Uso de cookies

La Silla Vacía usa Cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Al continuar navegando acepta nuestra política.

listo

Por Juanita León · 01 de Julio de 2014

8901

8

Casi exactamente hace cuatro años, cuando llevaba cinco días de haber sido elegido Presidente y sin nunca haberlo mencionado en campaña, Juan Manuel Santos también anunció en una entrevista en ‘El Radar que su gobierno sería de “Tercera Vía”. Hoy lo repitió: a dos semanas de haber sido elegido con el apoyo de la izquierda, Santos convocó un gran evento en Cartagena para relanzar su gobierno, nuevamente, bajo el mismo rótulo. Solo que ahora le agregó que la Tercera Vía es la vía de la Paz. ¿Podrá ser?

El mega-evento en Cartagena contó con la participación del ex primer ministro británico Tony Blair quien en su gobierno implementó exitosamente esta tendencia política, así como Bill Clinton, que derrotó en su momento al ala izquierda de su Partido Demócrata y a los republicanos reaganistas con una propuesta de centro; al ex presidente de Chile, Ricardo Lagos, representante de la Concertación; y a los de España, Felipe González; y de Brasil, Fernando Henrique Cardoso.

Que Santos haya organizado un evento de este tamaño a tan pocos días de su elección para anunciar el marco teórico de su nuevo gobierno deja el interrogante de por qué nunca mencionó en campaña la postura que ahora anuncia como su faro ideológico.

Pero más allá de eso, el evento envía una señal que seguramente tendrá un recibimiento muy diferente en la derecha y en la izquierda.

El efecto simbólico

“Es un escupitajo para la izquierda que lo ayudó a elegir”, dijo a La Silla un observador político.

Lo es, si se considera su orígen político, puesto que la Tercera Vía nació como una reacción de Tony Blair a la izquierdización de su partido laborista.

Desde finales de los setenta, la llegada de Margaret Thatcher al poder había empujado a los laboristas a la izquierda y los había puesto en las manos de sus centros de poder, particularmente los sindicatos. 

Tras perder sucesivas elecciones contra la derecha, en los años noventa Blair y Gordon Brown llegaron a la conclusión de que si el laborismo no reconocía la sociedad de mercado y hacía un esfuerzo para moverse hacia el centro, jamás recuperaría el poder.

Blair fundó, entonces, el New Labor. Su fundamento teórico era la teoría de la Tercera Vía, un concepto desarrollado por el sociólogo Anthony Giddens, del London School of Economics (donde estudió Santos una maestría en economía y administración pública unas décadas antes) que básicamente era una respuesta al neoliberalismo de derecha promovido por el thatcherismo y al socialismo promovido por los viejos laboristas. La fórmula le funcionó.

Con ese éxito en mente, Santos ingresó a la política colombiana hace 25 años defendiendo esta misma idea de la Tercera Vía y la definió así en una de sus columnas de El Tiempo:

“La disputa entre la vieja social democracia y el neoliberalismo fue lo que dio origen a la Tercera Vía. En lugar de regresar al pasado, lo que pretende la nueva izquierda es mantener los principios de la igualdad de oportunidades y de una mejor distribución de la riqueza, y una absoluta prioridad sobre lo social, pero con una concepción diferente sobre el papel del Estado y su forma de intervenir.

La nueva izquierda propone una alianza entre el sector público y el privado y considera que no se puede desconocer la importancia del mercado en el funcionamiento de la economía. En palabras del propio Tony Blair: 'competencia hasta donde sea posible; regulación hasta donde sea necesario'.”

Veinticinco años después, y sin que en Colombia haya habido realmente ni neoliberalismo ni una socialdemocracia –como lo anotó el académico Jorge Giraldo en una columna de El Colombiano- Santos recupera el concepto y dice que es el camino para conseguir la paz.

Suponiendo que el Presidente no está pensando realmente en que la Tercera Vía se puede aplicar tal cual a Colombia puesto que las condiciones políticas y económicas son totalmente diferentes a las de los años 90 en Estados Unidos y Europa, el nuevo mote podría tener un efecto principalmente simbólico y eventualmente útil para avanzar en el proceso de paz.

Rotulándose como la Tercera Vía, así sea un concepto superado incluso por los mismos partidos de los ex presidentes que vinieron al evento en Cartagena, Santos envía el mensaje que su gobierno no será de izquierda y que la eventual entrada a su gabinete de algunas personas más sintonizadas con lo que se está discutiendo en la Habana (suponiendo que no era una mera rotación de ministros) no indicaría que él ahora es un castro-chavista. Tampoco las reformas que tendrá que hacer si quiere que el proceso de paz funcione.

Esto podría no ser bien recibido por los pocos en la izquierda que pudieran albergar la esperanza de que Santos gobernaría con ellos, como lo propuso este domingo en su columna de Semana León Valencia.

Pero sí puede ayudar a calmar los temores dentro del Establecimiento de que Santos se haya vuelto un comunista tras recibir los apoyos electorales de Piedad Córdoba, Iván Cepeda y Clara López.

Un rótulo anti-resistencias

Para la mayoría de los empresarios que estaban presentes en el evento, Bill Clinton, Tony Blair y Ricardo Lagos son personajes sensatos, que creen en la economía de mercado y que están lejos del socialismo. Que ellos digan que el proceso de paz es una oportunidad que este país no puede dejar pasar, podría ayudar a reducir sus resistencias a lo que se está pactando en la Habana.

También a enfrentar con menos temor reformas que Santos tendrá que comenzar a implementar ya, si es serio con su propósito de firmar la paz.

La primera es el nombramiento del nuevo gabinete, que esta vez sí tendrá que ser un “gabinete para la paz”.

 

En el último remezón Santos dijo que ese sería el “gabinete para la paz”, y el primer nombre que anunció fue el Rubén Darío Lizarralde, como ministro de Agricultura. 

Dos meses después, Lizarralde presentó un proyecto de ley de baldíos que iba en contra de lo que se estaba pactando en la Habana, en particular la titulación masiva de baldíos.  Estaba tan en contravía que Lizarralde lo tuvo que retirar y aunque anunció que lo presentaría este año lo cierto es que el gobierno –como lo dijo La Silla en su momento- lo engavetó.

Para materializar los acuerdos que se han ido logrando en Cuba, también tendrán que haber ajustes dentro del mismo gobierno.

Por ejemplo, el Igac necesitará reformarse para ser más eficiente y lograr actualizar el catastro rural, que es el primer paso para que la mitad de los pequeños campesinos del país puedan acceder a créditos y asistencia técnica.

Para la administración del fondo de tierras que han negociado, el Incoder difícilmente podrá seguir siendo manejado por las cuotas políticas del senador conservador Hernán Andrade como sucede hoy en día.

La semana pasada, un día después de elecciones y el primero sin la restricción de la ley de garantías, el gerente Rey Ariel Borbón descabezó al experto en distritos de riego, que es el más importante de los bienes públicos rurales y uno de los ejes de cualquier revolución en el campo.

Ya las investigaciones sobre acumulación de tierras se las había encomendado –como lo denunció La Silla- a un exdiputado huilense y ahora asesor de despacho suyo sin ninguna experiencia en el tema.

Para el apoyo a los pequeños campesinos, el gobierno tendrá que organizar un sistema de finanzas adecuado para que les presten a los campesinos sin el colateral que exigen los bancos normales.

Todos estos cambios implican resistencias. Burocráticas en aquellas entidades que tendrán que cambiar sus enfoques y de sectores políticos que podrían interpretar estos cambios como de tendencia más socialista.

Sobre todo porque tal como está concebido el proceso de paz, la idea es promover al máximo la participación de la sociedad y de las organizaciones sociales en las zonas priorizadas para la ejecución de los acuerdos de paz para ir construyendo Estado “de abajo hacia arriba” como lo explicó en su conferencia en Harvard el Alto Comisionado de Paz Sergio Jaramillo.

“Políticamente, el concepto de la Tercera Vía ayuda a hacer cambios administrativos de política pública sin que sean interpretados como un paso hacia un socialismo inaceptable”, dijo una persona que trabaja en temas relacionados con el proceso de paz.

El concepto de Blair también podría eventualmente servir para reducir las resistencias de las empresas a ser reguladas, algo que también seguramente saldrá de los acuerdos en la Habana o que por lo menos será uno de los requisitos para que funcione.

Si para Clinton el problema era cómo desmantelar la dependencia del Estado Bienestar (Welfare State) o para Blair cómo reducir el poder de los sindicatos, en las zonas donde se construirá la paz de Colombia el problema no es qué tanto Estado y qué tanto mercado debe haber. No hay ni mercado ni Estado. En muchos de estos lugares lo único que hay son redes mafiosas y pobreza extrema.

Si algún día se logra la paz en estos territorios es previsible que se valorizará la tierra y aumentará la actividad económica.  Habrá como mínimo una intensificación en la construcción de infraestructura de vías, de distritos de riego, etc, sin mencionar el surgimiento o el incremento de otro tipo de negocios desde la minería, la agroindustria y el turismo.

Cuando la época de Blair la gran propuesta eran las alianzas público-privadas para llevar servicios públicos. En cambio, desde la crisis financiera global de 2008, hay una conciencia mucho más clara de que hay que regular a las empresas.

En ese sentido, la semana pasada en el foro de la OECD sobre conducta empresarial se volvieron a discutir esos estándares que tienen que cumplir las empresas en derechos humanos, en impactos adversos en el ambiente y en las comunidades aledañas, unos estándares que como muestra el reciente informe de Pax Christi sobre la Drummond y Prodeco, no siempre se cumplen en el país.

“Si se aplicaran en Colombia podrían darle a la ‘Tercera Vía’ el otro 50 por ciento de contenido”, dijo una fuente que conoce bien las agendas globales para el desarrollo como los Principios Rectores de la ONU sobre empresas y derechos humanos o la agenda antipobreza del Banco Mundial.

Cuando Santos nombre el nuevo gabinete se comenzará a saber si los millones de pesos de los contribuyentes invertidos en traer a estos expresidentes a Cartagena habrá servido en algo para la paz o si el propósito era solo reeditar la filosofía que el Presidente no ha podido aplicar en dos décadas e inflar su ego.

Comentarios (8)

GMolano

01 de Julio

0 Seguidores

Los contradictores del proceso, los escépticos e inclusive los que lo apoyaro...+ ver más

Los contradictores del proceso, los escépticos e inclusive los que lo apoyaron están a la expectativa del arranque. Lo de Cartagena parece mas uno mas de sus típicos actos de enunciados.
Pero creo que en esta ocasión le toca o le toca reeditarse en su cuento de la Tercera Vía. Porque de no hacerlo, se le va a desarmar el tinglado de manera muy aparatosa. Cabe recordar que si se reeligió fue por dos razones: por el proceso y por el miedo al retorno al pasado. No por el mismo. Su liderazgo sigue siendo muy débil y depende de consensos que no están directamente en sus manos.

A estas alturas, después del Mundial firmar la paz lo hace cualquier pendejo. Sentarse y empezar a concretar todo lo pactado, esa es otra historia, ahí yo veo a este gobierno muy grave. Porque esta integrado por gente que no le va a caminar a las reformas estructurales que requiere la paz. Ahí veremos que se inventa, la única que veo es que empiece de a poquitos a salir de la gente que no le camine al cuento.

DIDUNDI

02 de Julio

3 Seguidores

GMolano. Totalmente d acuerdo con tu comentario, Santos prácticamente le qued...+ ver más

GMolano. Totalmente d acuerdo con tu comentario, Santos prácticamente le queda imposible no cumplir; el compromiso interno es muy grande y a nivel externo con el apoyo que esta recibiendo igualmente hacen q alimentar su ego vaya de la mano con alguna realidad d las q propone. Eso sí, aquí tocara de las partes más q exigir, ceder, y para ello d voluntad política tendrá q alimentarse.

Igual tiene un socio político q puede ser tan o más traicionero-léase Vargas Lleras- q también le exigirá abonarle el camino para el 2018.

De otro lado gracias x contestar a NN y Fergusson por la supuesta mala interpretación del texto expuesta de manera tan ‘’cruda’’ x NN en ‘’fanáticos’’.

No entiendo con semejante exposición del muelón Suarez pretender no se haga algún parangón con nuestra realidad. Es tan provocador su escrito q el mismo Fergusson consiente d lo q expone, termina pidiendo no se vea como un metáfora de nuestra realidad. Q alguien me diga

Orlando Henao Triana

02 de Julio

0 Seguidores

Ahora que se habla de "La Tercera Vía", deseemos, esperemos que si el preside...+ ver más

Ahora que se habla de "La Tercera Vía", deseemos, esperemos que si el presidente Santos "continua" en esta linea, comprenda que la prosperidad económica y social no es distribuir dádivas y casas gratis, sino iniciar y llevar a cabo las reformas estructurales que permitan la modernización de las instituciones y de los sectores que deben jalonan la transformación y el desarrollo del país: Política, justicia, economía y finanzas, educación, salud, modernización y transformación agraria, lucha contra la corrupción, etc..... La selección Colombia en el mundial le esta cumpliendo no a una élite o a un grupo político o socio-económico, sino al país en su totalidad, será que el presidente recoge el desafío y seguirá el ejemplo llevando a cabo, con seriedad, las reformas que se imponen para cambiarle, definitivamente, la cara al país?

alejandro alegre

02 de Julio

0 Seguidores

LA PAZ ES UN BIEN Y UN DERECHO INALIENABLE DE LA SOCIEDAD POR CONSIGUIENTE ES ...+ ver más

LA PAZ ES UN BIEN Y UN DERECHO INALIENABLE DE LA SOCIEDAD POR CONSIGUIENTE ES DEBER DE TODOS AYUDAR A CONCRETARLA Y BUENA POR EL OXIGENO QUE LE DAN LOS PERSONAJES QUE APOYAN EL DIALOGO CON LA IZQUIERDA ILEGAL PORQUE ES UNA FORMA DE FRENAR LA CACAREADA AMENAZA TERRORISTA DEL ENANO URIBACO Y SUS ZORRILLOS

felix chicaiza paz

02 de Julio

0 Seguidores

La otra Colombia debe saber que ayer en el marco del foro sobre la tercera ví...+ ver más

La otra Colombia debe saber que ayer en el marco del foro sobre la tercera vía lo que estaba de fondo era una enorme rueda de negocios en la que los expresidentes colocaban su 'huevito' para tumbarnos luego en el caso de que se desarmara la guerrilla. Avaros inversionistas aplaudieron las 'ponencias' de estos personajes y más las palabras de Santos. Nos quieren embaucar con el cuento de esa tercera vía que, por lo demás, ya está obsoleta en Europa. Lo que debemos hacer es exigir a Santos para que honre la palabra para con quienes lo reelegimos con los votos de la izquierda decente y el centro.

osvaldo

02 de Julio

0 Seguidores

CUANTO LE COSTÓ AL PAÍS LA TRAÍDA DE ESOS SEÑORES, PORQUE ESO GRATIS NO FU...+ ver más

CUANTO LE COSTÓ AL PAÍS LA TRAÍDA DE ESOS SEÑORES, PORQUE ESO GRATIS NO FUE, HASTA AHORA NO HA DICHO SANTO CUANTO LE CUESTA AL PAÍS LA SOSTENIDA DE LOS TERRORISTA, AHORA PIENSA HACER UNA REFORMA TRIBUTARIA PARA SACARLES MAS DINERO A ESTE SUFRIDO PUEBLO Y ASÍ SEGUIR DERROCHANDO, PORQUE CON TANTAS MERMELADA QUE PAGO SE QUEDO SIN DINERO.

Kathy Porto

12 de Julio

161 Seguidores

Excelente Juanita.Igual que el análisis de Rodolfo Arango en razón pública....+ ver más

Excelente Juanita.Igual que el análisis de Rodolfo Arango en razón pública.Cuándo dejarán de gobernar con eufemismos extranjeros o inventos linguísticos?

CONTEXTO

Las historias más vistas en La Silla Vacia