Uso de cookies

La Silla Vacía usa Cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Al continuar navegando acepta nuestra política.

listo

Por LaSillaVacia.com · 21 de Abril de 2016

806

0

Varias son las sombras que empezaron a perseguir a Magda Milena Amado Gaona desde que dejó la Contraloría de Bucaramanga.

A las denuncias que en febrero pasado hizo Vanguardia sobre los "dudosos" criterios se que tuvieron en cuenta en ese ente de control a la hora de archivar varios procesos, se sumó la apertura en la Procuraduría de una investigación verbal contra ella por presuntas omisiones a la hora de adelantar un proceso fiscal contra una fundación.

Específicamente el contrato, como Vanguardia lo contó en noviembre de 2015, hace referencia a una capacitación para 1200 miembros de juntas de acción comunal por un valor de $55 millones. Aunque la auditoría reveló que habían existido irregularidades en la ejecución del contrato, en 2013 la Contraloría de Bucaramanga prefirió no adelantar investigación alguna por considerar que no existían méritos.

Adicionalmente, la Procuraduría encontró que pese a que existían méritos para que las presuntas irregularidades en el contrato fueran investigadas por otros entes de control, la Contraloría de Bucaramanga omitió compulsar copias.

Precisamente, la omisión de la Contraloría quedó en evidencia luego de que la Fiscalía imputara al contratista y a los funcionarios que intervinieron en la ejecución de los recursos y determinara que más del 50% del valor del contrato no había sido invertido, algo que Amado Gaona con su equipo debió haber advertido e investigado.

Desde que se conoció la omisión, Amado Gaona se ha mantenido en que actuó conforme a la ley. Ahora deberá iniciar su defensa. 

 

Contexto

Las historias más vistas en La Silla Vacia