Uso de cookies

La Silla Vacía usa Cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Al continuar navegando acepta nuestra política.

listo

Por Manolo Azuero | Laura Ardila Arrieta | Daniel Morelo | Santiago Mesa Rico · 25 de Septiembre de 2014

9268

0

Ahora que se acaba de aprobar en primer debate el presupuesto que incluye recursos para inversión regional que aún no tienen destino específico, La Silla viajó a algunos de los pueblos en los que los dos senadores más votados del partido del Presidente invirtieron su mermelada, como lo contamos en marzo pasado. Encontramos que la mermelada de los cordobeses Bernardo ‘Ñoño’ Elías y Musa Besaile sí se untó, aunque varias obras enfrentan inconvenientes.

Según la denuncia de los uribistas, el Ñoño decidió la inversión regional de 115 mil millones de pesos y Musa de 75 mil millones de pesos. Hace seis meses, La Silla encontró algunas particularidades en los contratos que se entregaron gracias a esa gestión que creaban ciertas sospechas sobre su contratación. Por eso, visitamos cinco vías terciarias en cinco pueblos, gestionadas por Musa. Y cinco obras en dos municipios, gestionadas por Ñoño.

Las vías de Musa no sólo tuvieron retrasos sino que ya están deterioradas y aunque costaron exactamente lo mismo (4.017 millones) no cubren distancias iguales. “Estos son pañitos de agua tibia. En un año vienes y eso va a estar como si no hubieran hecho nada”, le explicó a La Silla un funcionario de uno de los municipios de la mermelada de Musa.

En el caso del Ñoño, los trabajos están casi todos terminados y lucen en buen estado. Sin embargo, la terminal de transportes de Sahagún necesitará obras adicionales porque se hizo en un terreno que se inunda.

Este es el estado de las obras hechas con la mermelada. Fotografías: Santiago Mesa.

Instrucciones: haga clic sobre el nombre de cada municipio para conocer fotos y más detalles de las obras.

El Guamo, Bolívar (Musa)

Trayecto: Enea - Robles - Tasajera - Nerviti (24 kilómetros)

El contrato de El Guamo, de 4.017 millones de pesos, gestionado por Musa Besaile, se lo ganó el Consorcio Vía El Guamo 2013, representado por Luis Emiro Sierra, un ingeniero oriundo de Sahagún, el pueblo de ese Senador. Sierra también representa al Consorcio que se ganó la vía en San Antonio de Palmito, y además es el representante legal de un consorcio compuesto por Isabella David Ingeniería S.A.S, que se ganó la vía de Sampués, en un contrato en Mompós. Todos con recursos gestionados por Besaile.

El contrato lo adjudicó la Gobernación de Bolívar en junio de 2013. El plazo de ejecución estipulado fue de seis meses, incluía el mantenimiento y mejoramiento de la vía que va desde el corregimiento de Enea hasta el de Nerviti, pasando por Robles y Tasajera, sobre el Río Magdalena. Los trabajos culminaron entre julio y agosto pasado. Es decir, con un retraso de más de medio año pero cuya obra coincidió con el período electoral.

La vía por ahora es transitable pero está lejos de estar en óptimas condiciones. Tiene sectores supuestamente intervenidos que se están dañando y una porción mayoritaria de cunetas en tierra y no en concreto (a pesar de que para ello se destinaron según el contrato casi 100 millones de pesos). No se construyó placa huella en el ingreso a los corregimientos lo que ya causa estragos (en la entrada a Tasajera quedó atascado un camión de Coca-Cola), e infraestructura recién construida ya se está erosionando por fallas en la obra.

“Aquí los contratistas de otros lados vienen es prácticamente a robar”, explica Óscar Gutiérrez, un exconcejal de El Guamo, Bolívar, que tiene su casa y su finca en Nerviti. “Así cómo quedó (la vía), en tres meses me va a tocar vender el carro”, dijo. Y los contratistas no sólo le quedaron debiendo un vía decente a este pueblo. La Silla corroboró que a obreros y proveedores de la región no les pagaron todo lo que trabajaron o vendieron.

San Juan de Betulia, Sucre (Musa)

Trayecto: Albania - Hato Viejo (6 kilómetros)

En Betulia se contrató la intervención, el mantenimiento y el mejoramiento de seis kilómetros entre los corregimiento de Albania y Hato Viejo. El contrato se lo ganó la Unión Temporal Vías Betulia, representada legalmente por José Gregorio Hernández Uparela. Hernández Uparela es el mismo representante del contratista de la obra en Sincé y director de obra del contrato en Sampués que se ganó la firma Isabella David Ingeniería S.A.S.

Este contrato de Betulia por 4.017 millones fue firmado el 10 de septiembre de 2013 para ser ejecutado durante cuatro meses. La Silla visitó la zona un año después y encontró que todavía hay trabajos en el marco de la obra contratada. Pero la vía mejorada, con las lluvias de las últimas semanas, ya empieza a deteriorarse, con baches y cunetas enlodadas y sectores donde lo que se hizo, porque se hizo a medias, terminó afectando más que beneficiando a la comunidad que vive al borde del camino.

La Silla encontró, por ejemplo, que una de las pocas casas de familia (que también funciona como jardín infantil) en Hato Viejo sobre los seis kilómetros intervenidos, con la nueva conformación de la calzada, quedó sin entrada y sin una canaleta de concreto que evite que el agua y el barro de la vía la inunden.

San Antonio de Palmito, Sucre (Musa)

Trayectos: Guaimi - Pueblo Nuevo y Palmito - Los Castillo (11.25 kilómetros en total)

El contrato de Palmito lo adjudicó la Alcaldía del pueblo en junio de 2013 para que se ejecutara en seis meses. El contratista que se lo ganó es Luis Emiro Sierra Uparela, oriundo de Sahagún, el pueblo del Senador Musa Besaile, y encargado también de la obra de El Guamo en Bolívar. Los trabajos terminaron hace tres meses según locales con los que La Silla habló, y es tal vez la de mejor estado de todas las que recorrió La Silla. Tiene placa huella en algunos sectores aunque las lluvias ya han empezado a embarrar lo que se mejoró en donde no hay placa como muestran las fotos. Aquí está más grave el estado de las vías para llegar a la obra, como la carretera principal de la Troncal hasta Palmito que está abandonada y las vías del propio pueblo donde Besaile pintó su publicidad.

Sampués, Sucre (Musa)

Trayectos: Sampués - San José de Vereda (7.3 kilometros) y Achiote - Tres Cruces (6.5 kilometros)

En Sampués la Alcaldía contrató el mantenimiento y mejoramiento de dos vías del municipio. El contrato, de 3.564 millones de pesos, se lo ganó la compañía Isabella David Ingeniería y lo firmaron en junio de 2013 para una ejecución de 6 meses. Sin embargo a hoy, según le confirmaron a La Silla en la Alcaldía del Pueblo, el contrato no se ha liquidado y la obra culminó a finales del primer semestre de este año.

Una de las obras principales fue la construcción de un puente entre Sampués y San José de Vereda. Pero apenas unos meses después de culminado, su acceso se está hundiendo y para pasarlo hay que subir una especie de grada.

Los niños de la zona, por ejemplo, cuando van al colegio se tienen que bajar del carro que los lleva, pasar caminando y subirse al otro lado. El problema, le confirmaron a La Silla fuentes de la comunidad y de la Alcaldía, fue que el contratista construyó el puente nuevo sobre el viejo (que ya no está), lo que represó el agua cuando llovía y erosionó la tierra. Además faltaron muros de contención laterales para sostener el terreno de la entrada y una obra para canalizar el agua que pasa por debajo para evitar pozos. El director territorial del Invías en Sucre le dijo a La Silla que además no se usó el material correcto. La vía, no sólo el puente, también se está enlodando porque el agua cuando llueve no tiene cómo salir.

En el otro trayecto, entre Achiote y Tres Cruces, construyeron una placa huella (pavimento) que quedó en perfecto estado pero lo que quedó en tierra, que como en todas las vías fue la mayoría, se está embarrado y un pequeño puente supuestamente nuevo ya pone en riesgo la seguridad de los que transitan la zona: es más angosto que el resto de la vía y se sostiene sobre sacos y troncos de madera partidos.

Sincé, Sucre (Musa)

Trayecto: Sincé - Albania

En Sincé la Alcaldía adjudicó una obra para mejorar la vía entre el pueblo y el corregimiento de Albania. El contrato se lo ganó Unión Temporal Vías Sincé representada por José Gregorio Hernández Uparela, el mismo contratista de la obra en Betulia y el director de la obra en Sampués.

El contrato lo firmaron el 4 de septiembre de 2013. Y un año después en Sincé dicen que a Albania no se puede llegar en vehículo y es verdad. La Silla recorrió el trayecto en la segunda semana de septiembre de 2014 y aunque hay fragmentos en buen estado, otros están en franco deterioro. Hay un sector de la vía, antes de llegar a un puente recién construido también como parte del contrato, por el que sólo puede pasar una 4 x 4. Un obrero que todavía trabaja en la obra le dijo a La Silla que esa zona intransitable era lo único que faltaba por terminar. Según este obrero sólo él y otro compañero siguen trabajando.

El puente recién construido, que fue la principal obra del contrato, no parece tan nuevo, su calzada ya tiene baches y está embarrada porque, otra vez, el agua no puede salir.

La Silla intentó contactar al contratista para conocer su versión en varias oportunidades pero no contestó.

Chinú, Córdoba (Ñoño)

En Chinú, el Ñoño Elías gestionó la firma de dos convenios entre este municipio, el DPS y el Fondo Financiero de Productos de Desarrollo. El más grande es por 15.369 millones y el otro por 825 millones para construir cinco canchas sintéticas, una tarima, recuperar dos estadios y pavimentar vías.

Las canchas sintéticas, lo cuentan las fotos, fueron entregadas y están siendo usadas por los habitantes del pueblo. Los dos estadios y una calle pavimentada que fue entregada en diciembre, en cambio, no están en las mejores condiciones.

En el caso de los estadios la mermelada era para hacer puntualmente las gradas. Están hechas, pero seis meses después no se ve recuperación en las afueras (en la zona del parqueadero), en donde el pavimento está levantado y luce en mal estado.

En la calle 31 de Octubre del pueblo, algunos habitantes le contaron a La Silla su descontento porque la vía fue entregada en diciembre con bombos y platillos y con el anuncio de que había sido resultado de la gestión del Ñoño Elías, pero ya presenta grietas. Las otras calles que recorrimos lucen en buen estado.

Como el Ñoño Elías le dijo a La Silla que su labor llega hasta la gestión y que él no ejecuta los proyectos, y las licitaciones las entregan los alcaldes, llamamos desde la semana pasada al alcalde de Chinú Rodrigo Medina para preguntarle por el resultado de las obras y no nos contestó. Incluso le dejamos dos mensajes en su buzón de voz y razón con una de sus funcionarias.

En el convenio por 15 mil millones los recursos se dividieron en dos: 2.690 millones de pesos se contrataron para obras y 12.042 millones de pesos para vías. En ambos negocios repite como ganador un contratista llamado Orlando Castillo Bermejo, quien es contratista de la Alcaldía de Sahagún.

Sahagún, Córdoba (Ñoño)

Con un robusto convenio Alcaldía-Fonade por 51.767 millones de pesos, el alcalde de Sahagún Carlos Elías, primo del Senador, entregó licitaciones para hacer andenes, adecuar parques, mantener vías, hacer una ciclorruta de 8 kilómetros y una plaza de mercado y una terminal de transportes.

Cuando La Silla visitó el pueblo a principios de marzo, Sahagún estaba hecha un caos y en obra negra. Seis meses después hay que decir que las obras que ayudaron a convertir al Ñoño en un congresista súper votado se hicieron.

La Silla caminó por los nuevos andenes alrededor del parque central, por la cicloruta a orillas de la carretera principal que va a Montería, por el frente del mercado y la terminal. Todo se ve levantado, como se ve en las fotos.

Hay lunares: por ejemplo, la cicloruta debió entregarse en junio y tres meses después le faltan unos detalles y a la terminal y al mercado le tienen que hacer unos trabajos adicionales para que no se inunden y van entre el 85 y el 90 por ciento de ejecución pese a que debían estar listos en julio.

Los trabajos adicionales de la terminal y el mercado (unos box coulvert o especie de túneles para que pase el agua) costarían entre 140 y 700 millones de pesos que, según le explicó Carlos Elías a La Silla, saldrán de los recursos propios del municipio.

El terreno en el que se hicieron estas dos construcciones es llamado jocosamente por algunos sahagunenses como “el Pantano”, porque ahí suelen desembocar muchas de las aguas del municipio. Como lo contamos en marzo, era de Bernardo Elías Náder (el papá del Ñoño Elías), quien lo regaló al municipio.

Y el proyecto se levantó ahí pese a que Sahagún ya tenía una terminal, ubicada como ésta a orillas de la carretera principal. Al respecto, el Alcalde Elías le explicó a La Silla que esa antigua terminal gestionada en administraciones pasadas con un costo de unos dos mil millones “nació muerta: fue puesta a funcionar unos dos meses pero nadie la usó porque no tenía vías de acceso y quedaba muy hacia el lado de Sincelejo”. Según el mandatario al quedar hacia el lado de Sincelejo y no de Montería, un destino más usual para los sahagunenes, “la gente sentía que se estaba alejando”.

Como lo contó La Silla, en la Unión Temporal que hizo los andenes (UT Andenes Centenario) el representante legal es Luis Ramón Aldana Alba, tío del jefe del cartel de la contratación de Bogotá Emilio Tapia, según una fuente de Sahagún.

Según El Tiempo, Aldana Alba figura como socio de Emilio Tapia en una firma llamada Construccapital S.A.S. Ese es el nombre de una de las firmas que hacen parte de la Unión Temporal de los andenes de Sahagún. Sin embargo, en un certificado de Cámara de Comercio de dicha empresa, no aparece el nombre de Tapia, el sobrino de Aldana Alba.

CONTEXTO

Las historias más vistas en La Silla Vacia