Uso de cookies

La Silla Vacía usa Cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Al continuar navegando acepta nuestra política.

listo

Por Claudia López · 20 de Abril de 2011

7327

13

Uno de los mejores legados, quizás el único, por el que valió la pena la Ley de Justicia y Paz fue la creación de la Comisión Nacional de Reparación y Reconciliación, CNRR. No sólo porque es, que yo recuerde, el primer escenario institucional en el que se reconoce a las víctimas y se les da voz, sino también porque tuvo el acierto de constituir un Grupo de Memoria Histórica para reconstruir las raíces de nuestro actual conflicto.

Me temo que uno de los efectos que lamentaremos en el futuro, cuando entre en vigencia la Ley de Víctimas, es la desaparición de este Grupo de Memoria Histórica y también de la propia Comisión. Aunque he tenido diferencias con planteamientos de la Comisión, y muchas más con su vocero, Eduardo Pizarro, reconozco el talante plural del debate con la Comisión y la independencia académica que le permitieron al Grupo de Memoria Histórica para empezar su tarea.

En el nuevo gobierno, el Presidente Santos empeñó parte de su capital político en sacar adelante la Ley de Víctimas, pero el Vicepresidente Garzón ha empeñado parte del suyo en menoscabar el legado de la Comisión. Por razones que desconozco, Garzón empezó con una especie de animadversión personal contra Pizarro, que evolucionó en desprecio generalizado por lo actuado por la Comisión y en una toma hostil de la misma. Espero que esas nimiedades personales y políticas influyan lo menos posible en la transición institucional del tema de víctimas y por el contrario podamos retomar el legado de la Comisión para afrontar los nuevos desafíos de la Ley de Víctimas. Uno de esos desafíos es la reconstrucción de la memoria histórica.

En el tire y afloje de la Ley de Víctimas finalmente parece haberse llegado a un acuerdo sobre tres fechas emblemáticas. 1991 será el año a partir del cual se calcule el despojo de tierras y se avalen los procesos de restitución. 1984 será el año a partir del cual se hará reparación económica y administrativa. Y de 1984 hacia atrás se hará reparación simbólica, enfocada en memoria histórica, para quienes se consideren víctimas. Para cualquiera de los efectos, el esfuerzo de reconstrucción de los hechos va a ser monumental. ¿Qué legado nos deja al respecto el Grupo de Memoria Histórica que derivó de la Ley de Justicia y Paz?

He leído todas las publicaciones del Grupo de Memoria Histórica y tengo el mayor aprecio y admiración por sus miembros y por su labor. Pero leyendo su producción he llegado a la conclusión de que realmente no hicieron memoria histórica. Lo que hicieron fue una selección de casos emblemáticos, usualmente masacres, y reconstruyeron la ocurrencia de las mismas. Lo hicieron de una manera humana y profesional magistral, pero ese trabajo dista mucho de ser la memoria histórica del actual conflicto.

El Grupo no trazó una hoja de ruta para reconstruir el conjunto de hechos, actores, factores y períodos que constituyen la memoria histórica de nuestro conflicto. Se limitaron a señalar 1964 como el año emblemático de inicio del conflicto actual y a reconstruir algo más de una decena de casos. En consecuencia, la tarea de memoria histórica está prácticamente por hacer.

Mucho se discutirá en los próximos meses al respecto. Para empezar a contribuir a ese debate, dejo dos aportes iniciales. De una parte, creo que desconocer la conexidad histórica entre el surgimiento de movimientos de autodefensa campesina, que evolucionaron en guerrillas, en particular las Farc, con la violencia política originada en el magnicidio de Jorge Eliecer Gaitán en 1948 no sólo es desacierto sino ceguera. Por eso me parece desacertada la fecha de 1964 como referente de memoria histórica de nuestro actual conflicto. Sugiero en cambio que se considere el año 1946. Para profundizar esa discusión invito a la lectura de dos textos. El libro “Mataron a Gaitán” de Hebert Braun y de María Valencia sobre el genocidio del Movimiento Gaitanista.

De otra parte, me parece igualmente ciego el intento, casi desesperado, de negar la conexidad histórica entre las autodefensas organizadas por el Gobierno desde 1964, como respuesta a la violencia de bandoleros y guerrilleros, y las posteriores autodefensas de los 80s, como las Autodefensas del Magdalena Medio.

Si ni siquiera eso, que es un hecho histórico que no afecta a personajes vivos, es difícil de reconocer, más lo es reconocer la conexidad entre las otrora autodefensas del Magdalena Medio y su posterior evolución en grupos narcoparamilitares, muchos amparados bajo la figura de las Convivir, y su posterior fusión en las llamadas AUC, que en cambio sí afecta a toda una gama de vivos. Para darse una idea de la magnitud de la diferencia en este tema, recomiendo la lectura de la revista de la Corporación Nuevo Arco Iris y el texto sobre.

El debate está abierto. Por difícil que resulte, si se aprueba la Ley de Víctimas, la tarea de reconstrucción de la memoria histórica de nuestro conflicto ya no será optativa, casuística o académica. Será mandato legal y deber histórico.

Comentarios (13)

Martha

20 de Abril

0 Seguidores

El tema de víctimas no sera claro ni justo hasta que este pais sea gobernado ...+ ver más

El tema de víctimas no sera claro ni justo hasta que este pais sea gobernado por gentes que no tengan nada que ver con las oligarquías de aquí y mucho menos con las transnacionales como las bananeras que nos hacían creer en aquellos tiempos quienes nos quitaban las tierras eran los bandidos.
El mafiogobierno se hace el que hace pero en la realidad están para tapar la porquería que el y URRIBLE crearon.

Diógenes-Cínico

20 de Abril

0 Seguidores

El grupo de memoria histórica seguramente está compuesto por distinguidos in...+ ver más

El grupo de memoria histórica seguramente está compuesto por distinguidos intelectuales. Sin embargo, le ha faltado talento para observar que su trabajo tiene un efecto insidioso: hacer creer que se avanza en el conocimiento de la verdad. Han quebrado la perspectiva global del problema mediante esa metodología de casos. Han reducido la tragedia a unos casos, desde luego graves pero que ocultan el bosque. Se necesita una auténtica comisión de la verdad que cumpla estándares internacionales y que esté dirigida por alguien que represente verdaderamente a las víctimas. Una comisión que dilucide tendencias, responsables, características de víctimas y victimarios, entre otros aspectos de la violencia y del conflicto armado colombiano. Una comisión de la verdad compuesta por personas a quienes les duelan las víctimas. No personas que hagan simples ejercicios academicistas. Si uno fuera maledicente diría que el grupo de memoria histórica ha vendido su talento al mejor (y siniestro) postor.

NLM

20 de Abril

0 Seguidores

Una pregunta que me queda del artículo para Claudia, que por cierto está muy...+ ver más

Una pregunta que me queda del artículo para Claudia, que por cierto está muy interesante: Si 1946 fuera la fecha adecuada para reconocer que el asesinato de Jorge Eliecer Gaitán está relacionado con el surgimiento de movimientos de autodefensa campesina convertidas luego en guerrillas ¿qué pasa en el caso de la policía chulavita? ¿no hay conexión entre estos y las autodefensas apoyadas por el gobierno en 1964?

fameloto

20 de Abril

0 Seguidores

Es obligacion no solo reconstruir la historia, es obligación escuchar al colo...+ ver más

Es obligacion no solo reconstruir la historia, es obligación escuchar al colombiano rural, ellos desde hace buen tiempo han revelado la historia y su tragedía, pero, como si fueramos una burbuja no nos importa y nos resbala. El deber más que reconstruir la historia, es escuchar a las victimas y reconocernos frente al espejo, esta es la única forma de iniciar la transicion hacia la verdadera democracia. Reconocer la sangre de miles de colombianos es aprender que esto jamás debe volver a ocurrir.
Felix

J. Felipe Parra

21 de Abril

0 Seguidores

Es chistoso como a este post no le saltan encima.

Y claro, tienes r...+ ver más

Es chistoso como a este post no le saltan encima.

Y claro, tienes razón si solamente con lo de la ESMA en Argentina hay un rollo enorme, ¿cómo va a ser acá, que desde 1940 quedamos en arrasamiento perpetuo?

Voy a leer a profundidad los links Claudia y amplío el comentario, pero me parece mucho más que relevante, esto es NECESARIO PARA TOOOOODXS para la posibilidad de un futuro más viable.

RICARDO RODRÍGUEZ ASENSIO

22 de Abril

0 Seguidores

En la República Argentina se impuso desde la Corte Suprema una profunda revis...+ ver más

En la República Argentina se impuso desde la Corte Suprema una profunda revisión de las amnistías otorgadas a participantes en muertes, torturas y desaparecimientos de niños, hombres y mujeres. Pese a que se produjeron normas legales de perdón y olvido, y fallos consecuenciales en tal sentido, la consideración de que tales crímenes fueron catalogados como de lesa humanidad, permitió y sustentó la derogatoria de esa legislación preexistente. Los nuevos procesos no se hivieron esperar y varios de ellos culminaron con severas condenas, no empece la edad provecta de los condenados. Hace pocos años, durante la celebración del aniversario de la Carta del 91 en importante seminario que organizó nuestra Corte Constitucional en la BLAA, la crema jurídica del país tuvo ocasión de conocer la cronología argumentada de dicho proceso político y judicial de rectificación histórica. Por cierto que el concurrido evento recibió con estruendoso aplauso la intervención del funcionario argentino, y el ....

RICARDO RODRÍGUEZ ASENSIO

22 de Abril

0 Seguidores

jurista cuyo nombre y cargo no recuerda este lego, abundó en estimaciones jur...+ ver más

jurista cuyo nombre y cargo no recuerda este lego, abundó en estimaciones jurídicas que pudieran sustentar en Colombia algo por el estilo.- Se trae a colación este episodio, que puede ser completado en la Secretaría de la Corte Constitucional, entonces presidida por Clara Inés Vargas. Como se echa de ver, el análisis de Claudia López es sintomático de un estudio histórico profundo, del cual saldrían a la luz verdades antiguas y recientes que han sido objeto de maquillaje, deformación u ocultamiento, y, al cual queremos contribuir con puntuales y tímidas observaciones, como seguramente lo harán numerosos lectores. Por ejemplo, fuera bueno saber si María Valencia es la hija de Luis Emiro Valencia y Gloria Gaitán Jaramillo, es decir nieta del caudillo. Asimismo, convendrá conocer los nombres de personas que acompañaron a Gaitán en Jornada, y en los cuadros directivos de su organización política, como el dirigente exiliado Jorge Villaveces. Apuntes como estos le irán dando cuerpo a la...

RICARDO RODRÍGUEZ ASENSIO

22 de Abril

0 Seguidores

historia del conflicto social y armado que tuvo un interregno durante los dos ...+ ver más

historia del conflicto social y armado que tuvo un interregno durante los dos períodos precedentes al de Juan Manuel Santos; comoquiera que en la nueva historia de Job Gaviria, Luis Carlos Restrepo y similares se fijó esta etapa como la del sinflicto. - Ricardo Rodríguez Asensio

libia

24 de Abril

0 Seguidores

Sin memoria historica se pierden las esperanzas de finalizar algun dia el conf...+ ver más

Sin memoria historica se pierden las esperanzas de finalizar algun dia el conflicto armado en Colombia

J. Felipe Parra

28 de Abril

0 Seguidores

¿Y, para qué la memoria histórica?

http://www.pagina12.com.ar/di...+ ver más

¿Y, para qué la memoria histórica?

http://www.pagina12.com.ar/diario/economia/2-167182-2011-04-28.html


Ódienlos, o ámenlos, pero creo que la tienen un poco más clara...

Y todavía digiriendo los textos del gaitanismo.

Camilo Vargas

29 de Abril

0 Seguidores

Más interesante que cuándo comenzó el conflicto es hasta donde llegó. Más...+ ver más

Más interesante que cuándo comenzó el conflicto es hasta donde llegó. Más interesante que el continuo entre los Decretos presidenciales y actos administrativos que crean las autodefensas es la relación entre las autodefensas y las llamadas "Bacrim". Controversial y peligroso no es la génesis de las FARC en las guerrillas liberales, sino documentar los esfuerzos de transnacionalización de la guerrilla. O cuál ha sido la dimensión real de las empresas militares de seguridad extranjeras en el conflicto. O todos los cables no desclasificado y no Wikileakeados que continuarán mostrando el monitoreo estadounidense del conflicto. Memoria Histórica ha sido supremamente consecuente y realista en sus expectativas: contar el conflicto desde abajo, desde las víctimas. Cualquier otra pretensión mientras el conflicto continúa es, no solo ingenua, sino jurídicamente muy peligrosa para quien la emprenda.

APOLONIO

01 de Mayo

0 Seguidores

La finalidad mas elevada de la justicia es la defensa del derécho, Derécho q...+ ver más

La finalidad mas elevada de la justicia es la defensa del derécho, Derécho que nos permite tener Estado, según eso no es prudente invertir la presunción de la inocencia por culpabilidad, ni desconocer el principio de la buena fé, ni olvidar que nuestro ordenamiento jurídico erradica toda forma de responsabilidad objetiva, son las instancias competentes en virtud de un proceso donde se determinan las responsabilidades con pruebas que venzan el grado de posibilidad, probabilidad y verosimilitud. Dicho esto, debemos ser respetuosos con la ley y no entrar a adecuar nuestra conducta a la descrita como punible en la norma sustantiva bajo los nomen juris de calumnia, injuria y falsa denuncia. Una cosa es el derécho superior de sensura ciudadana, y otra es la oposición especulativa.
Los exhorto a todos a que demos el primer paso dando el ejemplo nosotros mismos. Es a la administración de justicia la que debemos instar para que sean eficientes con su labor.

Contexto

Las historias más vistas en La Silla Vacia