Uso de cookies

La Silla Vacía usa Cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Al continuar navegando acepta nuestra política.

listo

Por Wendy Paola Pinto Figueroa · 12 de Junio de 2017

2348

1

Aunque sobre los candidatos que competirán con Cambio Radical en Norte de Santander para las legislativas de 2018 aún falta mucho por concretar, la alianza que ya está definida con el exgobernador Édgar Díaz para que el próximo año busque el Senado con ese partido y vaya en fórmula con Hernando Angarita, la mano derecha de Germán Vargas Lleras, muestra que tras varios años sin despegar, esa colectividad quiere tomar vuelo en ese departamento.

 

La propuesta de Vargas

Luego de que en 2014 Cambio Radical no hubiera tenido lista a la Cámara en Norte y tampoco un candidato para el Senado de ese departamento, para 2018 ese partido empezó a concretar sus fichas desde temprano. 
 
La primera movida fue a finales de enero, en medio de la última gira de Vargas Lleras como Vicepresidente. 
 

Como lo contó La Silla, en esa visita Vargas Lleras aprovechó para concretar alianzas con miras a su aspiración presidencial en una comida que fue organizada por Angarita en un restaurante de Cúcuta. 
 
A esa reunión, además de que asistieron el alcalde de Cúcuta, César Rojas, el gobernador de Norte, William Villamizar, y el representante liberal, Alejandro Carlos Chacón, entre otros políticos afines a Vargas, también llegó el exgobernador Díaz. 
 
Según le dijo a La Silla en ese entonces una fuente de adentro de Cambio en Norte, Díaz llegó allá por invitación del Gobernador Villamizar, quien es  uno de sus viejos aliados.
 
Aunque Díaz le aseguró a La Silla que en esa reunión no se habló nada de su aspiración o su ingreso a Cambio, para ese entonces ya en el Norte político se sabía que él estaba buscando un partido para apalancar su aspiración al Congreso, debido a que ni en el conservador (Juan Manuel Corzo se va a mantener y el representante Juan Carlos García quiere saltar), ni en La U (Manuel Guillermo Mora se va a mantener y empezaron a correr los rumores de que el representante Wilmer Carrillo quería saltar) tenía espacio.
 
Con esa semilla sembrada, y con la tempranera correría que empezó a hacer apareciendo en entregas de obras que había contratado como gobernador pero que concluyeron en la administración actual, además se empezó a decir que Díaz quería llegar al Senado y no a la Cámara como se creyó inicialmente. 
 
Su aspiración terminó de tomar forma hace tres semanas cuando se filtró que en un almuerzo en la casa de Hernando Angarita en Cúcuta, Cambio había presentado en sociedad la alianza. 
 
Sobre cómo se llegó a ella, una fuente que lo supo de primera mano le contó a La Silla que había sido en Ruitoque Condominio, un exclusivo sector del área metropolitana de Bucaramanga. 
 
“Vargas Lleras estaba de descanso con su esposa y decidió citar a Díaz y Angarita allá. Lo que les dijo fue que quería tener representación en Norte de Santander y les hizo la propuesta de Díaz Senado y Angarita Cámara. Les dijo que lo pensaran y que en un mes concretaban todo, luego de la reforma política”, le contó a La Silla esa fuente.
 
El hecho de que Angarita fuera a la Cámara le funciona a Cambio, porque aunque él es el presidente de ese partido en Norte, desde que fue candidato a la Alcaldía de Cúcuta en 2007 (obtuvo 88.362 y perdió por aproximadamente 11 mil votos contra María Eugenia Riascos) desapareció electoralmente y ahora no es tan claro cuántos votos aporte. 
 
En cambio sellando una alianza con Díaz, Vargas Lleras en principio tiene cómo sumar más. 

El ‘case’ de Díaz

Más que un fortín político en sí mismo, lo que Díaz tiene es un legado que le puede servir para cosechar votos en Norte.
 
En 2011 se eligió recogiendo firmas con un movimiento que llamó ‘Un Norte pa’lante’ con 293 mil votos luego de que en el Partido Conservador, partido en el que militó toda su vida política no le dieran espacio. 
 
Si bien la competencia en elecciones locales es muy diferente a las legislativas, y en ese entonces Díaz contó con el apoyo del gobernador William Villamizar y el exalcalde de Cúcuta condenado por homicidio, Ramiro Suárez, y para 2018 verá sustancialmente reducida esa baraja de apoyos, tiene una estructura en varios municipios de Norte que lo ayudarían a apalancar su votación.
 
Según tres fuentes, una de las cuales es del primer círculo de Díaz, el exgobernador tiene dentro de su red de aliados a concejales en Villa del Rosario, Ocaña, Abrego, Sardinata, Ragonvalia, Cáchira, Tibú, Convención, El Tarra y Bucarasica, además de un concejal en Cúcuta (Guillermo León Báez) y un diputado (Luis Alfonso Mejía Núñez).
 
Además, Díaz cuenta dentro de su lista de apoyos al director de la Corporación Autónoma Regional de la Frontera Nororiental, Corponor, Gregorio Angarita Lamk,  quien es su amigo personal, y moverá esa CAR a su favor.
 
Aunque como contó La Silla, William Villamizar es su aliado político de Díaz; no es claro qué tanto le aporte, debido a que él tiene compromisos con varios congresistas, entre esos, Manuel Guillermo Mora, el representante Wilmer Carrillo, que son los de su partido, y el senador, Andrés Cristo (hermano del exministro de Interior Juan Fernando Cristo).
 
Díaz le dijo a La Silla que aspiraba a poner 50 mil votos solo en Norte, pero que lo logre es ciertamente complicado porque el promedio de los senadores de ese departamento se eligen con 30 mil votos y el apoyo de la Gobernación lo tendrá fraccionado.  
 
Así que si no alcanza su meta, teniendo solo la votación de su departamento no tendría asegurado su cupo en el Senado, y eso lo obligaría a moverse por fuera, donde es poco conocido.
 
“Estoy adelantando gestiones con tres ediles de Bogotá, un candidato a la Cámara por Bogotá, un exdiputado en Magdalena, exconcejales en Santander y un candidato en la Asamblea de Antioquia. Nosotros no nos podemos quedar solos, por eso estoy trabajando afuera”, le dijo Díaz a La Silla sobre su estrategia. “La propuesta que ellos me hicieron (Cambio Radical) era ayudarme con votos por fuera de Norte, como  en Bogotá, Villavicencio y Chocó”.
 
Si Cambio le ayuda por fuera y Díaz se queda con la curul el negocio será redondo: Vargas Lleras se apuntará un refuerzo que no tenía en Norte en la pelea presidencial, le dará vuelo a su partido, y tendrá un plan B si la distancia que empezó a acortar con el condenado Ramiro Suárez no llega a buen puerto, y Édgar Díaz se convertirá en el jefe político de un partido huérfano de poder en su departamento.
 

Comentarios (1)

Carlos Alberto Díaz

15 de Junio

0 Seguidores

Muy interesante el MAPA POLITICO de N. de Santander y las movidad pre-eleccion...+ ver más

Muy interesante el MAPA POLITICO de N. de Santander y las movidad pre-elecciones para configurar 4-8 años mas de gobierno de V. Lleras

CONTEXTO

Las historias más vistas en La Silla Vacia