Uso de cookies

La Silla Vacía usa Cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Al continuar navegando acepta nuestra política.

listo

Por Tatiana Velásquez Archibold | Laura Ardila Arrieta · 26 de Octubre de 2015

4536

1

Pasada la jornada de elección de los alcaldes, gobernadores, concejales, diputados y ediles que ejercerán sus funciones en el país durante los próximos cuatro años, estas son las principales conclusiones que deja la jornada de ayer en la región Caribe.

1. Vargas Lleras ganó la primera cuota de su Presidencia

El partido del vicepresidente Germán Vargas Lleras, Cambio Radical, pasó de tener en el Caribe apenas la Alcaldía de Barranquilla a contar con cinco sillas principales en la región, que engordarán el proyecto presidencial vargasllerista para 2018.

El Vice es el nuevo gran súper poderoso de la Costa, una zona con un músculo electoral suficiente como para definir las presidenciales. Vargas ganó con Rosa Cotes en el Magdalena, con Oneida Pinto y Fabio Velásquez en La Guajira, con Álex Char en Barranquilla y con Édgar Martínez en Sucre.

Pero además, eligió mandatarios amigos en las gobernaciones del Atlántico y Cesar y en la Alcaldía de Valledupar.

Eso sí, lo que ganó en fuerza electoral lo perdió en imagen, ya que, como lo contó La Silla, Vargas lideró una expansión costeña en la que todo valió: a partir del primero de enero su partido mandará al lado de los grupos del parapolítico Jorge Caballero, del cuestionado exgobernador guajiro Kiko Gómez, de la familia Gnecco y del parapolítico Álvaro ‘el Gordo’ García.

2. Yahir Acuña no era intocable

En la que es una de las noticias políticas más importantes de estas regionales en el Caribe, un candidato que hasta hace cuatro meses no mostraba mayor fuerza derrotó al cacique mandamás de Sucre que aspiraba a ser gobernador en cuerpo ajeno: el cuestionado Yahir Acuña.

Édgar Martínez fue el primer gobernador por elección popular que tuvo el departamento. Buena parte del Sucre político lo recuerda gratamente, debido a que logró poner al día los sueldos de los servidores públicos y gerenció con fama de hombre estricto y pulcro.

Sin embargo, no tenía los recursos ni la estructura para darle la pelea a Yahir (que puso de candidata a su esposa Milene Jarava), quien se hizo nacionalmente famoso por hacer sus campañas a punta de repartir whiskey y billete.

En esas llegó el vargasllerismo, vía Álex Char y Rodrigo Lara, y le ofrecieron el aval en un proyecto al que se sumaron al tiempo los liberales locales (encabezados por el senador Mario Fernández y por el secretario general de ese partido Héctor Olimpo Espinosa). También se subió a ese bus el grupo del parapolítico Álvaro ‘el Gordo’ García, condenado por la masacre de Macayepo y archienemigo de Yahir.

La aspiración de Martínez comenzó entonces a ser sentida con fuerza y fue capitalizando de a poco un fuerte sentimiento anti Yahir, que se tradujo en votos de opinión, algo que no es muy usual en la región.

En menos de un año, Acuña pasó de ser el político históricamente más votado de Sucre (130 mil votos en las legislativas) a perder a la Gobernación, a la Alcaldía de Sincelejo y en municipios como Tolú, Buenavista, San Benito, San Marcos y Galeras.

3. Los Char se expanden con alianzas cuestionadas

Estas regionales sirvieron también para que la poderosa familia Char se expandiera más allá del Atlántico. Esa colonización la lograron sellando alianzas con más de un candidato cuestionado o con ruidos como Oneida Pinto, en La Guajira (del mismo grupo que apoyó a ‘Kiko’ Gómez); Rosa Cotes, en Magdalena (esposa de un parapolítico y apoyada por otro); Franco Ovalle, en el Cesar (el candidato de los Gnecco), Pedro Alí, en Magangué (respaldado por el grupo de ‘La Gata’), y el exsenador condenado por la masacre de Macayepo Álvaro el ‘Gordo’ García. Todos resultaron ganadores, incluido García porque hizo parte de los promotores de la campaña de Édgar Martínez, el candidato que derrotó a Yahir Acuña.

Aunque esas alianzas, encabezadas por el alcalde barranquillero Álex Char, son para engordar el proyecto presidencial vargasllerista, también fortalecerán al grupo Char que ahora tendrá mandatarios amigos en casi toda la región.

En el Atlántico esta familia hizo moñona porque ganó la Alcaldía de Barranquilla -de la que son dueños desde 2008 cuando Alejandro fue elegido alcalde por primera vez- y la Gobernación del Atlántico vía el liberal Eduardo Verano.

También lograron las cuatro alcaldías más importantes del Atlántico, después de Barranquilla: Soledad, Malambo, Puerto Colombia y Galapa. En total ganaron 10 de los 23 municipios del Atlántico.

A esto se suma que Alejandro Char cumplió la meta que se autoimpuso: sacar más de 230 mil votos, que fue lo que sacó hace ocho años. Hoy lo logró sobrado: poco más de 351 mil apoyos.

Los Char, además, lograron una vez más que su partido y el del vicepresidente Germán Vargas Lleras Cambio Radical fuera la fuerza política más votada en estas regionales en el Atlántico: 528.390 votos, que representaron el 55% del total de la votación. Muy por encima del segundo partido, el Conservador, con 114.145 votos.

4. Los 'Ñoños' seguirán reyes en Córdoba

Aún sin tener la cuenta exacta de las alcaldías, concejales y diputados cordobeses que ganaron los senadores Bernardo ‘el Ñoño’ Elías y Musa Besaile (los más votados del Partido de La U en todo el país), ya se puede decir que el grupo de ellos conocido como ‘los ñoños’ seguirá reinando en ese departamento. No sólo repetirán Gobernación con Edwin Besaile (hermano de Musa), sino que volvieron a ganar en uno de sus fortines: Sahagún, la tercera ciudad de Córdoba (con Baldomero Villadiego).

Ninguno de esos dos fue camino despejado. Para la Gobernación les salió un candidato (Carlos Gómez, apoyado inicialmente por el gobernador Alejandro Lyons y luego por el vargasllerismo) que invocaba el voto de opinión en contra de la maquinaria de los ñoños. Y para la Alcaldía de Sahagún la tuvieron cuesta arriba con un aspirante que llegó a estar punteando en las encuestas a pesar de la influencia de estos senadores en su pueblo natal.

Al final, su máquina multiplicadora de votos les funcionó, salieron triunfantes y con ello aseguraron la primera cuota para reelegirse o poner sus cartas al Congreso en tres años.

5. El combo de 'La Gata' recuperó Magangué y seguirá vigente

Una de las noticias políticas más importantes y sorprendentes de las regionales de hace cuatro años, fue la derrota de la exempresaria alias La Gata (condenada por homicidio y concierto para delinquir) en la sede de su imperio: Magangué, la segunda ciudad de Bolívar.

En esa ocasión, el candidato de La Gata a la Alcaldía, llamado Giovanni Meza, perdió frente al aspirante independiente Marcelo Torres, a pesar de la maquinaria y el súper poder que ostentaba aún Enilce López.

Hoy el péndulo se devolvió y el combo de La Gata (representado en Meza, en su esposa la representante a la Cámara Karen Cure, en el exalcalde Arcesio Pérez y en los primos Javid Benavides -exrepresentante- y Elsi Sampayo Benavides -excandidata al Congreso por el Partido Liberal-) logró recuperar su presencia en la Alcaldía magangueleña.

Lo hizo porque todos esos políticos, que han jugado por años a favor de los intereses de La Gata y han sido patrocinados o impulsados por ella, al punto en que son reconocidos en Bolívar como “gatos”; ganaron ayer con el triunfo del empresario Pedro Alí a la primera silla del puerto.

Como lo contó La Silla Caribe, aunque Alí tiene grupo político y recursos propios que le permitieron impulsarse, se eligió con el respaldo de la estructura gatuna. Su candidatura, además, logró unir a La Gata con el vargasllerismo, pues fue Cambio Radical el que le dio el aval vía el alcalde barranquillero Álex Char.

El nombre de Enilce López también seguirá vigente cuatro años más en la Gobernación de Bolívar, pues parte de su combo apoyó al nuevo gobernador Dumek Turbay.

6. Se consolidan unos caciques emergentes

Fuerzas emergentes, que amenazan con quitarles espacios a los políticos tradicionales, como las de los congresistas Laureano ‘el gato volador’ Acuña, Ape Cuello y Jack Housni, el parapolítico Pedro Pestana y el gobernador del Magdalena Luis Miguel ‘el Mello’ Cotes consolidaron aún más su músculo electoral en estas regionales. El senador de La U Eduardo Pulgar fue al único emergente que no le fue muy bien.

El representante conservador Ape Cuello ganó la Alcaldía de Valledupar a través del candidato avalado por firmas Augusto ‘Tuto’ Uhía, de cuya candidatura es dueño: le puso plata y votos. Cuello también ganó con Franco Ovalle, gobernador electo del Cesar, porque lo apoyó.

El representante liberal Jack Housni hizo moñona en San Andrés y se coronó hoy como el nuevo súper poderoso del archipiélago, desplazando al tradicional clan Gallardo, que por décadas ha mandando allí y que hoy lidera el representante Julio Gallardo Archbold. Ganó la Gobernación a través de su hermano Ronald y la Alcaldía de Providencia con Bernardo Bent Williams.

El senador Laureano Acuña fue actor importante en el triunfo de Alejandro Char en la Alcaldía de Barranquilla y de Eduardo Verano en la Gobernación del Atlántico, por lo que hizo moñona y es uno de los que va montado en ese bus con participación burocrática asegurada. También logró mantener la curul en la Asamblea del Atlántico de su esposa Merly Miranda Benavides con 42 mil votos, que la convirtieron en la más votada de la lista conservadora. Su otra carta a esta corporación Estelio Amor sacó 18 mil votos que anoche lo tenían adentro de la Duma.

Otro cacique emergente del Atlántico es el senador de La U Eduardo Pulgar, quien solo ganó en su apuesta a la Alcaldía de Alejandro Char, por lo que es considerado uno de los perdedores de la jornada: no logró que su candidato Alfredo Varela, coavalado por La U y  los verdes, llegara a la Gobernación. Tampoco que su hermano Yessid Pulgar mantuviera su curul en la Asamblea, pese a que sacó 24 mil votos, ni que su hermana María Luisa Pulgar llegara al Concejo de Barranquilla (sacó menos de seis mil votos). Su candidato al Concejo de Soledad también se quemó.

El cacique de Córdoba condenado por parapolítica, Pedro Pestana, retuvo la curul en la Asamblea de Sucre a través de su hermana Ana Luisa Pestana Rojas, quien fue la más votada de la lista conservadora con 18.119 votos y reemplaza a otra hermana: Sandra Pestana Rojas. El ‘Indio’ además se mantendrá cuatro años más como el mandamás del municipio cordobés de Tuchín porque su candidata Noris Hernández Velásquez (la misma a la que el senador Musa llamó “maluca” en un video) es la alcaldesa electa. Ella reemplazará al actual alcalde que es hermano de El ‘Indio’: a Eligio Pestana Rojas, actual alcalde. También ganó las alcaldías de Chimá, con Juan Custo (conservador, 4.067 votos) y de San Andrés de Sotavento, con Sergio Romero Basilio (Aico, 10.968 votos).

El Mello Cotes, por su parte, ganó ayer porque su tía Rosa Cotes barrió a la Gobernación, pero además lo hizo bajo la sombrilla del vargasllerismo, lo que le asegura al mandatario una buena relación con el poderoso Vicepresidente.

7. Los Gnecco seguirán reinando en el Cesar, pero ahora compartirán con Vargas Lleras

Con 60 mil votos de ventaja de su candidato frente a su principal contendor, el poderoso clan Gnecco del Cesar se aseguró cuatro años más en el poder durante la jornada de ayer. Pero ahora le tocará compartir mandatario con el vargasllerismo.

La carta de los Gnecco, Franco Ovalle, avalado por el Partido de La U, triunfó a la Gobernación sobre el liberal uribista Arturo Calderón.

Con eso, los Gnecco siguen en la Gobernación, además de tener al único senador cesarense y alianza con tres de los cuatro representantes a la Cámara del departamento.

El poder lo tendrán que compartir con el Vicepresidente porque, en una movida que evidenció una alianza entre ellos, los Gnecco llevaron como candidato al mejor amigo de Vargas Lleras en la región. Franco Ovalle es tan cercano al alto funcionario, que le dirigió su campaña localmente cuando se lanzó a la Presidencia y suele hospedarlo en su casa de Valledupar.

Esta situación es clave porque habrá que ver a quien apoya la estructura del nuevo gobernador en las presidenciales de 2018: si a Vargas (que es un seguro candidato) o al aspirante que ponga La U, que muy temprano le advirtió al Vice que no lo avalarán dentro de tres años.

8. Parapolíticos y cuestionados volvieron a ganar

Los parapolíticos y cuestionados de la región vuelven a ser protagonistas en estas regionales y aseguran vigencia gracias a los triunfos de sus candidatos a la Gobernación en Magdalena y Bolívar.

En el bus de la victoria del liberal Dumek Turbay en Bolívar están montados los García Zuccardi (en cabeza del senador de La U Andrés García, hijo y heredero de votos de los excongresistas Juan José García, quien fue condenado por corrupción, y Piedad Zuccardi, quien está en juicio por parapolítica). Los Blel (bajo la batuta de la senadora conservadora Nadia Blel, hija y heredera de votos del excongresista Vicente Blel, condenado por parapolítica). Y parte de la estructura de La Gata.

Por los lados del Magdalena, con Rosa Cotes de gobernadora, ganaron su esposo: el exalcalde de Santa Marta, condenado por parapolítica, Francisco ‘Chico’ Zúñiga, y el parapolítico Jorge Caballero.

También ganaron candidatos con compañías cuestionadas en La Guajira y en la isla de Providencia.

Está Oneida Pinto, quien se eligió gobernadora con la misma estructura política que llevó hace cuatro años al cuestionado Juan Francisco ‘Kiko’ Gómez al poder.

En Albania, rica en regalías por el carbón, ganó el exesposo de Oneida, Pablo Parra, avalado por Opción Ciudadana y también antiguo socio político de Kiko.

En Maicao, el alcalde electo es José Carlos Molina, de Cambio Radical y del grupo político del actual mandatario Eurípides Pulido. El alcalde tiene casa por cárcel desde la semana pasada por irregularidades en la compra de unas motos y se eligió hace cuatro años gracias al respaldo que le dio ‘Kiko’ Gómez.

En Uribia, la capital indígena de Colombia, ganó el hijo de la cacica prófuga de la justicia, Cielo Redondo..

Muy lejos de allí, en Providencia, triunfó en la Alcaldía Bernardo Bent Williams. Este exconcejal conservador, que se inscribió por firmas, carga con los señalamientos que hace unos años le hizo la Policía de tener nexos con el narcotráfico y por los que hoy más de uno comenta, en voz baja, que nunca debió aspirar.

9. Cartagena repite su historia

Cuatro años después de haber elegido como alcalde al fallecido periodista Campo Elías Terán y de haber pasado por un periodo de desgobierno, Cartagena vive un deja vú con el triunfo de Manolo Duque: también periodista y sin experiencia política ni conocimiento alguno en administración pública.

Duque se impuso ante el exconcejal conservador Antonio Quinto Guerra, un político tradicional con conocimientos sobre lo público y a quien su fama de burócrata y clientelista le jugó en contra en estas regionales.

Aunque Duque hizo campaña vendiéndose como un candidato apolítico, debe su victoria a varias compañías cuestionadas que le pusieron votos y ríos de plata. Detrás de Manolo están las casas de los exsenadores Juan José García, Javier Cáceres y William Montes (todos condenados por la justicia: el primero por corrupción y los otros por parapolítica). Su hermano, el llamado “rey de las licitaciones”, José Julián Vásquez. Y también las congresistas Daira Galvis y Martha Curi.

Vásquez además tiene vasos comunicantes con la familia Gnecco, porque ha trabajado como asesor del actual gobernador del Cesar Luis Monsalvo Gnecco.

10. Santa Marta decidió seguir confiando en Caicedo

El alcalde de Santa Marta Carlos Caicedo es otro de los triunfadores de estas regionales porque su candidato a sucederlo, Rafael Martínez, logró ganarles a los aspirantes respaldados por los caciques. Con eso asegura cuatro años más del caicedismo en el poder.

Aunque, lo hizo cuestionado por sus opositores, en medio de denuncias de uso de la Alcaldía para fines políticos y aliado al candidato a la Gobernación Jota Vives (quien recibió el apoyo de dos parapolíticos).

Prueba de que el triunfo del movimiento político del alcalde es un golpe a la clase tradicional samaria fue la alta votación que sacó Martínez: 91 mil votos, 50 mil más que el segundo: Rubén Jiménez. Humberto Caiafa, avalado por La U y el candidato de los Díaz-Granados (el representante Eduardo y su primo el exministro Sergio), obtuvo 19.944 votos; Aristides Herrera, quien se inscribió por firmas, pero fue la fórmula de la candidata a la Gobernación Rosa Cotes, sacó menos de 15 mil, y el liberal Ricardo Diazgranados, sobrino del exgobernador Omar Diazgranados, 4.681 apoyos.

11. Montería quiere seguir su senda de cambio

Marcos Daniel Pineda, el ‘Peñalosa de Montería’, volverá a ocupar la silla de alcalde en esa ciudad en reemplazo del actual mandatario Carlos Correa, quien es de su mismo grupo político.

El triunfo de Pineda, hijo de la senadora Nora García (investigada por parapolítica), representa un tercer periodo consecutivo de los conservadores al mando de la capital cordobesa. Es también un voto de confianza de los ciudadanos que ven en él la garantía de que Montería seguirá con la transformación que comenzó hace ocho años.

Como lo contó La Caribe, fue con la alcaldía de Marcos Daniel en 2007 que la ciudad vio la construcción masiva de parques, calles y colegios. Infraestructura que fue posible en buena parte por los recursos que el gobierno del entonces presidente Álvaro Uribe Vélez le inyectaba y que han seguido llegando con Juan Manuel Santos desde la Presidencia.

12. El Uribismo se fue en blanco en el Caribe

Así como en el resto del país, al uribismo le fue mal en la región Caribe. Ninguna de sus grandes apuestas salió vencedora. El Centro Democrático no logró ninguna de las ocho alcaldías capitales ni de las ocho gobernaciones en esta región.

Como lo contó La Caribe, los uribistas apostaban fuerte con la exembajadora en Panamá Gina Benedetti, en Cartagena; con Sergio Araújo Castro, en Valledupar, y Carlos Ordosgoitia, en Montería. Sólo Ordosgoitia, que quedó de segundo, estuvo cerca de dar la pelea.

Al uribismo también le fue mal porque varias de sus candidaturas terminaron desmontadas el último mes. Una de las más sonadas por las fracturas internas que generó en el directorio departamental uribista fue la del excandidato a la Gobernación del Atlántico Manuel Díaz, hijo del exembajador y exgobernador Ventura Díaz Mejía.

Asimismo, el uribismo se montó en el bus de la excandidata coavalada por la Alianza Verde Rosario Ricardo en Bolívar, pero ésta terminó declinando y apoyando a la derrotada candidata de La U Yolanda Wong.

En el Cesar se unieron al candidato liberal Arturo Calderón, que terminó perdiendo con la carta del vargasllerismo y de los Gnecco Franco Ovalle por 60 mil votos de diferencia. Mientras, en el Magdalena su candidato José Luis el ‘Negro’ López quedó de tercero con 47 mil votos, muy por debajo de la gobernadora electa Rosa Cotes (292 mil votos) y Joaquín José Vives (117 mil votos).

Comentarios (1)

Kathy Porto

26 de Octubre

155 Seguidores

Bien por Rafael Martinez.Había mucho dinero alrededor de Rosa.Y Gente muy muy...+ ver más

Bien por Rafael Martinez.Había mucho dinero alrededor de Rosa.Y Gente muy muy rara.A pesar de todo, J Vives está más preparado, pero se impuso la maquinaria y otras movidas de dudosa reputación.

CONTEXTO

Las historias más vistas en La Silla Vacia