Uso de cookies

La Silla Vacía usa Cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Al continuar navegando acepta nuestra política.

listo

Por Antonio Canchila García · 08 de Septiembre de 2016

3118

0

Aunque aún es primera instancia, la  Cartagena política está encendida en estos días por cuenta de la suspensión que profirió el martes la Procuraduría en contra de 16 de los 19 concejales y 10 exconcejales por haber incurrido en una “falta grave” en el proceso de elección de la Contralora Distrital.

 

Detrás de la marejada política está una puja que tuvieron meses atrás dos grupos políticos: el del exconcejal conservador Antonio Quinto Guerra y el alcalde Manolo Duque, quienes se enfrentaron en las urnas en las pasadas regionales.

El procurador delegado para la Vigilancia Administrativa, Gustavo Castro, sancionó a los concejales y exconcejales por haber escogido como contralora a la abogada Nubia Fontalvo, quien, con 72,8 puntos, tuvo el menor de los puntajes de la terna de la que fue elegida.

Los otros dos ternados: el abogado Iván Sierra Porto y José David Morales alcanzaron 83,6 y 90,9 puntos, respectivamente. De acuerdo con el ente de control, Fontalvo (elegida con 14 de 19 votos posibles) ni siquiera debió ser incluida en la terna porque para ello el mismo concurso establecía que tenía que alcanzar un puntaje mínimo de 80 y ella no lo logró. 

La historia de la puja tiene que ver con que detrás de la elección de Fontalvo estuvieron José Julián Vásquez, hermano de crianza del alcalde Manolo Duque, y el senador liberal, Lidio García, como lo contó La Silla Caribe.

La elección de la hoy Contralora fue gestionada por el hermano de crianza de Manolo, justo después de que la tarde del 7 de enero,13 de los 19 concejales reunidos en un restaurante de Bocagrande acordaran que el abogado Iván Sierra Porto, hermano del magistrado Humberto Sierra Porto, sería elegido.

Sierra Porto obtuvo mayor puntaje en el concurso (83,6) en el que Fontalvo obtuvo el puntaje de 72,8 y además estaba apoyado por el grupo de Quinto, el rival de Manolo.

Tras conocer del encuentro en el que se pactó la elección de Sierra, José Julián y el Senador García se dieron a la tarea de realizar llamadas y mover sus fichas al interior del Concejo para cambiar la elección y favorecer a Fontalvo.

Quedándose con Fontalvo en la Contraloría, apadrinada por su hermano, Duque logra tener cercanía con el ente del que le hacen control fiscal durante su gobierno.

Este proceso que termina en la suspensión de los cabildantes lo inició de oficio el procurador Regional de Bolívar, Raúl Guerrero, y como él fue declarado insubsistente el pasado mes de agosto por el procurador Ordóñez el caso fue remitido a Bogotá y allá decidieron. 

Aunque toda esa puja política hace parte de este proceso, las quejas de los participantes en el concurso, que consideraron errónea la elección de Fontalvo porque era la de menor puntaje, fueron las que llevaron a abrir la investigación disciplinaria.

Será en la misma Procuraduría General de la Nación donde decidan si queda en firme o no esta decisión que tiene hoy en jaque a los concejales de Cartagena.

CONTEXTO

Las historias más vistas en La Silla Vacia