Uso de cookies

La Silla Vacía usa Cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Al continuar navegando acepta nuestra política.

listo

Por Laura Ardila Arrieta · 08 de Mayo de 2016

8804

0

Entre los especiales del primer año de La Silla Caribe está el rompecabezas del poder regional que logramos armar con la serie de los súper poderosos por departamento. Para cerrarlo con broche de oro, traemos el top definitivo de personajes cuya influencia trasciende a toda la región.

Para armar la lista de los súper poderosos del Caribe revisamos los ocho rankings que publicamos en 2015. Además, hicimos más reportería consultando a cinco congresistas, dos analistas, dos concejales, tres periodistas y un alto funcionario del Gobierno Nacional, todos costeños o con conocimiento de lo que pasa acá. Al final, concretamos estos nombres, cuyo poder entendemos como la capacidad de mover los hilos para que pasen o dejen de pasar cosas que afecten las decisiones públicas más importantes de una región que cuenta con uno de cada tres senadores y define la Presidencia.

Curiosamente, no aparece el contralor general Edgardo Maya, uno de los costeños con más poder a nivel nacional, pues esa influencia no es ejercida de ninguna manera particular sobre el Caribe (aunque él sí es uno de los súper poderosos en su natal Cesar). Tampoco está el expresidente Álvaro Uribe, súper poderoso en Córdoba, porque esta región demostró ser territorio mayormente santista en las pasadas presidenciales, y además el uribismo no logró ninguna alcaldía capital o gobernación costeña en las recientes regionales. Quedaron por fuera, por poco, el clan García de Bolívar y el nuevo alto consejero presidencial para las regiones, Carlos Correa.

#1
Germán Vargas Lleras

El Vicepresidente es el súper poder del Caribe porque, debido a las funciones que le delegó Santos II, es visto como el gran ejecutor de la Nación en los ocho departamentos. En estos dos años de Gobierno, los dos ministerios que maneja (Transporte y Vivienda) han tenido papeles clave y él mismo ha encabezado en toda la región firmas de contratos para grandes obras, entrega de viviendas, inauguraciones de acueductos, primeras piedras de carreteras, entre otros asuntos que dan una idea de us gran influencia.

Con él se entienden gobernadores, alcaldes y funcionarios costeños grandes y chiquitos, que acuden a él para concretar proyectos y también se dejan regañar de vez en cuando. “Hoy en la Costa es más visto como Presidente Vargas que el propio Santos, incluso con todo lo de su enfermedad”, nos dijo un político importante.

Pero además de eso, Vargas Lleras es el súper poderoso del Caribe porque en las pasadas regionales logró colonizar con su partido Cambio Radical seis de los ocho departamentos, en donde puso a algún mandatario importante de su cuerda, en la mayoría de los casos gracias a las alianzas que le ayudó a sellar el alcalde barranquillero Álex Char.

 
#2
Álex Char

El dos veces alcalde barranquillero, uno de los más populares del país, está en los primeros lugares de este top por ser el mandamás del Atlántico, por la ascendencia que tiene entre sus amigos políticos de otros departamentos, especialmente en Magdalena, La Guajira, Cesar, Sucre y Bolívar; y por las excelentes relaciones que mantiene en el Gobierno Nacional. Éstas son tan buenas, que es el único dirigente costeño con ministra propia: hasta hace poco tuvo a Natalia Abello en el MinTransporte y ahora cuenta con Elsa Noguera en el MinVivienda.

Como es bien sabido, Char es los ojos del Vicepresidente en el Caribe. Su familia le ha financiado a Vargas campañas. Pero tiene vuelo y autonomía propios. En estas regionales, fue el hombre clave del vargasllerista partido Cambio Radical. Estuvo encargado de entregar los avales en la región y por esa vía selló alianzas, algunas cuestionadas, para asegurarle al Vice los triunfos locales que hoy significan la primera cuota de su aspiración presidencial en 2018.

Ninguna de las alianzas cuestionadas que selló (como por ejemplo, el aval que le entregó para la Gobernación guajira a Oneida Pinto, socia política del procesado exgobernador Kiko Gómez) lo ha afectado en su imagen debido a que es un consentido de muchos medios locales. También tiene estrechas relaciones con el empresariado.

Evidentemente, Char heredó el bastón de mando de su padre Fuad Char, el poderoso exsenador que combina solvencia económica y poder político. El grupo de los Char tiene senador (Arturo Char, hermano de Álex, el más votado de Cambio Radical en el país), controla la Alcaldía de Barranquilla desde 2008 y hoy también tiene manejo en la Gobernación atlanticense.

En alianzas variadas, esta familia ha influido en la elecciones de los alcaldes y gobernadores de allí los últimos 20 años. En 2010 sacaron 73 mil votos para el Senado y en 2014 saltaron a 108 mil.

Además de ese caudal electoral, los Char tiene un gran músculo económico. Son los dueños de Olímpica, una de cadenas comerciales con más presencia en el país en forma de droguerías, supermercados y grandes almacenes. También son propietarios de empresas como Serfinansa y Laboratorios Best; de las emisoras radiales de la cadena Olímpica; de constructoras, comidas rápidas y del equipo de fútbol Junior.

Hoy el peso de sus zapatos es tal que no pocos dicen que podría, incluso, llegar a ser la fórmula vicepresidencial costeña con la que se la jugaría Vargas en 2018, aunque sin embargo eso le implicaría renunciar a la Alcaldía.

 
#3
Juan Manuel Santos

Aunque su popularidad esté en el piso, Juan Manuel Santos tiene el poder obvio de ser el principal determinador de las políticas nacionales que afectan a toda la región Caribe. Por supuesto, no hay mandatario grande o pequeño que no le reciba una directriz y -a pesar de los conatos de disolución- su coalición en el Congreso, buena parte de ella, congresistas oriundos de estos ocho departamentos, lo tiene como su máximo jefe.

 
#4
Los Gerlein

Esta familia conservadora del Atlántico tiene en sus dos cabezas al senador más antiguo del país y votado de su partido (Roberto Gerlein) y al mayor súper contratista del país en 2014 (Julio Gerlein). En sus nombres coincidieron casi todos los consultados para esta historia. Su poder consiste en haber sabido mezclar un gran músculo económico con una fuerte influencia política. Y éste trasciende las fronteras atlanticenses porque, por un lado, aunque el grueso de los poco más de 127 mil votos del Senador Roberto está en su lugar de origen (más de 88 mil), su grupo político tiene líderes en los otros siete departamentos. Especialmente están en Bolívar, Magdalena y Sucre. Con casi medio siglo en el Congreso, el congresista cuenta con una potente red clientelar de amigos a los que en todos estos años les ha hecho favores. Y les sigue haciendo porque, a pesar de algunos quebrantos de salud, todavía hoy continúa haciendo política activa y recibiendo gente en su casa.

Además de eso, Roberto Gerlein ha sido un senador clave para que el Gobierno mantenga buenas relaciones con los godos y, en ese sentido, fue uno de las columnas fuertes de la reelección en el Caribe. Vía su cercanía con el Presidente, ha recibido cuotas claves en el Gobierno (como la del Banco Agrario) y eso ha reforzado su poder. Aunque los Gerlein no ponen alcaldes capitales y gobernadores, siempre terminan montados en buses de la victoria y con influencia a nivel local.

Por otro lado y más allá de lo político, la otra gran fuente de poder la tienen a través de las obras públicas y concesiones. La empresa Valores y Contratos, Valorcon, cuya cabeza es Julio Gerlein, tiene concesionada hasta 2020 la malla vial de Barranquilla; Julio Gerlein & Cía, otra empresa constructora, se ha ganado contratos como el tramo 1 de Transmetro; y varios miembros de la familia son socios de Inassa, empresa que a su vez es la dueña mayoritaria de la Triple A, encargada del acueducto y el alcantarillado de la ciudad.

Recientemente, Gerlein entró a uno de los proyectos más grandes de los últimos tiempos en Barranquilla: el súper puerto de aguas profundas que costará unos 1,8 billones de pesos y tendrá el tamaño de una ciudad pequeña. El negocio lo tendrá en concesión, hasta 2055, junto a los empresarios Carlos Mattos y los Daes.

 
#5
Antonio Celia

Este ‘cacao’ tiene el poder de las buenas relaciones y de ser escuchado por poderosos de la región y del nivel central en Bogotá, pese a nunca haber participado en política.

Desde 1992 es el presidente de Promigas, la empresa que tiene casi la mitad del gas en el país, su sede principal en Barranquilla e inversiones en otros países en América Latina. Eso, sumado a la incidencia que tiene en la movida cultural y en la educación de la región vía la Fundación Promigas, lo convierten en “uno de los empresarios más respetados del Caribe. Nadie le negaría una cita o una llamada”, como nos lo definió un importante senador costeño.

Celia es amigo personal del presidente Juan Manuel Santos y su nombre recientemente sonó en algunos corrillos como posible nuevo Ministro de Minas, dentro de una baraja de personalidades costeñas que promovió especialmente el periódico local El Heraldo.

Ha estado en el consejo directivo de Empresarios por la Educación y en el Observatorio del Caribe, ha patrocinado el Carnaval de Barranquilla (cuya Fundación maneja su hermana Carla Celia) y financiado el Museo del Caribe y la Fundación Nuevo Periodismo Iberoamericano, que tiene su sede principal en Cartagena.

Desde 2012 es además presidente de la junta directiva de Nutresa, la empresa de alimentos del Grupo Empresarial Antioqueño, en donde venía participando como miembro independiente desde 2005. También ha estado en la de la Bolsa de Valores y del Fondo de Inversión para la Paz (que manejaba los dineros del Plan Colombia).

 
#6
Los Name

Además del caudal electoral del tercer senador más votado del Partido de La U (el más grande de la Unidad Nacional santista), José David Name, heredero político de su padre: el fallecido cacique de la política tradicional en el Atlántico José Name Terán; la casa Name tiene importantes contratos en el Caribe a través de la empresa de consultoría en ingeniería Consultores del Desarrollo Condesa.

Eso los convierte en uno de los súper poderosos de la región, con aliados políticos y relaciones económicas en varios departamentos. José David Name tiene la mitad de sus poco más de 100 mil votos en el Atlántico, pero también cuenta con grueso respaldo en Magdalena (casi 20 mil apoyos) y en Sucre (más de 10 mil). Eso le alcanzó, por ejemplo, para mover aspirantes más allá de las fronteras atlanticenses en las pasadas regionales, como lo contó La Silla Caribe.

Su reciente periodo como presidente del Congreso fortaleció sus relaciones con la Casa de Nariño, en donde sigue teniendo interlocución con el alto Gobierno. Vía esa estratégica cercanía, a fines del año pasado pudo quedarse con la dirección de Cormagdalena y ganarle ese pulso a sus principales rivales políticos en el Atlántico: los Char.

Con Condesa (que es controlada por los Name: David Name Orozco, primo del Senador e hijo de David Name Terán, está en su junta directiva), entre muchas otras obras los Name están en el consorcio al que Luis Miguel ‘el Mello’ Cotes le entregó la Vía de la Prosperidad en el Magdalena.

En el Atlántico, Condesa ha tenido la carretera Barranquilla-Cartagena, la interventoría del Corredor Portuario y la construcción de la Avenida del Río.

 
#7
Los Ñoños

Los cordobeses de La U Bernardo ‘el Ñoño’ Elías y Musa Besaile son los senadores más votados del país, después de Jorge Enrique Robledo del Polo. En su departamento, son los más poderosos porque controlan la Gobernación, 10 de las 30 alcaldías, la CAR y el Incoder (estas dos últimas entidades, del grupo de Musa), y cuentan con mayorías en la Asamblea.

Su influencia local creció de manera exponencial después de haber sido de los congresistas más beneficiados por la llamada mermelada (asignaciones de la Nación a las alcaldías y gobernaciones por indicación de los legisladores) en el primer gobierno de Juan Manuel Santos. Luego de eso, se convirtieron en los reyes de los votos y en determinadores de buena parte de la inversión en Córdoba.

Pero también son un gran poder en el Caribe, pues tienen relación estrecha con otros departamentos. Por ejemplo, Musa invirtió parte de su mermelada en pueblos de Bolívar y Sucre, en donde cuenta con políticos de su cuerda y aumentó su votación. El Ñoño, por su parte, es uno de los senadores más importantes en La Guajira (un departamento que no tiene senador), en donde también gestionó mermelada. Luego de eso, pasó de sacar allí tres mil votos en 2010 a 14 mil en 2014 y se quedó con dos alcaldías y la diputada más votada en las pasadas regionales. Para esos comicios, en Sucre también triunfó con dos alcaldías y una curul en la duma.

Los ñoños, dos de los principales hacedores del triunfo de la reelección santista que se definió en el Caribe, prometen jugar un papel igual de clave en las presidenciales de 2018. Eso porque la base de su poder está en el único departamento de la región además de Bolívar en el que no ganó Germán Vargas Lleras.

 
#8
Las bacrim (clan Úsuga)

Aunque desde el año pasado quedaron incluidas en los top de súper poderosos del Cesar, La Guajira, Sucre y San Andrés, están en este principalmente por el paro armado con el que a fines de marzo aterrorizaron poblaciones en Córdoba, Sucre, Bolívar y Magdalena durante dos días seguidos, incluyendo las capitales Montería, Sincelejo y Santa Marta. También por el miedo que generaron en Cartagena este año cuando asesinaron a tres policías. Su poder es el del terror.

Como lo habíamos contado, en La Guajira han tenido presencia en la parte alta de la península. Su motor es el tráfico ilegal de drogas y gasolina. Habrían llegado tan lejos en ese departamento, que la justicia investiga si hace cinco años ayudaron a llegar al cuestionado Kiko Gómez a la Gobernación.

Las bandas criminales también son un poder visible en La Mojana sucreña. No solo se hacen sentir con las vacunas que les piden a los ganaderos y agricultores de la zona, sino en la política. Capturas de miembros de estas bandas hace poco dan cuenta de los tentáculos de estos grupos al margen de la ley. Por ejemplo, el año pasado la Policía capturó a 14 personas a las que señala de integrar el Clan Úsuga, incluido el concejal del municipio de Guaranda Miguel Salvador Ríos Badrán.

Mientras, en San Andrés estos grupos al margen de la ley libran desde 2010 una guerra por las rutas para el transporte de droga entre Suramérica y Centroamérica. A la isla se la pelean por ser un punto estratégico para la recarga de combustible, el descargue de mercancía en altamar y por su mano de obra calificada para la navegación de las embarcaciones. Por cuenta de los enfrentamientos entre Urabeños y Rastrojos, desde 2010 han muerto unas 100 personas allí.

 
#9
El clan Gnecco

Bajo la batuta de la matrona Cielo Gnecco Cerchar, son el súper poder del Cesar. Pero también tienen poder en La Guajira y buenas relaciones en la Alcaldía de Cartagena vía quien fuera uno de sus asesores y aliados electorales allí: José Julián Vásquez, hermano del alcalde cartagenero Manolo Duque.

Tienen una de las fortunas más grandes de la región, control político en casi todo el Cesar, excelentes relaciones con el presidente Juan Manuel Santos y una alianza con el vicepresidente Germán Vargas Lleras, que se selló en las pasadas regionales para compartir la Gobernación cesarense.

En su lista de activos políticos está además ser aliados del alcalde de Valledupar Tuto Uhía, tener al único senador del Cesar (José Alfredo Gnecco), relación con los cuatro representantes a la Cámara por ese departamento y ser allí los jefes de La U.

Su imperio se extiende hasta la vecina Guajira, en donde también hacen parte de la lista de súper poderosos. De hecho, los Gnecco tienen sus orígenes en el sur guajiro. En la península han hecho presencia vía su parentesco y cercanía con el cuestionado exgobernador Kiko Gómez. Y el año pasado apostaron electoralmente con el candidato liberal a la Alcaldía de Riohacha Andris Salas, una de las fórmulas de la actual gobernadora Oneida Pinto, aliada política de Kiko.

Andris Salas perdió la Alcaldía, pero a los pocos meses se ganó la Contraloría de La Guajira, lo que significó un hit para Oneida y también para los Gnecco.

 
#10
Los Daes

Como lo contamos en una investigación el año pasado, los hermanos Christian y José Manuel ‘Yuyo’ Daes Abuchaibe son las cabezas de un emporio económico con las mejores relaciones políticas, que se codean con los Name, los Gerlein y los Char en el mapa del poder en el Atlántico. Pero, a diferencia de estos apellidos sinónimo de poder costeño, en el resto del país son prácticamente desconocidos.

Tienen grupo con empresas privadas y contratos públicos al que se resiste un sector local, que los ha criticado en voz baja por la investigación por narcotráfico que les abrieron en Estados Unidos hace 20 años y posteriormente les cerraron.

En 2015 contamos que durante los últimos cinco años de gobierno de la casa Char en Barranquilla han ganado contratos públicos que suman más de 250 mil millones de pesos. Y recientemente entraron a uno de los proyectos más grandes de los últimos tiempos en el Distrito: el súper puerto de aguas profundas que costará unos 1,8 billones de pesos y tendrá el tamaño de una ciudad pequeña, en asocio con los empresarios Julio Gerlein y Carlos Mattos.

Además de eso, los Daes y su exitosa empresa Tecnoglass tienen excelentes relaciones con el presidente Juan Manuel Santos y han tenido contratos en Bolívar, Sucre y Cesar.

Hoy tienen tan alto perfil que Christian Daes fue uno de los escogidos para acompañar a Santos a conmemorar los 15 años del Plan Colombia en una exclusiva celebración con el presidente Barack Obama en la Casa Blanca.

 

Contexto

Las historias más vistas en La Silla Vacia