Uso de cookies

La Silla Vacía usa Cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Al continuar navegando acepta nuestra política.

listo

Por Laura Ardila Arrieta · 19 de Junio de 2015

2405

0

Por una foto publicada en redes, la semana pasada se enteraron en Valledupar que el partido Cambio Radical había entregado su peleado aval a la Alcaldía de esa ciudad a un candidato. Y por otra foto, a los siete días, se supo que lo habían vuelto a otorgar, pero a un aspirante distinto. Uno de los principales argumentos de semejante giro es que el primer elegido puede terminar engordando el por ahora remoto proyecto presidencial del ministro conservador Mauricio Cárdenas, y no el del vicepresidente y jefe natural de Cambio Germán Vargas.

Esta novela lleva casi todo el año y la protagonizan los dos sectores en los que está dividido Cambio Radical en el Cesar: el del representante Eloy ‘Chichí’ Quintero versus el del empresario y dirigente local Alfonso ‘Poncho’ Mattos junto al alcalde Fredys Socarrás.

Como lo contó La Silla, ninguno de esos dos grupos ha podido ponerse de acuerdo en un nombre para jugar por la Alcaldía, que se ganó Socarrás con un movimiento de firmas y luego se volvió del vargasllerismo.

Mattos y Socarrás venían promoviendo el del concejal Jaime González, quien finalmente se quedó con el aval hace dos días, mientras Chichí se negaba a aceptarlo argumentando que ese cabildante no lo apoyó en las legislativas.

Después de poner a sonar varias precandidaturas para hacerle contrapeso a González, el Representante le propuso al exalcalde de Barranquilla Álex Char (delegado por el partido para decidir los avales en el Caribe) a Augusto ‘Tuto’ Ramírez Uhía, exconcejal de Cambio que recoge firmas para aspirar en las regionales de este octubre.

A pesar de llevar más de 140 mil firmas recogidas -según cuentas de su campaña- con el movimiento ‘Avanzar es posible’, Ramírez Uhía es de la cuerda del representante conservador Alfredo Ape Cuello, uno de sus mayores impulsores.

Con Ape y con Tuto aceptó reunirse Char en Barranquilla, a principios de este mes, para explorar la posibilidad del aval propuesto por Chichí Quintero. Así se lo confirmaron a La Silla los dos primeros por separado.

Cuatro días antes del encuentro, el representante legal de Cambio Radical Antonio Álvarez Lleras había firmado con ese aspirante y uno de los miembros de su comité promotor, un documento de coalición “para presentar como candidato a la Alcaldía de Valledupar” a Augusto Ramírez Uhía.

El escrito, que La Silla vio, tiene la firma notariada de Álvarez y en su cláusula primera reza que Cambio y el movimiento de Tuto Uhía “avalan” a éste como candidato a la Alcaldía.

Álvarez Lleras, no obstante, le dijo ayer a La Silla que el papel no comprometía un pacto, que nunca se trató de un co aval -como Tuto Uhía y Chichí Quintero dijeron, y el mismo papel dice- y que fue simplemente “un apoyo condicionado que ya se echó para abajo, porque el único autorizado para dar avales es el doctor Char”.

El representante legal de Cambio nos dijo también que el documento se firmó por petición del exaspirante a la Alcaldía de Valledupar, que adhirió a Uhía, y dirigente local de la colectividad, Alfredo Saade Vergel.  

Como sea, con ese respaldo en la mano llegaron el conservador Ape Cuello y su candidato Uhía a hablar con Álex Char. Allí acordaron que lo mejor para dirimir el asunto del aval sería tomarle “una foto” al panorama político en Valledupar con una encuesta.

La Silla no logró comunicarse con Char, pero tanto Cuello y Uhía como el empresario Poncho Mattos nos confirmaron que efectivamente se hizo un sondeo. En él aparece Tuto Uhía con poco más del 40 por ciento de la intención de voto y Jaime González con el 1 por ciento, aunque también “hay un 79 por ciento de indecisos”, como detalló Mattos. En concepto de ese empresario, esa gran cantidad de personas con dudas hace que la encuesta no sea determinante.

El siguiente episodio de la novela sucedió el miércoles de la semana pasada, cuando Uhía viajó a Bogotá para recibir el co aval del Partido Conservador, vía Ape Cuello, y a cumplir una cita con Cambio Radical para tratar de concretar su respaldo allí, bien visto por Char en ese momento por su primer lugar en el sondeo que hicieron.

Según dos fuentes conocedoras que pidieron reserva de sus nombres, esa cita fue en la oficina del vicepresidente Vargas Lleras (quien no puede participar en política), pero eso no lo pudimos confirmar.

A la salida de esa reunión cuya sede no logramos precisar, fue que Tuto Uhía posó en una foto con el documento que le había firmado Antonio Álvarez Lleras. Ahí aparece acompañado de Chichí Quintero y del representante Rodrigo Lara (pocos días después, nombrado director de Cambio Radical). Quintero trinó esa imagen como una forma de anunciar el aval de su partido a Uhía y su triunfo sobre sus contradictores en el Cesar.

Todo indicaba entonces que ese aval era un hecho.

Ahora que la colectividad decidió revocar ese respaldo y avalar al concejal Jaime González -el candidato de Poncho Mattos y Fredys Socarrás-, Rodrigo Lara le explicó a La Silla que aunque en un principio se pensó en apoyar a Uhía, prefirieron a González porque actualmente está dentro del partido y siempre es mejor ir con alguien propio. También dijo que el documento que firmó Antonio Álvarez nunca fue un co aval y que la foto fue en un encuentro casual.

Cuando le preguntamos si ésta fue tomada a la salida de la oficina de Vargas Lleras, Lara nos dijo simplemente que fue “en inmediaciones del Palacio de Nariño”. El congresista que reemplazó a Carlos Fernando Galán en la jefatura de Cambio no ha cumplido su primera semana en el cargo, se está enterando de la situación de los avales en todo el país y no tuvo que ver en el papel firmado a Uhía.

Lo que sucedió después de ese día es que, molesto, el grupo de Mattos y Socarrás se movió para dar un giro al cuento y lograr el aval de su pupilo González. Según el diario El Pilón, también tuvo el mismo interés el excongresista Mauricio Pimiento (quien en 2008 recibió una condena por parapolítica).

Días después de esa primera foto con supuesto aval, se reunieron en Cartagena Tuto Uhía, Álex Char y el hermano de Poncho Mattos (el también empresario, Jorge Mattos), para tratar el tema. Personas enteradas de los dos grupos enfrentados nos contaron que Char estaba muy contrariado. Eso porque el documento de respaldo firmado por Antonio Álvarez Lleras y Uhía era privado y no debió publicarse en redes. Había que esperar a que lo firmara el exalcalde, que es el que está delegado para hacerlo.

Pocos días después, a mediados de esta semana, Poncho Mattos y Jaime González convocaron una rueda de prensa en el hotel Vajamar de Valledupar, para anunciar que el segundo había conseguido el aval de Cambio a la Alcaldía. Este documento sí está firmado por Álex Char. En el evento, ocurrió la segunda foto con aval.

¿Cómo lo lograron? Confirmamos que además de la molestia de Char por haberse hecho público un documento que él no había firmado, pesó mucho el co aval y la relación de Tuto Uhía con los godos. “Creemos que (Uhía) tiene vasos comunicantes muy fuertes con el Partido Conservador”, nos dijo un dirigente nacional de Cambio Radical.

Puntualmente, la versión que empezaron a mover algunos contradictores de Chichí Quintero y de Uhía es que esa eventual Alcaldía va a ser parte del capital de la eventual candidatura presidencial del ministro conservador Mauricio Cárdenas, quien le dijo a La Silla hace unos días que no está en el juego de las candidaturas presidenciales.

Sobre esa teoría, Poncho Mattos le dijo a La Silla: “Él (el representante Ape Cuello) le hizo una fiesta al doctor Cárdenas en Valledupar y está al lado de él, por partido y por política. Nosotros no estamos viendo esa opción… Estamos convencidos de que el doctor Ape está apoyando al doctor Cárdenas, que es un gran ministro, y existe ese riesgo”.

Cuello, padrino de la candidatura de Uhía, nos explicó por su parte: “Me comentaron que (para quitar el aval de Tuto)  habían usado el argumento de mi cercanía con Cárdenas y con el Procurador para dañarle la cabeza a Vargas… Uhía tiene un movimiento ciudadano, nunca pidió el aval en Cambio Radical, sino que por el contrario fue citado a una reunión en Vicepresidencia y el Vice le dio la bendición a ese co aval”.

Al final, Jaime González quedó feliz y Tuto Uhía afirma que no tiene ningún resentimiento. El pulso entre ellos, y cualquier aspiración presidencial que representen sus campañas, tendrá un nuevo y definitivo capítulo en octubre. En las urnas.

CONTEXTO

Las historias más vistas en La Silla Vacia