Uso de cookies

La Silla Vacía usa Cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Al continuar navegando acepta nuestra política.

listo

Por Juanita Vélez · 26 de Agosto de 2016

4006

1

Con la convocatoria oficial del plebiscito, arrancan también las campañas ciudadanas. Pero mientras del lado del No, los ciudadanos se están movilizando alrededor de la figura del ex presidente Uribe, del lado del Sí se están organizando por su lado y precisamente para buscar reducir el lastre de Santos en la futura votación.

La calle, los cafés, los salones de universidad y hasta las asambleas de copropietarios de los edificios hacen parte de los lugares en los que estos movimientos van a hacer campaña por su cuenta.

La tarea de casi todos los movimientos con los que habló La Silla es doble: por un lado traducir el activismo de Facebook y Twitter en acciones en la calle y por el otro, hacer una campaña que convoque desde artistas, profesores, estudiantes, amas de casa, taxistas y el que quiera sumarse para promover un SÍ que no tenga dueño.

Sí me la juego

“Como las caras más visibles de este plebiscito son el Gobierno y los partidos, y ambos tienen unos niveles de desprestigio altísimos, nos dimos cuenta que la campaña que más suma es la que menos se relacione con una campaña oficial”, nos contó Héctor Riveros, columnista de La Silla y uno de los organizadores de la campaña “Sí me la juego”.

Con él también está María López, la exdirectora de Semana Sostenible, el exrepresentante a la Cámara y animalista Juan Carlos Losada, además de un equipo que ya va en más de 350 personas, entre ellas las periodistas Patricia Lara y Claudia Palacios, profesores del Externado como Magdalena Correa y Jairo Libreros, o actrices como Cony Camelo y artistas como Andrea Echeverri y Héctor Buitrago, de Aterciopelados.

Ya van más de cuatro reuniones (unas en el edificio de Semana, otras en cafés, otras en una agencia de publicidad) y se están moviendo para conseguirle un millón de votos al SÍ.

De hecho, fueron ellos los que movieron el plantón del Parque de los Hippies para celebrar el cierre de los acuerdos en La Habana el miércoles.

“No queríamos políticos porque esto es de la gente, sin símbolos, sin nada oficial”, nos dijo Riveros, que aunque es el director del Instituto de Pensamiento del Partido Liberal, lo está haciendo a nombre propio.

La Silla supo que Martín Santos y la primera dama María Clemencia Rodríguez querían ir, pero al final los convencieron de que la mejor forma de sumar era si no iban.

Y ahora van a convocar una marcha de universitarios con banderas blancas que termine en el Parque de los Periodistas, el próximo viernes en Bogotá.

Otra estrategia es convocar gente por chat e incluso que se encuentren por la calle para hablar sobre los acuerdos en un café cualquiera y en las universidades, sobre todo en el Externado y los Andes en Bogotá y en Eafit en Medellín.

En cada uno, tienen de a 20 estudiantes que están comenzando a activar el mensaje entre sus amigos.

También están planeando cosas más cotidianas de aquí al dos de octubre: desde vender el “plato de la paz” en algunos restaurantes con ingredientes traídos del campo, o aprovechar las reuniones de copropietarios de los edificios para explicar los acuerdos, hasta obras de teatro callejeras con el nombre “Adiós a la guerra”.

Lo otro es hacer talleres explicativos con la gente. Por ejemplo Beatriz Fernández, la dueña de Crepes & Waffles, va a hacer talleres con sus empleados para que se enteren de todos los acuerdos, pero sin invitarlos a votar ni SÍ ni NO.

Y los de la campaña también quieren hacer jornadas informativas en los bancos antes de que arranque el horario laboral. “Es sentar a la gente y explicarle, resolverle sus preguntas y que estudien los acuerdos con nosotros”, le contó a La Silla Juan Carlos Losada.

“Nosotros tenemos claro que esto no puede ser un monólogo con el SÍ. La gente se conecta más cuando a un espacio llega una persona que no es santista a hablarle del SÍ y yo creo que es la mejor manera de sumar indecisos y gente que está con el NO”, dice Juan David Aristizábal, que con Losada está ayudando a montar una página de “acciones por el Sí”.

Síudadanos

Otro movimiento que nació hace poco es el del columnista y director de la Fundación Paz & Reconciliación, León Valencia.

Se llama “Síudadanos” y también busca ser una campaña: “por fuera de los Partidos, de Santos y de Las Farc”, nos dijo Ariel Ávila, investigador en la Fundación.

Nos aclaró también que en la junta directiva tomaron la decisión de que la campaña iba por un lado y no comprometería el contenido de ese centro de estudios.

Con “Siudadanos” están, según Ávila, caricaturistas como Vladdo, el columnista y ahora youtuber Daniel Samper Ospina y  la actriz María Cecilia Botero, entre muchos otros.

“Somos más de 120 personas y nos estamos reuniendo todos los sábados en la tarde a definir cómo nos movemos. Cada sábado es temático: un día se reúnen los artistas, otro los columnistas y así vamos viendo cómo cada uno mueve votos desde lo que sabe hacer”, cuenta Ávila.

La estrategia es sencilla. Quieren moverse en redes sociales, aprovechar cualquier espacio en el que estén para promover los acuerdos y el SÍ y de aquí a octubre organizar caravanas en distintas ciudades.

León Valencia ya ha estado en Medellín y Bucaramanga, Ariel en Neiva y la idea es explicar los acuerdos en seminarios, en foros, en la calle, en donde toque. “No es crear nuevos espacios, sino aprovechar los que hay”, nos dijo Ávila.

Dale una hora a la paz

El movimiento ‘Pedagogía para la Paz’, es un grupo de amigos y viejos conocidos de hace más de quince años de “Opción Colombia”, un programa creado después de la Constitución del 91 que buscaba acercar la universidad a la problemática de los municipios mediante prácticas voluntarias de los estudiantes un semestre. De ese combo nació la idea de promover iniciativas que apoyen el Sí.

“Desde Opción Colombia tuvimos la oportunidad de conocer el “otro país”. Ese que está lejos de los debates académicos y de las ciudades capitales. Eso nos marcó de por vida y nos hizo darnos cuenta que no queremos ser indiferentes con nuestro futuro”, le dijo a La Silla Fredy Rozo.

“Los acuerdos firmados entre el gobierno y las Farc son razonables e, incluso, deseables para la modernización del país. Sabemos que muchas personas tienen reservas o que no conocen en detalle lo pactado, y por eso la propuesta central, consiste en conocer y conversar a fondo sobre su contenido”, agregó.

La próxima semana arrancan la campaña “Dale una hora a la paz”, que busca que  colegios, empresas y  organizaciones le dediquen una hora del día a estudiar los acuerdos. “Nosotros queremos ir y que se vuelva como una clase”, nos dijo Rozo.

El sí de las víctimas

Con el Sí también hay grupos ciudadanos de víctimas. Como el que viene organizando la Campaña Colombiana Contra Minas (Cccm) que dirige Álvaro Jiménez.

Ellos ya tienen lista una estrategia para que ocho días antes del día de la votación del plebiscito, salgan 550 víctimas de minas antipersona a más de veinte ciudades capitales del país, a tocar puerta a puerta las casas de los barrios de clase media y alta para pedirles a esas familias que se sumen al SÍ.

“Es una forma de llevar el horror de la guerra a personas y lugares que no la han vivido, para que entiendan la importancia de ayudar a que pare”, le dijo a La Silla Jiménez.

Otro es el de la plataforma de las Cinco Claves, que agrupa a tres organizaciones (Sisma Mujer, la Red Nacional de Mujeres y la Corporación Humanas).

Están en quince departamentos, mueven  a más de mil mujeres víctimas en el país, y fueron las que ayudaron a meter el enfoque de género en los acuerdos de La Habana.

Tienen una estrategia que se llama “pedagogía de urgencia para el Sí”. “Son talleres de dos días en los municipios con grupos de 40 mujeres, que a la vez son lideresas de otros municipios, para hacer pedagogía de los acuerdos y enseñarles qué es un plebiscito y por qué hay que decirle Sí a la paz”, cuenta Adriana Benjumea, directora de la Corporación Humanas.

De aquí al 2 de octubre, la calle va ser el espacio para que el liderazgo no político se haga sentir. Depende de eso que el SÍ gane más fuerza y que pueda competirle a un NO que al menos por ahora está más organizado.

Jóvenes por el SÍ

Hace unos días, mientras el expresidente Álvaro Uribe estaba en un conversatorio sobre los acuerdos de La Habana y el plebiscito en la Universidad de Medellín, un joven estudiante le pidió que se casara con el SÍ. Estaba vestido de traje y corbata, se le arrodilló y con anillo en mano y una flor le dijo “Dígale sí a la paz”.

Detrás de ese gesto simbólico, está el grupo de ‘Jóvenes por el SÍ’. Un movimiento que busca ser “la próxima séptima papeleta por el Sí”, según le dijo a La Silla uno de sus integrantes, Daniel Duque.

“Queremos convencer a los representantes estudiantiles de todas las universidades del país, e incluso gente de otros países, para que se sumen al SÍ. Hay que juntar a todos los jovenes que podamos”, nos dijo. 

Su estrategia es cambiar el lenguaje y llenar los lugares públicos de actos simbólicos como la pedida de matrimonio a Uribe.

Por ahora agrupa a unos cuarenta jóvenes de Medellín y cien de todo el país y la idea es expandirse a otras ciudades. “Le estamos hablando a los jóvenes, a los que quieran sumarse con nosotros a cambiar la forma de invitar a votar y ojalá logremos juntar mucha gente”, nos dijo Duque.

Red Sí Paz Bolívar

Desde hace unas semanas un grupo de estudiantes de la Maestría en Conflicto Social y Construcción de Paz de la Universidad de Cartagena comenzaron a pensar una estrategia para sumarle votos al SÍ.

Se les ocurrió primero el nombre ‘Vacílate la paz’ pensando en la champeta, tan pegajosa en la costa Caribe, y en una de las reuniones, a las que se sumaron otros estudiantes, se fueron por el nombre de ‘Red Sí Paz Bolívar’.

Según nos contó Paola Pianeta, periodista y estudiante de la maestría, la red agrupa 42 organizaciones de mujeres, afros, sindicalistas, defensores de derechos humanos y otros estudiantes de la Universidad de Cartagena.

Hace poco convocaron un plantón en la Plaza de la Aduana, en todo el centro histórico de Cartagena, a la que fueron, según cálculos de Pianeta, más de mil personas.

“Si bien sabemos que a quien más le conviene ganar este plebiscito es a Santos, también sabemos que el impulso lo debemos dar nosotros porque hay que demostrar que el SÍ le sirve al país”, nos dijo ella. “No le tenemos miedo al NO, sino a los indecisos que están así porque creen que votar SÍ es decirle SÍ a Santos. A todos ellos es a los que hay que llegar”.

Yo voto SÍ

Otro movimiento ciudadano es la campaña ‘Yo voto SÍ’ que lidera Camilo González Posso, el director del Instituto de Estudios para el Desarrollo y la Paz, Indepaz.

La campaña incluye plantones en el Parque de los Hippies, un “septimazo” para invitar por el Sí, y foros en regiones como Popayán, La Guajira, Huila, Meta y diálogos con indígenas de La María en Cauca.

Se apoyarán con calcomanías en los carros y postes, afiches, videos explicativos de los acuerdos, una cadena de mensajes en Twitter, la creación de un canal en YouTube y cátedras que expliquen los acuerdos.

Comentarios (1)

Claudia Rodriguez V

02 de Septiembre

0 Seguidores

Qué alegría que no estamos solos. Desde el perdón, la reconciliación y el ...+ ver más

Qué alegría que no estamos solos. Desde el perdón, la reconciliación y el amor, #SíALaPaz

Contexto

Las historias más vistas en La Silla Vacia