Uso de cookies

La Silla Vacía usa Cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Al continuar navegando acepta nuestra política.

listo

Por Tatiana Velásquez Archibold · 20 de Junio de 2015

11473

1

Partidos como la Alianza Verde, la Unión Patriótica (UP), los Progresistas, la Marcha Patriótica, el Movimiento Alternativo Indígena y Social (MAIS) y el Mira sueñan con restarles poder en la región Caribe a las fuerzas santistas y uribistas, pero en esa cruzada van cuesta arriba porque no tienen cartas fuertes, muchos de sus militantes se acomodan debajo de la sombra de los políticos tradicionales o, en algunos casos, contemplan coaliciones con partidos de la Unidad Nacional.

Este panorama justo se da en medio de unos diálogos de paz en marcha, que de llegar a feliz término necesitarán de gobiernos locales que faciliten durante los próximos cuatro años la implementación de los acuerdos firmados en La Habana. Y en ese proceso la izquierda es clave.

A menos de una semana de que comiencen las inscripciones de candidatos a alcaldías, gobernaciones, asambleas, concejos y JAL, lo que más claro tienen la mayoría de estos movimientos es que se valdrán de sus figuras más reconocidas para hacer campaña. Claudia López y Navarro Wolff, por los verdes; Jorge Enrique Robledo e Iván Cepeda, por el Polo, y Aída Avella, por la UP, saldrán de gira para acompañar a los candidatos.

Así van hasta ahora los movimientos de la izquierda, indígenas y llamados independientes para llegar fortalecidos a las urnas el 25 de octubre:

1.  Un Polo dividido y cercano a quienes tanto ha criticado

Aunque desde Bogotá la directriz es no ir en alianza ni con los uribistas ni con los santistas, en la región Caribe algunos directorios departamentales del Polo Democrático Alternativo desconocen esa instrucción.

En Córdoba, por ejemplo, un grupo de dirigentes polistas como el concejal Leonel Márquez Sanes y la excandidata a la Cámara en las legislativas pasadas Isabel Tavera Martínez se muestran afines con el aspirante a la Alcaldía de Montería Marcos Daniel Pineda, quien tiene aval conservador. Mientras que otra corriente de ese grupo respaldará a Edwin Besaile, hermano del senador Musa Besaile, en su carrera por la gobernación cordobesa, le dijo a La Silla una fuente de las entrañas del partido.

En Magdalena una parte del Polo departamental quiere apoyar la candidatura de Rosa Cotes, avalada por Cambio Radical. Ella es la tía del gobernador Luis Miguel el ‘Mello’ Cotes, esposa del exalcalde de Santa Marta condenado por parapolítica Francisco ‘Chico’ Zúñiga, y hermana de Álvaro y Luis Miguel Cotes, más conocidos como 'Los Conejos'. Ellos llevaron al ‘Mello’ a la Gobernación y aparecen mencionados en el computador del exjefe paramilitar Jorge 40 como presuntos autores de una extorsión por un contrato de la Alcaldía de Zúñiga.

Como una “incoherencia vergonzosa” calificó un miembro de la dirección nacional del Polo estas decisiones de algunos militantes en el Caribe.

Esa fuente, quien prefiere que su nombre se mantenga en reserva, dijo además que para Magdalena, el Polo propone ir en coalición con el exsecretario de Gobierno Rafael Martínez, quien es el candidato de Carlos Caicedo para reemplazarlo en la Alcaldía de Santa Marta. Sin embargo, contó la fuente, la propuesta ha generado resistencias en el departamento porque existirían “compromisos” entre algunos dirigentes locales con partidos como Cambio Radical y los liberales.

Pese a que una parte de la dirección departamental del Polo contempla apoyar a Rosa Cotes, para la Gobernación del Magdalena la orden desde Bogotá es no votar por ningún candidato.

En Valledupar el panorama polista tampoco está claro. Ese partido tiene cuatro inscritos por el aval (Darling Guevara, exjefe de la Oficina de Gestión Social de la actual administración de Fredys Socarrás; el exconcejal Pedro Acuña, la bacterióloga Lina María De Armas y el ganadero Pedro Castro Araújo ), nombres que confirman que no se necesita ser militante de izquierda para buscar el respaldo de esta colectividad. Por ejemplo, Castro Araújo hizo parte del Centro Democrático y Guevara hasta hace unas semanas le pedía a Cambio Radical ser avalada para la Alcaldía de Valledupar.

Juan Carlos Prieto, presidente del Polo en el Cesar, le dijo a La Silla que todavía no definen si llevarán candidatura propia o armarán coalición con Mais y los verdes para enfrentarse a Sergio Araújo Castro, del Centro Democrático; Jaime González, de Cambio Radical, y Augusto ‘Tuto’ Ramírez, del Partido Conservador.

La otra ciudad clave en la que tampoco deciden cómo actuarán es Barranquilla. Ante la victoria cantada de Alejandro Char evalúan si vale la pena apoyar una candidatura -están entre el exconcejal Rafael Sánchez Anillo y el abogado Antonio Bohórquez- o promover el voto en blanco.

2.   La Marcha todavía no marcha

Marcha Patriótica y Unión Patriótica son los movimientos que más crudos están de cara a las locales en la región Caribe, panorama que no dista mucho de lo que les ocurre en el resto del país.

Jaime Caicedo, secretario General del Partido Comunista y miembro de Marcha Patriótica, le dijo a La Silla que trabajarán en alianzas con el Polo, Mais y algunos miembros del Partido Liberal para buscar candidatos que apoyen el proceso de paz en La Habana y que estén dispuestos a recordarles al presidente Juan Manuel Santos y al vicepresidente Germán Vargas Lleras de que la izquierda ayudó a elegirlos en 2014 con la promesa de sacar adelante los diálogos.

Sin embargo, todavía no hay nada definido y las candidaturas y coaliciones comenzarían a decantarse la próxima semana.

Marcha Patriótica arma desde 2012, en todo el país, los Consejos Patrióticos Departamentales para afianzar sus bases. En la región Caribe este movimiento también agrupa, entre otras, a las organizaciones agrarias y campesinas, sindicales, comunales, sociales y populares.      

3.    El Mais y el Progresismo, un 'matrimonio' con tropiezos

La alianza que Progresistas y el Mais sellaron en marzo pasado en Bogotá sigue sin estar clara y comienza a generar divisiones. En poblaciones como Chimá (Córdoba), los cabildos están molestos, le explicó a La Silla, René Vega, director de Mais, porque los Progresistas han comenzado campaña a la Alcaldía de ese municipio sin haberse puesto antes de acuerdo con los indígenas.

Para el Mais una de las alcaldías clave es la de Maicao, el municipio con mayor censo electoral de La Guajira. Su carta es el profesor y periodista de padre italiano Alejandro Rutto. Él debe enfrentarse al abogado José Carlos Molina, quien cuenta con el respaldo del actual alcalde de Cambio Radical Eurípides Pulido. Como lo contó La Silla, en ese municipio hay denuncias, desde hace semanas, de una fiesta electoral y extemporánea a favor de Molina.

Otro de los territorios a los que el Mais llega con candidaturas propias es Montes de María. En el Carmen de Bolívar jugarán con Rafael Gallo Paredes, quien en las elecciones pasadas perdió ante el actual alcalde de La U Francisco Vega Arrauth, y en San Jacinto con Jorge Guzmán. 

El Mais también se metió en la pelea por la Alcaldía de Valledupar y avaló al exjefe de planeación municipal de esa ciudad durante la administración de Luis Fabián Fernández, John Ovalle Cuello. Este aspirante durante años militó con el Partido Liberal y se habia inscrito hace unos meses en esa colectividad en busca del aval para la Alcaldía. Haber avalado a Ovalle Cuello generó críticas en Valledupar: el Mais fue acusado de estar sirviendo de pista de aterrizaje de aquellos que encontraron la puerta cerrada en otros partidos, acusaciones que el presidente de esa colectividad negó. 

Por el lado Progresista, una de las apuestas que más expectativas ha causado en la región Caribe es la aspiración del hijo del alcalde de Bogotá Gustavo Petro, Nicolás Petro, al Concejo de Barranquilla. A esa corporación espera llegar avalado por el Polo, los verdes o Mais, y sería su primer paso de cara a su aspiración a la Alcaldía de Barranquilla en 2019.

Petro hijo le dijo a La Silla que su meta es alzarse en octubre próximo como el concejal más votado de la capital del Atlántico para ir así sentando las bases de la Colombia Humana en el Caribe, movimiento con el que los Progresistas buscan llevar a Gustavo Petro a la presidencia en 2019.

El Progresismo, que en el Caribe es más petrista, sumó en 2010 cuando Petro fue candidato presidencial 76.269 votos en Córdoba y 66.253 en Sucre. De hecho, en los municipios de El Roble y San Juan de Betulia de este último departamento Petro obtuvo el primer lugar de votación. 

Para esta contienda, los Progresistas en el Caribe todavía están armando las candidaturas, aseguró Nicolás Petro.

4.  A los verdes las casas tradicionales también les suenan

La gran apuesta de la Alianza Verde en esta región es mantener la alcaldía de Magangué con la candidatura del exrector de la Universidad del Atlántico Ubaldo Enrique Meza. En 2011 Marcelo Torres rompió por décadas la hegemonía de Enilce López la ‘Gata’. Dado su poder económico, esta empresaria del chance, condenada a 37 años de prisión por homicidio, es una jugadora clave elección tras elección.

Para las gobernaciones de Atlántico y Magdalena, en cambio, los verdes se alejan un poco de su consigna de independencia porque en ellas entrarían en coalición con el partido de La U, con los liberales y con familias de la política tradicional en esos departamentos.

En el caso atlanticense respaldarán la campaña del exconcejal Alfredo Varela, quien antes militó en Cambio Radical y en su aspiración por la Gobernación se ha acercado al senador de La U José David Name Cardozo, mientras que en Magdalena los verdes sumarían fuerzas en una coalición con los liberales a favor de Joaquín José Vives para hacerle frente a Rosa Cotes. A Vives, sin embargo, también lo apoyarían los políticos tradicionales del Magdalena.

Por los lados de Cartagena, esperan someter a encuesta a Fabio Castellanos, Nabil Baladi y Jairo Martínez para definir el aval a la Alcaldía. Mientras que a la Gobernación evalúan las hojas de vida del exsecretario de Hacienda Rodrigo Arzuza y de la exsecretaria de Educación Rosario Ricardo, quien recoge firmas por el movimiento ‘Firme por Bolívar’.

Ricardo se desempeñó como Secretaria de Educación de la administración del fallecido alcalde Campo Elías, después de haber perdido en 2011 frente a Juan Carlos Gossaín la gobernación de Bolívar. En aquel entonces estaba avalada por La U y tenía detrás a los esposos Juan José García, condenado por corrupción, y la exsenadora Piedad Zuccardi, en juicio por parapolítica.

Una fuente del partido Verde le dijo a La Silla que consideran su nombre para el aval porque tienen la certeza de que Ricardo no tiene ya relación política alguna con los García - Zuccardi.

Considerar el nombre de Ricardo ha creado división entre los verdes en Bolívar. Una parte de la dirigencia local acusa a la dirección nacional de desconocerlos. Ese sector esperaba que el candidato fuera Arzuza.

En Cesar los verdes quieren dar la pelea por la Alcaldía de Valledupar con el aspirante Evelio Daza, a quien todavía no avalan pero es el único que sigue inscrito para recibir el respaldo de esa colectividad. La disputa por esa silla municipal no será fácil porque se enfrentan al candidato del uribismo Sergio Araújo, al concejal de Cambio Radical Jaime González y al exsecretario de Gobierno Augusto ‘Tuto’ Ramírez Uhía, quien tiene apoyo conservador.

5.  Los acuerdos programáticos del Mira

El Movimiento Independiente de Renovación Absoluta (Mira) trabaja en acuerdos programáticos con los aspirantes a la Alcaldía de Barranquilla Alejandro Char y a la Alcaldía de Córdoba Marcos Daniel Pineda.

El primero tiene el respaldo de Cambio Radical y es miembro de una tradicional familia electoral en el Atlántico, cada vez más protagonista de la política en el Caribe por ser aliada del vicepresidente Germán Vargas Lleras. El segundo es respaldado por el Partido Conservador y es el hijo de la senadora Nora García Bustos. Junto a su mamá, Pineda integra una casa política que tiene hoy dos curules en el Congreso (una en el Senado y otra en la Cámara de Representantes con David Barguil) y tres de las 30 alcaldías de Córdoba (Montería, Planeta Rica y San Carlos).

Gloria Stella Díaz, secretaria general del Mira, le dijo a La Silla que su partido conversa con diferentes movimientos en el país sin importar si son de izquierda o derecha porque lo que están suscribiendo son acuerdos programáticos, que se dan por “afinidad” con las propuestas de gobierno de los aspirantes y no alianzas.

El respeto por la libertad de culto, darle prioridad a la seguridad vial y planteamientos de mayor inclusión de mujeres, adultos mayores y de personas con discapacidad son algunos de los ejes temáticos que, según Díaz, el Mira tiene en cuenta a la hora de iniciar esas conversaciones.

El Mira no tiene mucha fuerza en el Caribe. En las legislativas pasadas, por ejemplo, en esta región solo obtuvo 25.400 votos, incluido el archipiélago de San Andrés y Providencia, de los 326.943 sufragios que sumó en toda Colombia.

Comentarios (1)

Henry Castro Gerardino

22 de Junio

140 Seguidores

Los acuerdos son programáticos, frase que suena bien pero que son el disfraz ...+ ver más

Los acuerdos son programáticos, frase que suena bien pero que son el disfraz para engañar bobos. Cuándo un candidato llevará banderas de otro partido que no sea el suyo? Solo si un programa de un partido es igual al que busca la alianza y en eso todos los temas cabrían: viviensa social, empleo, salud, educación, etc, etc. El problema para los aliados comienza cuando se escoge a quien los representará en el gobierno local o regional y ven que los cargos entregados no tienen presupuesto. Porque detrás de los recursos es que están pujando. Acuerdos programáticos...acaso los políticos saben de eso?

CONTEXTO

Las historias más vistas en La Silla Vacia