Uso de cookies

La Silla Vacía usa Cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Al continuar navegando acepta nuestra política.

listo

Por Laura Ardila Arrieta · 29 de Enero de 2015

7844

0

Durante el receso de fin de año, el exmagistrado del Consejo Electoral y excongresista samario y liberal Joaquín José Vives reveló en círculos políticos locales su intención de ir por la Gobernación del Magdalena. La movida obliga a volver a echar las cartas en las dos grandes fuerzas que prometen enfrentarse por ese cargo en octubre: el grupo del gobernador Luis Miguel ‘el Mello’ Cotes y la posible alianza que se cocina de otros políticos tradicionales, entre ellos varios parapolíticos.

La Rosa que invade algunas vías del Magdalena. Foto: Laura Ardila.
La campaña de la Chofomanía de Chofo incluye a cantantes importantes como Silvestre Dangond y Jorge Oñate.
Rosa Cotes en las Fiestas del Caimán con sus simpatizantes.

Es un mini avispero que se formó en menos de cinco días. La cosa en el Magdalena pintaba, por un lado, al ‘Mello’ y a su papá (Álvaro Cotes, líder del grupo conocido como ‘Los Conejos’) jugando con su tía Rosa Cotes Vives como gran carta en las regionales.

Hasta hace poco, Rosa -esposa del exalcalde y parapolítico José Francisco ‘Chico’ Zúñiga- era la gestora social o primera dama del departamento que gobierna el sobrino que no está casado. Y aunque en octubre ella le aseguró a La Silla que no le interesaba ser candidata, varios episodios desde entonces evidencian que al menos por ahora sí será la aspirante del Mello.

Por ejemplo, la mega parranda que se realizó el pasado 18 de enero para celebrar el cumpleaños del Gobernador y su hermano mellizo fue asumida en el Magdalena como una suerte de lanzamiento de campaña de Rosa: con la presencia de casi todos los alcaldes del departamento y en medio de litros de trago y buen vallenato, el de Rosa Cotes fue el nombre más saludado en micrófonos, según confirmó a La Silla una fuente conocedora.

Pocos días después, en las Fiestas del Caimán en Ciénaga, a la exgestora se le vio en el desfile de carrozas celebrando con varios simpatizantes que llevaban camisetas con una rosa estampada (ver foto).

Además, siguen apareciendo por las vías del departamento y las calles de Santa Marta avisos que con una rosa pintada rezan: “Una rosa por el Magdalena”. Un mensaje que se ha interpretado como la previa de la campaña y que en casos similares ha generado indagaciones por parte del Consejo Electoral por posible publicidad política ilegal, pues ésta aún no está permitida.

Antes de la llegada de Jota Vives, en la orilla de enfrente estaba buena parte del resto de la clase política del departamento -que en otro tiempo se había enfrentado entre sí- intentando llegar a acuerdos que le permitan competirle al Mello. Eso a pesar de que algunos de ellos lo respaldaron a la Gobernación y aún varios tienen cuotas ahí.

La Silla confirmó con dos fuentes conocedoras que entre diciembre y enero se realizó un inédito cónclave entre las corrientes de Alfonso Campo Escobar (conservador), Jorge Luis Caballero (ex Apertura Liberal), Miguel Pinedo (miembro de Cambio Radical), Luis Eduardo Vives (liberal), todos condenados por parapolítica, y la actual representante liberal Kelyn González Duarte (de la entraña del excongresista Rodrigo Roncallo, también condenado por parapolítica), entre otros. El objetivo: mirar los posibles mecanismos para elegir un candidato único que enfrente a Rosa Cotes con un aval que aún no han definido.

Entre los nombres que se barajaron para escoger ese candidato están los de Adolfo ‘el Chofo’ Gómez, diputado de La U que renunció para lanzarse y cuya campaña soterrada en las paredes del Magdalena es una CH y una G. Y el del también exdiputado conservador Jorge Luis ‘el Negro’ López, cuya promoción incluye murales con la frase “El Negro la tiene clara” al lado de una N y una L.

Se vuelven a echar las cartas
Joaquín José Vives es apoyado por su primo el exdirector de Estupefacientes de Álvaro Uribe, Juan Carlos Vives Menotti.
El Mello Cotes ha sido más que el gobernador de los Conejos y más bien ha demostrado tener vuelo propio.
?
Jorge Luis Caballero, condenado por parapolítica, lidera una alianza para enfrentar al Mello.

El exmagistrado Jota Vives, quien entre otras cosas es primo hermano de Rosa Cotes Vives, en este momento no tiene ni de lejos el poder político y económico del Mello ni la capacidad de conseguir votos de los caciques que se le quieren enfrentar a éste. Pero a ambos grupos sacude un tanto.

Al Mello porque, al ser del Partido Liberal (llegó a ser incluso director de esa colectividad) y contar con el apoyo del exjefe rojo Simón Gaviria, Jota Vives aparece como una competencia para Rosa Cotes dentro de la misma Unidad Nacional que, por orden presidencial, debe tratar de llevar candidatos únicos - lo que implica la entrega del aval a uno de los dos.

Aunque el Mello fue elegido por firmas, hace parte de la coalición de Gobierno y se ha vuelto especialmente cercano a Cambio Radical. No sólo es amigo personal del vicepresidente Germán Vargas y del exalcalde de Barranquilla Álex Char, sino que en las pasadas legislativas su grupo le puso votos al hoy senador Arturo Char (hermano de Álex) y llevó a Fabián Castillo a la Cámara. Ambos de Cambio Radical.

Con el antecedente de esa cercanía con Cambio, el grupo del Mello ha estado en conversaciones con el representante a la Cámara por el Magdalena de La U Eduardo Díaz-Granados (primo del exministro y exjefe de La U, Sergio Díaz-Granados), para que Rosa sea la candidata de la Unidad Nacional a la Gobernación.

Es decir, para que Rosa vaya con el apoyo de Cambio Radical y de La U.

Esas conversaciones van tan bien que Eduardo Díaz-Granados dijo recientemente en medios locales que La U iba a apoyar a Rosa Cotes en octubre. Y la alianza ya acordó que respaldaría o a Manira Guerra (santista, hermana de los senadores sucreños Antonio y María del Rosario Guerra) o a Elvia Mejía (exdirectora de la ESAP y amiga del presidente Juan Manuel Santos), ambas de La U, a la Alcaldía de Santa Marta.

La precandidatura de Jota Vives con el apoyo del liberalismo desde Bogotá es un obstáculo a sortear para la candidatura única de Rosa en la Unidad Nacional, pues ahora le toca al grupo del Mello llegar a un acuerdo con el magistrado para no tener que enfrentarlo. Mucho más teniendo en cuenta que los liberales tienen dos de cinco representantes a la Cámara en el Magdalena (Jaime Serrano y Kelyn González, quienes por disciplina de partido tendrían que apoyar a Vives).

La Silla confirmó con tres fuentes que Jota Vives ya se reunió con el Mello Cotes para hablar de la eventual candidatura del primero y de la posibilidad de que el grupo del Gobernador lo unja como su aspirante y tumbe la candidatura de Rosa.

Jota Vives le dijo al Gobernador que se consideraba un mejor candidato que la exprimera dama, sobre quien se comenta en los corrillos que, aunque le sobra carisma, le falta mucha cancha política.

Sin embargo, también confirmamos que en el movimiento del Gobernador se sienten más confiados con Rosa, pues saben que es una mujer de la entraña del Mello que no lo traicionaría si llega al poder.

De igual manera que en las toldas de los Conejos no descartan irse por firmas de nuevo, lo que les evitaría el desgaste de tener que pelear el aval de la Unidad Nacional con Jota Vives.

Por el lado del grupo de los parapolíticos que se reunieron para enfrentar al Mello, la idea de un mecanismo para buscar un candidato único de ellos se desinfló con la llegada de Jota Vives al partidor, pues ahí algunos creen que el exmagistrado podría ser ese aspirante si éste es rechazado por el Gobernador.

La Silla supo que Vives también habló con alguno de ellos y de entrada se negó a someterse a ningún mecanismo de consulta con otros aspirantes, por lo que las movidas en este lado quedaron en stand by.

Como los que van a ser jugadores no están ni siquiera en la línea de partida y el camino es largo, habrá que esperar a ver el desenlace de esta historia: si Vives se arrima a una de las dos orillas, si se convierte en una tercería o si desmonta la aspiración que tiene repensando la estrategia electoral de algunos. En un departamento en el que, de todas maneras, el uribismo prácticamente no existe, la Unidad Nacional gana con cara o con sello. O con Jota.

CONTEXTO

Las historias más vistas en La Silla Vacia