Uso de cookies

La Silla Vacía usa Cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Al continuar navegando acepta nuestra política.

listo

Por Jineth Prieto · 23 de Agosto de 2016

10766

2

Tras recibir la Alcaldía de Bucaramanga con un millonario déficit, Rodolfo Hernández no ha parado de denunciar que a esa ciudad "se la robaron" el cuatrienio anterior. Ahora, le tocó someter al municipio a una reestructuración financiera para poder pagar todas las deudas que le dejó su antecesor, Lucho Bohórquez, y al mismo tiempo, lograr liquidez para financiar su Plan de Desarrollo.

La Silla recopiló los hechos que llevaron a Hernández a solicitar la intervención del Ministerio de Hacienda en sus finanzas y lo que implica esa decisión para Bucaramanga.

 
El despilfarro de Lucho Bohórquez

Las versiones sobre el mal estado de las finanzas de Bucaramanga se empezaron a conocer desde mediados de la controvertida administración de Lucho Bohórquez en la Alcaldía de esa ciudad, cuando en abril de 2014 el tesorero de Bucaramanga le dijo al Concejo en un informe que el déficit en los dos primeros años de gobierno de Bohórquez se había duplicado (pasó de 45 mil millones a 86 mil millones).

Aunque desde ese entonces tanto Bohórquez como sus funcionarios más cercanos negaron que las cifras fueran reales, en adelante concejales de oposición a su gobierno  empezaron a denunciar que la cifra en rojo seguía aumentando, y a finales de 2015 la Contraloría de Bucaramanga dio a conocer que al cierre de su periodo, el hueco fiscal sería de $200 mil millones.

Al final, la administración de Bohórquez reconoció que dejaba a la ciudad con $150 mil millones en cuentas por pagar.

A pocos días de que terminara su gobierno, contratistas de prestación de servicios, de obras y hasta organizaciones que habían firmado convenios con su administración, denunciaron que les debían plata y que nadie les respondía.

 
Las deudas superaron los $300 mil millones

Con ese telón de fondo Rodolfo Hernández asumió la Alcaldía de Bucaramanga y apenas tuvo acceso a los estados financieros del municipio denunció que le habían dejado la ciudad en la “ruina”.

Para hacer un balance detallado del estado financiero de Bucaramanga contrató al economista Mauricio Cabrera Galvis, quien tras revisar todas las cuentas del municipio dio a conocer que el saldo en rojo del municipio era de $304 mil millones.

Como lo contó La Silla primero se identificaron $181 mil millones de cuentas por pagar en tesorería, que son las que se deben cancelar inmediatamente, que hay otros $18 mil millones que se deben de 2014 y que hay un pasivo pensional de $7 mil millones.

Adicionalmente, el estudio evidenció que hay otra partida de $75 mil millones que fue comprometida con base en dinero que no se recaudó por valorización, convenios y créditos, y que ahora debe ser pagada por el municipio con recursos propios.

En las cuentas por pagar también está un laudo arbitral que Metrolínea - el sistema integrado de transporte masivo del área metropolitana de Bucaramanga- perdió por $27 mil millones con la firma XIE SA y que fue conciliado por $22 mil millones por la Alcaldía –como principal accionista- en diciembre del año pasado.

 
La plata no alcanzó para pagar y llegaron las demandas y los embargos

Como los $304 mil millones se deben pagar en 2016, y los ingresos que la Alcaldía podría utilizar para asumir esa deuda para este año están por el mismo orden,según proyecciones de la Secretaría de Hacienda, y a esa suma se le deben descontar los gastos de funcionamiento (aproximadamente $102 mil millones) y los del pago de los créditos que la ciudad tiene con la banca (aproximadamente $73 mil millones), la administración se quedó sin plata para pagarles a los acreedores.

En lo corrido del año, según cifras de la secretaria de Hacienda, Olga Chacón, de esos $304 mil millones solo se han saneado deudas por $113 mil millones, por lo que los demás contratistas están reclamando lo que les corresponde.

Además, aunque se ha disminuido la vinculación de contratistas de prestación de servicios (en lo corrido del año se han contratado 800 y la pasada administración tenía 4000 al cierre de 2015), y de hecho se reformuló el alcance de las metas del plan de desarrollo para 2016, el ahorro no ha sido significativo para cubrir las deudas.

En medio de las reclamaciones de contratistas, el municipio ya ha sido demandando y en algunos casos le han librado órdenes de embargo para que responda por las obligaciones que fueron contraídas en 2015.

 
La ley de quiebra

Debido a que los embargos congelan las cuentas del municipio, el Alcalde de Bucaramanga anunció que para evitar que la ciudad se frene le solicitó al Ministerio de Hacienda su intervención para someter al municipio a la ‘Ley de quiebra’.

Aunque así es conocida coloquialmente esa ley, el hecho de que un municipio se someta a ella  no significa que va a desaparecer. Por ejemplo, las finanzas de Barranquilla han sido regidas por esa ley desde el 2002 y en 2015 cumplió con los planes de pago y saneó sus estados contables.

Por ser una entidad pública, lo que permitirá esa ley a la Alcaldía de Bucaramanga será blindar las cuentas del municipio para que no puedan ser embargadas, además, con intermediación del Ministerio de Hacienda, le dará la posibilidad de establecer acuerdos de pago con todos los acreedores para que en un plazo razonable se paguen todas las obligaciones.

 
La reestructuración

Si el Ministerio le permite a la Alcaldía de Bucaramanga acogerse a esa ley, Hernández deberá solicitarle al Concejo su aprobación para hacerlo; si no lo autorizan, el Gobierno podrá de oficio autorizar que la administración lo haga.

Si se cumplen esos pasos, el Ministerio designara a un funcionario de esa cartera para que acompañe la estructuración de los acuerdos de pago con los acreedores y vigile que cumplan de acuerdo a las condiciones que se pacten.

La categoría del municipio también se vería comprometida y pasaría de Especial a Primera, que básicamente en lo que afectaría es en la disminución del salario del Alcalde y de los honorarios de los concejales, y que le permitiría al municipio tener un tope más alto de gastos de funcionamiento (a ellos se suma el pago de la deuda). 

Eso también le permitirá a la ciudad reestructurar sus finanzas y a Rodolfo Hernández le dará un margen de maniobra para poner en marcha los proyectos y programas de su plan de desarrollo, que como lo contó La Silla, desde que se aplazó la inversión de 2016 para financiar la deuda, va contra el tiempo.

 

Comentarios (2)

DIOGENES

23 de Agosto

0 Seguidores

Falta de rigor compromete credibilidad del medio. No existe la tal quiebra:&nb...+ ver más

Falta de rigor compromete credibilidad del medio. No existe la tal quiebra: https://soundcloud.com/laureano-tirado-g-mez/viceministro-de-hacienda#t=0:00

Alcaldía todavía no ha solicitado al Ministerio de Hacienda acogerse a la Ley 550. Solo lo puede hacer con autorización del Concejo y no lo ha hecho.Calma, que no se note el compromiso.

Jineth Prieto

23 de Agosto

94 Seguidores

Hola Diogenes, no entiendo porqué hablas de falta de rigor. En la historia ex...+ ver más

Hola Diogenes, no entiendo porqué hablas de falta de rigor. En la historia explicamos lo que implica la ley, dijimos que debe haber un proceso para que se acoja y además que aunque es conocida como ley de quiebra lo que implica es una reestructuración financiera de la ciudad.

CONTEXTO

Las historias más vistas en La Silla Vacia