Uso de cookies

La Silla Vacía usa Cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Al continuar navegando acepta nuestra política.

listo

Por Juan Esteban Lewin · 14 de Enero de 2015

55375

8

Pacific Rubiales nació en 2007, cuando se fusionaron dos pequeñas petroleras: Meta Petroleum y Pacific Stratus Energy. En apenas tres años se había convertido en una de las 50 empresas más grandes del país y sus dueños en los nuevos 'cacaos' del país. Pero en los últimos tres meses ha sufrido duros golpes que llevaron a que hoy la bolsa de Toronto haya suspendido su acción por unos minutos y que la compañía cueste hoy aproximadamente una séptima parte de lo que valía hace un año. Si su desinfle continúa, la 'gallinita de los huevos de oro' de los grandes medios desaparecerá.

El primer campanazo se dio el viernes, cuando la minera Gran Colombia Gold, que es del mismo grupo y con la que Pacific comparte altos directivos como Serafino Iacono y accionistas, anunció que no va a pagar por ahora intereses de unos bonos de deuda que debió pagar el 31 de diciembre.

En términos financieros, Gran Colombia (que maneja la mina de oro de Marmato) entró en default ese viernes y ahora tendrá que entrar a renegociar su deuda, una situación que pone a cualquier empresa al borde de un proceso de reestructuración y que podría llevarla a la quiebra.

Aunque Gran Colombia y Pacific Rubiales tienen operaciones totalmente distintas, ese golpe a otra de las compañías banderas del grupo repercutió en el mercado financiero, sumándose a la ya fuerte caída de la acción de Pacific por la baja del precio del petróleo.

Ese golpe ya se ve. Horas después de publicada esta nota, la empresa emitió un comunicado anunciando recortes en la inversión y los gastos administrativos, despidos y la posible venta de activos. La reestructuración ya llegó.

Por cuenta del precio del petróleo, en los últimos tres meses la acción de Pacific ha caído en picada en las bolsas en las que está.

En la de Toronto pasó de fluctuar entre 16 y 23 dólares a valer 4,15 hoy (y alcanzó a bajar a menos de 3,5). Solo hoy cayó más del 15 por ciento y la bolsa decidió suspender temporalmente su negociación para evitar una debacle. En la de Colombia pasó de rondar los 30 mil pesos a caer hoy a poco más de 8 mil (alcanzó a llegar a 7 mil), un precio nunca antes visto, y en menos de una semana ha perdido casi un tercio de su valor.

Eso prende las alarmas de cualquiera. Pero más si se compara con otras acciones semejantes. Toronto, donde hay un centenar de compañías petroleras y de gas, tiene un índice para mostrar el desempeño de sus acciones. Ese índice ha caído de unos 310 puntos en octubre y noviembre a 250 hoy, una reducción de apenas una sexta parte.

En Colombia las otras dos petroleras que se mueven en la bolsa son Ecopetrol y Canacol, y ambas valen dos terceras partes de lo que valían hace tres meses. El bajonazo de Pacific es mucho más fuerte: vale apenas una cuarta parte de lo que valía en octubre.

Pero ese es solo uno de los síntomas. Otro es la caída del precio de los bonos de Pacific en la bolsa de Nueva York, que muestra que los inversionistas le tienen tan poca confianza a la compañía que prefieren salir de esos bonos a pérdida.

En una nota de Bloomberg News de ayer, que posiblemente influyó en la caída de hoy, una analista dice que de mantenerse los precios actuales del petróleo, a finales de año Pacific tendría que recomprar todos esos bonos por haber incumplido las reglas con las que los vendió.

Otro le dijo a Bloomberg que a Pacific le van a faltar 308 millones dólares líquidos este año, y que debería eliminar sus dividendos y vender activos. Mejor dicho, todo un plan de ajuste.

Aunque un portavoz de Pacific le dijo a Bloomberg que la compañía tiene la flexibilidad para invertir menos y no incumplir las condiciones de los bonos. Pero eso le podría pegar a la inversión que requiere, justo en un momento en el que necesita inyectarle plata a un negocio que empezó con un éxito sorprendente.

La historia

La clave del éxito de Pacific fue innovar en la extracción de crudo en Colombia y logró aprovechar mucho mejor yacimientos de petróleo pesado, algo que en Colombia era poco desarrollado.

Dentro de sus directivos están venezolanos como Miguel Ángel de la Campa, José Francisco Arata y Ronald Pantin, que llegaron de Venezuela con la experiencia de sacar ese tipo de petróleo, que aunque se paga a menos que el liviano y es más difícil de sacar de los yacimientos y de mover, puede ser un buen negocio cuando los precios están arriba.

Su gran éxito ha sido la operación de Campo Rubiales, que es de propiedad de Ecopetrol. En 2007 ese campo producía 13 mil barriles al día; tan pronto empezaron a meterle tecnología, pasaron a los 200 mil. Eso, sumado a que justo se dio cuando los precios del petróleo se dispararon, los disparó.

También aprovecharon la política de Álvaro Uribe de darle descuentos en impuestos a las grandes inversiones. Durante su período como Presidente, los directivos de Pacific se acercaron mucho a Uribe, quien le dio la nacionalidad colombiana a varios de sus dueños y ayudó a que, en 2010, se le diera vía libre al campo Quifa, la otra gran fuente de riqueza de Pacific.

En esa época también empezaron los lujos. En 2012, por ejemplo, cuatro de sus ejecutivos estaban entre los 20 mejor pagados de Canadá con ingresos de unos 20 mil millones de pesos de la época cada uno; compraron negocios en Perú, Guyana y Nueva Guinea y la empresa PetroMagdalena al contado; invirtieron en un puerto especial en Cartagena; propusieron una APP para construir una carretera de Puerto Gaitán a Campo Rubiales; y empezaron a patrocinar equipos de fútbol, incluyendo la Selección Colombia.

También se convirtieron en los grandes 'mecenas' de los medios de comunicación. Como contó La Silla en ese entonces a raíz del episodio de la salida del columnista Daniel Pardo de KienyKe, Pacific pagó publireportajes, empezó a pautar masivamente en medios hasta el punto que medios como La W incluyeron la lectura casi diaria de sus comunicados, la emprendió contra periodistas críticos y financió eventos de relaciones públicas como el foro con periodistas extranjeros que organizó la revista Semana para festejar sus 30 años o incluso, el gran evento sobre víctimas sin hacer público siquiera su millonario apoyo. En El Espectador la empresa tiene un espacio fijo patrocinado para contar sus historias, y en otros, ni siquiera es visible que se trate de publicidad.

Toda esta gran inversión publicitaria y de relaciones públicas hizo que en muy poquito tiempo, Pacific pasara de ser una empresa con baja reputación entre los líderes de opinión a ser una de las más apreciadas, según lo demostró el último Panel de Opinión entre líderes de Cifras y Conceptos.

Las cosas pintaban tan bien que la empresa anunció que llegaría a producir un millón de barriles, que es la meta del Gobierno para todo el país, entre 2017 y 2020.

En 2013 hubo buenas noticias, como que su gran apuesta desde antes de 2010, el campo CPE-6, obtuvo licencia ambiental, y también se mantuvieron las compras, pues Pacific compró la petrolera Petrominerales, aunque para algunos observadores la compra fue cara.

El 2014, las perspectivas ya eran otras: esperaban recomprar acciones y reducir deuda.

Ese año Ecopetrol no dio signos de querer renovar su contrato para operar Campo Rubiales, que vence en marzo de 2016; y no le dio luz verde a Pacific para usar Star, una tecnología patentada por Pacific que permite extraer más crudo haciendo combustión in situ, en el campo Quifa, lo que habría aumentado las probabilidades de renovar el contrato en campo Rubiales. Y al final se vino la caída en el precio del petróleo.

En diciembre, dejó de ser comprador para convertirse en vendedor, y salió del 43 por ciento de su filial Pacific Midstream, dueña de activos en oleoductos. Con eso obtuvo 240 millones de dólares en efectivo y mostró que la empresa tiene activos pero necesita liquidez.

Otro cambio fundamental el año pasado fue el ingreso de un socio capitalista que se quedó, en dos etapas, con el 19 por ciento de la empresa: los mexicanos de Alfa, un poderoso grupo dedicado a otros negocios y que quería incursionar en el mundo petrolero, ya que el presidente Enrique Peña Nieto abrió las puertas del sector a los privados tras casi ochenta años de monopolio estatal.

Esa alianza despertó expectativas de que Alfa podría comprar la compañía, lo que ayudó a subir el precio de la acción porque ese grupo tiene la liquidez que le falta a Pacific. Más cuando Ronald Pantin, presidente de Pacific, anunció en noviembre que los accionistas estaban abiertos a vender la compañía si era a buen precio.

Eso quedó claro en diciembre, cuando Pacific y Alfa anunciaron que irían juntas a las subastas de bloques en México: la acción se cayó porque quedó claro que por ahora no habrá tal compra.

Lo que viene

El primer problema para Pacific es el obvio: la caída del precio del petróleo, que seguramente se mantendrá en los próximos meses o incluso años.

Según la empresa, precios como los actuales no son problema porque su costo de producción de cada barril está entre 30 y 32 dólares (la cifra más reciente fue 32.77 dólares), por lo que si lo venden a 45 o 50 dólares siguen ganando plata.

El problema es que en los años recientes la compañía se endeudó, y por eso aunque su operación sea positiva, hay presión financiera. De ahí que haya pasado de comprar a vender activos y sus inversiones vayan a bajar de 2.300 millones de dólares en 2014 a entre 1.100 y 1.300 este año (un recorte anunciado en un comunciado de presna que mitió pacific después de publicada esta nota, y mayor al al inicialmente programado).

Además, ese promedio de 30 a 32 dólares incluye a Quifa y Rubiales, los dos campos que tiene con Ecopetrol. Dado que todo indica que el contrato de Campo Rubiales se acabará en marzo de 2016, el promedio puede variar facilmente.

Eso deja a Pacific con la pregunta de cómo reempalzar a Campo Rubiales. La empresa ya tiene la respuesta: espera que dos nuevos bloques entren a producción. Uno es el CPE-6, que comparte a mitades con Talisman Energy; el otro es Río Ariari (que era de Petrominerales). Calcula que los dos sumados podrían producir 250 mil barriles diarios, con lo que crecería frente a la de Rubiales, que es de 230 mil.

Los dos pozos exploratorios de CPE-6 han resultado exitosos, en la medida en que salió petróleo y lo hizo a buena velocidad. El pero es que su petróleo es pesado, aparentemente más que el de Rubiales. Y aunque Pacific es experto en ese tipo de crudo, su estrategia es aumentar la producción de crudos más livianos. A noviembre de 2014, el 67 por ciento de su producción era de crudos pesados y el 95 de pesados y medios, que por regla general tienen menores precios, y costos de producción más altos que los más livianos.

Las otras grandes oportunidades de Pacific están afuera, especialmente con extracción de gas offshore en Brasil y con la futura apuesta por bloques en México, aunque tiene menos capital para invertir.

Mientras tanto, la empresa capotea los bajos precios del petróleo, la pérdida de influencia en el gobierno, las dificultades de una empresa hermana y la incertidumbre sobre el futuro de Campo Rubiales.  Si el recorte empieza por los medios, es posible también que su buena estrella mediática se acabe.

Nota: esta historia se actualizaó a las 7:30 pm, después de conocer el comunicado que emitió Pacific a las 6.30 pm.

Comentarios (8)

travis bickle

15 de Enero

0 Seguidores

Mmmmmmm. Menos mal esta usted aqui para iluminarnos y enseñarnos de su vasta ...+ ver más

Mmmmmmm. Menos mal esta usted aqui para iluminarnos y enseñarnos de su vasta experiencia en TODOS los temas, porque si no los demás, simples mortales seguiriamos caminando en las tinieblas, lidiando con nuestra ignorancia e incapacidad hasta de interpretar un sencillo texto, Gracias!!!

Hugo Alfredo Molina

15 de Enero

0 Seguidores

Lo extraño es que la historia de Pacific se repite por cientos de empresas en...+ ver más

Lo extraño es que la historia de Pacific se repite por cientos de empresas en el Gobierno Santos, esperemos la nueva reforma que en algunos casos la tasa de tributación es de 70% a ver cuantas más repiten está situación.

Expatriado

15 de Enero

0 Seguidores

Gato, Pacific se endeudo y desarrollo un campo que era bien conocido (Rubiales...+ ver más

Gato, Pacific se endeudo y desarrollo un campo que era bien conocido (Rubiales). Esa deuda no esta en cabeza de Ecopetrol o de la Nacion y asi se evitan presiones a la calificacion de riesgo pais/empresa. Ahora que el campo es maduro tiene sentido que revierta a Ecopetrol. El problema radica en que es crudo pesado y necesita tecnicas de recobro secundario. No soy experto en el tema pero me parece que inyectarle aire al yacimiento puede oxidar el crudo y a las refinerias no les gustan los crudos "acidos". Estas burbujas son bien conocidas en el mundo petrolero. Se acabo la fiesta por ahora y Habra que ver que nos queda de todo esto. Quien vendio a tiempo gano.

Expatriado

16 de Enero

0 Seguidores

Gato, De acuerdo con su opinion de que lo que hicieron fue inflar el precio de...+ ver más

Gato, De acuerdo con su opinion de que lo que hicieron fue inflar el precio de las acciones de Ecopetrol y Pacific. Aumentaron la produccion y estuvieron de buenas con los precios altos del petroleo en los ultimos 10 años. Ecopetrol es otro cuento aparte. La empresa tiene Buenos activos pero no le ha ido bien en las campañas exploratorias en el exterior. A eso hay que sumarle el hecho de que Yanovich dejo ir a mas del 40% de los geologos de la empresa y esa experiencia la han tratado de reponer con profesionales de Venezuela. A mi juicio los problemas de Ecopetrol son varios: tiene la function de recaudador fiscal y empresa petrolera, no tiene experiencia en exploracion, la cupula directiva no es "petrolera" y el clientelismo/roscas la carcome.

CARLOSC

15 de Enero

0 Seguidores

"Star, una tecnología patentada por Pacific que permite extraer más crudo ha...+ ver más

"Star, una tecnología patentada por Pacific que permite extraer más crudo haciendo combustión in situ", comentario del articulista, que está muy alejado de la realidad. El sistema no logró mantener siquiera la producción anterior a su implementación.

Iván Robayo Molina

23 de Enero

0 Seguidores

Con Ecopetrol en problemas, y esta empresa que va rumbo a la quiebra, la bonan...+ ver más

Con Ecopetrol en problemas, y esta empresa que va rumbo a la quiebra, la bonanza petrolera en Colombia ha terminado. Al parecer el precio del petróleo no volverá a los precios de antaño por un larguísimo tiempo, y la plata de la bonanza ha desaparecido en gran parte. ¡Ay, Colombia! roída por la roña del leguleyismo, carcomida por el cáncer del clientelismo.

CONTEXTO

Las historias más vistas en La Silla Vacia