Uso de cookies

La Silla Vacía usa Cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Al continuar navegando acepta nuestra política.

listo

Por Laura Ardila Arrieta | Tatiana Velásquez Archibold · 27 de Octubre de 2015

5960

0

En el balance de La Caribe sobre estas regionales, y más allá de los resultados oficiales, estos son los grandes ganadores y derrotados del domingo.

Los que ganan

Los que pierden

Germán Vargas Lleras

Yahir Acuña

Como lo dijimos en nuestra historia sobre las conclusiones de estas regionales, el Vice es el nuevo súper poderoso de la Costa, zona con los votos suficientes como para definir las presidenciales.

El partido de Vargas Lleras, Cambio Radical, pasó de tener en el Caribe apenas la Alcaldía de Barranquilla a contar con cinco sillas principales en la región que engordarán el proyecto presidencial vargasllerista para 2018.

Vargas ganó con Rosa Cotes en el Magdalena, con Oneida Pinto y Fabio Velásquez en La Guajira, con Álex Char en Barranquilla y con Édgar Martínez en Sucre. Pero además, eligió mandatarios amigos en las gobernaciones del Atlántico y Cesar y en la Alcaldía de Valledupar.

Aunque, lo que ganó en fuerza electoral lo perdió en imagen, debido a las alianzas cuestionadas que selló.

Es uno de los grandes derrotados de las regionales en el país, debido a que muchos (sobre todo él) daban por descontado el triunfo de su esposa Milene Jarava a la Gobernación de Sucre.

Con una investigación abierta por parapolítica, Yahir Acuña, que se convirtió en las legislativas del año pasado en el nuevo mandamás del departamento luego de sacar históricos 130 mil votos, renunció a la Cámara para lanzarse a la Gobernación, pero luego cambió de parecer y terminó presentando como carta a su señora.

Juntos hicieron campaña repartiendo billete por todo el departamento, pero perdieron por 20 mil votos frente al candidato de Cambio Radical: el exgobernador y ‘palo’ de las elecciones, Édgar Martínez.

El poderoso Acuña también perdió su apuesta por la Alcaldía de Sincelejo (en cabeza de Carlos Vergara) y las sillas principales de municipios clave como Buenavista, Tolú, San Benito, San Marcos y Galeras.

Y acaso su mayor derrota sea que quedó expuesto ante la opinión pública, luego de que la Policía lo retuviera horas antes de los comicios con 500 millones de pesos, que según las mismas autoridades podrían haber estado destinados para la compra de votos.

Alex Char

Álvaro Uribe

Con los más de 300 mil votos que sacó en Barranquilla, las 10 (de 23) alcaldías que su grupo político conquistó en el Atlántico y su expansión en la región Caribe con gobernadores y alcaldes aliados (algunos de ellos cuestionados) en Magdalena, La Guajira, Cesar y Sucre, el nuevo alcalde barranquillero Alejandro Char se convirtió en el gran cacique del Caribe. Lo que lo hace pieza clave del cantado proyecto presidencial del vicepresidente Germán Vargas Lleras y en su posible fórmula como vicepresidente.

La región Caribe volvió a demostrar que la simpatía que muchos sienten por el expresidente y actual senador Álvaro Uribe Vélez  no es endosable ni sinónimo de votos. El Centro Democrático no ganó ninguna de las ocho alcaldías capitales ni tampoco gobernaciones. La mayor expectativa al respecto la tenían con Sergio Araújo en Valledupar y Gina Benedetti en Cartagena. Ambos quedaron de cuartos. Y con Carlos Ordosgoitia en Montería, que fue derrotado por el conservador Marcos Daniel Pineda.

Su presencia en las Asambleas y Concejos es minoritaria. En Barranquilla, por ejemplo, solo consiguieron una curul al Concejo y en la Asamblea de Bolívar otra. En Cartagena se la jugaban por varias curules al Concejo en una lista cerrada presidida por Luis Guillermo Otoya, pero no consiguieron ninguna.

Luis Miguel ‘el Mello’ Cotes

Nueva Guajira

Hace cuatro años el Gobernador del Magdalena era una suerte de paria en la política: el Partido Liberal no lo había querido avalar a la Gobernación y le llovían cuestionamientos a nivel nacional por su inexperiencia y polémicos parientes. Hoy se graduó como el cacique emergente más prometedor del Caribe dentro del vargasllerismo.

Logró elegir como su sucesora a su tía Rosa Cotes con casi 300 mil votos, que es la votación más alta registrada en ese departamento a la silla principal. Su grupo barrió en apoyos en 29 de 30 municipios y alcanzó cuatro diputados para Cambio Radical y entre dos y tres más curules amigas en la duma, que recibieron avales de otros partidos. Eso quiere decir que la nueva mandataria gobernará cómodamente con una coalición mayoritaria.

Además de eso, el movimiento del Mello tiene cercanía con la Contraloría local y ganó con la elección esta tarde del nuevo director de la corporación autónoma ambiental Corpamag Carlos Francisco Díaz-Granados.

Pero acaso su mayor trofeo después de estas regionales es ser uno de los hombres fuertes del vargasllerismo en el Caribe. Después de no tener partido, vía su amistad con el alcalde barranquillero Álex Char, Cotes entró a Cambio Radical y hoy permanece ahí con pie derecho con un representante a la Cámara de su cuerda y la confianza de la cúpula de la colectividad.

Los votos que sacó Rosa Cotes le anticipan al Mello al menos un senado y una cámara durante las próximas legislativas.

El movimiento de los exgobernadores Jorge Pérez Bernier y Hernando Deluque fue el gran derrotado el domingo en La Guajira porque su candidato Ovidio Mejía no sólo perdió a la Gobernación sino que fue duplicado en votación. Como se anticipaba allí, la candidata Oneida Pinto, avalada por Cambio Radical y apoyada por la misma estructura política que llevó hace cuatro años al poder al detenido exgobernador Juan Francisco ‘Kiko’ Gómez,  ganó sobrada: sacó 180 mil votos frente a 72 mil de Mejía.

Con esta derrota, Nueva Guajira completará cuatro años más sin tener la Gobernación, que perdió en 2011 cuando ‘Kiko’ fue elegido. Ese grupo tampoco pudo ganar ninguna de las tres plazas más grandes de La Guajira: Riohacha, Maicao y Uribia. En las tres salieron victoriosos aliados de Oneida Pinto y de La Gran Alianza del exgobernador Jorge Ballesteros.

Solo ganaron 4 de las 11 alcaldías y son de las más pequeñas: Dibulla, El Molino, Hatonuevo y Villanueva.

Carlos Caicedo

Fredys Socarrás

El alcalde de Santa Marta Carlos Caicedo es uno de los ganadores de estas regionales en el Caribe porque logró poner como su sucesor en la Alcaldía a su candidato Rafael Martínez y se proyecta como un jugador clave con su movimiento Fuerza Ciudadana de cara al posconflicto.

Aunque criticado por muchos en el Magdalena, especialmente por la clase política a la que le ganó la Alcaldía en 2011, Caicedo mantiene fracturada la hegemonía que las familias tradicionales samarias tenían sobre la ciudad al alternarse su silla principal.

Su candidato ganó con más de una ‘ayudita’ de la Administración, como lo contó La Caribe, pero también sumó voto de opinión por las peleas que el caicedismo ha dado los últimos cuatro años en contra de las concesiones y por las obras de infraestructura que tiene en marcha (vías, parques y centros de salud).

El Alcalde de Valledupar es otro gran derrotado de la jornada. No sólo porque su carta para reemplazarlo, el exconcejal Jaime González, haya perdido la Alcaldía frente a Tuto Uhía, sino porque parte de esa derrota puede deberse a que el mandatario cambió su estrategia a última hora.

Resulta que, avalado por Cambio Radical, Jaime era una de las fórmulas del poderoso clan Gnecco, que apostaba a seguir en la Gobernación con Franco Ovalle. Semanas antes de los comicios, el grupo de Fredys se divorció de los Gnecco y se fue a apoyar al contendor de éstos: el liberal uribista Arturo Calderón.

Con esa movida, los Gnecco perdieron votos que ponía Fredys en Valledupar, pero también Fredys y su candidato dejaron de contar con el clan que tiene la maquinaria más poderosa y mejor aceitada del departamento.

Ape Cuello

Miguel Pinedo

El representante conservador Ape Cuello se consolidó el domingo como un poder en ascenso en el Cesar después de ganar la Alcaldía de Valledupar a través del candidato avalado por firmas Augusto ‘Tuto’ Uhía, quien obtuvo 73 mil votos, 30 mil más que el segundo: el exconcejal avalado por Cambio Radical Jaime González.

Cuello es el dueño de ese proyecto político. Es decir, no compartirá el poder de la Alcaldía con ningún clan. Su grupo puso buena parte de los votos y la plata para la campaña. El Representante también ganó en su apuesta a la Gobernación del Cesar con Franco Ovalle.

Junto a Valledupar, ganó 6 de las 25 alcaldías (Río de Oro, González, Chimichagua, La Paz, compartida con el representante de Cambio Radical Eloy Chichí Quintero, y Becerril). Y se calcula que podría sacar unos 52 concejales en todo el departamento.

El excongresista (condenado por parapolítica) Miguel Pinedo comenzó a perder desde antes que se abrieran las urnas, el domingo pasado. Él era el hombre fuerte del vicepresidente Germán Vargas Lleras en el Magdalena y manejaba allí Cambio Radical. Cuando el gobernador Luis Miguel ‘el Mello’ Cotes se vuelve vargasllerista ambos poderosos comienzan a enfrentarse por el timón de la colectividad a nivel local. Esa puja la ganó el Mello.

Miguel Pinedo no logró que Cambio Radical avalara a su candidata Ana María Muelle a la Alcaldía de Santa Marta. Perdió la secretaría que tenía en la Administración Cotes. Y terminó apartado de la pelea por la Gobernación: no apoyó ni a Rosa Cotes (candidata del Mello) ni a Jota Vives (candidato liberal) y hoy su grupo no cuenta con mandatario amigo.

Además de eso, no logró sacar a su candidato José de los Santos Chasín a la Asamblea, mientras que el grupo del Mello ganó para Cambio Radical cuatro curules en la duma.

En contraste, hace cuatro años el hijo de Pinedo (José Luis Pinedo) había perdido la Gobernación con más de 100 mil votos, lo que lo convertía en la segunda fuerza del departamento.

Pinedo ganó en La Guajira porque apoyó a Oneida Pinto a la Gobernación y a Fabio Velásquez a la Alcaldía de Riohacha y ambos triunfaron. Sin embargo, no podría decirse que el excongresista sea el dueño de ninguno de esos dos mandatos, aunque sí fue clave para conseguirles a los dos el aval en Cambio Radical.

También, su grupo sumó un concejal de Santa Marta (Carlos Pinedo, medio hermano de Miguel), pero ese cabildante tiene vuelo propio e hizo una campaña buscando votos por su lado.

Los ñoños

Marcelo Torres

Los ñoños (los senadores más votados del país: Musa Besaile y Bernardo ‘el Ñoño’ Elías, de La U, en alianza) son triunfadores porque mantienen la Gobernación y el poderío en Córdoba, el único departamento del Caribe además de Bolívar en el que no ganó Germán Vargas Lleras.

Con 190 mil votos, casi 100 mil más que el Partido Liberal que quedó de segundo en votación, La U de los ñoños sigue siendo después de estos comicios la colectividad más votada en el departamento. Y eso lo lograron estos dos senadores. Para alcaldías, barrieron en número de apoyos en los municipios de San Bernardo del Viento, San Antero, Lorica, Momil, Cotorra, San Pelayo, Canalete, Valencia, Ayapel y San José de Uré. Y además ganaron en su pueblo: Sahagún, en donde tuvieron cuesta arriba la pelea por la primera silla.

Con su poderosa máquina multiplicadora de votos ratificada, los ñoños aseguran el capital para reelegirse o poner sus cartas en el Congreso en 2018.

El movimiento del Ñoño Elías, llamado ‘Ñoñomanía’, triunfó además por fuera de Córdoba. Ganó en La Guajira con dos alcaldías y la diputada más votada de ese departamento. En Sucre también con dos alcaldías y una curul en la duma. Y en Santander con dos alcaldías más.     

Hace cuatro años, el actual alcalde de Magangué protagonizó una de las noticias políticas más importantes de las regionales en el país al lograr derrotar con votos de opinión (23 mil) al candidato de alias La Gata en su propio pueblo. Los magangueleños, sin embargo, castigaron la Administración de Torres y esta vez su heredero no alcanzó ni siquiera los cinco mil apoyos. Como lo contó La Silla el año pasado, Marcelo desilusionó a una parte de la población porque no logró sacar a los gatos de la Alcaldía y porque entregó el negocio de las basuras aparentemente favoreciendo intereses de Enilce López, aunque él lo niega rotundamente.

Laureano ‘el Gato volador’ Acuña

Los Vélez

Aunque su hermano Máximo (quien tiene grupo político propio) no logró reelegirse al Concejo de Barranquilla y tampoco uno de sus candidatos a la Asamblea, el Gato volador es un ganador de estas elecciones porque su maquinaria tuvo mucho que ver en el triunfo del charismo en 10 alcaldías del Atlántico y en la Gobernación con Eduardo Verano. Como lo contó La Caribe, este Senador puso todas sus capacidades para buscar votos al servicio del proyecto de Álex Char. También triunfó al lograr sacar a su esposa Merly Miranda con la votación más alta a la Asamblea (poco más de 40 mil votos).

El grupo político que intentan formar los hermanos Dionisio y Dusán Vélez en Cartagena (el primero actual alcalde de la ciudad y el segundo excandidato al Senado) no logró en estas regionales poner una carta fuerte para la Alcaldía, a pesar de que Dusán tenía el manejo y el visto bueno del vargasllerismo para entregar ese aval a nombre de Cambio Radical.

Además de eso, Dusán Vélez primero se montó en la candidatura por firmas del exconcejal Andrés Betancourt y a última hora lo abandonó para irse con una campaña que parecía ganadora: la del conservador Quinto Guerra, quien sin embargo quedó de segundo.

Kiko Gómez

José David Name

Aunque esté en la cárcel, el exgobernador de La Guajira Juan Francisco ‘Kiko’ Gómez, investigado por homicidio y relaciones con bandas criminales, sigue siendo un poderoso de La Guajira. El domingo ganaron varios de sus aliados. Además de que el grupo que lo llevó al poder se queda con la Gobernación, otros amigos de Kiko pusieron alcaldes en Barrancas (su pueblo natal), Albania, Maicao y Riohacha.

En Barrancas ganó con 8.586 votos su primo Jorge Alberto Cerchiaro Figueroa, avalado por Opción Ciudadana. En Albania el alcalde electo es Pablo Parra, exesposo de Oneida Pinto y viejo socio político de Kiko.

En Maicao se impuso el candidato del actual alcalde Eurípides Pulido. Se trata de José Carlos Molina, avalado por Cambio Radical. Pulido debe su mandato a ‘Kiko’. Tanto que cuando ganó hace cuatro años, la prensa local calificó su elección como el triunfo del kikismo en esa plaza comercial.

Y en Riohacha con la llegada de Fabio Velásquez al poder el gran beneficiado es el rector de la Universidad de La Guajira Carlos Gómez, quien le dio más de una ayudita desde esa institución como lo contó La Caribe. Robles es conocido en ese departamento por ser cercano a ‘Kiko’. De hecho le dio un honoris causa y organizó, recién lo detuvieron, una manifestación pidiendo su liberación.

En estas regionales el senador de La U y expresidente del Congreso perdió un round frente a su archirrival: el alcalde barranquillero Álex Char. Los Name y los Char son enemigos políticos clásicos en el Atlántico y, esta vez, los ganadores fueron los segundos al hacer moñona con la Alcaldía de Barranquilla y la Gobernación.

Name perdió a la Gobernación en una final de infarto por voto finish con su carta Alfredo Varela, quien fue derrotado por el liberal charista Eduardo Verano. Y perdió al promover el voto en blanco a la Alcaldía, que no logró hacerle ni cosquillas al imparable Char.

Además, perdió la Alcaldía del municipio de Galapa, de tres curules en el Concejo de Barranquilla quedó en dos (perdió a la concejal Esther Molinares, una de las más visibles) y por ahora apenas entró a la Asamblea uno de sus dos aspirantes.

Mario Fernández

Los verdes

El senador liberal de Sucre ganó porque mantendrá para su grupo la Alcaldía de Sincelejo (en cabeza de Jacobo Quessep) y tendrá de aliado al nuevo Gobernador Édgar Martínez.

Pero su gran triunfo es haber derrotado a su archirrival en el departamento: el cuestionado Yahir Acuña, de quien Fernández fue aliado, pero luego se separó para protagonizar una de las más grandes peleas políticas de Sucre que se resolvió a favor del congresista rojo.

Aunque ganaron al respaldar al candidato por firmas Rafael Martínez en Santa Marta, en estas regionales los verdes vivieron más de un chasco en el Caribe, lo que los ubica en la lista de derrotados de la región.

Primero, la candidata que tenían a la Gobernación de Bolívar (Rosario Ricardo), quien iba tomando fuerza como tercera en las encuestas, terminó renunciando y aliándose con una campaña apoyada por el combo de alias La Gata.

En Atlántico, los verdes terminaron unidos a los caciques reyes de la política tradicional José David Name y Roberto Gerlein, vía el candidato Alfredo Varela. Éste iba coavalado por la Alianza Verde y por La U.

Pero el matrimonio más impensable lo protagonizaron en La Guajira. Allí el directorio departamental verde apoyó a la candidata de Cambio Radical Oneida Pinto, quien se eligió con la misma estructura política que llevó hace cuatro años al poder a Juan Francisco ‘Kiko’ Gómez a la Gobernación.

La Gata

Los liberales

Condenada y enferma, la exempresaria y exreina del chance Enilce López triunfó el domingo porque su combo logró recuperar la Alcaldía de la sede de su otrora imperio: Magangué, en cabeza del empresario Pedro Alí.

Como lo contó La Silla Caribe, aunque Alí tiene grupo político y recursos propios que le permitieron impulsarse, se eligió con el respaldo de la estructura gatuna. Su candidatura, además, logró unir a La Gata con el vargasllerismo, pues fue Cambio Radical el que le dio el aval vía el alcalde barranquillero Álex Char.

El nombre de Enilce López también seguirá vigente cuatro años más en la Gobernación de Bolívar, pues parte de su combo apoyó al nuevo gobernador Dumek Turbay.

En el Caribe hay 16 sillas principales (ocho gobernaciones y ocho alcaldías capitales) y los liberales pasaron de tener siete a contar con cuatro. Aunque sumaron una lista gruesa de alcaldes, concejales, diputados y ediles, y mantuvieron las gobernaciones del Atlántico, Bolívar y San Andrés, perdieron esos importantes espacios a manos de Cambio Radical.

Jack Housni

Eduardo Pulgar

El representante liberal de San Andrés Jack Housni se coronó este domingo como el nuevo súper poderoso del archipiélago porque retuvo la Gobernación con el triunfo de su hermano Ronald Housni, le quitó al clan Gallardo la Alcaldía de Providencia con Bernardo Bent Williams y su grupo político ganó 5 de las 11 curules en la Asamblea (3 liberales y dos con aval de La U), por lo que son  mayoría en esa corporación.

Pese a ser uno de los más votados de La U en las legislativas pasadas y coronarse como un cacique emergente, el senador atlanticense Eduardo Pulgar tuvo un revés en estas regionales porque no ganó sus tres principales apuestas: la Gobernación del Atlántico y dos curules: una en el Concejo de Barranquilla para su hermana María Luisa Pulgar y otra en la Asamblea para su hermano Yesid Pulgar.

Lo paradójico es que antes del domingo, en el Atlántico se daba por descontado que sus hermanos ganarían sobrados e inclusive serían los más votados de sus listas.

Pedro Pestana

El clan Gallardo

El indio de la etnia zenú Pedro Pestana, quien pagó condena por sus relaciones con los paramilitares en una cárcel indígena hecha a su medida, ganó la mayoría de sus apuestas para estas regionales. Aunque no le arrebató la Gobernación de Córdoba a los ñoños (su candidato fue el vargasllerista Carlos Gómez), se quedará con las alcaldías de San Andrés de Sotavento, Tuchín y Chimá. Éstas son clave para seguir engordando su estructura, que depende en buena parte de los votos de los indígenas en estos territorios. Y seguirá haciendo presencia en Sucre con una curul en la Asamblea: la que ganó su hermana Ana Luisa Pestana, quien con 18 mil votos obtuvo la mayor votación a esa duma.

Esta familia que por años ha tenido poder en el archipiélago de San Andrés, Providencia y Santa Catalina evidenció una pérdida de fuerza electoral en estas regionales porque, además de no ganar la Gobernación con su candidata Susanie Davis Bryan, quedó como el cuarto grupo político en número de votos.

El clan que lidera el representante Julio Gallardo Archbold sacó 5.268 apoyos, 1.358 menos que los liberales encabezados por el otro representante de la isla y nuevo poderoso de allí Jack Housni.

Los Gallardo tampoco ganaron la Alcaldía de Providencia con su candidato Mark Taylor, por lo que pierden esa plaza, en la que hoy influyen a través del alcalde Arturo Robinson. En la Asamblea pasan de tener tres curules a solo dos porque el actual diputado Julio César Gallardo Martínez, tío del representante Julio, no salió elegido.

CONTEXTO

Las historias más vistas en La Silla Vacia