Uso de cookies

La Silla Vacía usa Cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Al continuar navegando acepta nuestra política.

listo

Por Carlos Hernández Osorio · 16 de Junio de 2017

1141

2

Revoquemos a Peñalosa, el grupo que comenzó a trabajar en la revocatoria desde antes de que se posesionara Enrique Peñalosa, está a punto de fracasar. A menos de un mes de que se venza el plazo para presentarle a la Registraduría mínimo 271.800 firmas válidas para llamar a la gente a las urnas para que vote si Peñalosa se va o se queda, ese comité está lejos de conseguirlas y su principal líder, Leonardo Puentes, le confirmó a La Silla Cachaca que para lograrlo necesitan más ayuda.

Por eso, el soporte de la posible convocatoria a un referendo revocatorio dependerá de las 700 mil firmas que hace mes y medio presentó el otro comité que se mueve para tumbar al alcalde, Unidos Revocamos. La Registraduría tiene plazo hasta hoy al final de la tarde para determinar cuántas son válidas, y el martes dará a conocer los resultados.

En caso de que les aprueben por lo menos 271.800 firmas, el llamado a la revocatoria tendrá el apoyo de las cerca de 50 organizaciones de ese comité, como sindicatos, movimientos estudiantiles, grupos de recicladores o vendedores informales, el movimiento Progresistas (de Gustavo Petro) y el Polo Democrático (sobre todo el sector de Jorge Enrique Robledo y Germán Navas Talero, que esta semana presentaron otras 30 mil firmas).

Pero ese grupo tiene encima la amenaza de que el Consejo Nacional Electoral (CNE) se interponga en su camino, y en ese caso Puentes y su grupo quieren servir como segunda opción.

La propuesta

Los diferentes impulsores de la revocatoria no se pusieron de acuerdo y en enero se inscribieron cuatro comités, aunque solo Unidos Revocamos y Revoquemos a Peñalosa salieron a recoger firmas.

 

Como lo contamos en La Silla Cachaca, Unidos Revocamos tenía organizaciones con experiencia movilizando gente en las calles, representación en las localidades y recursos, lo que le dio un impulso que el otro comité nunca tuvo.

Revoquemos a Peñalosa dependió de un voluntariado que poco a poco se fue yendo, según Puentes. La financiación que pensaban obtener mediante una campaña de pequeñas donaciones tampoco les resultó. “El CNE nos puso muchos palos en la rueda porque exige que cada donante certifique que lo que aporta no proviene de actividades ilícitas”, agregó.

Desde enero han recogido, según él, 200 mil firmas, pero ya se percataron de que entre 40 mil y 50 mil pueden ser inválidas porque los firmantes cometieron errores al llenar los formularios.

Para Puentes también influyó que el otro comité hubiese radicado las firmas a comienzos de mayo, antes del fin del plazo para hacerlo, el 12 de julio. “La gente en la calle no entiende muy bien por qué seguíamos recogiendo firmas si ya había visto que las habían presentado en la Registraduría. A diferencia de lo que pasaba en un comienzo, ya no nos están firmando tanto, aunque la estrategia es seguir yendo a eventos masivos como Rock al Parque”, explica.

Unidos Revocamos presentó las firmas cuando el CNE dijo que iba a verificar la exposición de motivos de los grupos revocatorios en todo el país y que podrían caerse las iniciativas que no demostraran que los alcaldes y gobernadores en la mira de las revocatorias habían incumplido su plan de gobierno, una decisión que el CNE sigue debatiendo.

La idea de Unidos Revocamos era oponer a ese debate jurídico la realidad de que existe una base ciudadana que apoya la idea de tumbar a Peñalosa, un aire político que podía ayudar en la pelea legal.

Sobre todo porque, si prospera la idea del CNE, sus formularios no argumentan que el alcalde esté incumpliendo su plan de gobierno, sino que se basan en la insatisfacción con las políticas de Peñalosa (algo que también está previsto en la ley, pero que los abogados del alcalde están cuestionando), como contó La Silla Cachaca.

Además, esta semana se supo que el Fondo de Cuentas del CNE halló inconsistencias en su contabilidad, lo que puso otro interrogante sobre su futuro.

Por esas dos dudas es que el comité de Puentes, que sí expuso motivos relacionados con el incumplimiento del programa, cree que serían una opción viable para todos los que impulsan lo revocatoria.

El problema es que no tiene mucho tiempo ni muchos recursos para terminar de recoger las firmas.

Por eso ya buscó ayuda en el otro comité. “Fuimos a hacerle la propuesta a Yezid García (exconcejal de Progresistas que está metido en Unidos Revocamos). Pero eso fue hace un mes y hasta ahora no nos han respondido”, nos dijo Puentes.

Sergio Fernández, del Moir y uno de los voceros más visibles de Unidos Revocamos, le dijo a La Silla Cachaca que desconoce esa propuesta y que no se ha discutido internamente, por lo que parece que es poco probable que Unidos Revocamos le den la mano a Revoquemos a Peñalosa.

El anuncio de la Registraduría sobre de las firmas de Unidos Revocamos, el martes, volverá a poner el tema de la revocatoria en el tapete. Y si acepta más de 271.800 firmas dejaría claro que el comité que más ha avanzado ya demostró su fuerza para movilizar gente, algo que podría repetir en las urnas - si supera el otro obstáculo, el del CNE.

Comentarios (2)

Christian H

16 de Junio

0 Seguidores

Pero decian que era exageración o que era mentira: escrito en abril &nbs...+ ver más

Pero decian que era exageración o que era mentira: escrito en abril  https://www.las2orillas.co/primer-fracaso-la-revocatoria-penalosa/

GMolano

19 de Junio

0 Seguidores

La ultima vez que la izquierda fue a las urnas saco algo asi como 500 mil voto...+ ver más

La ultima vez que la izquierda fue a las urnas saco algo asi como 500 mil votos, haciendo malabares si se extrapola los de Morris y los otros concejales del Polo, cuando mucho tendran 600 o 650 mil votos en el bolsillo. Me temo que el titulo de este articulo esta hecho con una calculadora electoral no muy fiel. La izquierda recogio las firmas pero para ganar la revocatoria ...

CONTEXTO

Las historias más vistas en La Silla Vacia