Uso de cookies

La Silla Vacía usa Cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Al continuar navegando acepta nuestra política.

listo

Por Juan Esteban Lewin · 01 de Marzo de 2016

3402

3

Este domingo el ex presidente Andrés Pastrana publicó en El Tiempo un artículo en el que dice que el acuerdo sobre las víctimas que firmaron el Gobierno y las Farc en diciembre es un golpe de Estado. Ayer, el presidente Juan Manuel Santos le respondió en una ceremonia en la Universidad del Rosario, de donde es egresado Pastrana.

La Silla le aplicó su detector de mientras los argumentos de los dos lados y encontró que los dos mezclan algunas verdades con más verdades parciales y mentiras.

Acá están los argumentos, nuestra valoración y la explicación:

Comentarios (3)

Jose Mario Aristizabal

01 de Marzo

0 Seguidores

La simple Aritmética nos dice que Santos dice 4 verdades entre debatibles y e...+ ver más

La simple Aritmética nos dice que Santos dice 4 verdades entre debatibles y engañosos y 3 falsedades claras, este mismo numero para Pastrana es 16 Vs 7, si vamos a verdades absolutas Pastrana tiene 8 contra 3, con muchos vacíos y abstenciones de Santos, los debatibles son muy serios, pero en términos generales a mi si me queda claro que se entrego la impunidad en contraria de los tratados internacionales. En la India hay una tradición cuestionable que es la dote para casarse y aquí la transacción suena absurda, se le esta entregando todo el poder a un grupo cuyos combatientes los tiene el ELN y se les va a dar feudos territoriales y electorales, lavar los recursos e impunidad, lo mas inteligente hoy seria abortar la negociación con las FARC y negociar con el ELN ya que las armas las tienen ahora son ellos y de esa forma rebarajar,pero como el presidente es marquero, lo que le importa es bajar la bandera histórica de algo que es intrascendente, creo que la expresión vendepatria funciona

Mauricio Torres Madrid

04 de Marzo

0 Seguidores

Jasé Mario, le agradezco la participación y el recuento aritmético preciso,...+ ver más

Jasé Mario, le agradezco la participación y el recuento aritmético preciso, creo que el presidente Pastrana está en la enorme necesidad de defender y justificar el resbalón que dio su gobierno con el proceso de paz que pretendió adelantar y hoy no tiene nada que perder saboteando el proceso que el presidente Santos a llevado a niveles no imaginados. Según he leído en este medio las Farc son muy serias en su compromiso de hacer política social comprometida y las contadas curules que obtengan servirán para que se actualicen de como hacer un debate político dentro del congreso y éstas también se las tiene que ganar así haya circunscripciones especiales para la paz.
Creo que lo que está haceindo el presidente Santos es muy importante y el Eln debe seguir el camino para la paz o enfrentar todo el poder del aparato de defensa del Estado.

Jose Mario Aristizabal

04 de Marzo

0 Seguidores

La aritmética simple tiene la particularidad que no nos dice que tan grave es...+ ver más

La aritmética simple tiene la particularidad que no nos dice que tan grave es en lo que se tiene certeza que hay un error o lo contrario, en lo personal, yo vote por Pastrana y reconozco que para mi el planteamiento de que quieren las FARC y porque no darlo, si ya se lo habían dado a otros en el pasado como por ejemplo al M-19, me sonaba lógico. En ese proceso las FARC demostraron no que no sean confiables, sino que uno puede tener certeza que no quieren pagar por sus crímenes, reparar victimas, contar la verdad y para ellas el poder no es la posibilidad de exponer sus tesis a los colombianos sino mandar sea como sea, a cualquier costo. A mi no me preocupa el compromiso de hacer política, sino el compromiso de no utilizar las armas para hacerlo, el compromiso de renunciar al narcotrafico, el compromiso de no amedrentar a la población civil y si las Bacrim existen, el ELN esta licuando a las FARC tal vez con anuencia de las mismas, para que negociar?, si ya no es el depredador supremo.

Contexto

Las historias más vistas en La Silla Vacia