Uso de cookies

La Silla Vacía usa Cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Al continuar navegando acepta nuestra política.

listo

Por LaSillaVacia.com · 16 de Abril de 2014

9807

1

 

Riohacha, la capital de La Guajira, en donde viven unas 800 mil personas. 

La Guajira no levanta cabeza. A décadas de abandono estatal y violencia e ilegalidad históricas se les sumó el año pasado la detención y posterior destitución del gobernador Juan Francisco ‘Kiko’ Gómez -señalado de ser el autor de homicidios y de tener vínculos con bandas criminales dedicadas al narcotráfico y al tráfico de gasolina y de armas-, lo que generó un caos administrativo. Ahora, uno de los cinco departamentos más pobres del país se prepara para unas elecciones atípicas en las que los dos candidatos con más opción cargan encima con las sombras de Kiko y de las bacrim.

Las inscripciones de aspirantes se cerraron esta semana. La joya por la que pelearán en los comicios del próximo 1° de junio no es de poca monta. La Guajira tiene un presupuesto anual de más o menos 400 mil millones de pesos y aunque el nuevo Gobernador apenas estará en el cargo por año y medio, el poder de la burocracia en ese tiempo alcanza para impulsar a un sucesor, al próximo alcalde de Riohacha y hasta a un candidato fuerte al Congreso de 2018.

Los principales protagonistas del pulso son los dos bloques políticos más fuertes en la región: Nueva Guajira en cabeza del exgobernador Jorge Pérez Bernier, de un lado, y los aliados del ‘kikismo’ liderados por el representante electo (por Aico, luego de que el Partido Liberal lo rechazara) Antenor Durán y el senador de La U Jorge Ballesteros.

Los aliados del kikismo, impulsores de la elección de Kiko, inscribieron por el viejo PIN precisamente al hijo del senador Ballesteros: José María ‘Chemitas’ Ballesteros, quien tiene en común con Antenor Durán que también fue rechazado por las directivas nacionales del liberalismo para aspirar en las pasadas legislativas debido a su cercanía a Kiko Gómez.

Curiosamente, para esta elección el liberalismo (al menos en el nivel local) está todo con ‘Chemitas’. Una fuente que está en esa campaña le dijo a La Silla que ya recibieron el respaldo del representante liberal guajiro Jimmy Sierra y del diputado de ese partido Ildefonso Medina, pariente y miembro del grupo político del ministro de Minas Amylkar Acosta Medina.

Simón Gaviria, el jefe del Partido Liberal, le explicó a La Silla sin embargo que esa no es una postura oficial de la colectividad, pues él decidió no avalar a ningún candidato a la Gobernación de La Guajira y dejar en libertad a sus copartidarios.

‘Chemitas’ Ballesteros representa la fuerza política de Kiko Gómez.

Como lo contó La Silla él, incluso más que su padre, fue de manera abierta uno de los cuadros clave de la campaña a la Gobernación del procesado exgobernador. Estuvo con él en tarimas, lo acompañó en caravanas, celebró a su lado. Lo apoyó hasta el final. Tanto que su figura aparece en el video que hizo el CTI de la Fiscalía el día de octubre pasado en que fue capturado Kiko Gómez, durante una parranda.

El padre y mentor de ‘Chemitas’, el senador Jorge Ballesteros, fue a la sombra el padrino político de Kiko. Como contó La Silla, en noviembre del año pasado el Senador le pidió una cita a Germán Vargas Lleras, el jefe de Cambio Radical que avaló a Kiko, para hablarle de la terna de nombres que ese partido tenía que presentar al Presidente para que de ahí saliera un gobernador designado. La reunión fue en Bogotá y a ella Ballesteros, quien ni siquiera milita en Cambio Radical sino en La U, se presentó con Viviana Bacci, la esposa de Kiko.

Ya en 2011 el Senador había intentado interceder por Kiko cuando visitó, de manera inconsulta, al jefe de Cambio Radical Carlos Fernando Galán para  pedirle que reconsiderara su decisión de quitarle el aval a Kiko, un asunto que resolvió después el Consejo Nacional Electoral al dejar en firme la inscripción del exgobernador.

El representante electo Antenor Durán, por su parte, fue el jefe de debate de la campaña de Kiko a la Gobernación.

Pero por los lados de la campaña rival, la de Nueva Guajira, los contendores políticos del kikismo, tampoco faltan cuestionamientos.

¿Campaña entre dos cielos?

El gobernador Kiko Gómez ha insistido en que hay una persecución en su contra. 
El senador de La U Jorge Ballesteros ha sido padrino político de Kiko Gómez.

Una fuente independiente que conoce bien la política en La Guajira le dijo a La Silla que la campaña a la Gobernación “está entre dos cielos”. Eso porque a ‘Chemitas’ Ballesteros, según esa fuente, lo estaría apoyando Cielo Gnecco, la primera dama del Cesar, cabeza del clan Gnecco y pariente de Kiko. Otras dos fuentes le dijeron a La Silla que ese es un rumor que corre en Riohacha; sin embargo no lo pudimos confirmar.

La presencia en la campaña que sí pudimos confirmar fue la de otra Cielo: Cielo Redondo, exalcaldesa del municipio de Uribia y jefa política del candidato a la Gobernación por Nueva Guajira: Wilmer ‘Chichi’ González Brito, avalado por La U y el Partido Conservador.

‘Chichi’ González, quien también fue alcalde de su natal Uribia, fue elegido representante a la Cámara por el Partido Liberal en el periodo de 2006 a 2010 y hace parte del grupo político de Cielo Redondo y del actual alcalde de Uribia, Abel Giacometto.

Según un informe de este año de la Fundación Paz y Reconciliación del analista León Valencia, a Cielo Redondo “se le acusa de ser la jefa política de la estructura criminal de alias Pablo”. Ese mismo señalamiento se lo comentó a La Silla una fuente conocedora de la región.

Alias Pablo, conocido por muchos en La Guajira como “el hombre del desierto”, era el jefe de una bacrim que operaba en la alta Guajira (en la zona de Uribia) capturado en 2010.

Dos fuentes de La Guajira, incluyendo una cercana al grupo Nueva Guajira, le contaron a La Silla por aparte que ‘Chichi’ González fue elegido candidato como resultado de un acuerdo político entre el grupo de Cielo Redondo y Nueva Guajira.

Nueva Guajira quería reelegir a Alfredo Deluque a la Cámara y por eso pactó con Redondo y su grupo que si ellos le ayudaban a Deluque a obtener votos en Uribia para las legislativas, a cambio los dejarían postular el aspirante a las elecciones atípicas a la Gobernación.

Uribia, junto a Riohacha y Maicao, es uno de los tres municipios guajiros con más potencial electoral. Con una ventaja adicional: por tratarse de población mayormente indígena dispersa en un amplio desierto, muchos creen que es más fácil hacer fraude.

Sin estar señalado de esta práctica, Alfredo Deluque pasó de sacar en Uribia 613 votos en 2010 a obtener 7.555 votos en la misma población en 2014.

Consultado, el exgobernador guajiro, dirigente de Nueva Guajira y padre de Alfredo Deluque, Hernando Deluque, le dijo a La Silla que ese pacto con Cielo Redondo no existió y que de hecho su movimiento “abrió un abanico” de cuatro candidatos y que al final optaron por ‘Chichi’ González por ser “el más conocido”.

En una conversación por aparte, el mismo Alfredo Deluque dijo que el pacto es en realidad “un acuerdo sobre la base de que Uribia nunca había tenido un Gobernador y en agradecimiento a todo el apoyo que me dieron en ese municipio”.

En lo que sí coincidieron los dos Deluque es en que los señalamientos a Cielo Redondo no tienen ningún fundamento y que ella ha explicado que jamás ha tenido nada que ver con alias Pablo. Otra persona de la campaña de Nueva Guajira dijo que lo que pasa es que hay una “campaña de desprestigio para mostrar que todos en La Guajira somos malos”.

Un periodista guajiro explicó que la bacrim que manejaba alias Pablo lleva muchos años en Uribia debido a que, por ser desértico y fronterizo con Venezuela, ese municipio es estratégico para el tráfico de armas y drogas. “Estas organizaciones hacen alianzas con algunos indígenas, quienes a su vez tienen relación con los dirigentes políticos, por lo que al menos se crea una relación indirecta. En zonas como Uribia, o tú estás con ellos (las bacrim) y les haces favores, o te matan”, dijo el colega pidiendo que se omitiera su nombre.

A pesar de los ruidos a sus alrededores, ni ‘Chemitas’ Ballesteros ni ‘Chichi’ González tienen ningún lío judicial pero las sombras de Kiko y las bacrim sí enrarecen el ambiente electoral.

Mientras los dos poderosos grupos se disputan con mayor posibilidad la anhelada Gobernación, el tercer candidato inscrito (por la Alianza Verde en coalición con la UP y el Polo) es el médico y ex M-19 Luis Gómez Pimienta -que fue alcalde de Riohacha y ex viceministro de Salud- y que quiere convertirse en una tercería y atrapar el voto de opinión de una Guajira que nada que levanta cabeza.  

CONTEXTO

Las historias más vistas en La Silla Vacia