Uso de cookies

La Silla Vacía usa Cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Al continuar navegando acepta nuestra política.

listo

Por Juan Esteban Lewin · 31 de Agosto de 2015

4107

9

 

La decisión del presidente venezolano Nicolás Maduro de cerrar la frontera en Cúcuta y expulsar a más de mil colombianos de la frontera se ha tomado la primera plana de las noticias en el país y ha llevado a que se pronuncien los principales actores políticos de Colombia. En cambio, en Norte de Santander, el epicentro de todo esto, el cierre y la expulsión son vistos como un problema menor, apenas la punta de un iceberg mucho más complejo y que nadie ha querido enfrentar.

En Cúcuta la crisis de la frontera no ha movido las elecciones: a la gobernación sigue siendo archifavorito el ex gobernador William Villamizar, avalado por La U y amigo personal y padrino político del actual gobernador, Édgar Díaz.

Villamizar, sin hacer grandes pronunciamientos sobre la crisis de la frontera ni convertirla en una bandera de campaña, sigue adelante en las encuestas y, según varios periodistas del departamento, no tiene rivales.

La candidata uribista, Milla Patricia Romero, sí ha aprovechado el papayazo. Pero, hasta ahora y según todas una docena de fuentes consultadas en Cúcuta, eso no ha impactado la campaña a la Gobernación.

Para la alcaldía de Cúcuta, la ciudad que seguramente va a recibir a los deportados, hay dos candidatos muy fuertes, Jorge Acevedo (de Cambio Radical y con apoyo del uribismo) y César Rojas (de Opción Ciudadana y con el apoyo del ex alcalde condenado por homicidio, Ramiro Suárez Corzo). El tercero es el liberal César Luna, quien tiene el apoyo del senador Andrés Cristo (hermano del ministro del Interior Juan Fernando Cristo).

Ellos tampoco han convertido la crisis de la frontera en tema central de la campaña. Acevedo, por ejemplo, ha venido haciendo recorridos en los barrios y agitando banderas como la competitividad, la educación y -sobre todo- la seguridad. Rojas también anda de barrio en barrio, haciendo bazares y jornadas de integración que incluyen sancocho para los asistentes. Y Luna hace lo mismo con propuestas para generar empleo y reactivar la economía de la ciudad.

En suma, la campaña sigue los caminos que han funcionado recientemente en la ciudad, y que son las reuniones con comida y regalos en barrios populares. Y propuestas vinculadas a los problemas más graves como el desempleo y la inseguridad, y no a los de la frontera.

Por eso, gestos como la carta pública de Rojas pidiendo apoyo a Juan Manuel Santos para enfrentar la crisis o la solicitud de Luna de que el Gobierno cree una exención de IVA en la ciudad hasta diciembre son marginales en la campaña.

En Bogotá todos se mueven

En contraste con lo que pasa en Cúcuta, en el resto del país el asunto ha sido objeto del pronunciamiento de todos los políticos claves.

Quien lo ha hecho con más ímpetu es el ex presidente Álvaro Uribe, permanente crítico del régimen chavista y quien fue a la frontera de Norte de Santander el martes pasado y pasó por un supermercado para comprar mercados para los deportados. Y hoy volvió a la frontera, esta vez en La Guajira.

El martes pasado el Procurador Alejandro Ordóñez, quien como Uribe está en las antípodas ideológicas de Maduro, le pidió a Santos denunciar a Maduro ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos porque, a su juicio, el gobierno venezolano violó los derechos humanos de los deportados.

Pero no solo la derecha se ha pronunciado: Clara López firmó una carta pública en la que “condena de la manera más enérgica la deportación indiscriminada y la violación de los derechos humanos a que las autoridades del vecino país han sometido a humildes familias colombianas””

Y el viernes el senador liberal Horacio Serpa, de tendencia socialdemócrata y en una reunión de la Internacional Socialista, se mostró muy distante al gobierno venezolano y dijo “a Maduro hay que darle duro” .

Incluso, la semana pasada ocurrió un hecho inédito en la historia reciente: todos los partidos se pusieron de acuerdo en algo y firmaron una carta de rechazo a las medidas de Maduro.

Y el asunto ya pasó a convertirse en bandera electoral: en Bogotá el candidato uribista ‘Pacho’ Santos ya anunció que va a sacar una valla en la que dice que un voto por él es un voto contra Maduro, aprovechando que su partido ha sido permanente crítico del régimen venezolano y buscando capitalizar electoralmente la crisis.

Esa importancia se ha retroalimentado del despliegue que ha ganado el tema en la agenda nacional: los periódicos, emisoras y noticieros han hecho una cobertura a fondo, con equipos redactando o filmando desde la frontera y permanentes titulares sobre el tema. Incluso, la revista Semana tituló ayer “Señor Maduro: ¡Colombia se respeta!”.

El lío de fondo

Para los cucuteños, el problema de fondo es el contrabando. “El problema igual será a largo plazo, cuando ya pase el furor mediático y toda esta gente quede aquí cesante, sin trabajo y sin cómo vivir del contrabando”, dice un periodista cucuteño. 

Sobre el contrabando, hasta ahora no hay mayor debate público ni grandes anuncios. "De la lucha contra las drogas podemos obtener muchas lecciones aprendidas para luchar contra el contrabando, una de ellas es que apuntarle a los eslabones más débiles es más costoso y menos efectivo", dice el experto Daniel Mauricio Rico. "Y aunque la reciente ley anticontrabando avanza en algo en este sentido, todavía hay muchos otros elementos de política criminal que se deben armonizar para tener una verdadera aproximación contra los eslabones superiores".

En cambio las depiortaciones, que fueron uno de los fulminantes de la indignación nacional, no son cosa nueva para quienes viven en la frontera.

El gobierno de Maduro viene expulsando colombianos de forma sistemática y colectiva desde hace varios meses: entre fines de diciembre e inicios de enero fueron expulsados varios centenares y en marzo fueron 171 en solo dos días. A diferencia de los de la crisis actual, estos no venían necesariamente de la zona fronteriza y no hubo destrucción de casas, pero tampoco pudieron salir con sus pertencncias ni con sus familiares.

En total, en 2014 las autoridades venezolanas deportaron a 1.772 colombianos, según dijo en marzo la senadora uribista Paola Holguín. Por eso, los más o menos seis mil que han salido en estos últimos días sí son un incremento muy importante, pero que sigue siendo marginal en un área metropolitana que tiene unos 800 mil habitantes.

Además, dos periodistas y un miembro de la cooperación internacional, todos de Cúcuta, le dijeron a La Silla que lo más probable es que buena parte de los deportados tras el cierre de la frontera estaban vinculados al contrabando y a otras actividades ilegales. 

Algunos periodistas, además, dicen que la mayoría de los deportados podían vivir del contrabando pero que esa situación es habitual en toda la zona de la frontera.

Y aunque todos los consultados están de acuerdo en que la respuesta de Maduro ha sido inhumana, también coinciden en que responde a unos problemas reales, estructurales y que nadie ha enfrentado.

Al final, lo que en el interior parece un tema de trascendencia nacional, para muchos en la frontera es un drama que oculta el problema de fondo. “Mientras el diferencial cambiario se mantenga, haya tráfico de drogas de acá para allá, y allá haya subsidios enormes a productos como los alimentos y la gasolina, el problema se mantendrá” dice un periodista cucuteño.

Comentarios (9)

Luis Diaz

31 de Agosto

0 Seguidores

Parece que por fin se está poniendo el dedo en la yaga. Esperemos que los Med...+ ver más

Parece que por fin se está poniendo el dedo en la yaga. Esperemos que los Medios con mayor parlante en Colombia pongan en contexto el problema y dejen de lado el amarillísmo crónico que no beneficia a nadie.

juan manuel rodríguez. c.

31 de Agosto

1 Seguidores

A raíz de lo ocurrido a partir del 20 de Agosto de 2015, no es tanta la solid...+ ver más

A raíz de lo ocurrido a partir del 20 de Agosto de 2015, no es tanta la solidaridad de las élites colombianas y su grupo de columnistas autores de la justificación de la más profunda desigualdad social existente en el país, no es tanta su solidaridad con los deportados. Prima su posición ideológica en contra del sistema de gobierno y del régimen económico que ha impulsado el chavismo internamente en Venezuela y a nivel continental.
De todos modos y pese a toda la alharaca y el real drama ocurrido en la frontera el problema se solucionará en la forma como ha ocurrido tantas veces, es decir de manera diplomática. Conviene moderar los lenguajes.

DIDUNDI

31 de Agosto

3 Seguidores

La crisis lo q está es haciendo ver el ridículo extremo en el q cae la polí...+ ver más

La crisis lo q está es haciendo ver el ridículo extremo en el q cae la política nacional y exterior del país. Cierto, hay un problema social cuyo ppal. Dueño es el estado colombiano, incapaz históricamente D tomar soluciones d fondo a un problema q estaba dormido hasta q Maduro le diera la gana para utilizarlo como distractor político.

El problema siendo Colombia el + afectado, x ser quienes traen contrabando DEL CUAL VIVEN, no debió en ningún momento politizarse y mucho menos pretender inmiscuir a la comunidad vecina en un problema q, todas luces es estrictamente personal entre Maduro y los metiches Colombianos-léase Furibe, godofacho, Gurí, Rueda, Patraña. Aquí hay una retaliación x las constantes intervenciones en el medio Venezolano, disfrazadas d una falsa democracia q mientras han estado en el poder Colombiano, ni siquiera han podido sostener con hechos q den autoridad moral para hablar d libertades.

DIDUNDI

31 de Agosto

3 Seguidores

Una vez + Santos, al vaivén d la emociones Furibistas, se le ocurre la gran i...+ ver más

Una vez + Santos, al vaivén d la emociones Furibistas, se le ocurre la gran idea d convocar la OEA y cancilleres para un problema q no es + q mero diálogo directo, mero acuerdo d intercambio d impunidades sociales d uno y otro lado. Pero noo, decidieron hacer el ridículo y lograron les dieran en las narices. Ahora q se necesitaban 18 votos, el decir es q 17 fueron importantes, jejeje… y eso q es la ministra d relaciones exteriores, la q regaló SanAndres, la disque presidenciable, q en una crisis estrictamente local, d vecindad básica y mínima, quisieron quedar como mártires y quedaron como un culo.

Risible el representante d Colombia, uno q fue minjusticia si no me equivoco, sacando frases disque fuertes, producto d la indignación q dicen sentir x la deshonra; lucieron tan falsas como la defensa d SanAndres donde uno d los viejitos q se suponía defendían al país y por lo q ganaron millones d millones, se quedó dormido, q’ vaina, q’ verraquera y empuje d nuestros representantes.

haugusto

01 de Septiembre

0 Seguidores

Lo que pasa en la frontera no tiene importancia mas que para aquellos que son ...+ ver más

Lo que pasa en la frontera no tiene importancia mas que para aquellos que son afectados directamente. Por supuesto que deben haber algunas personas que han hecho las correctamente pero están pagando "justos por pecadores". No olvidemos el desplazamiento forzado que ha habido al interior de nuestro país y que se agudizo durante el gobierno del Dr. Uribe, generado por sus medidas amparadas en la "seguridad democrática", que vista al día de hoy lo que se estaba haciendo era tomar a la fuerza territorios para asegurarlos "democráticamente" a los actores de poder. Si se escucha los argumentos del Gobierno del Sr. Maduro, nadie de este gobierno contradice. Además, creo que es más grave lo que hacen los judíos en Israel con los palestinos. La vida del país sigue, sin cambiar de mano el estado, entonces, ¿Cuál es la preocupación?.

chjarami

01 de Septiembre

1 Seguidores

Me imagino que en la frontera esto ya es como un desastre natural, producto de...+ ver más

Me imagino que en la frontera esto ya es como un desastre natural, producto de fuerzas más allá de su control. No ganan nada politizándolo.

El problema allá no es el contrabando, en el corto plazo es la falta de contrabando. Uno puede argumentar que en el mediano plazo el contrabando es dañino, y ciertamente lo es en el resto del territorio. Pero allá? Es como la coca para los raspachines: la sangre de la región, el TLC de los pobres -y unos no tan pobres.

Pero creer que el origen del contrabando, o de la coyuntura actual de cierre y deportación, es la situación fronteriza, es miope. La casa se cae porque está mal construida, pero la causa del terremoto no es la casa mal construida. La causa del terremoto son los intereses políticos de los gobiernos a ambos lados de la frontera.

Chjh

pedro yudex b

01 de Septiembre

0 Seguidores

la crisis artificial fue fomemtada por los medios uribistas q son todos hasta ...+ ver más

la crisis artificial fue fomemtada por los medios uribistas q son todos hasta los oficiales y universitarios a los tanques pensadores se les nota sus comentarios tendensiosos y furibistas, todo esto aupados por la derecha visceral historica especialistas en desaciertos monumentales, quien no sabe el estado parasitario d la frontera colombiana y ahora aguisado por la presencia paramilitar, en fin un cotubernio de la ultraderecha para ver si logran la orden d BUSH, acriisolada por el verdugo uribe, este ataque brutal d la mediacachaca solo comparable contra la republica española en el 38 penso q segun su punto de ojete era la hora de la caida de maduro y volvieron a fallar con estas funestas consecuencias, ahora estan pregonando la guerra su salida de este infierno en q estan porque esto es solo el principio, no saben q la izquierda hace rato noto q la unica forma d una gran reforma estructural en este cagadero solo puede venir del exterior asi q apuestenle a la vision parauribista

Elkin Dario Cardona Tamayo

01 de Septiembre

0 Seguidores

Hay algunos personajes mas perdidos que un brasier en las rodillas. Un forista...+ ver más

Hay algunos personajes mas perdidos que un brasier en las rodillas. Un forista habla de medios uribistas, haciendo alusión a que existen medios con esa tendencia política. No nada mas salido de la realidad que eso, no se en que mundo viven o no vive en Colombia porque de ser así, ya estaria quebrado.

Henry Castro Gerardino

01 de Septiembre

140 Seguidores

Es poco menos que confesar una total ignorancia de la historia y de la econom...+ ver más

Es poco menos que confesar una total ignorancia de la historia y de la economía cuando se señala a una persona, como causante de este problema. Las ciudades de frontera viven del contrabando y sus economías lo asumen como algo más que normal, lo consideran legal. Esta actividad recoge la mano de obra que ninguna otra actividad puede hacerlo, razón por la cual no se persigue ni se combate. Irse a Venezuela fue siempre un sueño desde los 60. Nosotros los profesionales deseábamos ir allí pues los salarios eran tres y cinco veces superiores a los nuestros. Desde entonces periódicamente los colombianos pobres, los mismos que cultivaban el campo ante la pereza de los nativos, eran deportados luego de muchas vejaciones. Un poco de patriotismo es lo que les pedimos a los pusilánimes y que lean bien la historia.

CONTEXTO

Las historias más vistas en La Silla Vacia