Uso de cookies

La Silla Vacía usa Cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Al continuar navegando acepta nuestra política.

listo

Por Juan Esteban Lewin · 13 de Noviembre de 2014

8377

2

En la televisión pública están vacantes dos puestos fundamentales: la dirección del Sistema de Medios Públicos Señal Colombia, el programador público que maneja los canales Señal Institucional y canal Señal Colombia y una cuarta parte de la programación del Canal Uno, y la de la Autoridad Nacional de Televisión, la entidad que regula el sector. Para los dos puestos suenan dos candidatas que tienen respaldo político, pero que han despertado dudas en el sector. Y detrás de todo el ruido, hay dos negocios de gran calado.

Por el lado de Señal Colombia la que suena para reemplazar a Diana Celis es Lucy Osorno, cónsul del gobierno Santos en Madrid.

Osorno viene del uribismo antioqueño (incluso estuvo en la lista de La U a la Cámara en Antioquia en 2006). Eso preocupa a algunas personas en el sector que sienten que, de nombrarla, el uribismo se quedaría con un cargo que tiene en sus manos decisiones fundamentales en la televisión, como muestra una nota breve de Confidencial Colombia.

En concreto, a Osorno la señalan de ser muy cercana al senador José Obdulio Gaviria, a los ex comisionados de televisión uribistas Jorge Figueroa y Fernando Álvarez y, sobre todo, al empresario de televisión Juan Gonzalo Ángel, quien dado que trabajó en Medellín sin Tugurios ha sido señalado de haber sido cercano a Pablo Escobar (algo probado en el caso de su hermano Luis Guilllermo, pero no en el de él).

Cuando Álvarez presentó la hoja de vida de Osorno como candidata a la extinta Comisión Nacional de Televisión en 2008, su relación con Ángel surgió públicamente.  Osorno dijo que conocía a Ángel pero siempre ha negado ser su ficha. En ese momento, renunció a su aspiración para aspirar a la Cámara por la la U.

Pese a su cercanía con el uribismo, en Palacio les parece que Osorno tiene todas las calidades para ser gerente y, como ayudó en la campaña presidencial de Santos su lealtad no la ponen en duda.  Una fuente de adentro de Palacio dijo que la demora en nombrarla se debe a los trámites burocráticos.

En la Antv la candidata es Isabel De Ávila, una abogada que cuenta con el apoyo del director de Planeación Simón Gaviria. Formó parte de su Unidad de Trabajo Legislativo en el Congreso.

En este caso el ruido viene de que De Ávila parece no cumplir con uno de los requisitos para ese cargo, los ocho años de experiencia en el sector que exige la Ley de Televisión. Por eso, aparentemente, su hoja de vida no ha sido presentada aún oficialmente en la junta directiva, que es la que elige su reemplazo.

Según supo La Silla, de los cinco miembros de la junta  los dos del gobierno (el Ministro de TIC Diego Molano y la delegada del presidente, Claudia Núñez) ya tienen definido su apoyo a De Ávila. La duda está en cuál sería el tercero: si Olga Castaño, quien representa a las universidades; Beatriz Quiñones, de la sociedad civil; o Alexandra Falla, de los gobernadores, que es a la que le están apuntando.

En principio, ese cargo se lo prometió el gobierno al Partido Liberal y quien saltó a tomarlo fue el director de Planeación Nacional Simón Gaviria.

Según una fuente que conoce las movidas del sector, Gaviria primero impulsó a De Ávila para ser comisionada-directora de la Comisión de Regulación de Comunicaciones (CRC), lo que le habría dado mayoría a Simón en esa Comisión: Planeación Nacional, entidad que él dirige, pone a uno de los tres comisionados y con De Ávila tendría el segundo voto.

Para eso necesitaba que Pablo Márquez, el director de la CRC, dejara el puesto vacante, algo que se rumoraba que era inminente. Sin embargo, Márquez renunció a la dirección pero no a ser Comisionado y con eso se le cerró la puerta a De Ávila.

En cambio, se abrió la de la Antv, pues su director Ramón Angarita iba de salida. Para ocuparla, Simón Gaviria habló con seis representantes liberales para que le ayudaran a mover la hoja de vida de De Ávila, según le dijo a La Silla una fuente que conoce de cerca el tema.

Entre ellos están Alejandro Carlos Chacón, Olga Lucía Velásquez, Neftalí Santos y el presidente de la Cámara, el cordobés Fabio Amín.

Con ese apoyo, que muestra a De Ávila como candidata del liberalismo, la opción de que la ex asesora de Gaviria llegue a dirigir la Antv sigue abierta. 

Si finalmente funciona, una protegida de Gaviria quedaría encargada de varios asuntos cruciales, como la pelea entre los cableoperadores y los canales privados, o eventualmente del postergado proceso para el Tercer Canal.

Y, en el corto plazo, de un negocio al que el mismo Gaviria acaba de darle luz verde desde Planeación y que puede cambiar la televisión en un tercio del país.

Televisión digital para todos, el reto y el negocio

Desde hace algunos años en el sector se viene hablando del DTH social, un proyecto del gobierno para llevar televisión satelital gratuita a los 304 municipios en los que no entra bien la Televisión Digital Terrestre.

Esa idea existe desde hace varios años e incluso la Comisión Nacional de Televisión (Cntv) alcanzó a hacer los estudios previos para una licitación para ese fin. Incluso, su plan de desarrollo de la televisión 2010 - 2013 tenía como meta resolver esa necesidad en el primer semestre de 2010. Pero con la eliminación de esa entidad y su reemplazo por la Antv, quedó en veremos.

El año pasado renació y el 2 de octubre el Conpes aprobó las vigencias futuras que necesita el proyecto, que vale 70.500 millones de pesos y se terminará de hacer en 10 años. Ese Conpes tuvo la luz verde previa de Gaviria (Planeación Nacional tiene la secretaría técnica del Conpes y por eso es fundamental para impulsar cualquier proyecto que requiera vigencias futuras).

El tema no es menor. La televisión analógica, que es la que ha llegado por décadas a través de antenas aéreas y que captan los televisores viejos sin necesidad de decodificadores especiales, se va a apagar en 2016. Por eso, la televisión digital debe llegar a todo el país para que ese apagón no deje a la gente sin televisión

Además, el negocio es sustancial. Hasta fines del año pasado la Antv había gastado 57 mil millones de pesos en la TDT y el DTH social valdrá aún más, por lo que es una licitación muy llamativa. Quien se la gane no solo va a prestar el servicio de DTH social sino que va a definir con qué tecnología va a funcionar, y detrás de esa decisión viene otro negocio: el de la venta de de televisores o decodificadores al 1,2 millones de hogares que los van a necesitar para captar la señal vía DTH.

El futuro del Canal Uno, la otra duda

Por el lado de Señal Colombia, hay otro negocio que está a la vista: el contrato de coproducción entre Señal Colombia y dos concesionarios del Canal Uno.

En julio del año pasado, cuando se iban a vencer los contratos entre los cuatro concesionarios del Canal Uno y la Antv, había un debate jurídico (con efectos políticos) sobre si había que hacer una licitación o simplemente prorrogar las concesiones por 10 años. Al final, la Antv prefirió la prórroga pero solo por 40 meses.

Sin embargo, la alianza entre RTI y Programar Televisión, que ya venía con problemas internos, finalmente no prorrogó su contrato. Y la consecuencia de eso es que Señal Colombia se quedó con el 25 por ciento de la programación de Canal Uno.

Para llenar esa parrilla, Señal Colombia decidió contratar la coproducción con NTC (cuya cabeza es Daniel Coronell) y CM& (de Yamid Amat y donde César Gaviria siempre ha tenido buena entrada), que son dos de los tres concesionarios.

Esas coproducciones le han generado un nuevo rubro de ingresos a NTC y CM&, y han permitido que Canal Uno opere con una estrategia unificada bajo la batuta de Jorge Acosta, gerente de NTC y coordinador general del Canal.

El uribismo ha denunciado  que la prórroga fue ilegal porque ha debido hacer una licitación con la que el Estado habría recibido más ingresos. Y que la finalidad de todo la movida fue "comprar" a Coronell para que apoyara a Santos en la reelección.

Aunque no han probado esas críticas, la llegada de una persona con cercanías uribistas como Osorno es vista por gente en el sector como una posible amenaza para ese status quo de la televisión pública, que ha sido tradicionalmente antiuribista.

En unos meses se sabrá si todo el ruido alrededor de estos nombramientos es el fruto de intrigas o si se trata solo de un video.

Comentarios (2)

J. Felipe Parra

13 de Noviembre

0 Seguidores

¿El Uribismo dirigiendo Señal Colombia?
Demonios.
Y a mí que me e...+ ver más

¿El Uribismo dirigiendo Señal Colombia?
Demonios.
Y a mí que me estaban gustando los documentales, la programación, todo lo demás... diablos. Si tan sólo tuviéramos a una MinCultura con un peso fuerte para indicarle al presidente que es la opción más estúpida del universo entero pensar que no van a sacar rédito político con ese nombramiento.

u_u

Deseo equivocarme, pero veo esto con posibilidad metereológica de lluvia de ladrillos recalentados y nacionalistas, del 80% o más.

P.d.: Lo de la televisión regional como lo plantean está de pánico si los contenidos son así de cerrados y simplones como les encanta al status quo cultural conservador, de la cual, la falange uribista es su máxima expresión. Ven zebras donde hay caballos y demonizan todo: ¿quién quiere un país con ese lenguaje en su cabeza, gracias a la tele?. :-/

CONTEXTO

Las historias más vistas en La Silla Vacia