Uso de cookies

La Silla Vacía usa Cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Al continuar navegando acepta nuestra política.

listo

Por Andrés Bermúdez Liévano · 29 de Mayo de 2013

5207

16

A medida que se han comenzado a ver las primeras sentencias de restitución en Bolívar, Córdoba, Sucre, Cesar, Tolima y Norte de Santander, también ha ido aumentando el temor de las víctimas y los reclamantes por las amenazas. 

El proceso de restitución de tierras comienza a coger ritmo y en algunas zonas como Cesar ya se están viendo las primeras sentencias que ordenan devolver predios despojados. Pero las amenazas contra ocho periodistas de la región -las primeras que firma el Ejército Anti Restitución contra reporteros- ya los han llevado a reducir al mínimo su cubrimiento de las historias de las víctimas. Y esa autocensura se está manifestando también en otras zonas clave para la puesta en marcha de Ley de Víctimas como Sucre, Córdoba, La Guajira, Tolima y el Bajo Cauca antioqueño.

“Apenas está comenzando la restitución y las fuerzas oscuras se están moviendo ya para que la prensa, que es uno de los veedores más importantes en este proceso, se calle. Nosotros somos las voces de las víctimas y de los reclamantes. Nos quieren amedrentar para que nos autocensuremos y, de una u otra manera, lo han logrado”, le dijo a La Silla uno de los ocho periodistas amenazados del Cesar.

“La autocensura es el gran problema de la libertad de prensa en Colombia hoy. En muchas regiones ya ni siquiera hay ambiente para hablar de temas delicados como la Ley de Víctimas o el proceso de paz, ni para hablar de la criminalidad que se está moviendo”, dice Jonathan Bock de la Fundación para la Libertad de Prensa (Flip), quien monitorea los niveles de riesgo en todo el país.

Es el caso de municipios del Golfo de Morrosquillo como San Onofre, que sigue siendo un corredor muy importante para el narcotráfico. “Los medios se limitan a informar que hubo una reunión por aquí y una visita de la Unidad de Víctimas por allá. Seguramente por eso no hemos visto todavía ninguna amenaza, porque ya desde antes se está evitando tocar esos temas”, explica una periodista sucreña.

Y sucede también en el Bajo Cauca antioqueño, donde las bandas criminales tienen una presencia significativa. "Los temas judiciales acá sólo los tocan los medios amarillistas. Nos encontramos con frecuencia diciendo 'vale la pena mirar esto pero mejor lo dejamos ahí', porque puede traer consecuencias", dice un periodista que conoce bien a región.

La prensa vallenata amordazada
Hace un mes, tres líderes de desplazados se amarraron con cadenas frente a la Gobernación del Cesar, para exigir protección de las amenazas de las bacrim. Foto: Cortesía El Pilón.
Desde hace unos tres años, la Fundación para la Libertad de Prensa que dirige Ignacio Gómez ha venido advirtiendo sobre la gravedad de la autocensura en el periodismo nacional y especialmente en las regiones.

El caso del Cesar ilustra lo que podría estar por venir en otras regiones cuando finalmente despegue el proceso de restitución.

Allí, como fue denunciado ampliamente en los medios, a comienzos de mayo llegaron dos cartas a las redacciones del periódico El Pilón y la emisora Maravilla Stereo, firmadas por el Ejército Anti-Restitución. Debajo de la imagen de una ametralladora corta, aparecían los nombres de ocho conocidos periodistas de Cesar que trabajan para noticieros de radio, televisión y periódicos, tanto a a nivel nacional como regional.

Lo único que tienen en común es que viven en Valledupar y que todos han escrito en los últimos meses alguna nota sobre temas relacionados con la Ley de Víctimas. “Simplemente le dimos cabida a las víctimas en nuestros medios”, dice uno de ellos.

“Tienen 24 horas para salir de la ciudad y debe quedar claro que si siguen metiendo sus narices en los casos de restitución de tierras, serán ustedes las próximas. Es el único y último llamado que se les hace”, decía la carta.

Tres semanas después, la incertidumbre y la falta de información sobre quienes los declararon “objetivos militares” los ha llevado a la conclusión de que es mejor bajarle el tono al cubrimiento mientras las autoridades producen resultados.

"Ya yo no me siento a escribir con la misma convicción periodística de siempre. Empieza uno a ser cuidadoso, a pensar dos veces en las palabras que utilizamos, en ver cuál ángulo resulta menos sonoro", dice otro.

Su mayor temor es que se repita lo que sucedió en Cesar a finales de los años noventa, cuando fueron asesinados dos periodistas reconocidos de la región. Amparo Jiménez, una reportera de QAP especializada en temas de orden público, fue acribillada en 1998 después de dejar a su hijo en el colegio. Un año después, Guzmán Quintero fue asesinado tras salir del diario El Pilón, donde era jefe de redacción.

Casi todos coinciden en que el nivel de información que publicaban sobre víctimas y tierras apenas rozaba la superficie, porque no existen condiciones para trabajarlos en mayor profundidad. “Nosotros veníamos registrando los hechos puntuales que sucedían, pero no estábamos haciendo investigación como tal”, dice otro.

Por ejemplo, algunos -aunque no todos- cubrieron la entrega de las primeras sentencias en el departamento, que fueron simbólicas porque las dos familias aún no han podido regresar a los predios en San Diego de donde salieron en 1997 amenazados por el Bloque Norte de las AUC. 

“Con frecuencia muchas víctimas acudían primero a nosotros y luego hacían las denuncias ante las autoridades competentes porque creen que, al enterarse la ciudadanía, las autoridades se sentirán más presionadas a producir resultados en su caso”, dice otro periodista amenazado.

Aunque su identidad sigue siendo un misterio, el autodenominado Ejército Anti Restitución ya ha amenazado a líderes de víctimas en varias regiones y a figuras de la izquierda como Iván Cepeda o Gloria Cuartas. Hasta ahora el Gobierno ha evitado referirse a éste como un grupo y se ha limitado a señalar que hay personas intentando obstaculizar el proceso.

Un clima difícil para restituir
Las amenazas contra las víctimas y los reclamantes han sido identificadas como el principal obstáculo para el trabajo de la Unidad de Restitución, que lidera Ricardo SabogalFoto: Juan Pablo Pino.
El Defensor del Pueblo, Jorge Armando Otálora, ha sido uno de los pocos en insistir permanentemente en la seguridad de las víctimas, pero tampoco se ha referido al Ejército Anti-Restitución.

Silenciar a los periodistas en las zonas de restitución puede tener efectos nefastos sobre todo el proceso porque los periódicos y las emisoras locales son las principales fuentes de información de las personas centrales en la Ley de Víctimas. Es decir, las víctimas mismas.

Por ejemplo en el Cesar, casi todos, tanto víctimas como periodistas, coinciden en que la situación se ha venido deteriorando este año. Y advierten con preocupación que las amenazas y atentados contra líderes de víctimas, tierras y de comunidades indígenas se han multiplicado con creces, como también ha ocurrido en otras zonas piloto para la restitución.

Desde marzo al menos 20 líderes de víctimas han denunciado amenazas en Cesar. A una decena de líderes de desplazados les enviaron coronas fúnebres. A uno de los campesinos que se vieron beneficiados por las primeras sentencias de restitución en la vereda de El Toco, en San Diego, le tocó esconderse cuando varios desconocidos intentaron entrar de noche en su casa en Codazzi.

La sensación de desamparo de muchos es tal que hace tres semanas, tres líderes de desplazados se encadenaron en la plazoleta frente a la Gobernación en Valledupar para pedirle protección al Estado frente a las constantes amenazas de bandas criminales como Los Rastrojos. A pesar de su visibilidad pública, pocos medios lo cubrieron.

La situación es similar, como contó La Silla, para los líderes indígenas. Hace una semana, dos desconocidos lanzaron una granada frente a la casa -en pleno casco urbano de Valledupar- de Pedro Loperena, uno de los líderes wiwa más reconocidos de la región y miembro del consejo territorial de cabildos de la Sierra Nevada que participa en las consultas previas. Esa amenaza se puede considerar doble, porque su esposa Elvia Cuadro es la defensora de las comunidades indígenas en la Sierra Nevada de la Defensoría del Pueblo. Esta noticia ya no llegó a casi ninguno de los medios regionales.

Todavía no han salido sino cuatro fallos de restitución en Cesar, pero la magnitud del despojo en el departamento permite anticipar que las cosas se pondrán más difíciles. A la Unidad de Restitución han llegado 2.841 solicitudes en 25 municipios del departamento, que equivalen a unas 195 mil hectáreas de tierras.

Ya hay 130 casos en manos de los jueces agrarios, que podrían traducirse en nuevas sentencias en las próximas semanas en Codazzi, San Alberto, El Copey, Valledupar y de nuevo San Diego. Estos fallos podrían, de nuevo, traer problemas a sus beneficiarios y ser pasados por alto por una prensa que ha sido amordazada.

“Apenas vamos para la segunda entrega y fíjate los problemas que ya está trayendo”, dice otro de los periodistas. “En el momento en que avancen los casos en las zonas donde comenzó la violencia, como la Hacienda Bella Cruz en el sur del departamento, la cosa va a ser más aguda”.

Lo más grave es que si se agudiza la violencia posiblemente nadie -salvo las víctimas- se enterarán pues los periodistas ya asumieron que su mejor protección es no decir nada.

Comentarios (16)

jorjazo

30 de Mayo

0 Seguidores

Quién o quienes son el ejército anti-restitución? Vamos a conspirar con el famoso Cui-Bono de Cicerón: Álvaro Uribe Velez (Pachito, Londoño, JObdulio)? Fedegan (José Félix Lafaurie)? Los herederos de Carranza? Kiko Gómez? empresarios de las FARC? Los palmeros? Luis Carlos Sarmiento? O van a salir con la fácil: las Bacrim, los narcos, la Oficina de Envigado y La extrema Derecha, que por definición agrupa a todos los anteriores.

Quién o quienes son el ejército anti-restitución? Vamos a conspirar con el famoso Cui-Bono de Cicerón: Álvaro Uribe Velez (Pachito, Londoño, JObdulio)? Fedegan (José Félix Lafaurie)? Los herederos de Carranza? Kiko Gómez? empresarios de las FARC? Los palmeros? Luis Carlos Sarmiento? O van a salir con la fácil: las Bacrim, los narcos, la Oficina de Envigado y La extrema Derecha, que por definición agrupa a todos los anteriores.

Juan F. Vargas

30 de Mayo

113 Seguidores

No entiendo por qué dice La Silla que los periodistas se AUTOcensuran. En rea...+ ver más

No entiendo por qué dice La Silla que los periodistas se AUTOcensuran. En realidad los están censurando terceros, mediante esas amenazas.

Juanita León

30 de Mayo

783 Seguidores

Porque si bien en el Cesar fueron amenazados, en otros lugares no han sido ame...+ ver más

Porque si bien en el Cesar fueron amenazados, en otros lugares no han sido amenazados pero aun asi han decidido no volver a escribir sobre eso.

poncianote

30 de Mayo

0 Seguidores

Juanita, con todo respeto, a eso de la autocensura lo llaman de otra manera; f...+ ver más

Juanita, con todo respeto, a eso de la autocensura lo llaman de otra manera; físico culillo. Palabra fea, pero muy cierta. Periodistas asesinados por nobles causas suman muchas unidades en todo el mundo y sin embargo han florecido nuevas cosechas con mejores brios...

koven

30 de Mayo

0 Seguidores

Esos tales ejércitos antirestitución no se levantaron un día y dijeron, vam...+ ver más

Esos tales ejércitos antirestitución no se levantaron un día y dijeron, vamos a frenar las entregas porque sí.

Los tales "ejércitos" no son sino criminales que bajo el mando y control de los grandes terratenientes y empresarios con intereses en esas regiones quieren amedrantar a los pequeños campesinos porque en realidad son una verdadera molestia para lo que ellos pretenden hacer con esas tierras.

Es que los colombianos o yo no sé si el ser humano en general a veces somos tan ciegos que solo vemos la mitad del problema, todo tiene una causa y un efecto. Si yo fuera el que se robó esas tierras y tengo plata para pagarle a unos malandros para asustar a todo el mundo, obviamente no me voy a quedar con los brazos cruzados esperando que me las quiten sino la mejor táctica para que se vayan esos campesinos es asustar a todos los que apoyan esas restituciones, y ahí también caen los periodistas que lo único que hacen es dar a conocer los nombres de esos colombianos de bien.

J. Felipe Parra

30 de Mayo

0 Seguidores

Hola, ¿qué tal?

Van dos veces que borran mi comentario (no, me ca...+ ver más

Hola, ¿qué tal?

Van dos veces que borran mi comentario (no, me cansé, no voy a volver a añadirlo). ¿Por qué lo están eliminando? Revisen en su caché o archivos... porque 1) han eliminado las entradas y 2) no está funcionando bien el HTML.

Juanita León

30 de Mayo

783 Seguidores

Jalule, no encontramos ningún comentario tuyo que haya sido borrado. Dinos en...+ ver más

Jalule, no encontramos ningún comentario tuyo que haya sido borrado. Dinos en qué historia pasó para que encontremos el problema. Fue en esta?

J. Felipe Parra

30 de Mayo

0 Seguidores

Sí. Hice un post dos veces con info sobre Alfredo Molano en esta nota. Hablab...+ ver más

Sí. Hice un post dos veces con info sobre Alfredo Molano en esta nota. Hablaba de los ejércitos de antirestitución de tierras. También había puesto otros enlaces como concatenando el tema pero naada. :-/ *rasca la cabeza*
Ahora lo comprendo todo... tienes duendes en el servidor chica. :P

yiojans

30 de Mayo

0 Seguidores

Los periodistas se autocensuran...con un rifle en la sien.

Los periodistas se autocensuran...con un rifle en la sien.

RICARDO

30 de Mayo

0 Seguidores

Lo triste de todo esto es que el estado no mueve un dedo para proteger a los p...+ ver más

Lo triste de todo esto es que el estado no mueve un dedo para proteger a los periodistas que se atreven a informar sobre este tema.

jopinion

30 de Mayo

0 Seguidores

Eso es lo que pasa cuando se toman medidas post conflicto sin haber terminado ...+ ver más

Eso es lo que pasa cuando se toman medidas post conflicto sin haber terminado con el conflicto y con sus agentes, no se les haga raro que a los despojados, los violentos que alguna vez les quitaron todo, vuelvan a hacerlo!!! Asumir medidas post conflicto como la ley de víctimas en conflicto creciente y quitarle a los violentos "sus tierra" para dárselas a las víctimas, sin acabar con los violentos es ponerles una lápida a nuestras pobres víctimas. Políticas pensadas solo con buenas intenciones no aseguran la terminación del conflicto!

poncianote

30 de Mayo

0 Seguidores

Correcto "jopinion". Las guerras, sin un perdedor y un ganador claros nunca so...+ ver más

Correcto "jopinion". Las guerras, sin un perdedor y un ganador claros nunca solucion nada, aquí no funcionan los empates. Nuestras guerras siempre han sido resueltas a medias y sin zapatos. Es una costumbre de nuestra sociedad, y por ende, de sus líderes, apaciguar los conflictos, no resolverlos, como debe ser. Siempre le atraviesan el palo a la rueda con el cuentico de la mentira piadosa llamada "tierra arrasada". En este caso vamos en la misma dirección y en unos pocos años veremos la resurrección de una nueva guerrilla. Será la nueva versión corregida y recargada: "Farc, Eln, Erp, etc. II". Eso del cuento de un Estado justo, moderno y seguro, con las iniciales de los nombres de Santos presidente, no funcionará. Yo diría mas bien, un Estado Jodido, Mansalveado y Sometido.

antonio ramiírez caro

30 de Mayo

0 Seguidores

Aunque sea insistencia,frente al proceso de restitución de tierras le falta d...+ ver más

Aunque sea insistencia,frente al proceso de restitución de tierras le falta decisión política al propio JMS, junto con sus ministros del Interior y de Defensa, pues la amenaza a los periodistas no es sino la punta de iceberg de la violencia que ha comenzado y que como es claro es originada y financiada por los terratenientes de siempre y de todos los partidos y grupos dominantes. Repasar la historia nuestra es un buen ejercicio para darse cuenta que Colombia ha sido un territorio sin paz durante toda su existencia y que la lucha por la tierra ha sido el signo fundamental de ese sino. Ahora está comenzando otro capítulo y la lucha seguirá. Y los periodistas deben cumplir su tarea y el Estado garantizarles su integridad.

poncianote

30 de Mayo

0 Seguidores

Ser periodista comprometido, en esta sociedad, es un honorífico dolor que cue...+ ver más

Ser periodista comprometido, en esta sociedad, es un honorífico dolor que cuesta...mucho!

J. Felipe Parra

02 de Junio

0 Seguidores

Por favor, no busquemos el muerto río abajo.

La cosa es MUY simpl...+ ver más

Por favor, no busquemos el muerto río abajo.

La cosa es MUY simple (pero para NADA sencilla): Habemus Legión AntiRestitución.

Alfredo Molano Bravo, Hollman Morris, la extinta Revista Cambio y Daniel Coronell nos han mostrado el origen de esta trama, tanto a nivel urbano, como semiurbano, como rural.
Y por si quieren comprobar cómo, curiosamente, Antioquia tiene una responsabilidad HISTÓRICA con el resto del país por la violencia engendrada...

http://www.semana.com/opinion/articulo/la-gran-franquicia/345289-3


Si se toca el tema de las tierras, inevitablemente terminamos tocando el tema del trata de blancas y trata de cocaína y drogas de nueva generación a través de Panamá.
Pregunta: ¿si los mismos expresidentes (Uribe y Samper, por ejem) salieron inmunes de lo puesto sobre la mesa por los periodistas, qué esperanza tienen los actuales bajo un tipo como Juan Manuel Santos, que tiene el doble de conexiones que ellos con gente en las esferas del poder?

CONTEXTO

Las historias más vistas en La Silla Vacia