Uso de cookies

La Silla Vacía usa Cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Al continuar navegando acepta nuestra política.

listo

Por Juan Esteban Lewin · 03 de Julio de 2016

2857

10

El viernes se conocieron las dos primeras encuestas nacionales después de los acuerdos que presentaron el presidente Juan Manuel Santos y el jefe de las Farc, alias Timochenko, la semana pasada. Aunque con diferencias, las dos muestran que el anuncio ayudó a Santos y al proceso, pero que el país sigue dividido y que el empujón puede no ser suficiente para la campaña del plebiscito para refrendar el eventual Acuerdo Final en La Habana.

Las dos encuestas recogieron datos casi los mismos días, del sábado al martes pasado. Una, la Polimétrica de Cifras y Conceptos que publicaron Caracol Radio y Red+ Noticias, se hizo en las 5 principales ciudades del país, sobre la imagen de Santos y el proceso de paz, y con 1.597 entrevistas presenciales a personas que han votado, por lo que refleja con bastante precisión lo que piensan los colombianos de las grandes urbes, que son uno de cada cuatro votantes.

La segunda, Colombia Opina de Ipsos, la contrataron Semana y tres medios de la casa RCN, La Fm y RCN Radio y Televisión. A diferencia de la de Cifras, las 1.000 encuestas incluyen ciudades intermedias (a las 5 grandes suman aleatoriamente ocho de las otras 23 ciudades con más de 200 mil habitantes) y muchos más temas, por lo que refleja una opinión más amplia que la de Cifras, aunque con una precisión un poco menor (el margen de error es de, 3,1 por ciento, frente a 2,6 de Cifras).

Así, sin la opinión de la Colombia rural, esto es lo que muestran las dos encuestas:

Santos se recuperó, pero no tanto

Ipsos y Cifras coinciden en que, después de los golpes por la caída en el optimismo en el cambio de año, la amenaza de apagón y la crisis de la Policía por el escándalo de la “Comunidad del Anillo”, la imagen de Santos volvió a subir. En Ipsos, su imagen favorable pasó del 25 por ciento en marzo al 32 ahora; en Cifras, del 29 en mayo al 38 ahora.

Lo que no es fácil saber es hasta dónde esa recuperación se debe al anuncio de La Habana o si también pesa que pasó la oleada de pesimismo de inicios de año. Por una parte, ninguna de ellas llega al grado de detalle de mostrar cuál de los diferentes factores que forman la opinión produjeron ese cambio, pero en las dos la imagen actual de Santos es muy similar a la que tenía en diciembre de 2015, antes de la caída.

Por eso, a pesar de esa subida, Santos sigue teniendo problemas. Dos de cada tres encuestados tienen una imagen desfavorable del Presidente en la encuesta de Ipsos, como recordaron en sus titulares Noticias RCN y La Fm. En la de Cifras ese porcentaje es menor, pero sigue siendo sustancialmente más alto al de la imagen favorable: tres de cada cinco encuestados.

Que esas sean las primeras cifras después de un anuncio hecho por todo lo alto, con un acuerdo en el que las Farc dejaron claro que sí van a dejar las armas, que eso lo va a verificar un tercero imparcial y con credibilidad (la Onu) y que además lo van a hacer rápido, no es tan positivo para Santos.

A medida que pase el tiempo, se desgaste el efecto positivo del anuncio de la semana pasada y se discutan asuntos que según las dos encuestas producen mucho rechazo, como las curules para las Farc, es posible que el efecto se le devuelva.

Sin embargo, también podría ser el inicio de una tendencia favorable: según las cifras de Ipsos es la primera vez desde que empezaron los diálogos que hay empate técnico entre optimistas y pesimistas.

 
“La paz” tiene apoyo en general, pero algunos puntos principales no

Aunque difieren bastante en la cantidad de encuestados que apoyan el proceso de La Habana, tanto Ipsos como Cifras señalan que existe ese respaldo, pero no por igual en todos los puntos.

La primera, en la que en general no le va tan bien al proceso, dice que el 47 por ciento se siente optimista frente a los diálogos frente a un 52 por ciento pesimista (un empate técnico). Pero al aterrizar ese apoyo aparecen sus limitaciones: solo el 11 por ciento acepta que los líderes de las Farc no vayan a la cárcel y apenas el 27 por ciento que puedan ser candidatos.

La segunda mostró que son muchos más los que creen que el acuerdo revelado la semana pasada es bueno (57 contra 35 por ciento), pero también que hay varios puntos en los que la mayoría de encuestados no están de acuerdo, como que las zonas de concentración tengan un cinturón sin fuerza pública (58 por ciento en contra) o que los guerrilleros puedan participar en política.

 
El sí ganaría hoy, pero no necesariamente cuando sea el plebiscito

Aunque de manera distinta, las dos encuestas también coinciden en que hoy pasaría el plebiscito, pero su futuro no está claro.

En Ipsos, uno de cada tres encuestados iría a votar por el sí. Con eso pasaría sobrado el umbral mínimo del 13 por ciento y le sacaría ocho puntos porcentuales al No.

Para Cifras, el 65 por ciento de los encuestados votaría el plebiscito. Como la encuesta solo indaga entre votantes y los votantes son aproximadamente el 50 por ciento del censo electoral, eso quiere decir que la participación sería de un 30 por ciento.

De esos, según la encuesta, el 74 por ciento lo haría a favor, con lo que por el Sí habría un 22 por ciento del potencial electoral, muy por encima del 13 por ciento del umbral. Y aplastaría al No con 74 por ciento contra 19.

Pero aunque esas cifras signifiquen que hoy ganaría el Sí, varias cosas siguen pendiente de acá a cuando se realice, posiblemente hacia fines de año. El primero es que la Corte Constitucional deje el umbral en el 13 por ciento, porque de si decide que el referendo para la paz no puede tener esa regla especial sino un umbral del 50 por ciento de los demás plebiscitos, lo pasaría raspando en Ipsos y naufragaría según Cifras.

El segundo es que, según las cifras de Ipsos, aun si el umbral es del 13 por ciento, entre los abstencionistas hay un grupo con un perfil muy parecido al de quienes votarán no: desaprueban la gestión de Santos en general y frente a la paz, y tienen una imagen favorable alta de Álvaro Uribe.

Eso significa que cuando Uribe decida si finalmente la estrategia es votar por el no, podría armar una votación mayoritaria y ganar el plebiscito.

Y el tercero es el más obvio: la campaña no ha arrancado en forma y muchas cosas pueden pasar desde ahora hasta entonces.

 
La división repite la de 2014

Las dos encuestas, pero sobre todo la de Ipsos, muestran que la opinión se está dividiendo en líneas muy parecidas a las de la votación de la segunda vuelta de 2014.

Esa encuesta muestra que hay diferencias geográficas notorias: en las regiones Caribe, Pacífico (Chocó, Valle, Cauca y Nariño), Oriental (los santanderes y Boyacá) y Bogotá, le va mejor a Santos y al proceso de La Habana; en la central (Antioquia y Eje Cafetero) y Suroriental (Tolima, Huila y Meta), le va mucho peor.

Esa división encaja de forma casi perfecta con los resultados electorales de las presidenciales de 2014: donde perdió en segunda vuelta con el uribista Óscar Iván Zuluaga es donde le va peor.

Eso se repite en preguntas diferentes en esa encuesta y encaja en los resultados de Cifras.

De las 5 ciudades en las que se hizo la Polimétrica, de lejos la más reacia al proceso y al presidente es Medellín (el 41 por ciento no participaría en un plebiscito, muy por encima del 31 or ciento agregado), la única claramente uribista. En las que mejor le va es en Cali y Barranquilla (en la primera 9 de cada 10 votantes en el plebiscito lo haría por el sí, y en la segunda más de uno de cada tres), que son las dos en las que Santos ganó en las dos vueltas.

Todo eso indica que la división política de la segunda vuelta sigue vigente, y que el plebiscito arranca con apoyos y críticas de las mismas coaliciones que marcaron esos resultados.

De un lado, tendiendo a votar el plebiscito y hacerlo por el sí, está la amalgama de gobiernismo, apoyo al proceso de paz y apoyos de diferentes grupos y partidos políticos, que reeligió a Santos en 2014. Y del otro lado están el uribismo, junto con otros grupos antisantistas o conservadores, que votaron por Zuluaga.

 
Para la gente es muy importante La Habana como tema pero no en su día a día

La encuesta de Ipsos muestra lo que parecería ser una contradicción: el 83 por ciento de los encuestados dice que es importante o muy importante que se acabe la guerra, pero cuando pregunta por las principales preocupaciones, la violencia o falta de paz está detrás de la inseguridad, el desempleo, la crisis económica, la corrupción y el alto costo de vida. Y solo uno de cada 9 encuestados la menciona como uno de los principales problemas del país.

Algo parecido pasa en la Polimétrica.“La Habana sigue siendo marginal para la sociedad colombiana”, dice César Caballero, director de Cifras y Conceptos. “Cuando, en una encuesta anterior, preguntamos cuáles son los temas más importantes, los encuestados dicen primero salud, segundo movilidad, tercero empleo, cuarto seguridad, quinto educación, sexto pobreza y solo séptimo la paz”.

Eso refleja lo lejos que está la guerra de los colombianos que viven en las ciudades, que son los que reflejan estas encuestas y también la gran mayoría de votantes del país: las 28 ciudades que refleja la encuesta de Ipsos suma más de la mitad de la votación.

Eso muestra un riesgo grande para el plebiscito, pues de la encuesta de Ipsos se entendería que solo van a votar el 30 por ciento de los votantes potenciales en las 5 grandes ciudades, lo que significa que si la Corte no acepta el umbral reducido o decide moderar esa reducción y ponerlo en el 25 que necesitan los referendo o el 33 de las consultas populares, como han propuesto algunos, podría haber un problema grande.

Pero ese razonamiento amerita una salvedad: las encuestas no muestran qué opinan los colombianos de las zonas rurales (que suelen votar poco) ni los de poblaciones más pequeñas (que participan más), por lo que la conclusión final podría ser otra.

Además, el porcentaje tan alto que dice que el fin de la guerra sí es importante muestra que el asuntos sí tiene trascendencia política, y que hay un espacio para que las campañas al plebiscito movilicen la opinión, mostrando cómo el acuerdo sí terminaría la guerra o no. 

 
Las elecciones de 2018 siguen muy lejos

Ipsos incluyó en su encuesta unas preguntas sobre los presidenciables, preguntando cuál sería mejor para aplicar los acuerdos, y dejó claro es que esa campaña sigue muy lejos: aunque preguntó por figuras conocidas, que han participado en elecciones y salen en la prensa casi todos los días - como el vicepresidente Germán Vargas, el ex alcalde de Bogotá y ex candidato presidencial Gustavo Petro, los ex ministros y ex candidatos presidenciales Óscar Iván Zuluaga y Martha Lucía Ramírez, o el ex gobernador de Antioquia Sergio Fajardo- , 3 de cada 10 encuestados no supo responder.

Eso muestra que los menos de dos años para que se defina ese partidor son mucho tiempo, tanto que la campaña para el plebiscito que ya está arrancando aún está en pañales.

La inquietud de Ipsos dejó otra conclusión interesante, y es que las Farc pueden tener un espacio político.

Entre los 10 presidenciables por los que preguntó estaba su jefe, alias Timochenko, y éste alcanzó a sumar el 1 por ciento de las respuestas, dentro del margen de error pero igual que la del ex ministro Carlos Holmes Trujillo. Incluso, en la región Pacífico (donde Ipsos hizo encuestas en Cali, Tuluá y Pasto), llegó al 2 por ciento.

El que Timochenko ya registre algo se suma a que su imagen positiva se disparó para llegar a más alta de la historia (el 13 por ciento) y que las Farc también subieron al 9 por ciento, la más alta después de la euforia del lanzamiento de las negociaciones en septiembre de 2012.

Aunque esas cifras siguen siendo muy bajas, significan que por lo menos un sector de la opinión es sensible a los logros del proceso de negociación, según el director de la encuesta de Ipsos, Javier Restrepo. Y que castiga la falta de resultados: el ELN, con quien nada que arrancan las negociaciones, sigue con una imagen positiva menor al margen de error y una negativa del 90 por ciento.

 
La desinstitucionalización sigue

Más allá de esas conclusiones electorales y sobre las negociaciones de La Habana, la encuesta de Ipsos deja un resultado inquietante: las debilidad de la mayoría de instituciones frente a la opinión.

Una de las instituciones fundamentales para un Estado de Derecho, en el que las personas pueden hacer valer sus derechos, es la justicia. Y 4 de cada 5 encuestados no confía en que ella esté haciendo las cosas correctas.

Los políticos, representados en el Congreso, el Gobierno o los partidos, tampoco despiertan mucha confianza, pues no más de 3 de cada 10 dicen que tiene una imagen favorable o confía en ellos.

Ni siquiera los organismos de control, que especialmente en el caso del Procurador Alejandro Ordóñez se muestran activamente como el contrapeso a los políticos corruptos, logran que quienes confíen en ellos sean más que los que no.

Y tampoco lo logran los medios de comunicación, que pueden ser ese contrapeso desde fuera del Estado.

Esa desconfianza en las instituciones, de la que solo se salvan las Fuerzas Armadas y la Iglesia Católica, puede mantener viva la posibilidad de una Constituyente en los próximos años, así las Farc se hayan bajado de exigirla para referendar un Acuerdo Final en La Habana.

 

Comentarios (10)

DIDUNDI

03 de Julio

3 Seguidores

No me detendré en los pormenores d las encuestas ni en el análisis d LSV, ig...+ ver más

No me detendré en los pormenores d las encuestas ni en el análisis d LSV, igual mi percepción no va a cambiar.
.
Si me gustaría saber si LSV como aporte al proceso Habana desde una actitud + proactiva, asume una columna más equilibrada donde se demuestre un tal “entusiasmo” pro-paz sin necesidad d hacer política.
.
Tomar partido por la paz, no es hacer parte de un Partido.

Carlos Giraldo

03 de Julio

0 Seguidores

El punto es que estamos hablando de un proceso de paz entre Santos y las FARC,...+ ver más

El punto es que estamos hablando de un proceso de paz entre Santos y las FARC, y no de una paz real, integral e incluyente para los Colombianos, entonces ponerse a mostrar un entusiasmo pro-paz sobre algo que claramente no traerá paz y que adicionalmente tiene la marca Santos, no tiene nada de imparcial y no creo que La Silla siga el mismo juego "mermelado" de Caracol, Semana, El tiempo, ....

DIDUNDI

03 de Julio

3 Seguidores

El punto es q, Caracol, Semana, El Tiempo, RCN, etc… ya tomaron parte d form...+ ver más

El punto es q, Caracol, Semana, El Tiempo, RCN, etc… ya tomaron parte d forma directa y frentera unos + q otros.
Tomar posición d vida no es enmermelarse o recibir incentivos x falsos positivos o AIS; ni siquiera es cuestión d color político, es asumir posición d supervivencia.
Se acostumbraron a vivir en medio d una guerra q no han guerriado, x eso no conocen el significado d dormir en Paz.

Carlos Giraldo

04 de Julio

0 Seguidores

El sistema de salud mata a diario y de manera cruel a más Colombianos que las...+ ver más

El sistema de salud mata a diario y de manera cruel a más Colombianos que las FARC, ELN, Bacrim, ejercito y delincuencia común juntos... sistema de salud auspiciado por el verdadero problema de Colombia: la corrupción. ¿En serio crees en el cuento de Santos y su "paz"?

DIDUNDI

05 de Julio

3 Seguidores

Soy consciente q Santos terminará el conflicto armado y la paz dependerá d l...+ ver más

Soy consciente q Santos terminará el conflicto armado y la paz dependerá d la tangibilización d los acuerdos, lo q se llama posconflicto, y este depende d todos y en especial d la voluntad política históricamente en deuda social con este país.
.
La paz va d la mano con las reivindicaciones sociales imperativas q urgen.
La paz no es d Santos ni d Furibe, ellos tienen su bunker, es d TODOS.

Jose

03 de Julio

0 Seguidores

Una encuesta sobre un tema que afecta principalmente y en un porcentaje alto a...+ ver más

Una encuesta sobre un tema que afecta principalmente y en un porcentaje alto al sector rural no puede hacerse sin la opinión de los mismos; lsv solo toma en cuenta el fervor uribista que podría arrancar por el no pero no analiza el fervor anti uribista que se evidenció en las presidenciales. Amanecerá y veremos la entrega del 60% de las armas antes del plebiscito creo que jalonaría esto!!!

Jose Mario Aristizabal

05 de Julio

0 Seguidores

Entregar las maquinas de afeitar va a mostrar tal voluntad que la marea mediat...+ ver más

Entregar las maquinas de afeitar va a mostrar tal voluntad que la marea mediatica alcanzara para que elijan hasta los nietos de Santos, fue el antiuribismo el que le permitio vencer a Santos en las elecciones, no eso de la paz, como no, la maquinaria de la costa es antiuribista, la registraduria, las masas urbanas de grandes ciudades, la matemática sirve para mas que contar, pero comience por ahi.

juan manuel rodríguez. c.

03 de Julio

1 Seguidores

Uno de las causas por la que SANTOS no obtiene una imagen arrasadora, contunde...+ ver más

Uno de las causas por la que SANTOS no obtiene una imagen arrasadora, contundente y/o significativa a raíz del evento del 23 de Junio de 2016 en LA HABANA, como parece desearlo el análisis de JUAN ESTEBAN LEWIN se debe a que el impacto negativo de la violencia de las FARC nunca se ha sentido en las grandes ciudades con la misma intensidad que se ha vivido en corregimientos y veredas.

juan manuel rodríguez. c.

03 de Julio

1 Seguidores

A partir del 23 de Junio de 2016 se han dado varios pasos rumbo hacia la despo...+ ver más

A partir del 23 de Junio de 2016 se han dado varios pasos rumbo hacia la despolitización del proceso de negociaciones por la paz. Esa tendencia puede crecer. Lo que demuestran las encuestas es que el país político es el que se está pronunciando. Cada que se acerquen más los acuerdos finales, el país civil o nacional tendrá que tomar partido por la paz que es lo lógico y elemental.

julia gutierrez

11 de Julio

0 Seguidores

Más Reality ! Farc Mandan, Gobierno Obedece, Colombianos Padecemos!

Más Reality ! Farc Mandan, Gobierno Obedece, Colombianos Padecemos!

CONTEXTO

Las historias más vistas en La Silla Vacia