, considero que debería pensarse más en afines a los políticos que a las organizaciones políticas (ni Marcha ni Progesistas son partidos como tal; son movimientos políticos). Debería pensarse más bien en sectores afines a Robledo, a Petro, a Navarro, etc., etc. Como cuando se mencionan los que están vinculados con Dussán.

En ese caso, considero que debería pensarse más en afines a los políticos que a las organizaciones políticas (ni Marcha ni Progesistas son partidos como tal; son movimientos políticos). Debería pensarse más bien en sectores afines a Robledo, a Petro, a Navarro, etc., etc. Como cuando se mencionan los que están vinculados con Dussán.

Andrés Bermúdez Liévano

09 de Julio

456 Seguidores

Sí, totalmente de acuerdo, incluso a corrientes dentro de cada movimiento.&nb...+ ver más

Sí, totalmente de acuerdo, incluso a corrientes dentro de cada movimiento. En los otros artículos del tema, donde explicábamos quiénes eran los 21 hacíamos énfasis en quiénes son cercanos a Avellaneda, al PSOC de Guevara, al Moir, a PUP, al PTC...

DIDUNDI

09 de Julio

3 Seguidores

A todos los que normalmente atacan a Petro quiero solicitarles que aprovechen ...+ ver más

A todos los que normalmente atacan a Petro quiero solicitarles que aprovechen este papayaso que esta dando con las ex y esposa, será un gran banquete para desahogar lo que aun les falta, y ni que decir de Mr perfección moral, léase: PROCURADOR.

nos vemosss...

CARLOSC

09 de Julio

0 Seguidores

No veo por ningún lado la congruencia entre el titular y el artículo. Ademá...+ ver más

No veo por ningún lado la congruencia entre el titular y el artículo. Además, se nota un sesgo intencionado.

Angel Ramirez Pineda

09 de Julio

1 Seguidores

Andrés, buenas noches. Saludo su articulo, por ser la única referencia a est...+ ver más

Andrés, buenas noches. Saludo su articulo, por ser la única referencia a este evento, pero quisiera solicitarle su correo electrónico con el fin de enviarle una pastoral (como le dije a Juan Esteban Lewin) a fin de hacer claridades que considero importantes para el desarrollo del análisis.

Angel Ramirez Pineda

09 de Julio

1 Seguidores

Y, aprovecho para adjuntarle este analisis: mas aritmetico, mas acertado. http...+ ver más

Y, aprovecho para adjuntarle este analisis: mas aritmetico, mas acertado. http://www.lasillavacia.com/queridodiario/polo-le-saca-ventaja-progresistas-en-elecciones-de-la-cut-45129

Andrés Bermúdez Liévano

10 de Julio

456 Seguidores

Gracias Angel, ese lo escribí también yo analizando los resultados de las vo...+ ver más

Gracias Angel, ese lo escribí también yo analizando los resultados de las votaciones y hablando con varias personas. Pero resulta que cometimos un error: uno del Colectivo Guillermo Marín, que solía ser del bloque clasista, se identifica más hoy con Marcha y es de hecho el que ellos quieren candidatizar. Y uno de los de Sintrainagro, que es cercano al Moir pero actuaba como independiente, sí se le debe sumar hoy al bloque clasista y es uno de sus candidatos. Si puedes complementarnos más información, será muy bienvenida.

CONTEXTO

Las historias más vistas en La Silla Vacia