Uso de cookies

La Silla Vacía usa Cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Al continuar navegando acepta nuestra política.

listo

Por Tatiana Velásquez Archibold · 23 de Mayo de 2015

10322

0

Nueva Fuerza Guajira anunció su carta para la Gobernación con esta fotografía. Ovidio Mejía (en el centro) fue proclamado tras una reunión en la que participaron, de izq. a der., Marcos Bolaños (exdiputado), Ikel Curiel (exdirectora del ICBF en La Guajira), Wilmer González (excandidato a la Gobernación en las atípicas del año pasado) y el representante Alfredo Deluque. Mejía se enfrentó a Bolaños, Curiel y González por el respaldo de Nueva Guajira. 

La renuncia del senador Carlos Fernando Galán a la dirección de Cambio Radical, por el aval de Oneida Pinto, ha centrado los reflectores y micrófonos en la ‘princesa negra’ y apartado la lupa del exalcalde de Maicao Ovidio Mejía Marulanda, su más fuerte rival. Pero sobre él también hay un celofán gris: a su círculo político le señalan vínculos con paramilitares y bandas criminales, y al mismo aspirante le recuerdan que la Procuraduría lo sancionó hace nueve años por irregularidades en el manejo de los recursos de Maicao .

Desde marzo pasado, Ovidio es la carta con la que Nueva Fuerza Guajira busca recuperar la Gobernación de la Guajira tras haberla perdido en 2011 contra Juan Francisco ‘Kiko’ Gómez, y detrás de su candidatura están los líderes de esa colectividad, los exgobernadores Jorge Pérez Bernier, Hernando Deluque y Álvaro Cuello. La exalcaldesa de Uribia Cielo Redondo, quien tiene su propio movimiento político en ese municipio, también va en alianza con él porque en esta contienda busca llevar a su hijo a la Alcaldía de Uribia. Sobre los exgobernadores y Cielo Redondo hay un manto de dudas por su quehacer político.

Los tres exgobernadores Álvaro Cuello (de guayabera), Jorge Pérez Bernier (arriba) y Hernando Deluque (abajo) lideran el movimiento Nueva Fuerza Guajira (Fotografías de Diario del Norte, @JorgeEPerezB y Cardenal Stereo, respectivamente). 
Cielo Redondo Mindiola, exalcalde de Uribia, es uno de los apoyos políticos con los que cuenta Ovidio Mejía (Fotografía de La Guajira Hoy). 

Entre los señalamientos que ha afrontado el movimiento Nueva Guajira está la acusación de ser los autores intelectuales del  atentado contra ‘Kiko’ Gómez en 2011. Siete detenidos aseguraron haber recibido 200 millones de pesos de ese grupo para acabar con Gómez, lo que los exgobernadores Pérez, Cuello y Deluque negaron y calificaron de montaje. En contra de ellos no hay ninguna investigación en curso por ese atentado.

Sobre los dos exgobernadores Álvaro Cuello y Hernando Deluque también pesan sanciones de la Procuraduría por irregularidades cometidas en la contratación durante sus administraciones. Y al líder del movimiento, Jorge Pérez Bernier, la Fundación Paz y Reconciliación lo relaciona con Dilger Becerra, quien en vida fue señalado de ser el principal blanqueador de dinero de la banda criminal ‘Los Rastrojos’.

Dilger Becerra también intermedió, aseguró la Fundación, entre el exjefe paramilitar del Frente Contrainsurgencia Wayuu alias ‘Pablo’ y el movimiento político de Pérez Bernier para facilitar la financiación de esa estructura. Alias 'Pablo' paga condena hoy en los Estados Unidos.

Becerra, quien durante la gobernación de Pérez Bernier se desempeñaba como asesor del Ministerio de Transporte en La Guajira, fue acribillado en el centro de Riohacha el 11 de agosto de 2011. En el atentado también perdieron la vida su conductor y su escolta. Por el triple homicidio la Fiscalía señaló a Marcos Figueroa, más conocido como alias ‘Marquitos’ y cuyos vínculos con el exgobernador 'Kiko' Gómez son también materia de investigación. Gómez es señalado de ser el comandante político de esta estructura criminal.

El exgobernador Pérez Bernier, quien suele hablarle poco a los medios de comunicación, salió de inmediato a desmentir nexos de su grupo político con paramilitares y bandas criminales. Lo hizo hace dos años, desde la Plaza Padilla de Riohacha.

Otro de los apoyos políticos de Mejía con ruido a su alrededor es la exalcaldesa de Uribia Cielo Redondo. A ella la Fundación Paz y Reconciliación la retrató como la “jefa política de la estructura criminal de alias ‘Pablo’”. Redondo también negó esas relaciones.

Sobre los señalamientos, Ovidio Mejía le dijo a La Silla que desde hace 18 años los exgobernadores Pérez Bernier, Deluque y Cuello son sus "amigos políticos" y que en La Guajira no se les conoce nexo alguno con grupos al margen de la ley. De llegar a comprobarse, manifestó, entraría a evaluar su alianza con esta colectividad. Con relación a Cielo Redondo aseguró que era una mujer a la que tampoco el pueblo guajiro le ha conocido nexos ilegales y con quien tiene una "relación amistosa" desde 1998 cuando ambos eran diputados.

Lo cierto es que quien cuente con el apoyo de Nueva Guajira tiene detrás una máquina electoral bien aceitada que ha logrado cuatro periodos en la Gobernación desde 1995. De allí que pese a llegar con votos propios, nos dijo una fuente conocedora de la política de ese departamento, Mejía está sujeto a las decisiones que tome Jorge Pérez Bernier, el jefe natural de la fuerza, porque es él quien conoce mejor todo el departamento y sus lógicas electorales.

Vallenato y correrías por el sur
Ovidio Mejía y Nemesio Roy posan con el actor Orlando Liñán, de la telenovela de RCN 'Diomedes'.
El equipo de campaña de Nemesio Roy organizó el Día del Niño un concierto con Juan Bautista Escalona, quien interpreta en la telenovela de RCN a Diomedes cuando era niño.

A cinco meses de las urnas, Ovidio y su equipo hacen campaña en el sur guajiro. Esas correrías comienzan a las cinco de la mañana y sobrepasan las 10 de la noche, nos contó la asistente del aspirante. A Albania, Urumita, Villanueva, Fonseca y Barrancas va, puerta a puerta, prometiendo un mejor sistema de salud, un mejor sistema educativo. Y lo hace en un departamento que se ha acostumbrado a escuchar que ocupa los últimos puestos en las mediciones nacionales.

“Por lo general Ovidio va solo a los eventos. Cada uno de ellos (los líderes de Nueva Guajira) sabe cuáles son sus fuertes y cada quien trabaja en sus poblaciones”, le dijo a La Silla otra persona de la campaña.

En esta etapa de la contienda Ovidio ha sido más austero que Oneida y que su mismo compañero de fórmula, Nemesio Roy (aspirante por la primera silla de la capital guajira y también avalado por La U). Para las fiestas de la Vieja Mello, la patrona de Riohacha, a Ovidio se le vio en las actividades religiosas y culturales organizadas por la Alcaldía mientras que en la fiesta organizada por Oneida Pinto hubo vallenato hasta la madrugada saborizado con mucho whiskey.

A diferencia de Ovidio, el equipo de Nemesio ha organizado dos celebraciones multitudinarias, una el Día del Niño y la otra el Día de las Madres. A los conciertos vallenatos Nueva Guajira apostó con dos actores de 'Diomedes', la telenovela que sigue liderando el rating noche tras noche. Juan Bautista Escalona y Orlando Liñán (Diomedes niño y Diomedes adulto, respectivamente), hicieron delirar a los asistentes. En ambos conciertos Ovidio y Nemesio bailaron, cantaron y posaron para fotografiarse con sus simpatizantes.

“Esos eventos fueron más de Nemesio porque él (Ovidio) sale con todo es cuando las elecciones se acercan. Desde ahora no se pone a gastar plata y más bien visita familia por familia. Además no es un tipo potentado, es un hombre de clase media”, dijo el militante de Nueva Guajira.

"Un político tradicional"
Ovidio Mejía y Nemesio Roy, en campaña en el mercado de Riohacha.

Ovidio Mejía Marulanda nació hace 60 años en San Pedro de la Sierra, un pueblo del fronterizo municipio de Barrancas. Allí donde los lugareños celebran a San José cada 19 de marzo y donde la explotación del carbón a cielo abierto es un atractivo turístico. Está casado, tiene tres hijos. Su crianza transcurrió entre los municipios de Maicao y Fonseca. Es el segundo de ocho hermanos, “todos profesionales”, resaltan quienes lo conocen.

Al Ovidio político lo definen como un hombre “sistemático y calculador”, que ha logrado sumar adeptos desde su primera administración como alcalde de Maicao, entre 2001 y 2003. “Es un político tradicional -dijo una de las fuentes consultadas- al que no le vas a pedir grandes discursos sobre la administración pública”. También lo describen como un hombre generoso, que le da plata a quien lo necesite. 

Uno de los episodios más recordados de su primera alcaldía fue el haberse auto-otorgado facultades para sancionar el presupuesto municipal de la vigencia 2003 sin tener que pasar por el Concejo. En 2006 la Procuraduría lo inhabilitó por 10 meses para ejercer cargos públicos y le impuso una multa de 30 millones de pesos, después de haber encontrado irregular la modificación al presupuesto de gastos. Mejía calificó de “injusta” la sanción y la atribuyó a una “persecución política” de sus adversarios. 

En 2008 regresó a la Alcaldía, pero solo por un año porque el Consejo Nacional Electoral anuló su elección por haberse inscrito para la contienda de 2007 cuando aún tenía vigentes 24 días de los 10 meses de inhabilidad.

De su primera administración en Maicao le critican a él, así como a quienes han sido alcaldes de ese municipio, no haber logrado que el acueducto funcione las 24 horas pese a todo el dinero que por regalías ha entrado a las arcas municipales. Según reporta el Sistema General de Participaciones, con la nueva distribución de las regalías a Maicao desde 2012 los Ocad le han aprobado 37 proyectos por 106 mil millones de pesos.

“Todos los alcaldes que llegan critican a las empresas de servicios públicos por su mala gestión, pero cuando se montan terminan siendo aliados”, dijo uno de los guajiros consultados.

Tres atentados en contra de su círculo
Óscar Mejía (izq.) reemplazó a Ovidio en la Alcaldia de Maicao. Sufrió un atentado que le dañó las cuerdas vocales. El asesor jurídico de Ovidio, Guillermo Jaramillo Santa, sobrevivió a las balas que recibió en Barranquilla (Fotografías de Diario del Norte y Maicao al Día).

Durante su carrera política, Ovidio ha enfrentado tres atentados en contra de su círculo más cercano. El médico Óscar Mejía, su hermano, fue baleado en 2007 y terminó con daños en las cuerdas vocales. Fue Óscar quien lo reemplazó cuando tuvo que salir de la Alcaldía en 2009.

En febrero de 2008, Guillermo Jaramillo Santa, su asesor jurídico en la Alcaldía, fue atacado cuando ingresaba a una vivienda en Barranquilla. Logró sobrevivir a las balas. En aquel momento, Mejía alertó públicamente a la Policía porque se trataba del segundo hecho de sangre en menos de tres meses que involucraba a gente cercana a él. No lo atribuyó a coincidencias. “Se puede relacionar con la cosa política”, dijo. 

Tres años después, en 2011, fue asesinado en Maicao Alexander Amaris Pacheco, escolta de máxima confianza de Ovidio. Los sicarios lo atacaron cuando regresaba a su casa en el barrio Boscan después de haber trabajado todo el día con él. 

"A mí si me gustaría que la Fiscalía pudiera decirme en qué van las investigaciones, qué han encontrado en esos procesos. Ovidio Mejía no tiene ninguna actividad ilícita que permita tener problemas. Nosotros lo único que hemos desarrollado es una vida política y la vida política trae diferencias", le dijo el aspirante a la Gobernación a La Silla. 

En medio de todo este ruido, Ovidio Mejía y Oneida Pinto son los dos aspirantes a los que en La Guajira les auguran una pelea cerrada por la silla de la Gobernación. Con un largo camino por delante, los señalamientos a los apoyos de ambas campañas apenas salen a flote. Mientras tanto, entre algunos guajiros hay desesperanza por no tener más opciones de dónde escoger y en las redes sociales comienza a repetirse una y otra vez el mismo clamor: “Aquí en La Guajira hay gente de bien, no todos somos corruptos”.

CONTEXTO

Las historias más vistas en La Silla Vacia