Uso de cookies

La Silla Vacía usa Cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Al continuar navegando acepta nuestra política.

listo

Por Juanita Vélez · 13 de Junio de 2016

3054

7

Ayer en Santander de Quilichao, en el Cauca, la Cumbre Agraria levantó el paro que convocó hace dos semanas, y que montó porque el Gobierno no le había cumplido acuerdos firmados hace dos años.

 

Ese movimiento social, que agrupa a trece organizaciones de campesinos, afros e indígenas, consiguió aterrizar compromisos incumplidos de hace dos años, sembrar las bases para poderse movilizar con mayor fuerza en el futuro y apuntalar logros conseguidos por las Farc en la Habana.

Éstos son los diez logros que obtuvieron ante el Gobierno por los que levantaron el paro y que quedaron consignados en 54 puntos y 20 páginas que La Silla resume así:

1

Ahora sí los toma en serio

Las organizaciones que hacen parte de la Cumbre sienten que aunque Santos los había reconocido hace dos años como un actor político e instaló una Mesa para negociar con ellos, esta vez sí los tomó más en serio.

“Nosotros sentimos que esa Mesa de 2014 fue más para calmarnos que para cumplirnos. Y como esta vez paramos el país por dos semanas, le demostramos al gobierno que tenemos fuerza y capacidad de movilización para presionar a que nos cumplan”, le dijo a La Silla el vocero nacional de la Cumbre, Jimmy Moreno.

Por eso uno de los primeros acuerdos con el ministerio del Interior fue reconocer a la Cumbre Agraria como un “espacio de convergencia” entre distintas organizaciones que ejercen el derecho a la protesta y para eso se comprometieron a respetarles sus espacios y a que la Policía y el Ejército se mantengan a una “distancia prudente” cuando marchen.

A eso se suma que lograron que el Gobierno negociara en un territorio simbólico para ellos, como es Santander de Quilichao por su tradición afro, y que los acuerdos que se habían logrado en La María, en el Cauca, durante la semana pasada, no fueran los únicos.

 
2

Buscará que no los estigmaticen como aliados de las guerrillas

Uno de los rumores más fuertes durante el paro era que el ELN estaba detrás de las movilizaciones, haciendo presión para que se instalara la mesa de negociación entre esa guerrilla y el Gobierno. La razón de esos rumores es que el Congreso de los Pueblos, un movimiento que algunos medios y el Gobierno siempre han tildado de ser la base social de los elenos, es parte de la Cumbre.

Aunque en Presidencia hay quienes aseguran que sí hay vínculos, la Cumbre logró que el Gobierno se comprometiera a sacar un comunicado que llama a no estigmatizarlos, e incluyó un punto que es de honor para la Cumbre: “que no los vinculen con grupos armados al margen de la ley.”

 
3

Les dio más juego en la paz

Desde hace rato la Cumbre viene pidiendo más espacio para participar en la mesa de diálogo de La Habana entre el gobierno y Las Farc y la que eventualmente se de con el ELN.

Aunque el gobierno ya se comprometió a enviar una comisión de afros e indígenas a Cuba a que planteen a los jefes negociadores su posición frente a las zonas de concentración, porque ellos no quieren ceder un centímetro para que queden en sus regiones, lograron otras cuatro cosas.

La primera es combatir y juzgar a los “grupos paramilitares” con varias estrategias, que incluyen campañas en medios masivos para rechazar las acciones de esos grupos, audiencias públicas regionales para recoger denuncias, la creación de un mecanismo especial para las investigaciones judiciales de miembros de estas bandas criminales, y garantías de protección a los líderes de las organizaciones que han sido amenazados por las bacrim. Este es un punto que se está discutiendo actualmente en La Habana.

La segunda es que el Gobierno se comprometió a transferirles 1.300 millones de pesos para que las organizaciones hagan pedagogía para la paz en sus territorios.

La tercera es que la Cumbre le va a presentar al Gobierno una propuesta de modificación a la actual política de reintegración de desmovilizados, porque a su juicio la actual no es diferenciada. Es decir, que haya condiciones especiales para los desmovilizados indígenas, afros y campesinos. 

Y la cuarta es que pactaron con el ministerio de TIC hacer una política pública de pedagogía de los acuerdos de La Habana en la que participe la Cumbre de forma conjunta para llegarle a afros, indígenas y campesinos de todo el país.

 
4

Les prometió más agilidad en los casos judiciales que afectan a sus líderes

Como habíamos contado, hace dos años el gobierno se comprometió a crear una comisión conjunta de análisis y estudio de las alternativas penales para los campesinos y la protección de sus derechos humanos.

Aunque el comité se creó y había tenido más de diez sesiones para revisar procesos de campesinos judicializados o condenados durante el paro de 2013 por cosas como quemar buses, de casi 40 casos que había pedido revisar la Cumbre, en ninguno había recibido alternativas penales. Es decir, de las reuniones no han salido soluciones.

Ésta vez, el gobierno les prometió crear un comité de alternatividad penal para abordar esos casos rápido e incluyó también a los judicializados por los paros de 2014 y de este año.

Se supone que el 27 de junio el Gobierno tiene que crear un cronograma para garantizar que a ese comité vayan funcionarios de alto nivel, que las sesiones se hagan periódicamente y que se solucionen los casos.

 
5

Crearán en común una política de garantía y derecho a la protesta

Desde septiembre del año pasado se instaló una subcomisión de derechos humanos y garantías de la Mesa Única Nacional entre el Gobierno y la Cumbre. En los acuerdos el Gobierno reconoció que en esa subcomisión no se habían tocado temas clave para la Cumbre como derechos humanos, garantías de movilización, víctimas y justicia.

En esta negociación la Cumbre ganó ese pulso porque logró que el Gobierno se comprometa a crear un protocolo en el que participan miembros de la Cumbre, representantes del ministerio del Interior y de la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos en Colombia (Oacnudh), para crear entre todos una política integral de garantía y derecho a la protesta. Este también es un punto consignado en el acuerdo de participación política logrado en La Habana.

Como nos decía Jimmy Moreno, vocero de la Cumbre: “Para nosotros eso es clave porque vamos a tener voz y voto en fijar nuevas condiciones para que la movilización social sea respetada en el país”.

 
6

Más seguridad a sus líderes

Entre los acuerdos quedó pactado que la subcomisión de derechos humanos entre la Cumbre y el Gobierno deberá avanzar en el CERREM, que es un comité que analiza el riesgo de miembros de la Cumbre que estén amenazados- para revisar los casos más urgentes y hacer “trámites de emergencia” para los campesinos, indígenas o afros que necesiten protección especial.

Dentro de esa subcomisión la idea es crear un mecanismo especial que impulse las investigaciones de la Fiscalía y la Procuraduría sobre violaciones a derechos humanos contra integrantes de la Cumbre. El gobierno tiene quince días para presentarle un informe detallado a la Cumbre con las investigaciones que se han adelantado, número de radicado y estado del proceso, entre otras cosas.

Y fuera de eso, la Unidad Nacional de Protección (UNP) también se comprometió a entregar una propuesta sobre esquemas de seguridad diferenciados. Eso es, por ejemplo, que a un indígena le pongan de escolta a otro indígena, o que en vez de carros blindados les den lanchas o mulas para que se muevan en sus regiones.

Además, La UNP y la Dirección de Derechos Humanos del ministerio del Interior se comprometieron a “concertar un decreto” que tenga un programa especial de protección individual y colectiva para campesinos, afros e indígenas. El borrador del decreto tiene que estar listo el 30 de septiembre.

 
7

Reafirmó la autonomía de los territorios indígenas

Los indígenas lograron que el Ministerio de Ambiente se pusiera un plazo para reglamentar los dos artículos del decreto que crea un régimen especial para sus territorios, que determinan qué pueden hacer las autoridades de los territorios indígenas. Sin esa reglamentación, que debe estar lista la última semana de junio, los territorios no tienen dientes.

Lo que buscan con esa reglamentación es que les digan cómo se aterriza lo que está en el papel. Cosas como cómo definen sus autoridades, cuándo y cómo lo hacen o en qué casos la autoridad indígena es la que define proyectos nacionales como desviar un río o hacer una carretera.

 
8

Más espacios para discutir la minería

Los afro lograron crear un espacio para participar en la reglamentación del uso de la tierra de sus territorios colectivos. Lo que harán es instalar una mesa de trabajo con el ministerio de Ambiente para hacer una hoja de ruta- es decir un paso a paso-, además hacer cinco proyectos piloto en diferentes regiones, sobre todo del Pacífico, para mitigar la deforestación y proteger los territorios afro degradados por la minería.

La Cumbre también tendrá una Comisión Conjunta con el ministerio de Minas, la Anla, el ministerio de Ambiente, la Agencia Nacional de Hidrocarburos y el Instituto Geográfico Agustín Codazzi para revisar los títulos minero- energéticos, los contratos de concesión y asociación y otras autorizaciones ambientales que se hayan dado en territorios indígenas, afrocolombianos y campesinos para verificar si sí cumplen con los requisitos.

Esa comisión, que se debe crear en máximo un mes, también le hará seguimiento a las sentencias judiciales para defender los derechos de estas comunidades. 

A todo eso se suma que el Gobierno se comprometió a abrirles espacios en el Congreso como audiencias públicas para definir el modelo minero-energético del país.

 
9

Por fin habló de sus tierras

Un asunto que tres de los miembros de la Cumbre consultados por La Silla sienten que nunca se ha tocado con ellos a fondo, y ésta vez sí, es el de la tierra.

En el acta de acuerdos con el ministerio de Agricultura, avanzaron en “establecer una ruta concertada” entre el Gobierno y la Cumbre para trabajar en la reforma a la ley 160 de 1994, que es la que crea el Sistema Nacional de Reforma Agraria, en un plazo de treinta días.

Eso es clave porque esa ley define qué hacer con los baldíos de la Nación, por ejemplo, o cómo hacen los campesinos para adquirir tierras por subsidios directos o por créditos.

Además, lograron que el Gobierno se comprometa a que la Agencia Nacional de Tierras, que ahora dirige Miguel Samper, identifique física y jurídicamente las tierras baldías productivas, para que se “redistribuya a campesinos sin tierra y poca tierra”, otro punto que ya está consignado en el acuerdo de desarrollo rural en La Habana.

En este tema la Cumbre se quedó con un deseo: que el gobiernos se comprometiera a adjudicar dos millones de hectáreas entre los campesinos sin tierra y los que tienen menos de una unidad agrícola familiar (que deberían tener problemas de subsistencia, pues esa unidad que se usa para entregar baldíos se supone que es lo mínimo que necesita una familia para subsistir en cada región).

 
10

Fijaron fechas específicas en cada punto

La Cumbre logró que cada acuerdo tuviera plazos concretos con mes y día para que el Gobierno cumpla.

“Cuando uno le pone fecha a las cosas la presión se siente más y ésta vez cada acuerdo, además de su definición, tiene su fecha exacta y sus responsables”, nos decía Moreno, miembro de la Cumbre.

Que haya unos plazos máximos le aprieta todavía más el cinturón al gobierno y es un rasero perfecto para saber si cumplieron o no.

 

Comentarios (7)

Jose Mario Aristizabal

13 de Junio

0 Seguidores

Que extraño acuerdo parece dictado de la Habana, ya se ve a que comunidades m...+ ver más

Que extraño acuerdo parece dictado de la Habana, ya se ve a que comunidades marginadas se buscaba proteger.

DIDUNDI

13 de Junio

3 Seguidores

Borramos el comentario de Didundi porque no tiene nada que ver con la nota, lo...+ ver más

Borramos el comentario de Didundi porque no tiene nada que ver con la nota, lo cual viola nuestras reglas de usuarios.
Juanita

ceramirezr

15 de Junio

0 Seguidores

Perdon la ignorancia, pero no entendí.
Este comentario lo escribió DDD ...+ ver más

Perdon la ignorancia, pero no entendí.
Este comentario lo escribió DDD o en verdad fur borrado como dice?

DIDUNDI

15 de Junio

3 Seguidores

El comentario borrado fue:
#yotambienme jijiiiiii.

El comentario borrado fue:
#yotambienme jijiiiiii.

Henry Castro Gerardino

14 de Junio

140 Seguidores

Los defensores de la Constituciòn vemos con tristeza que ...+ ver más

Los defensores de la Constituciòn vemos con tristeza que se ha ido quedando retratrasada pues no se compadece que hoy unos sectores de la poblaciòn estèn exigiendo ser reconocidos, protegidos y sus derechos asegurados. Y no le agregaremos los problemas derivados de la rama judicial. Basta leer la nota para encontrar que un solo punto corresponde al agro 

DIDUNDI

14 de Junio

3 Seguidores

El paro tiene un trasfondo político q va desde aquí hasta la Habana y vuelve...+ ver más

El paro tiene un trasfondo político q va desde aquí hasta la Habana y vuelve una y otra vez, jugando alrededor d la paz, así q mi comentario en ningún momento sale d tono.
Y el punto 3 precisamente habla d esa relación y los demás x donde los miren tiene q ver con el resultado final d la HABANA.
Q’ les molestò, la burla o/a sus convicciones políticas?.

MaracachafaLegal

15 de Junio

0 Seguidores

Con Irragorry todos los acuerdos se quedan en papel. Despúes a punta de ron c...+ ver más

Con Irragorry todos los acuerdos se quedan en papel. Despúes a punta de ron convence a las autoridades indígenas y afros de venderse por un puñadito de contratos y listo! La pregunta es... cuando las FARC desmovilizadas sean las que negocien con el gobierno, también se venderán por una botella de ron?

CONTEXTO

Las historias más vistas en La Silla Vacia