Uso de cookies

La Silla Vacía usa Cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Al continuar navegando acepta nuestra política.

listo

Por Juanita León · 04 de Agosto de 2016

9376

22

El expresidente Álvaro Uribe finalmente decidió irse por el No. Con esa decisión, despegará finalmente la histórica campaña del plebiscito alrededor del acuerdo de paz que se logre con las Farc. Una campaña que será eso y muchas cosas más, comenzando por una tercera vuelta entre Uribe y Santos.

Resuelta la encrucijada

Como había contado La Silla, el uribismo tenía un dilema entre irse por la abstención y deslegitimar el plebiscito del Gobierno pero perderse de la oportunidad de movilizar a la gente o irse por el No, dejarse contar y tratar de derrotar a Santos en las urnas, aceptando un mecanismo que de entrada les resulta desventajoso.

Dentro del del Centro Democrático había senadores y líderes que abogaban por una u otra alternativa. Al final, como suele suceder en este partido de derecha, Uribe fue el que dio la última palabra. Lo hizo luego de recorrer varios lugares del país y entender que sus seguidores no solo querían expresarse en las urnas sino que él también se la jugara a fondo.

Por eso, en una reunión que acaba de terminar, se formalizó la decisión: Uribe será la cara del No.

“Con esto se vuelve un certamen realmente democrático en el que todos los colombianos se movilizarán por el Sí o por el No”, dijo a La Silla la senadora verde Claudia López, que ya lleva semanas haciendo campaña por el Sí. Además, al haber validado el mecanismo, habrá una verdadera discusión democrática sobre lo que significa el acuerdo con la guerrilla que lleva sesenta años sublevada.

 

Lo que viene

A partir del momento en que el Congreso –previa solicitud del Presidente- convoque la campaña del plebiscito, los comités promotores del No tendrán derecho a acceso a los medios de comunicación del Estado y podrán empezar a recoger fondos para la campaña formal.

Aunque Blu Radio dijo que habrá varios comités promotores del No, incluyendo uno liderado por el ex presidente conservador Andrés Pastrana, La Silla confirmó con varios uribistas y todos coincidieron en que nada de eso se había discutido todavía. Por ejemplo, Rafael Nieto Loaiza, quien según Blu lideraría uno de esos grupos, dijo a La Silla que se enteró de eso por la emisora.

En cualquier caso, más allá de quiénes se metan a hacer campaña por el No y en qué papeles, lo importante será el liderazgo de Uribe quien, según le dijeron varios de sus copartidarios a La Silla, “está jugado a fondo” y, además, convencido de que el rechazo a los acuerdos de paz triunfará.

“Los del Centro Democrático creen que van a ganar porque tienen la razón”, dijo Alicia Arango, ex secretaria privada de Uribe. “Además, lo sienten en las visitas que han hecho en las regiones”.

Las encuestas publicadas hasta ayer no dan para ese optimismo uribista, pero sí indican que la pelea será peleando.

Según la encuesta Gallup de julio, el 40 por ciento de los encuestados votaría en el plebiscito y de estos el 70 por ciento votaría por el Sí.

Pero el optimismo se reforzó hoy con el Opinómetro de Datexco que publicaron El Tiempo y La W: el Sí obtendría menos de 9 millones y medio de votos (27 por ciento) frente a los casi 12 millones y medio de votos del No (35,9 por ciento).

Más allá de lo que indiquen las cifras, lo que sí es un hecho es que el No arranca con las de perder.

Primero, porque con muy contadas excepciones como RCN Tv, los grandes medios están jugados con el Sí.

Y segundo, porque la maquinaria política que no está todavía con el Gobierno se alineará más pronto que tarde dado el esfuerzo que ya llevan haciendo hace semanas delegados del gobierno para convencer a los mandatarios regionales de unirse a la campaña por el Sí. De hecho, lo que ha mostrado hasta ahora la campaña por el Sí son caras de políticos.

Por ejemplo, el ex secretario general de Palacio Juan Mesa, recién nombrado embajador en Italia, se ha reunido con por lo menos un alcalde y un político en ejercicio para analizar con ellos el rol que jugarán, según pudo confirmar La Silla.

Y no se trata de mera persuasión. El Gobierno, sin siquiera mencionar el plebiscito, tiene múltiples zanahorias y garrotes para alinear a los políticos de la coalición oficial.

Zanahorias como las que La Silla  contó que Santos le dio hace poco a Bernardo “Ñoño” Elías, el senador más votado de la U que después de ser tratado como un tinieblo recibió una visita presidencial con partido de fútbol con el Presidente incluido.

Dos semanas después obtuvo también la cabeza de Fonade, el instituto que canaliza fondos para financiar proyectos y que es particularmente apetecido porque es un conducto regular para la ‘mermelada’.

Y garrotes para los gobernadores como quedar en la cola de las visitas (o de la firma) del director de Planeación Nacional, Simón Gaviria, para los Contratos Plan Paz, bolsas de proyectos regionales a los que la Nación cofinancia y en los que suelen entrar obras que los gobernadores prometieron en campaña o les darían muchos réditos políticos.
Aunque arranca con ventaja y con toda la fortaleza logística de su lado, en todo caso el Sí no tiene el triunfo asegurado.

Las fortalezas del No

Con Uribe liderando el No, la campaña será una tercera vuelta entre él y Santos después de las dos del 2014.

 

Será así porque la estrategia uribista tendrá tres estrategias explícitas o implícitas: explotar la desconfianza que tiene la mayor parte de la ciudadanía en Santos; explotar el rechazo a las Farc; y convencer a los colombianos de que si hay una votación masiva a favor del No, será posible volver a la mesa de negociación a obligar a las Farc a pactar “un mejor acuerdo” sin impunidad y sin jefes guerrilleros en el Congreso.

Eso quiere decir que por lo menos una de las estrategias será convertir la campaña del plebiscito; muchos se refieren como el “plebisantos”, en una votación sobre la gestión de un Presidente que, en la más reciente encuesta Gallup -realizada un día después del anuncio con bombos y platillos del acuerdo del fin del conflicto- no superó el 30 por ciento de aprobación.

Eso se reforzará con el hecho de que Santos puso a todo su gabinete (con la excepción del vicepresidente Germán Vargas) a aparecer siempre con la paloma de la paz en la solapa. Eso hace que cualquier ciudadano del común mezcle sus ejecutorias, buenas o malas, con la votación.

Pero lo que más hará que se parezca a un plebiscito sobre la labor del Gobierno es que éste intentará armar la misma coalición política que en la segunda vuelta llevó a Santos a la Casa de Nariño en 2014: una combinación de ilusión por el fin del conflicto, miedo al retorno de Uribe y una maquinaria aceitada como la que más. Una coalición que obtuvo casi 7,8 millones de votos, casi un millón más que los que obtuvo el candidato uribista Óscar Iván Zuluaga.

Al deja vu de la campaña anterior se le agrega que la liderará el ex presidente César Gaviria, quien fue también quien estuvo al frente de la campaña del 2014 después de que Santos perdió contra Zuluaga en la primera vuelta. Faltará ver si se uniforman de nuevo con las chaquetas de UniQlo.

En muchos sentidos será una campaña parecida, pero en otros no. Una cosa es votar por una persona y otra hacerlo por un tema que tiene una carga emocional muy grande y dispara en la gente emociones muy diversas.

Una víctima de las Farc votará por el Sí para evitar que otros colombianos sufran lo mismo que ella, mientras que otra votará por el No porque le parecerá una ofensa que no paguen cárcel.

Dado este contexto emocional, que tenderá a exacerbarse de aquí al día de la votación, el liderazgo de las figuras políticas termina siendo secundario. La gente en su corazón de alguna manera ya sabe si se inclina por la no repetición o por el castigo, y tendrá menos peso lo que en efecto digan los acuerdos o los políticos.

La otra diferencia es el momento económico. Mientras en el 2014 y la etapa previa estábamos en vacas gordas, hoy el déficit fiscal es una preocupación seria y el margen del Gobierno para repartir ‘mermelada’ es más limitado.

Además de que con el Procurador encima, y después de que el fallo de la Corte es explícito en que no pueden usar recursos oficiales para la campaña, es más riesgoso que en 2014.

Aún con esas diferencias, tanto Uribe como Santos se jugarán una vez más su puesto en la Historia en este plebiscito.

Si gana el Sí masivamente, la oposición uribista a los acuerdos quedará muy mermada y toda su idea de desobediencia civil quedará políticamente enterrada.

Si gana el No, el presidente Santos quedará totalmente debilitado y, como explicó Héctor Riveros en su columna de La Silla de este fin de semana, el futuro de la negociación y del conflicto quedará en manos de los uribistas y las Farc. Y el escenario más probable será una Asamblea Constituyente donde todo se barajará de nuevo, incluso lo acordado en La Habana.

Tres cosas adicionales

Fuera de lo grande, hay otras cosas más pequeñas que se jugarán a partir de la decisión de Uribe por el No.

La primera es que ambos lados se van a hacer contar y, dependiendo de cuántos votos saque el No o el Sí, se sabrá el verdadero tamaño de su fuerza política actual con miras al 2018.  Con la desventaja para la coalición oficial de que si gana el Sí habrá tantos que reclamarán la victoria que se anularán políticamente pues si todos ganan ninguno gana, dado que luego se quieren enfrentar.

En cambio los uribistas si sabrán cuánto pesan, a menos de que aparezcan otras fuerzas grandes haciendo campaña por el No.

Lo segundo, para el uribismo, es que esta será como una elección primaria del Centro Democrático, en la que -aunque todos irán unidos detrás del máximo líder-, Uribe empezará a tantear y a medir el aceite para futuras candidaturas del partido al Congreso o a las presidenciales.

Para la coalición por el Sí, que el rival de la campaña sea Uribe en persona y no la abstención, los obligará a organizarse y acabar con la “guachafita”, como lo dijo Claudia López.

“Era más fácil derrotar la abstención que el No. Esto va a hacer que se pongan más estratégicos”, dice López. “No puede ser liderada por el gobierno y con políticos. Si queremos ganarla es con los ciudadanos que quieren acabar con esta guerra”

A partir de ahora ambos lados comenzarán a desplegar sus estrategias de campaña y en los próximos meses el país entrará en ánimo de campaña, lo que trae una buena noticia y otra mala.

La maLa es que si hoy existe polarización, el plebiscito la agudizará. Y la buena es que en medio de los argumentos apasionados de lado y lado -asumiendo que la mayoría se hacen de buena fe- los que voten por el Sí entenderán las dificultades que encarna el acuerdo y se prepararán para ello, y los que voten por el No entenderán los riesgos de que éste no se concrete y estarán advertidos para lo que venga.

Comentarios (22)

juan manuel rodríguez. c.

03 de Agosto

1 Seguidores

Es más fácil hacer una campaña oponiéndose al gobierno que impulsarla busc...+ ver más

Es más fácil hacer una campaña oponiéndose al gobierno que impulsarla buscando reafirmar las políticas de éste. Así sea muy importante el tema de la paz con las FARC. El uribismo explotará las debilidades del gobierno SANTOS con electores que no han vivido los dramas y horrores de la guerra. Los partidarios del SÍ ojalá hagan énfasis en la ostensible disminución de la violencia ocurrida.

José Saramago

04 de Agosto

1 Seguidores

JUANITA LEÓN y su gran amiga CLAUDIA LOPEZ:
veremos A LA SILLA VACÍA h...+ ver más

JUANITA LEÓN y su gran amiga CLAUDIA LOPEZ:
veremos A LA SILLA VACÍA hacer campaña por el SI de Claudia Lopez y la ALIANZA VERDE.

José Saramago

04 de Agosto

1 Seguidores

Al contrario es mas fácil hacer campaña desde el gobierno y su mal llamada m...+ ver más

Al contrario es mas fácil hacer campaña desde el gobierno y su mal llamada mermelada.

juan manuel rodríguez. c.

04 de Agosto

1 Seguidores

A veces no. De todos modos, SANTOS en 2014 enarboló como gancho la bandera de...+ ver más

A veces no. De todos modos, SANTOS en 2014 enarboló como gancho la bandera de la paz. Los grandes recursos del Estado que les giró a lo más fétido de la politiquería en la Costa Atlantica, sin duda, contribuyeron a su triunfo, pero las críticas contra su gobierno desde la oposición uribista casi que permiten el triunfo de ZULUAGA quien no contó con recursos gubernamentales.

LIBELULA

04 de Agosto

0 Seguidores

votación atípica y absolutamente emocional, falso decir que los que votarán...+ ver más

votación atípica y absolutamente emocional, falso decir que los que votarán por el no son uribistas, son personas de diferentes vertientes políticas,no quieren a las farc, el no con gran posibilidad de triunfo, las encuestas demuestran la baja aceptación de las farc, sumada a la impopularidad de santos será la piedra en el zapato de los promotores del si. se noqueara la mermelada, constituyente?

juan manuel rodríguez. c.

04 de Agosto

1 Seguidores

Una parte de los dirigentes y militantes del Partido Conservador también vota...+ ver más

Una parte de los dirigentes y militantes del Partido Conservador también votarán por el NO. De otra parte no pueden negarse las simpatías por URIBE de amplios sectores de la población. Veo que puede haber una votación equilibrada por el SÍ y por el NO que no es cosa buena. Para que los Acuerdos hagan historia se necesita una victoria arrolladora del SÍ.

Carlos Giraldo

04 de Agosto

0 Seguidores

Excelente comentario. Por ejemplo, yo y toda mi familia y amigos (cerca de 85 ...+ ver más

Excelente comentario. Por ejemplo, yo y toda mi familia y amigos (cerca de 85 personas) no somos Uribistas pero votaremos tajantemente por el No.

Prada

05 de Agosto

1 Seguidores

¿Por qué será que cada votación en Colombia termina convertida en un concu...+ ver más

¿Por qué será que cada votación en Colombia termina convertida en un concurso de popularidad? Eso está bien para el Factor X, pero ¿también para decidir sobre la conveniencia colectiva de un acuerdo?
Una de las motivaciones para votar SÍ es, precisamente, no tener que seguir tragándonos todos los días las "ejecutorias" de las malditas FARC.
¿En serio alguien votaría NO porque Santos le cae mal?

Zamunda

03 de Agosto

0 Seguidores

Quienes aprueben un acuerdo sin el uribismo, con la inestabilidad que ello gen...+ ver más

Quienes aprueben un acuerdo sin el uribismo, con la inestabilidad que ello genera, y darle crédito a JMS hasta el 2018, que vote Sí.
Quienes rechacen este acuerdo y acepten la incertidumbre que ello generará, que vote No.
Quienes no queremos inestabilidad ni darle más crédito a Santos ni incertidumbre, nos quedaremos viendo fútbol.

Prada

04 de Agosto

1 Seguidores

¿Cuántos colombianos están de acuerdo con que se ejecute el acuerdo y cuán...+ ver más

¿Cuántos colombianos están de acuerdo con que se ejecute el acuerdo y cuántos no? No se sabe. El plebiscito elimina la incertidumbre. Quedarse viendo fútbol aumenta la incertidumbre.
Está también la incertidumbre de la "querida paz" y la certeza de la "querida guerra". Se reduce la incertidumbre continuando con lo conocido.
Curioso que alguien se abstenga para protestar por tan alta abstención.

Zamunda

04 de Agosto

0 Seguidores

La "guerra" no es una certeza: por un lado, si gana el NO y JMS acaba la negoc...+ ver más

La "guerra" no es una certeza: por un lado, si gana el NO y JMS acaba la negociación, queda como un mezquino, por el otro, AUV está de acuerdo con que se negocie pero le molesta no estar en la pomada, por eso pide el NO. Respecto a lo otro, el final de mi comentario inicial intenta ser jocoso pero es irrelevante y mentiroso (es imposible que la abstención gane)

DIDUNDI

03 de Agosto

3 Seguidores

Los grandes medios están jugados x el SÏ. Y LSV x cual está jugada?. El "a...+ ver más

Los grandes medios están jugados x el SÏ. Y LSV x cual está jugada?. El "apoyo tácito" referenciando la columna d Riveros no es suficiente.
.
Explotar el No a costillas d la cara d Santos les será fácil..
.
Pero explotar el SI a costillas dl dedo meñique encorbado d la mano derecha d Furibe q genera tanto temor, será más fácil d capitalizar xq las emociones siguen alrededor d la VIDA-MUERTE

LIBELULA

04 de Agosto

0 Seguidores

se basa la defensa del si en respuestas confusas, que no habrá impunidad sera...+ ver más

se basa la defensa del si en respuestas confusas, que no habrá impunidad sera justicia transicional, que no significa penas tras rejas, no habrá amnistía a delitos de lesa humanidad, el narcotrafico será un delito político. y el pueblo que los oye concluyen que si habrá impunidad que no existirán delitos de lesa humanidad.las farc terminarán en el senado.el pueblo que no quiere a las farc dirá no

LIBELULA

04 de Agosto

0 Seguidores

corrección didundi, hay que ser claros, los grandes medios, como el especta...+ ver más

corrección didundi, hay que ser claros, los grandes medios, como el espectador y semana, amarrados por jugosos contratos estan apoyando abiertamente el si, pero hasta donde he percibido la silla sigue siendo independiente. Hector Riveros aún que colabora con articulos es cosa aparte, esta atado al gobierno santos, su hijo es asesor de palacio, lo que le obliga lealtad y sumisión incustionable

LUALRO

04 de Agosto

1 Seguidores

Pero el optimismo se reforzó hoy con el Opinómetro de Datexco que publicaron...+ ver más

Pero el optimismo se reforzó hoy con el Opinómetro de Datexco que publicaron El Tiempo y La W: el Sí obtendría menos de 9 millones y medio de votos (27 por ciento) frente a los casi 12 millones y medio de votos del No (35,9 por ciento). no entiendo porque hacen el calculo de los votos posibles teniendo en cuenta el opinómetro con 700 encuestas que no son significativos. explique porque esta compa

LUALRO

04 de Agosto

1 Seguidores

gana el si muy facilmente. ya esta la experiencia en el
La primera vuelt...+ ver más

gana el si muy facilmente. ya esta la experiencia en el
La primera vuelta para las presidenciales se las gano el titere Zuluaga porque santos no le puso motores a la campaña, estaba confiado en que ganaría en la primera vuelta, no contaba conque uribe compraba votos y usaba las artimañas que siempre han usado. apenas se perdió le puso motores y gano la segunda vuelta.asi se hara el plebiscito.

Henry Castro Gerardino

04 de Agosto

140 Seguidores

Escuchando el argumento del expresidente Gaviria en el que anuncia que si gana...+ ver más

Escuchando el argumento del expresidente Gaviria en el que anuncia que si gana el NO (yo votaré por el NO) lo que sigue son otros años más de guerra. Si analizamos esa frase entenderemos que lo que se está acordando es débil y que los guerrilleros nunca tuvieron en mente llegar a un acuerdo de paz. Porque lo que queremos decir con el NO es que lo acordado no es justo ni asegura la paz.

Prada

04 de Agosto

1 Seguidores

"otros años más de guerra", ¿es débil?
"otros años más de guerra", ...+ ver más

"otros años más de guerra", ¿es débil?
"otros años más de guerra", ¿sí es lo justo y asegura la paz?
¿Cuántos años? Según la experiencia, más de ocho.
.
Lo que dice Uribe: "Paz, sí, pero no a cualquier precio".
Lo que dice lafar: "Paz, sí, pero no a cualquier precio".
En el acuerdo encontraron un precio que no es ni el "cualquier precio" de Uribe ni el de lafar. Por eso se llama negociación.

Leonardo Parra

04 de Agosto

0 Seguidores

Hola Juanita. Creo que en este párrafo las cifras iban al contrario, porque como está escrito la ventaja sería para el NO: Pero el optimismo se reforzó hoy con el Opinómetro de Datexco que publicaron El Tiempo y La W: el Sí obtendría menos de 9 millones y medio de votos (27 por ciento) frente a los casi 12 millones y medio de votos del No (35,9 por ciento).

Hola Juanita. Creo que en este párrafo las cifras iban al contrario, porque como está escrito la ventaja sería para el NO: Pero el optimismo se reforzó hoy con el Opinómetro de Datexco que publicaron El Tiempo y La W: el Sí obtendría menos de 9 millones y medio de votos (27 por ciento) frente a los casi 12 millones y medio de votos del No (35,9 por ciento).

DIDUNDI

04 de Agosto

3 Seguidores

Y hasta dentro de un mes q regrese, saludos a todos y ya les contaré cómo me...+ ver más

Y hasta dentro de un mes q regrese, saludos a todos y ya les contaré cómo me fue en Brasil..!.
.
Al ser 3 en 1 q aproveche, ahora q se va el ratón q haga la fiesta el Gato, q no ponga quejas, q se eduque, q sea menos patán; pero ante todo q trate d ser feliz.
.
Y a LSV q asuma el apoyo al SÏ d frente, eso x los laditos no aguanta.

J C Correa

08 de Agosto

0 Seguidores

Si puede quédese por allá ..... de pronto las cosas le resulten mas claras ...+ ver más

Si puede quédese por allá ..... de pronto las cosas le resulten mas claras y menos engañosas...

Jorge Ulises Casas Jerez

04 de Agosto

1 Seguidores

Es un debate que en el fondo lleva la política económica de Santos como continuidad de la que como Ministro de Gaviría en 1993 impuso la apertura que quebró a millones pequeños y medianos empresarios; ahora la profundiza con el ingreso del país a la OCDE. Santos elevará los impuestos a pedido de esa organización empeorando a los pobres

Es un debate que en el fondo lleva la política económica de Santos como continuidad de la que como Ministro de Gaviría en 1993 impuso la apertura que quebró a millones pequeños y medianos empresarios; ahora la profundiza con el ingreso del país a la OCDE. Santos elevará los impuestos a pedido de esa organización empeorando a los pobres

CONTEXTO

Las historias más vistas en La Silla Vacia