Uso de cookies

La Silla Vacía usa Cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Al continuar navegando acepta nuestra política.

listo

Por Irina Isabel Yusseff Mujica | Ana León · 31 de Octubre de 2016

4134

0

Desde que arrancó el mes al alcalde de Bucaramanga, Rodolfo Hernández, le cayó la sal y su gestión ha recibido varios golpes, atizados por la fuerte oposición a la que ha tenido que enfrentarse. La Silla recopiló varios hechos que hoy tienen al mandatario de esa ciudad de capa caída.

1

Sigue la pelea con los sindicatos

Como lo contó La Silla, Rodolfo Hernández tiene una pelea casada con el sindicato de trabajadores de la Alcaldía desde que decidió reclasificar a 27 trabajadores (pasaron de tener contrato a término indefinido como empleados oficiales  a trabajadores públicos supliendo vacantes temporales) 12 de los cuales tenían fuero sindical.

Esa decisión le valió que los del sindicato demandaran y a hoy, ya hay cinco fallos a favor de los trabajadores que señalan que se les vulneraron los derechos y que ordenan los reintegros, además de los pagos de los salarios que dejaron de recibir desde que fueron reclasificados.

Si bien esas decisiones son de primera instancia y la administración de Hernández las apeló porque se mantienen en que la labor que desempeñaban esos trabajadores no era la requerida para que ellos mantuvieran el estatus de empleados oficiales, el hecho de que esté perdiendo parcialmente ese round ha hecho que los sindicalistas le estén metiendo presión y promoviendo marchas y plantones en su contra.

 
2

El funcionario estrella, investigado

Miller Salas, el director de Tránsito de Bucaramanga a quien hasta la oposición de Rodolfo Hernández le ha reconocido su buena gestión, está envuelto en una investigación disciplinaria por el supuesto nombramiento irregular de Eva  Cecilia López como secretaria general de la entidad que dirige.

Según la personera delegada para la vigilancia administrativa de la Personería, Alejandra Anaya,  López se posesionó en el cargo sin el lleno de los requisitos legales, debido a que no certificó los dos años mínimos de experiencia requeridos para el cargo.

Si bien, en su defensa el director de Tránsito ha dicho que el posgrado que la funcionaria tiene (maestría en administración de salud) sirve para homologar esa experiencia, según el manual de funciones de la entidad, la Personería ya citó a una audiencia, que terminó aplazada.

La audiencia no se cumplió porque en la misma citación no estaba la fecha y por eso Salas no se presentó. Además el Director de Tránsito solicitó que la Procuraduría (superior del personero) sea el ente que defina si incurrió en una falta. No obstante, la Personería ya reprogramó la audiencia para el próximo 10 de noviembre. 

 
3

Le quieren promover la revocatoria

La Fundación Niños y Jóvenes por Santander, Fundanijosan, que fue una de las promotoras de la candidatura de Rodolfo Hernández e incluso le ayudó a recoger 32 mil firmas para la inscripción de su movimiento ‘Lógica, ética y estética’, hoy está en la orilla de la oposición, liderando la propuesta de revocar del mandato del hoy Alcalde.

Óscar Iván Díaz, el representante legal de esa Fundación que tiene tres años de constituida y según él nunca ha contratado con el Estado, está esperando a que Rodolfo cumpla su primer año en la Alcaldía para empezar nuevamente a recoger firmas pero esta vez para sacarlo de la administración.

Díaz le dijo a La Silla que sus motivaciones van desde la propuesta de los 20 mil hogares felices de Rodolfo Hernández, que según él fue un engaño, hasta la inconformidad de distintos sectores de la ciudad como los vendedores ambulantes, mototaxistas, sindicalistas y comerciantes con las medidas que se han implementado.

La posición oficial del Alcalde, según un particular comunicado que publicó en redes sociales el viernes pasado, es que Díaz está liderando el proceso en retaliación al hecho de que en la Alcaldía no le dieron cabida ni a su Fundación ni a él.

En medio de esa puja, a diez meses de haberse posesionado y aunque sigue siendo uno de los alcaldes más populares del país - en la última medición de Gallup logró 67 por ciento de favorabilidad-, Hernández está cargando desde ya con la posibilidad de que en enero del otro año le apuesten a la revocatoria, eso sin contar con que la oposición que tiene en el Concejo puede sumarse a ella.

 
4

La suspensión de Ángela Farah

Cuando Rodolfo Hernández nombró a Ángela Farah como gerente de Metrolínea en enero de este año, dejó en sus manos la responsabilidad de convertir el sistema en ‘estrato 20’ como prometió en campaña. Sin embargo, como ya contó La Silla, Metrolínea ´estrato 20’ se le varó.

Más allá de la críticas que desde el Concejo hicieron por su nombramiento y más tarde por su idoneidad para ocupar el puesto, el verdadero baldado de agua fría que le cayó a Rodolfo, a dos meses de terminar su  primer año de gobierno, fue la suspensión de la gerente, quien fue retirada del cargo desde el pasado seis de octubre luego de que la Contraloría lo solicitara.

El ente de control adelanta un proceso en contra de Farah por el despido de tres funcionarios de Metrolínea y supuestas irregularidades en las respectivas indemnizaciones. Eso, sumado a que la gerente no acudió a una audiencia a la que había sido citada por la Contraloría unos días antes a su salida y a que tampoco les entregó un informe que le pidieron, llevó a que el contralor, Jorge Gómez Villamizar, pidiera la suspensión de la gerente para que no obstruyera la investigación. 

Aunque después de la suspensión Farah Otero entuteló a la Contraloría, el juzgado falló en su contra y declaró improcedente la acción de tutela, por lo que por ahora seguirá suspendida hasta que culmine la investigación.

 
5

El Jefe de Gobernanza se silenció en redes sociales

Manolo Azuero, jefe de gobernanza de la Alcaldía, también resultó sumándole a la mala hora de Rodolfo. La semana pasada el funcionario, que se ha caracterizado por ser muy activo en redes sociales, decidió cerrar sus cuentas de Twitter y Facebook después de que en la primera se desatara una polémica por los requisitos que presentó para posesionarse como asesor.

Las denuncias empezó a hacerlas el tuitero Manuel Parada, quien es uno de los acérrimos opositores al gobierno de Hernández, y quien cuestionó el hecho de que Azuero no hubiera presentado su tarjeta profesional al momento de posesionarse cuando ese era uno de los requisitos exigidos para su cargo. 

Aunque el tema empezó a rodar en septiembre, y en ese entonces hubo menciones de un lado y de otro, solo fue hasta la semana pasada cuando Parada, bajo el mismo argumento, le solicitó al Alcalde Hernández la revocatoria de Manolo con copia a la Contraloría y la Personería.

Al día siguiente, el jefe de gobernanza habló en Blu Radio y explicó que no entregó su tarjeta profesional en el momento de la posesión porque la Secretaría Administrativa no se la pidió inmediatamente sino que le solicitó un compromiso en el que quedó  pactado que debía entregarla antes de cumplir un año, y que ya la entregó.

Sin embargo, en Twitter siguieron dándole palo con el tema, por lo que el funcionario decidió cerrar la cuenta y aclaró en Vanguardia.com que "era temporal"  y que obedeció a que "hay un grupo de personas en Twitter que se dedican a atacarme de forma  personal, con mentiras e injurias".

 

CONTEXTO

Las historias más vistas en La Silla Vacia