Uso de cookies

La Silla Vacía usa Cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Al continuar navegando acepta nuestra política.

listo

Por Irina Isabel Yusseff Mujica · 16 de Agosto de 2016

2401

0

 

Desde que arrancó la entrega de refrigerios escolares en Santander, las denuncias no han parado en todo el departamento. 

Aunque el gobernador Didier Tavera y su secretaria de Educación, Ana de Dios Tarazona, han salido a enfrentar los cuestionamientos y en diferentes medios de Santander han dado declaraciones para defender la ejecución del cuestionado contrato, entregado en medio de denuncias sobre presuntos direccionamientos a una empresa que, como lo contó La Silla, tiene relaciones con el controvertido grupo Torrado,  las quejas han persistido y hoy tienen en el ojo del hucarán la ejecución de más de $23 mil millones. 

La Silla les aplicó el detector de mentiras.

 

“Los hallazgos de la interventoría no son de fondo… son hallazgos de forma”

Ana de Dios Tarazona
Falso
 

Explicación: 

El Consorcio Alimentarte 2016, interventor del PAE en Santander, reveló hace dos semanas que en sus tres meses de seguimiento a la ejecución del contrato encontró 2.433 posibles irregularidades.  

Aunque la secretaria de Educación, Ana de Dios Tarazona, salió en medios a decir que los hallazgos no eran de fondo sino de forma y que se solucionarían “rápidamente”, La Silla revisó el informe completo y encontró que contrario a lo que dice la funcionaria, la interventoría habló de que a los niños les estaban dando menos comida de la pagada, que hay casos en los que los alimentos “se encuentran en mal estado para su preparación”, que el contratista ha cambiado los menús sin autorización, y que encima de todo la comida no se está preparando en cocinas limpias y desinfectadas.

Claudia Lizcano, veedora del PAE de Transparencia por Santander, le dijo a La Silla que esas, por ser condiciones explícitas del contrato, generan incumplimientos de fondo que pueden generar hasta su caducidad (liquidación unilateral).  

 

 

“Hemos denunciado y activado las pólizas (del contrato)… por caso de Coromoro”

Didier Tavera
Falso
 

Explicación: 

Didier Tavera hizo esta afirmación luego de que 15 estudiantes del colegio Florentino González en Coromoro, Santander, resultaran intoxicados tras consumir una leche condensada que entregó Surcolombiana de Inversiones como operadora del PAE.

Sin embargo, la misma secretaria de Educación, Ana de Dios Tarazona, le dijo a La Silla que aunque se expidió una resolución por medio de la cual se declaró el “siniestro por calidad del servicio”, al final determinaron que el hecho “no era tan grave” como para activar las pólizas.

La única sanción que recibió el contratista fue que no le pagaron los alimentos que ese día entregaron en el municipio y que se le ordenó que donara una nevera para el restaurante del colegio en el que los niños se intoxicaron.  

 

“Los niños nunca dejaron de recibir su alimento (en Sabana de Torres). Fueron ubicados en una sede cercana para garantizarles el suministro del PAE, donde fueron atendidos hasta el día del receso escolar de vacaciones”

Ana de Dios Tarazona
Cierto, pero...
 

Explicación: 

Luego de las denuncias hechas por un veedor de Sabana de Torres a través de un video en Facebook en el que dejó en evidencia las bajas condiciones de salubridad en las que estaban preparando los alimentos para los niños de ese municipio, la Gobernación trasladó el restaurante y anunció que se mejorarían las condiciones. Sin embargo, las denuncias han persistido. Dos veedores le contaron a La Silla que el nuevo comedor sigue funcionando en malas condiciones higiénicas y sanitarias. “Nunca dejaron a los niños sin alimento, pero lo siguen recibiendo sin las mínimas garantías de salubridad”, dijo uno de ellos. 
Aunque ya se han radicado nuevas quejas en la Gobernación no las han respondido.

 

“No vamos a permitir una sola falta del contratista del Programa de Alimentación Escolar, PAE. Cero tolerancia, porque deben cumplir”

Didier Tavera
Falso
 

Explicación: 

Desde que inició la ejecución del contrato de alimentación escolar las denuncias sobre los incumplimientos del contratista no han parado en todo el departamento. 

Además de quejas sobre la entrega de menos comida, de las malas condiciones de higiene en las que son preparados los alimentos, de las evidencias de panes mohosos y frutas podridas que llegan a manos de los niños, y de que a la postre todas esas denuncias fueron corroboradas por la interventoría, la Gobernación ni siquiera le ha abierto procesos al operador para multarlo o declarar el incumplimiento del contrato.

En su lugar, las sanciones a Surcolombiana de Inversiones, según información de la misma Secretaría de Educación, han sido el no pago de algunas raciones y las firmas de actas de compromiso donde el operador se obliga a no repetir las faltas. Aún así las denuncias siguen llegando.

 

“Esta herramienta será muy útil. Santander es pionero en esta idea, seremos el primer departamento en implementar un lector de huellas para garantizar la entrega del Pae, ninguna Secretaría de Educación en el país la tiene y eso es una ventaja"

Ana de Dios Tarazona
Cierto pero...
 

Explicación: 

Si bien es cierto que  Santander es pionero en implementar un sistema de lector de huella para controlar la entrega de alimentos del PAE y que ninguna otra Secretaría de Educación en el país lo tiene, su utilidad está en entredicho.

Aunque la idea inicial era que cada niño cuando recibiera su ración pusiera su huella y el lector validará su identidad, para que cada ocho días las manipuladoras de alimentos cargaran la información en una plataforma que podían revisar tanto la Gobernación como la interventoría, el sistema solo se está utilizando parcialmente ( en 140 de  los 275 colegios), se desconfigura con frecuencia y como no se capacitó a todo el personal, no todos los días lo usan.

Eso ha hecho que el seguimiento a la ejecución del PAE no sea confiable y que en esa medida no cumpla su función. 

 

CONTEXTO

Las historias más vistas en La Silla Vacia