Uso de cookies

La Silla Vacía usa Cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Al continuar navegando acepta nuestra política.

listo

Por Tatiana Velásquez Archibold · 05 de Julio de 2015

2119

0

Con la decisión del Partido Liberal de avalar a Eduardo Verano a la Gobernación del Atlántico y los buenos resultados que obtiene en encuestas privadas, los Char han mostrado interés en acercarse a la candidatura del exgobernador del Atlántico.

Aunque la carta de esta casa política para la Gobernación es el exgerente del Centro de Convenciones del Caribe Jaime Pumarejo, este desmontará su campaña después de no haber despegado en las mediciones ni ganado el aval rojo.

Con el aval rojo y los buenos resultados que obtiene en las encuestas, Eduardo Verano ve más despejado su camino a la Gobernación del Atlántico. Fotografía tomada de elnuevosiglo.com.co  
Jaime Pumarejo, de camisa roja, es la carta de los Char a la Gobernación del Atlántico, pero como no despegó en las encuestas pronto desmontará su candidatura. 

La Silla supo que el exsenador Fuad Char ha sido el más interesado en iniciar los acercamientos con la campaña de Verano porque las encuestas le dan mayor ventaja frente al resto de aspirantes. Además de Verano, en la actual contienda por la Gobernación del Atlántico están el exconcejal Alfredo Varela, avalado por la Alianza Verde; el exsecretario Juan García, quien va por el grupo significativo 'Firme con Juan a la Gobernación'; el uribista Manuel Díaz, hijo del exgobernador y exembajador en Jamaica Ventura Díaz Mejía, y Juanchito Acuña, del grupo 'Mi Gente'.

Apoyar la candidatura de Verano no es una decisión fácil de tomar para los Char porque el exgobernador nunca ha sido de la cuerda de esta casa política y porque el exalcalde Alejandro Char ha sido el principal promotor de la aspiración de Jaime Pumarejo, de quien no solamente es aliado político sino amigo.  De hecho el cacique Fuad le ha dicho a terceros que no entiende por qué su hijo insiste con Pumarejo si las encuestas muestran que “Verano es el gobernador”.

Si bien las relaciones entre Alejandro Char y Eduardo Verano fueron relativamente cordiales cuando ambos coincidieron durante el periodo 2008-20011 en la Alcaldía de Barranquilla y la Gobernación del Atlántico, respectivamente, sus administraciones tuvieron varios desencuentros por el plan desarme o la construcción de parques de convivencia con recursos de la tasa de seguridad.

En las esferas políticas barranquilleras ven además factible el respaldo charista a Verano porque en marzo pasado el Partido Liberal confirmó, durante una cena en Bogotá, su apoyo a la candidatura de Alejandro a la Alcaldía y dejó las puertas abiertas para una eventual alianza a la Gobernación. Esto quiere decir que Cambio Radical, el partido de los Char, apoyaría al avalado por los rojos.

Conocido el aval rojo para Verano, esta semana se habría celebrado una reunión en Miami con la presencia de Alejandro Char y Pumarejo para discutir las condiciones en que los Char respaldarían la campaña de Verano. Aunque miembros de ambos equipos le negaron a La Silla la celebración de dicha reunión, tres fuentes distintas, conocedoras de esos dos proyectos políticos, nos aseguraron por separado que en esa ciudad se celebró el encuentro al que también fue invitado Verano, pero éste prefirió no viajar. La Silla no pudo comprobar cuándo ocurrió la reunión ni quiénes participaron en ella.

Lo que sí pudimos confirmar es que en ese viaje Pumarejo, además de atender compromisos profesionales, aprovechó para hablar con sus amigos que estaban en Estados Unidos sobre política. También supimos que esta semana seguirán las conversaciones en Barranquilla entre los Char y Pumarejo con miras a definir cómo actuarán el resto de la contienda.

Una persona conocedora del proyecto político de Pumarejo le dijo a La Silla que antes de viajar, él les notificó a los miembros de su equipo que el desmonte de su candidatura lo haría oficial tan pronto regresara a Colombia.

Pumarejo no le confirmó a La Silla que desistirá de su aspiración a la Gobernación y además nos negó que en adelante se desempeñará como asesor político de Char, pero una persona cercana al exalcalde nos aseguró que es un hecho la pronta vinculación del exgerente del Centro de Convenciones del Caribe a esa candidatura. Además, confirmamos que desde hace una semana su campaña está paralizada: días antes de viajar ya había dejado de hacer recorridos por los pueblos y sus redes sociales se han movido poco esta semana.

Los caciques ungen a Verano 

El senador José David Name se ha mostrado desde el inicio de la contienda inclinado a brindarle su apoyo al exgobernador Eduardo Verano en su aspiración a la Gobernación del Atlántico. 
El senador Roberto Gerlein anunció en un almuerzo hace un par de semanas su respaldo al avalado por los rojos, es decir, a Eduardo Verano. 

Mientras los Char se acercan a Verano, quien ya decidió apoyarlo es el senador conservador Roberto Gerlein, dueño de una de las mayores maquinarias electorales del Atlántico. Hace unos meses estaba alineado con el proyecto de Jaime Pumarejo, pero cambió de orilla hace poco.

En un almuerzo que se ofreció el 20 de junio pasado en Barranquilla, en honor al senador Horacio Serpa, Gerlein dijo que llegaba vestido con camiseta roja para demostrar que apoyaba al avalado por los rojos a la Gobernación. En aquel momento no se conocía el nombre de Verano, quien también estaba presente, pero confirmamos que Gerlein se refería a él. Como lo registró El Heraldo, el cacique no dejó de hacer bromas por su anuncio.

A diferencia de Gerlein, los senadores conservadores Laureano Acuña y Efraín Cepeda todavía no definen si se irán con Verano. Ellos desde un comienzo apostaron por Pumarejo y hasta manifestaron su interés de darle el aval azul. El senador Cepeda le dijo a La Silla que antes de tomar una decisión debía medir la temperatura política en los municipios atlanticenses.

Además de los Char y de los Gerlein, la tercera casa política clave en la elección de gobernador en el Atlántico son los Name, liderados ahora por el senador José Name Cardozo tras la muerte de su papá, el cacique José Name Terán.

Name Cardozo decidió respaldar a Verano desde el comienzo de la contienda y no a Pumarejo por ser éste la carta de los Char, familia con la que históricamente los Name se han enfrentado en el Atlántico por las alcaldías y la Gobernación.

El apoyo de los Name a la candidatura de Verano se da ocho años después de que el fallecido exsenador José Name Terán y Verano estuvieran frente a frente en las urnas. Contra todo pronóstico, Verano le sacó 100 mil votos al cacique y le ganó la silla de gobernador con 342 mil sufragios. Perder la Gobernación ha sido una de las mayores derrotas sufridas por los Name en sus casi 50 años de vida política.

Pese a que las tres grandes casas electorales del Atlántico se mueven hacia las toldas de Verano, en ese departamento recuerdan que en 2008, cuando él llegó a la Gobernación enfrentándose a ellos, terminó olvidándose de muchos de quienes hicieron posible lo que fue considerado en aquel momento una hazaña: ganarle a Name Terán. 

Aún así, con todas estas fuerzas moviéndose hacia su campaña, el panorama comienza a despejarse para el exgobernador Verano tras vivir varias semanas de zozobra.

Como lo contó La Silla, la decisión del aval rojo se prolongó hasta junio porque en la Dirección Nacional Liberal, especialmente los senadores Horacio Serpa y Vivian Morales, apoyaban desde el comienzo el nombre de Verano, pero los dos congresistas rojos del Atlántico, el senador Álvaro Ashton y el representante Mauricio Gómez, mostraban mayor inclinación hacia Pumarejo.

Ante la incertidumbre por el aval, Verano armó plan B con el grupo significativo ‘Colombia, país de regiones’ para inscribirse por firmas.

Sin embargo, aunque en las encuestas le va bien, Verano no la tendrá fácil porque le tocará hacer campaña con el espejo retrovisor de la inundación que vivió el sur del Atlántico en 2010 cuando él era gobernador y su gobierno fue criticado por la manera como le hizo frente a la emergencia. El 30 de noviembre de ese año las aguas del río Magdalena rompieron la carretera que de la vía Oriental conduce al municipio de Santa Lucía y funciona como dique de contención. Casi 200 mil personas resultaron damnificadas y estuvieron fuera de sus pueblos durante tres meses.

Fotografía de la portada tomada de eltiempo.com

CONTEXTO

Las historias más vistas en La Silla Vacia