Uso de cookies

La Silla Vacía usa Cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Al continuar navegando acepta nuestra política.

listo

Por Tatiana Duque | Laura Ardila Arrieta · 10 de Noviembre de 2016

3958

2

El presidente Juan Manuel Santos anunció a la economista barranquillera Yaneth Giha Tovar como su nueva ministra de Educación, en reemplazo de Gina Parody. Aunque el jefe de La U, Armando Benedetti, la presenta como de ese partido, la nueva alta funcionaria es más de Santos que de ningún político. De hecho, esa ‘adopción’ de La U a Giha ya está generando las primeras quejas en la colectividad santista.

Giha es economista de la Universidad de Los Andes, con especialización en Resolución de Conflictos de la Javeriana y máster en Estudios de la Guerra del King´s College en Londres, y amplia experiencia en temas de seguridad y conflicto y en administración pública, pues conoce el Estado por dentro. Pero tiene poca trayectoria en asuntos de educación.

 

Esa corta experiencia arrancó en una asesoría al ministerio de Educación hace una década y, sobre todo, como de Colciencias, cargo en el que la nombró Santos en agosto de 2014 y en el que se ha encargado de toda la política pública de ciencia y tecnología, que es central en la educación superior.

Sin embargo, Giha chocó varias veces con los académicos, que son parte fundamental de las universidades. Por ejemplo, en el proceso de revisión de las publicaciones científicas terminó con los académicos de ciencias humanas retirándose del proceso, o el sonado problema del retorno de los estudiantes de doctorado financiados por Colciencas en el programa Es Tiempo de Volver.

Antes de eso, sus áreas de trabajo eran las de seguridad: arrancó en el Departamento Nacional de Planeación en la División de Fuerzas Militares y llegó a ser subdirectora de Defensa y Seguridad, entre 1999 y 2002; asesoró al ministerio de Defensa; fue directora de Posconflicto de la Fundación Ideas para la Paz; ocupó dos direcciones en Mindefensa y fue viceministra de Estrategia de Rodrigo Rivera y viceministra para el Grupo Empresarial de la Defensa de Juan Carlos Pinzón.

Al lado de Pinzón, alcanzó notoriedad en el Gobierno y mediática, tanto que en un informe fue bautizada como una de las “tres mujeres del Ministro de Defensa”, en alusión a las altas funcionarias que acompañaban la gestión del hoy embajador de Colombia en Estados Unidos.

Desde esa época se mencionó algunas veces como representación de La U, pues la cartera de Defensa en manos de Pinzón era considerada políticamente de ese partido. Y ese es precisamente uno de los argumentos con los que Benedetti la presenta como de ese partido a sus colegas.   

La adopción

Una vez el Gobierno filtró el nombre de Giha como nueva Ministra, Benedetti celebró la ‘victoria’.

 

Y estuvo con ella (y con Santos) en su presentación en sociedad como Ministra, en un colegio en Mosquera.

Y es que Benedetti estuvo pendiente de concretar ese nombramiento como forma de que su partido mantuviera ese puesto, porque los senadores de La U aseguraban que Parody era de la colectividad, e incluso recibió el carnet de membresía justo antes de asumir el cargo, pero no jugó políticamente con ellos.

Desde principios de esta semana, cuando había un grupo de cuatro candidatos, Benedetti se la jugó por Giha. Otros eran más de la cuerda de Parody, como el gerente de la Cámara de Comercio de Pereira Mauricio Vega, amigo personal de Parody y gerente de la campaña del plebiscito; y Marcela Meléndez, una académica y consultora en economía que también es cercana a la ex Ministra. El cuarto en la baraja era el Ministro encargado y viceministro de Educación Superior, Francisco Cardona.

De todos ellos, Giha es la menos cercana a Parody y la más de confianza de Santos. El Gobierno la eligió, según una alta fuente del Ejecutivo, justamente por esos dos motivos.

Además, como directora de Colciencias estuvo en la visita de Estado en Londres, y acompañó a Santos a varias reuniones importantes de temas de innovación y tecnología. “Estaba en el lugar indicado y en el momento indicado”, resume la alta fuente.

A pesar de lo que ha dicho Benedetti, otros senadores de La U no la reconocen como cuota del Partido pues no tiene mayores relaciones con ella - como sí lo tienen, por ejemplo, el ministro de Agricultura, Aurelio Iragorri, cuyo padre, Aurelio Iragorri Hormaza, fue uno de los primeros miembros de la colectividad.

“Ella es cuota del Presidente, de la casa de él. Pero la ponen ahí como cuota nuestra”, dijo a La Silla un congresista del Partido, de la cuerda de Benedetti.

“¿Quién es ella?”, preguntaron dos senadores del Partido consultados por La Silla sobre el tema.

“Con esta señora Santos está haciéndonos lo de siempre, que es montar a alguien técnico de él, poniéndole el vestido de La U para que todos creamos”, agregó por su lado otro congresista de esa colectividad.

En opinión de dos políticos de La U, lo que quiere Benedetti es “congraciarse” con la nueva Ministra, por un lado, y tratar de venderle el nombramiento a sus colegas senadores como una gestión suya, por el otro. Y eso pese a que el presidente Santos ni siquiera la presentó públicamente como miembro de ese partido.

Evidencia de esa movida de Bendetti es que en las últimas horas el jefe de La U ha chateado y llamado a varios de los congresistas de la colectividad anunciando a Giha como de ellos y pidiéndoles que le crean porque, para moverla, tuvo “siete conversaciones” en Palacio.

“Nos dice que ella (Giha) sí será realmente de La U, no como Gina (Parody)”, nos contó uno de los destinatarios de esa versión.

Según una fuente de La U, en las últimas horas Giha estuvo en comunicación con Benedetti para confirmarle su apoyo partidista, y se reunieron personalmente dos veces, la última anoche.

Un congresista del partido le dijo a La Silla que si bien es claro que Giha nunca ha militado en la colectividad, si ella reconoce ser del Partido tendrá el apoyo. Es decir, esperan que la nueva ministra no solo tenga el carnet del partido sino tenga cuotas de La U en el Ministerio y sea puente en las universidades públicas de las regiones.

Habrá que ver los nombramientos que haga la nueva Ministra en las próximas semanas, para saber si realmente va a jugar para La U.

Ministerio consentido

Giha llega a una de las carteras más consentidas por Santos, quien en su plan de desarrollo puso a la educación como uno de sus tres pilares de su Gobierno, con la misma importancia de buscar la paz y conseguir la equidad. La meta es hacer de Colombia el país más educado del continente, con programas de jornada única escolar y becas para universitarios de escasos recursos, una apuesta sumamente ambiciosa.

Para concretarla, desde 2015 pasó a Defensa como el que más recibe presupuesto estatal; para este año recibe 31 billones de pesos y en ivnersión tuvo un apretón mucho menor que el de otros sectores . Este es un logro que le reconocen a Parody los sectores educativos .

Aunque llega a un sector consentido, lo hace en un momento difícil. De entrada se enfrenta a las protestas del gremio de profesores públicos, Fecode, que están en paro desde ayer porque a juicio de ellos el Gobierno no les han cumplido los compromisos del paro de hace año y medio del que Fecode salió fortalecido.

“Como había un encargado querían desentenderse del tema”, le dijo a La Silla el presidente de Fecode, Luis Grubert.

Además, reemplaza a Parody después de que esta terminó enfrentada a los sectores más religiosos por cuenta de las cartillas para educación sexual, incluyendo a buena parte de la educación privada en la que la Iglesia Católica tienen una influencia histórica y algunas iglesias cristianas una incidencia más reciente pero cada vez mayor.

Así, Giha recibirá unas relaciones maltrechas con uno de los actores más importantes del sector. Pero como parte de la molestia se debe a la homofobia y Giha no es de la comunidad Lgbti, el cambio puede ayudar a que se distensionen las cosas.

Además, recibe un ministerio con grandes ambiciones. En lo inmediato, enfrenta la tercera convocatoria del plan bandera de la cartera, Ser Pilo Paga, lanzado en septiembre. Y detrás se vienen las apuestas de invertir en infraestructura educativa pública, no solo para mejorar las condiciones de estudio sino para hacer posible la jornada única en todo el país, y de mejorar las condiciones laborales de los maestros.

Para enfrentar esos retos, Santos se la juega por una técnica, independientemente de sus padres adoptivos, y alguien que puede dedicarse al cumplimiento de sus metas sin tener el horizonte un futuro electoral, como ocurre con otros ministros.

Comentarios (2)

DIDUNDI

10 de Noviembre

3 Seguidores

Asumiendo q los pergaminos son ciertos, la tarea fundamentalísima d continuar...+ ver más

Asumiendo q los pergaminos son ciertos, la tarea fundamentalísima d continuar con el programa ''mejor- más educada en 2025''  es el reto. D donde sea q venga o padrino q haya, q trabaje.

Y a propósito, q' paso con la exsuperministra d furibe q LSV dijo sería la nueva mineducación?.

GMolano

10 de Noviembre

0 Seguidores

Una tonelada de pergaminos, contactos politicos, trayectoria en el Estado y 5 ...+ ver más

Una tonelada de pergaminos, contactos politicos, trayectoria en el Estado y 5 gramos de experiencia en el sector educacion. Chevere! Asi vamos bien?? Un ministro de educacion creeria yo que lo deseable es que tenga mas o menos el perfil de un rector de universidad, un recorrido academico indiscutible, vagaje politico y presupuestal. Amanecera...

CONTEXTO

¿Cuáles son los retos para el reemplazo de Gina?

Ante el sonajero de candidatos para ocupar el puesto que dejó Gina Parody el pasado 4 de octubre, invitamos a nuestros expertos a que participen y planteen los retos que le esperan al próximo titular de la cartera de Educación.

"En primera instancia, ya aprobada la Ley de primera infancia, es un reto encontrar mecanismos de financiación para que las..."
María Victoria Angulo

María Victoria Angulo

02 de Noviembre de 2016
Responder
VS
"A veces tendemos a declarar prescripción de problemas aún no resueltos porque surgen retos nuevos. Hay que evitarlo. Creo..."
Moisés Wasserman

Moisés Wasserman

02 de Noviembre de 2016
Responder

Las historias más vistas en La Silla Vacia